FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿Crees que los testigos en un juicio pueden llegar a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

Espero vuestras respuestas

Visitas: 2624

Respuestas a esta discusión

¿Crees que los testigos en un juicio pueden llegar a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

La verdad es algo, una realidad que en el diccionario se define como “conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente”, “juicio o propósito que no se puede negar racionalmente”.

La definición de verdad es complicada pues en la primera definición se puntualiza “con el concepto que de ellas forma la mente”. Para mi esta definición de verdad deja un margen amplio ya que cada persona tiene una forma de pensar y de entender las cosas, por lo tanto de lo que es verdadero o no lo es.

Cuando un testigo jura decir la verdad en un juicio, a pesar de que su intención sea realmente sincera, dependerá de lo que el entiende como verdad. Por ejemplo si un testigo jura en un juicio que ha oído un disparo yes totalmente sincero con esa afirmación, pero el sonido que realmente oyó era un golpe muy fuerte provocado por la caída de un mueble muy pesado. El testigo jura haber oído un disparo porque está seguro de que era el sonido que corresponde a un arma de fuego. No ha mentido porque está completamente convencido.

No estaría mintiendo, solo estaría equivocado sin el saberlo. Para el testigo es verdad su afirmación. Por lo tanto, cuando un testigo jura en un juicio decir la verdad, piensa que va a decir la verdad, su verdad. Es imposible asegurar que lo que diga el testigo es totalmente cierto o totalmente falso si no se acompaña con más pruebas que lo demuestren.

De todas formas, suponiendo que decir la verdad puede ser algo subjetivo y pensando que el testigo haya formado una verdad bastante aproximada, hay otros factores que pueden influir.

Es decir, puede que el testigo diga la verdad, pero por algún motivo se guarda alguna información relacionada de forma indirecta con la verdad ¿estaría diciendo toda la verdad?. En ocasiones aunque se haga una afirmación y esta sea verdadera, puede haber parte de esa verdad que no se cuenta por algún motivo. Podría ser el caso de un testigo que conoce algún hecho y lo ha conocido porque estaba en el lugar cometiendo algún delito, no contaría esa pare de verdad que lo implica a el.

Una vez vi una película en la que un ladrón es testigo de un asesinato y tenía un problema como testigo, ya que al contar como se había cometido el asesinato tenía que reconocer que el estaba allí robando.

Son muchos los factores que pueden acompañar al hecho de decir la verdad. Por lo tanto yo pienso que un testigo no siempre puede decir la verdad en un juicio, de forma voluntaria o involuntariamente

1) ¿Crees que los testigos en un juicio pueden decir sólo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

 

En mi opinión creo que no podrían decir solamente la verdad porque en primer lugar  lo que sería una verdad para unos no lo sería del todo para otros porque por un motivo o por otro no darían la información completa para decir toda y solamente la verdad, les faltarían determinados detalles de la situación, ya sea por olvido o por conveniencia propia lo que les conllevaría a ocultar o a olvidar ciertas matices o detalles, debido a que la memoria del ser humano no es eidética, a pesar de algunas excepciones minoritarias.

Por unos factores o por otros sería imposible decir toda la verdad y nada más que la verdad en un juicio aunque sea lo que tú pretendas a no ser que tengas una memoria perfecta y pretendas decir la verdad claro está.

Tampoco me parecería bien ser condenado o sancionado por el olvido de detalles mínimos si no es tu intención mentir u omitir datos o detalles ante la ley si no son me trascendente o vital importancia para resolver un crimen de caso mayor.

También habría que reflexionar de lo que es “la verdad” para cada uno de nosotros. Para unas personas es decir todo lo que sepas o lo que recuerdes, que en cierta parte es cierto y para otras personas es toda la información completa y no la que ya puedas dar por ti mismo, sino incluyendo todos los factores sin dejar ningún lugar a dudas y no descuidar ningún mínimo detalle de algún recuero o alguna situación.

Para mí, mi la verdad es decir todo lo que recuerdes, sin ocultar ningún dato que conozcas aunque no sea de vital importancia, da igual, esa es la verdad absoluta en mi opinión.

Volvamos al juicio, para esas personas que aman a su patria y a su país, y pongo de ejemplo los americanos, que son muy patrióticos, para un americano realmente patriótico le sería imposible mentirle a su país y diría su propia verdad y recordando todo lo que su memoria le deje y sin omitir ningún dato ni mentir en ningún momento.

 

También la presión que puede ejercer la ley sobre nosotros puede influir en nuestro relato de una situación y puede hacernos omitir detalles y otros matices, por el nerviosismo y la presión de esta dicha anteriormente que puede ejercer sobre nosotros en un juicio. O por lo contrario puede influir para bien, teniendo razón de  las consecuencias que tiene la omisión de datos ante un tribunal podrías decir toda la verdad (que tu recuerdes claro está)  para quitarte un peso de encima y así quedarte más tranquilo.

Decir también que los únicos que podrían mentir en un juicio son mostrar rasgos de nerviosismo alguno y fallos gestuales que puedan delatar su mentira serían los psicópatas, ya que se han realizado varios estudios y se ha comprobado mediante  diversos experimentos y estudios.

Con lo cual en la sociedad que vivimos la llamada “verdad” es los datos que tu puedas aportar y que recuerdes de alguna situación, y es lo normal porque si tu memoria no te permite memorizar ciertas cosas ¿qué vas a hacer? No pueden juzgarte por una cosa que no puedes recordar si no poseen algún tipo de pruebas o indicaciones de que eso no sea cierto y de que tu intención haya sido mentir.

La verdad es lo que tú puedes percibir con tus sentidos y luego transmitirlo, pero si añadimos el factor de que tus sentidos te engañan y que las cosas no son como realmente tú las ves o las oyes o las percibes entonces podríamos decir que para el ser humano no hay una VERDAD ABSOLUTA o simplemente no hay verdad para nosotros, ya que percibimos las cosas por nuestros sentidos, y estos en mi opinión, nos engañan.

¿Crees que los testigos en un juicio pueden llegar a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

Pues haber es una pregunta de la que no puedo estar totalmente segura de mi respuesta ya que yo nunca he estado en un juicio ni he sabido de casos en los que pueda afirmar que hayan mentido. Como en este caso tengo que dar mi opinión pues es lo que voy ha hacer sin basarme en ningún echo real.

Se supone que los testigos cuando están en un juicio están bajo juramento de la verdad pero quien te asegura que lo que estén diciendo sea verdad, además la verdad para ti puede no serla para otra persona ya que tu verdad es la forma de la que tu ves las cosas, es decir, son datos subjetivos basados en tu opinión.

A ver lo que he dicho antes de la verdad subjetiva pues de eso viene que haya diferentes versiones, cada persona lo ve de las maneras que quiere verlo o que piensa que es. Además yo pienso que esto también esta condicionado según si el testigo va a favor o no es decir, una persona que va como testigo a favor del acusado siempre contara una verdad que favorezca al acusado o por lo contrario si va en contra del acusado pues contara una verdad en la que haya hechos claros de culpabilidad hacia el acusado.

Volviendo a lo anterior la persona está sometida a juramento o promesa de decir la verdad y se supone que el mentir se considera falso testimonio. También, poniéndonos en el lado corrupto pues puede haber casos en los que la verdad esté comprada a favor o en contra es decir, un soborno. Esto la verdad no me lo había planteado pero sí es verdad que por desgracia se puede dar el caso.

Por eso se contrata a un abogado que se supone que el tiene que ayudar a la persona que va al juicio, porque según dice la ley cada persona tiene derecho a tener un abogado.

Pero claro algunas personas dicen que según el dinero que le pagues a un abogado asid ira la verdad o mentira para que se gane el juicio, pues bien la verdad es que eso no se puede llegar a saber porque como yo ya he dicho antes yo nunca he llegado ha estar en un juicio y tendría que ser alguna de esas personas para saberlo perfectamente.

También eso cambia según como se a la persona porque alomejor esa persona solo a por el dinero y no le importa que esa persona a la que va a defender haya matado o haya hecho cualquier cosa pero alomejor esa persona es buena y quiere que salga la realidad de las cosas y prefiere ganar menos dinero y no apoyarlo y así que gane la persona que se lo merece el juicio.

Pero yo pienso que en la mayoría de los juicios suele ganar el juicio la persona que se lo merece porque en ese sentido la ley actúa como tiene que actuar y yo pienso eso sobre el respecto bueno, y espero que sea así, porque la verdad es que seria triste que ganara el juicio una persona que no se lo merezca porque el abogado quiere ganar mas dinero.

Bueno pues esto es lo que yo pienso respecto a que si dicen la verdad o la mentira en un juicio y esa es la verdad que cada persona dirá la verdad o la mentira según el piense que le va a beneficiar a el mismo y yo pienso que eso no tendría que ser así pero cada persona es libre de hacer lo que el crea que tiene que hacer.

Así que yo pienso que cada persona que fuera a un juicio tendría que pensarse muy bien lo que tiene que decir o lo que tiene que hacer.

Vaya con la preguntita de marras… ¿qué si los testigos dicen la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? Permitidme que lo dude, la justicia no es igual para todos, digan lo que digan. La justicia como concepto es imparcial, pero los mortales no lo somos en absoluto. Siempre apostamos por la parcialidad. Y además todo el mundo miente, en este podrido mundo, todo el mundo miente. Por mucho que juren ante un tribunal, con la mano puesta en un libro supuestamente sagrado, o delante del juez con ojos de cordero degollado. Basta con que el acusado tenga mala presencia, una mala pinta, para que esté sentenciado. No vale que sea buena persona, o que su acto, visto desde fuera deleznable, fuera por una buena causa. Puede ser un padre de familia, que se ha visto en un aprieto, y se haya visto obligado a robar para alimentar a sus hijos. Y que en un fatal forcejeo, haya acabado con la vida de la otra persona de manera accidental. Pero solo basta que las cosas se vean desde afuera, como para reprobarlas con la total libertad. Si nos pusiéramos en la piel de la otra persona, todo sería mucho más diferente. Por supuesto no quiero hacer una apología a la violencia o al asesinato, si no todo lo contrario. Imaginaos por un momento, parad un momento vuestra actividad, pues en este mundo, donde las cosas van cada vez más rápido nadie tiene tiempo para pensar un instante, para ponerse en la piel del otro. Imaginaos que os pasara lo que al hombre del ejemplo, tuvisteis que robar para dar de comer a vuestra familia, que se muere de hambre y no tiene donde caerse muerta, y defender vuestra vida hasta desencadenar en trágicas consecuencias. Entonces, ¿a que sí interesaría que se sepa la verdad? Imaginad también que la otra persona intentaba matar a este hombre, intentaba mataros a vosotros, acabad con vuestra vida sin importar el motivo por el cual estáis delinquiendo.
Ahora poneros en el otro lado de la tragedia: sois la familia del asesinado. Querríais que se hiciera justicia por la muerte de vuestro pariente. Es natural que se quiera hacer justicia, entonces, conociendo su historia y a sabiendas que el hombre está arrepentido de corazón por todo lo que ha pasado, aun así ¿dejarían que lo condenaran a muerte, a cadena perpetua, o en este caso, como dictan las leyes de España, a la pena máxima por asesinato? Teniendo en cuenta que haya sido con agravante de alevosía o no, en este caso no lo tiene. Es la desesperación de un padre que está viendo morir a sus hijos, que no tiene que darles de comer, que ha perdido el trabajo, que lo van a desahuciar, entre otras circunstancias personales que lo han llevado a cometer el robo y el asesinato, sí, accidental, pero ha matado a un ser humano. Y eso nos conduce hacia el otro lado de la familia, que busca justicia, como todos haríamos en su lugar. Menudo jaleo, ¿verdad? Este tema tiene mucha miga, y puede dar mucho de sí.
Haciendo referencia a una película, que nuestro profesor de filosofía nos comentó en clase, sobre un jurado popular, llamado “Doce hombres sin piedad”, que por otro lado, no puedo sacar conclusiones sobre ella, porque no la he visto todavía, más por falta de tiempo y planificación del mismo, que por dejadez. Mucha gente en el lugar de esos doce hombres del jurado, dirían lo primero que se les pasara por la cabeza, sin importarle un carajo lo que le pasara al acusado, porque tienen prisa por irse a comer con su familia, o porque simplemente les ha tocado y les resulta incómoda la situación de tener que tomar una decisión, de pensarla tan siquiera. Es la vida de un hombre (o de una mujer) la que está en juego. Y para eso, no hay que andarse con zarandajas de ningún tipo. Pero todo puede influir, entre ellas la ideología o forma de ver de esa persona. Puede ser una persona, carente de sentido común, que por avatares del destino, o mejor dicho, de la casualidad que parece confundirse con el destino, se ve envuelta en esta situación que lo mismo, o le incomoda o no le importa un pepino. Y puede dejarse llevar por sus prejuicios sociales, puesto que este hombre es de un estrato social humilde, que vive en los límites de la supervivencia. Y la cosa se complica si dicho miembro del jurado es un racista o xenófobo. Puede que el acusado sea un inmigrante magrebí, subsahariano o sudamericano; que influya en su decisión, claro está, su lugar de procedencia, su clase social o el color de su piel.
E incluso los representantes de nuestra misma justicia no son tan imparciales como nos quieren hacer creer. Muchos se dejan llevar por sus mismos prejuicios a la hora de acusar y de dictar sentencia. Es más, cabe destacar un caso bastante bizarro (a mi parecer) por el dictamen final, en la que afectada, que había sido violada, no procedía porque según el juez “¿cómo podía ser violada si llevaba unos pantalones vaqueros ajustados?”, dejando entrever una estrechez de miras, propia de la misoginia, que también y con un doble sentido, dejaba entrever que la muchacha iba “provocando” con sus pantalones justados al violador, ¿nos hemos vuelto todos locos, que le pasa a este mundo, que más que construido por mentes brillantes y emprendedoras, está construido por mentes enfermas, por dementes? Ya no por no hablar de las modificaciones de este país en lo que ha justicia se refiere, con el dinero que tienes que pagar, para poder recurrir a instancias superior.
Han construido una justicia de ricos y pobres, está claro.
Además, a cierta personas, llevadas por el miedo no dicen la verdad, e incluso pueden ser amenazadas y coaccionadas, e incluso sobornadas, para modificar la verdad en su declaración y por tanto, una de las partes verse beneficiada usando métodos nada ortodoxos.
Para terminar, puesto que me he vuelto pasar en la extensión de mi texto, os diré que la música ha vuelto a ser hilo conductor que me ayuda a escribir, con mayor inspiración y soltura. Muchos escritores escriben sin música para no despistarse, pero a mí me funciona. La canción se llama “Turn The Page”, es un clásico de Bob Seger versionado por Metallica. El vídeo muestra la vida de una madre que se encuentra delante de un tribunal, que decidirá si quitarle o no la custodia de su hija. La mujer en cuestión es stripper y prostituta, que se gana la vida así para poder mantener a su hija. La hija sabe o intuye, más o menos, la profesión que ejerce su madre. A todas luces está visto que no es el ambiente adecuado para cuidar de una niña. Pero un breve discurso en tres partes (está en inglés) pero bien dice la pobre mujer, que lo hace porque necesita el dinero, pero está dispuesta a cambiar de vida y a pasar página, y todo lo que ha hecho y hace, lo hace por su hija, y le insta al tribunal y jurado presente que se pongan en su propia piel.
Vosotros, ¿que haríais si formarais parte de ese tribunal que, por supuesto, haga lo que haga lo hará por el bien de la niña? ¿Y que haríais si estuvieseis en la situación de esa mujer?
Harto complicado, lo sé, pero merece la pena replanteárselo. No podemos juzgar tan deliberadamente a las personas con tu propia justicia. El día de mañana puedes ser tú el juzgado. La verdad es importante que se sepa, pero, ¿a quién le beneficia? ¿Es tan importante como para determinar a una persona a un destino u otro?
Una vez tomada la decisión, ¿cómo estaría vuestra conciencia? ¿Podríais vivir tranquilos y dormir con la conciencia tranquila sabiendo que se ha condenado a un inocente, o si es culpable, a una víctima por las circunstancias de la vida? Para terminar, os puedo decir que bien estuve a punto de jugar el papel de testigo-afectado, pero no dio lugar porque el hombre confesó y por eso, le reducen media condena (para los curiosos, si quieren saber el por qué, lean la carta para mí mismo dentro de 20 años)
Si me hubiera visto en esa situación, ¿entonces hubiera dicho la verdad, o lo hubiera negado todo para no tener problemas con esa persona a la salida del juicio?
¿Me hubiera entrado el miedo, o hubiera tirado hacia adelante, con todas las consecuencias que me acarrearía dicha acción? Nunca lo sabré.

-¿Crees que los testigos en un juicio pueden llegar a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

 

Hace algún tiempo pensaba que las personas debían decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, y sobretodo en un juicio donde la prioridad de los jueces y abogados es ser lo más justos posibles y para ello necesitan tener una recreación lo más fiel posible de la realidad por parte de los testigos. A medida que ha ido pasando el tiempo me he dado cuenta que la verdad es muy relativa y subjetiva y que lo que para mi puede ser la verdad para otra persona es solo la visión que tengo de algo.

Estoy totalmente de acuerdo con que decir la verdad es algo esencial para que la sociedad marche bien y que haya las menos injusticias posibles, pero por otra parte me cuestiono si yo misma tuviera que elegir entre ser sincera o declarar culpable a alguien que quiero si negaría la verdad para salvar a mi familiar o amigo. Se que no es ético plantearse algo así y espero no tener que verme nunca en una situación en la que tenga que decidir si alguien es culpable o no, pero también se que no sería capaz de culpar a una persona que quiero.

Siempre he creído que las personas que dictaminan la culpabilidad o la inocencia de otros tiene una responsabilidad similar a la que tiene un médico o un cirujano cuando le salvan la vida a alguien, pues la libertad es un bien muy preciado y un derecho que todos tenemos que tener al nacer. Muchas veces cuando pienso que hay países en los que los testigos se dejan comprar o simplemente los obligan a no decir la verdad sin ni siquiera tener la opción de elegir si ser o no íntegros, me planteo que cada vez el ser humano es más déspota e inhumano.

Admiro a todas esas personas que estudian derecho y que su verdadera vocación es impartir justicia puesto que para mi esas profesiones están entre las que más responsabilidad y parcialidad necesitan.

En la sociedad actual confiamos muy poco en los políticos, jueces, banqueros, etc. Es cierto que ellos mismos se han ganado que los juzguemos así pero nosotros no deberíamos considerarlos culpables hasta que no se demuestre que lo son en un juicio.

Llevo unos días reflexionando sobre si mentir o no está bien y a medida que realizo esta actividad me doy cuenta que ciertas veces mentimos inconscientemente, y… ¿Eso se puede considerar mentir? La verdad es que yo no sé si los testigos en un juicio deben o no ser lo más sinceros posibles, y supongo que no lo sé porque nunca me he visto en la situación pero supongo que es demasiado difícil decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Algo que también me cuestiono frecuentemente es “¿Qué es la verdad?”. Supongo que como cada uno de nosotros tenemos una visión diferente de la realidad es muy complicado que los testigos de un juicio digan la verdad absoluta o que juren en un altar es muy relativo ya que ellos mismos pueden estar pensando que dicen la verdad cuando en realidad cuentan su versión sobre los hechos acontecidos.

Un día me dijeron que la verdad es lo que piensa la mayoría. Lo primero que pensé cuando me dijeron esto es que hay cosas que aunque por mucho que nos convenzamos de que no son así nunca cambiarán. Yo jamás he estado de acuerdo con esa teoría ya que pienso que si alguien ha matado a otra persona o robado, aunque la mayoría piense que no es cierto la verdad sobre lo ocurrido no es otra que lo que ha pasado realmente.

En definitiva creo que cada uno defiende su verdad y que por mucho que los testigos de un juicio sean lo más sinceros y cuenten la verdad de forma más similar a lo que ocurrió en realidad, nunca se podrá llegar a la verdad absoluta.

Aunque hasta en las propias películas americana, hacen jurar a los testigo ante Dios poniendo su mano sobre una biblia, en mi humilde opinión me remito a los hechos, viendo casos como lo de Marta del Castillo, el caso de los niños de Córdoba y habrá muchísimos más, que el testigo ha prometido decir la verdad pero después no la dice, o al menos no la verdad que corresponde a los hechos, o realmente esta diciendo la verdad, su verdad, porque se conocen gente que no miente, que dice su propia verdad y vive con ella día a día, eso tal vez no sea mentir, pero para si mismo.¿ La verdad es lo que quieres escuchar? ¿Lo que realmente pasa? ¿Lo que vemos?. Hoy en día existen personas que se creen tanto sus mentiras, que piensa que dicen la verdad (el caso más cercano son los políticos) son personas capaz de hacernos creer en ellos, de ver las cosas a su manera, siendo todo totalmente irreal, la verdad siempre se encuentra si se busca, o al menos eso pienso, si me pongo en el sitio de algún testigo, de un testigo que declara siendo el acusado un familiar, una persona importante y en este caso es culpable, pienso que sería capaz de decir la verdad, la que se refiere a la realidad, pero también puedo entender que en esos casos existan sentimientos por medios, y que le lleven a no decir la realidad de los hechos, pero después existe la conciencia, un testigo no podría vivir tranquilo, sabiendo que la realidad es que lo que el defendía era indefendible, que era mentira, que no se hizo justicia y el tuvo que ver, se pone en el lugar de los afectado familiares, la conciencia es algo que nos puede traicionar, que nos puede hundir hasta el abismo, pero después existe la posibilidad de que el testigo le da igual todo, no se preocupa de las consecuencias, no tiene remordimiento ni mucho menos conciencia, supongo que es lo que pasa en los casos que he puesto al principio(Marta del Castillo, Niños de Córdoba) la verdad que aquí me quedo un poco sin argumentos, porque no se que puede sentir esa persona, por llamarlo de alguna manera ¿Hasta donde puede llegar la verdad? Porque todos hemos mentidos en algunos aspecto, pero en estos casos son muy graves, o al volvernos mentirosos, el acostumbrarnos a decir mentiras ¿Existe un momento que te acostumbras? Puede pasar,¿ Que le queda a una persona mejor que la verdad? Dicen que un hombre sin palabra no es un hombre y los mentiroso no la tienen, pero siempre nos queda un poco la fe, la esperanza de que el tiempo sea sabio, y que con el tiempo todo sale, las mentiras más ocultas, del dicho “se coge antes a un mentiroso que a un cojo” y pienso que las mentiras o al menos algunas tienen las patas muy cortas, hay momentos me repito en que todos decimos alguna mentira, pero que esas mentiras nos afecten sólo a nosotros, que no entre nadie por medio, intentemos ser mejor persona, tener esa satisfacción de sentirnos bien como actuamos, de sentirnos que ayudamos un poco a mejorar este mundo, y no hay nada mejor que decir la verdad, y decir la verdad no es pensar si alguien es tonto y correr y decírselo, hay diferentes maneras de decir la verdad, y sobre todo la verdad no es lo que pensamos de alguien, es lo que opinamos cuando lo conocemos realmente, basándonos en hechos. Vive con la verdad e intenta ser mejor poco a poco.

En mi opinión, cada uno tiene su propia verdad, nadie puede verificar que una persona que es testigo de un juicio pueda decir la verdad o la mentira, ni aunque lo jure ante la Biblia o cualquier libro sagrado cómo lo hacen en algunos países, porque eso depende de la ética de cada persona.

Si una persona cree que mentir en un juicio va contra su moral personal, o siente que ese acto está mal, es libre de decidir si dice la verdad o no, aunque valla contra su ética o su moral.

Por otro lado una persona puede decidir mentir, para que no inculpen al acusado a conciencia de que está mintiendo y lo está haciendo mal; pero hay otras personas que no dicen la verdad y ellos se creen que eso está bien, según su moral. Existen varios métodos si una persona dice la verdad o está mintiendo, como por ejemplo, el Polígrafo; pero este no es del todo eficaz ya que la máquina no puede detectar cuál es la verdad o la mentira para cada persona. Aquí entra el ejemplo que nos explicó nuestro profesor de Filosofía: una persona, enferma mental, que se creía Napoleón aunque no lo era, y no atendía a razones de ninguna manera, por lo que lo sometieron al polígrafo y le preguntaron si él era verdaderamente Napoleón.

Todo el mundo esperaba que la máquina (el polígrafo) dictaminara que no era Napoleón, aquella persona cuando le preguntaron si era Napoleón, contestó que sí, que era verdad y fue porque él se sentía verdaderamente Napoleón.

No se puede saber exactamente qué es verdad o qué es mentira porque, lo que unos consideran como verdad, otros lo consideran como mentira y lo que unos consideran como mentira, otros lo consideran como verdad. Realmente es un hecho extraordinario, porque a la vez que dices la verdad puedes estar diciendo la mentira; por ejemplo, en la frase:  ESTOY MIENTIENDO. Te estoy diciendo que estoy mintiendo por lo tanto es una mentira, pero al decirte que te estoy mintiendo, se convierte en verdad… por eso mismo una cosa puede ser  verdad o mentira al mismo tiempo.

Volviendo a la  pregunta inicial, mi opinión personal es que si yo fuera testigo de un juicio diría realmente la verdad, porque va contra mi moral mentir, o decir algo falso, más que nada porque por experiencia puedo saber que una mentira nunca trae nada bueno, es mas todas sus consecuencias son negativas. Por eso existe, el famoso dicho de que: Las mentiras tienen las patas muy cortas o que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Haciendo esta pregunta me he dado cuenta que mentir va contra mi ética y mi moral, pero ¿y si la persona acusada es algún miembro de mi familia? ¿Y si de mi testimonio, dependiera la vida de un persona? En ese caso, si fuera un ser querido o un familiar y su vida o su libertad dependiera de mi testimonio, no sería capaz de condenarlos de esa manera aunque lo hubieran hecho mal. Tendría después el remordimiento de que no están con migo día a día porque con mi testimonio los metí en la cárcel y los privé de su libertad o que por culpa de mi testimonio no siguieran con vida.

También se me plantea la pregunta de: ¿y si fuera inocente y yo no supiera la verdad, sería capaz de condenar a esa persona?  En principio yo no sería culpable de su condena, ¿o sí?; en este caso no entraría mi sentido de culpa, porque no me podría sentir culpable de que condenaran a esa persona, ya que yo no sabía si era inocente o culpable.

 

Por lo tanto, la auténtica  verdad es relativa, porque depende de cada persona, de su ética y de su moral. Y algunas veces también intervienen los sentimientos a la hora de decidir si decimos la verdad o mentimos.

Pantera Negra.

¿Crees que los testigos en un juicio pueden llegar a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

Esta pregunta hace entrar en varias cuestiones, en cierta manera esta pregunta tiene cierto nivel de humor, yo pienso que la verdad total  no existe ni existirá, cada persona cuenta los hechos a su manera, ninguna persona es igual a otra por lo tanto la verdad es manipulada, esto me recuerda a un juego el cual lo jugaba de pequeño llamado ¨ El teléfono roto ¨ este consistía en que una persona tenía que pensar una frase y susurrársela al oído a la persona que tenía alado, te situabas en círculo y se iba pasando el mensaje de compañero a compañero hasta llegar al emisor del mensaje el cual nunca afirmaba que la frase estaba como el la había orado.

Los testigos de un juicio pueden decir la verdad, pero es su verdad, no la verdad absoluta, claro esta verdad es valida ya que no se puede buscar con exactitud esta verdad.

Este hecho se puede relacionar con la mentira ya que si en definitiva no estás diciendo la verdad y nada más que la verdad puedes estar entrando en cierto clima de mentira, visto desde distintos lados la verdad de cada uno puede ser la mentira para otros.

En la sociedad que vivimos la verdad está muy infravalorada ya que la mentira es uno de los tópicos más usados en nuestra sociedad, la malversación de los hechos y la búsqueda de un interés propio, en definitiva la verdad se manipula y nunca será total y absolutamente cierta.

En esta sociedad se ha llegado a perder toda la credibilidad en muchas cosas, por ejemplo en los políticos, se cuestiona todo lo que dice por el estado del país, no todos los políticos manipulan la verdad, pero al haber una opinión pública tan elevada se cree que todos manipulan la verdad y nunca la transmiten de forma correcta siempre esconden algo para no intentar llamar la atención de la sociedad.

Una pregunta que me he hecho desde hace mucho tiempo es si realmente existe la verdad, de cómo es conocida ahora la palabra verdad, le significante de esta palabra ¿Será real? ¿O pertenece al mundo irreal? Son cuestiones que siempre me las preguntaré e intentaré responderme en un futuro.

Muchas personas creen en lo que creen otras, eso para mi es un pensamiento erróneo que lleva a un estado de inestabilidad tanto política, social… Cada persona debe de tener su propia verdad, que crea que es la correcta desde su punto de vista y nunca pensar tal y como piensan los demás, si hacemos esto le estamos dando valor a lo que no es y nos estamos limitando en nuestra libertad de expresión con una simple frase cuando alguien expone su punto de vista como ¨ yo pienso igual que tu o llevas razón ¨

Esto no existe cada persona tiene su forma de pensar y de razonar no debe de estar condicionada por la opinión ajena

No todo es como nos lo muestran en películas, cuentos, hechos fantasiosos.

Las personas tenemos miedo de que se nos venga a nuestra contra aquellas cosas que decimos o hacemos a lo largo de la vida , o como en este caso en momento en concreto en un juicio como testigo de algo que has visto ...... si encondemos algo o no queremos estar involucrados en ello inventamos una historia para que salgamos limpios de ese problema sanos y salvo , pero cuando te afectar personalmente muy a fondo , por ejemplo , identificar al violador que abuso de ti la pasada noche , que casualmente es tu pareja .... puedes mentir. Pero si es el asesino de tu hija , lo declaras cien veces culpable al reconocerle , no hay duda , no hay por que inventar una historia... o si? se podria exagerar el problema para que ese presunto culpable de asesinato este toda su vida en la carcel . En los juicios no se miente , se manipula la verdad para tu propio beneficio , como todo en la vida , somos egoistas , puedes defender a ese ser querido que no debe ir a la carcel por que es inocente de verdad , pero las puebras van en su contra ,porque aunque ayas dicho la verdad de los hechos , el abogado crea la mentira perfecta, el jurado se lo creey ,a la carcel. O en el caso de que alguien sea culpable de verdad y gracias a una gran manipulacion del abogado hacia el jurado , el culpable sale sin cargos y es libre .No hay justicia ni verdad absoluta. Para mi los tstigos de un juicio puden ser valientes , malos, cobardes, sin corazon , sin compasion , honrados .... hay de muchas clases, pero ninguno perfecto.

Yo creo que nadie puede decir siempre la verdad aunque estén obligados a hacerlo en un debido tiempo ya que si mienten sobre ese tema podrían ir a la cárcel ya que han mentido al estado pero yo pienso que todo el mundo ha mentido alguna vez aunque haya sido una tontería ha sido una mentira y eso ya es mentir no están grande como mentir al estado sobre un tema delicado el cual es un juicio en el cual se puede estar juzgando a un asesino, ladro, violador o una persona que el estado se ha equivocado y van a meterlo en la cárcel sin haber hecho nada por eso pienso que hay que mentir alguna vez para que no haya injusticias como la que acabo de decir. Hay muchas verdades las cuales no se deben decir y hay que mentir para  no herir los sentimientos de una persona o para que no ocurra una injusticia la cual la pagara el que no hizo nada y paga las consecuencias que hizo otra persona. En estos casos yo pienso que hay que mentir ya que somos humanos y todas las personas mienten alguna vez no solo decimos la verdad por ejemplo cuando algún amigo te dice algo malo sobre él y es verdad que tiene ese defecto tienes que mentirle para que no se crea que tiene ese defecto y no se sienta mal consiga misma si no que le pase antes y se ponga feliz, en estos casos y en muchos más hay que mentir para no herir los sentimientos de alguien o que un familiar tuyo no se sienta triste por algo que ha hecho o que piensa.

Yo sinceramente pienso que los testigos de un juicio no dicen solamente la verdad ya que ellos mismos piensan que a lo mejor no deberían decir una cosa cierta ya que podría repercutir en algún amigo suyo o familiar y mienten para que no le pase nada a esa persona. Parece que lo que ha hecho está mal y de hecho para el estado está mal y está condenado con multa y cárcel creo, tampoco soy policía. Por eso pienso que la gente no puede decir la verdad y únicamente la verdad aunque sea en un juicio las personas mentimos y siempre mentiremos ya que los humanos mentimos a veces por piedad y otras por mentir inadecuadamente para intentar librarse de un castigo o que le regañen. También hay mentiras grandes y mentiras pequeñas las mentira grandes pueden tener muchas más consecuencias que las mentiras pequeñas ya que siempre las mentiras salen a la luz y si es muy grande te va repercutir mucho pero si es más pequeña no te va a repercutir mucho aunque esa mentira pequeño se hará cada vez más grande y más grande y tendrás muchas consecuencias. Hay un dicho que me gusta mucho el cual es `` se pilla antes a un mentiroso que a un cojo ´´ me gusta mucho esta frase ya que es verdad la gente cuando miente tiene la tendencia a tener un pequeño tic o hacer gestos los cuales indiquen que está mintiendo algunos gestos se notan más que otros eso depende de la persona que haga los gestos pero siempre hacen gestos por los cuales se descubre que está mintiendo y no está diciendo la verdad.

En conclusión yo creo que los testigos de un juicio no dicen solamente la verdad ya que ellos también mienten ya que son humanos y todos los humanos mentimos aunque sean pequeñas mentiras son mentiras y nosotros decimos muchas de esas.

Bien, la pregunta es simple, la verdad es algo que puede llegar a ser muy subjetivo, no todo se ve con los mismos ojos, no todos pueden haber visto lo mismo que otros porque no todos tienen la misma capacidad de percepción. La verdad es algo que realmente haya pasado y haya sido así y no se puede refutar pase lo que pase. Eso una persona en un juicio no se sabe si él ha visto las mismas cosas que han visto las mismas personas que hay en el juicio y luego llega otra persona y ha visto y a percibido más que tú y el pone todo lo que has dicho patas arribas y tú te haces la pregunta: “¿Estaba mintiendo? Estaba mintiéndome a mí mismo?¿Por qué antes veía una cosa y ahora veo otra? ¿He cambiado mi percepción de la realidad? ¿He cambiado con eso mi percepción de la verdad y ahora lo que antes veía que era verdad ahora es mentira y lo que antes veía que era mentira y ahora es verdad? Esas cosas desconciertan y ante un jurado, un juez, un acusado y un demandante incluso puedes llegar a ponerte nervioso, a no saber ni qué dices ni nada. Los nervios nos hacen incluso preguntarnos si lo que hemos visto es realmente lo hemos visto porque nuestro decreto, nuestra historia y nuestra versión de los hechos hace que la vida de otra persona (el acusado)  dependa de nosotros, eso puede hacer que dudemos de la verdadera percepción de nuestros sentidos y con eso, ¿podemos decir algo que realmente pasó o no pasó? No, por supuesto que no, los testigos de un juicio no pueden decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, están jurando en vano en mi opinión, si alguna vez tengo que presentarme como testigo a un juicio tendré que jurarlo simplemente para que me dejen en paz pero sé que lo que diga a lo mejor no es la verdad, a lo mejor viene otra persona me refuta y lo que haya dicho se va a la mierda pero yo tengo la idea de que realmente lo que he dicho no es verdad, solo puede ser verdad lo que sale de mi cabeza, lo que haya pensado y lo que haya hecho yo realmente gracias a que la idea ha salido de mi cabeza no lo que yo haya podido percibir con mis sentidos. El testigo puede o no puede preguntarse  si llega otra persona si realmente ha dicho la verdad, ¿Qué haría el testigo que creía decir la verdad? A lo mejor simplemente desprende la idea de su cabeza y hace como si no hubiera pasado nada o vive con la idea esa, eso puede hacerte pensar si realmente las cosas son como son. En situación siempre hacemos cosas sin pensar y con los nervios decimos lo que se nos haya pasado por la cabeza y empezamos a vomitar por llamarlo de alguna manera toda la “información” subjetiva que tenemos almacenada. Opino que no.

  1. ¿CREES QUE LOS TESTIGOS EN UN JUICIO PUEDEN LLEGAR A DECIR LA VERDA, Y SOLAMENTE LA VERDAD?

 

En mi opinión, cada uno tiene su propia verdad, nadie puede verificar que una persona que es testigo de un juicio pueda decir la verdad o la mentira, ni aunque lo jure ante la Biblia o cualquier libro sagrado cómo lo hacen en algunos países, porque eso depende de la ética de cada persona.

Si una persona cree que mentir en un juicio va contra su moral personal, o siente que ese acto está mal, es libre de decidir si dice la verdad o no, aunque valla contra su ética o su moral.
Por otro lado una persona puede decidir mentir, para que no inculpen al acusado a conciencia de que está mintiendo y lo está haciendo mal; pero hay otras personas que no dicen la verdad y ellos se creen que eso está bien, según su moral. Existen varios métodos si una persona dice la verdad o está mintiendo, como por ejemplo, el Polígrafo; pero este no es del todo eficaz ya que la máquina no puede detectar cuál es la verdad o la mentira para cada persona. Aquí entra el ejemplo que nos explicó nuestro profesor de Filosofía: una persona, enferma mental, que se creía Napoleón aunque no lo era, y no atendía a razones de ninguna manera, por lo que lo sometieron al polígrafo y le preguntaron si él era verdaderamente Napoleón.
Todo el mundo esperaba que la máquina (el polígrafo) dictaminara que no era Napoleón, aquella persona cuando le preguntaron si era Napoleón, contestó que sí, que era verdad y fue porque él se sentía verdaderamente Napoleón.
No se puede saber exactamente qué es verdad o qué es mentira porque, lo que unos consideran como verdad, otros lo consideran como mentira y lo que unos consideran como mentira, otros lo consideran como verdad. Realmente es un hecho extraordinario, porque a la vez que dices la verdad puedes estar diciendo la mentira; por ejemplo, en la frase: ESTOY MIENTIENDO. Te estoy diciendo que estoy mintiendo por lo tanto es una mentira, pero al decirte que te estoy mintiendo, se convierte en verdad… por eso mismo una cosa puede ser  verdad o mentira al mismo tiempo.
Volviendo a la  pregunta inicial, mi opinión personal es que si yo fuera testigo de un juicio diría realmente la verdad, porque va contra mi moral mentir, o decir algo falso, más que nada porque por experiencia puedo saber que una mentira nunca trae nada bueno, es mas todas sus consecuencias son negativas. Por eso existe, el famoso dicho de que: Las mentiras tienen las patas muy cortas o que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
Haciendo esta pregunta me he dado cuenta que mentir va contra mi ética y mi moral, pero ¿y si la persona acusada es algún miembro de mi familia? ¿Y si de mi testimonio, dependiera la vida de un persona? En ese caso, si fuera un ser querido o un familiar y su vida o su libertad dependiera de mi testimonio, no sería capaz de condenarlos de esa manera aunque lo hubieran hecho mal. Tendría después el remordimiento de que no están con migo día a día porque con mi testimonio los metí en la cárcel y los privé de su libertad o que por culpa de mi testimonio no siguieran con vida.
También se me plantea la pregunta de: ¿y si fuera inocente y yo no supiera la verdad, sería capaz de condenar a esa persona?  En principio yo no sería culpable de su condena, ¿o sí?; en este caso no entraría mi sentido de culpa, porque no me podría sentir culpable de que condenaran a esa persona, ya que yo no sabía si era inocente o culpable.
 
Por lo tanto, la auténtica  verdad es relativa, porque depende de cada persona, de su ética y de su moral. Y algunas veces también intervienen los sentimientos a la hora de decidir si decimos la verdad o mentimos.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2020   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio