FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Demasiadas veces tal vez, a lo mejor solo unas pocas, es probable que más de una vez, en definitiva que cada uno y cada una de nosotros necesita ayuda de muchos, de algunos, de uno o una sola. Es el momento de scribir esa carta en la que pedimos auxilio. ¿Por qué, qué necesito, a quién?

Visitas: 351

Respuestas a esta discusión

Queridas personas que llevo buscando toda mi vida,
Hoy me he decidido a dar un paso adelante y reconocer que sola no puedo.
Todas las personas que me conocéis bien sabéis que soy increíblemente fuerte por ser como soy ante las circunstancias de mi vida, que no son nada fáciles. Yo también sé que seguiré avanzando y no perderé la voluntad y la esperanza que me llevan a seguir luchando por salir de esta amargura de la que hoy parece imposible que algún día mejore. Todos aquellos que me conocéis bien sabéis que aún cuando todo en mi vida es oscuro, sin saber cómo ni de dónde, saco mil sonrisas para cada uno de vosotros. A simple vista, soy de plomo, invencible,... y tengo valor y fortaleza de sobra para afrontar lo que venga.
Sin embargo, no siempre soy capaz; hay momentos en los que siento que me muero. Es muy duro levantarse cada mañana sabiendo que lo que te vas a encontrar no es muy distinto a lo que dejaste el día anterior, a pesar de que intentes auto-convencerte con la frase de “mañana será otro día”, y es que hay días en los que no puedes engañarte. Pero bueno, a pesar de todo me armo de valentía y me digo a mi misma: Hoy te levantarás y vivirás el día a tope, luchando por conseguir tus propósitos y ayudando a los demás para darte cuenta de que eres importante para alguien, tú puedes>> No obstante, no es tan fácil como parece. Cuesta muchísimo trabajo creerse capacitado para aguantar.
Aunque lo peor son las noches. Una noche tras otra me sumerjo en el silencio absoluto a hacer una valoración de mi propia vida, y me hundo. Exploto cuando veo la gravedad de las circunstancias, y me siento muy impotente. Es un sentimiento muy amargo, un sufrimiento muy profundo... Encharco la almohada mientras grito muy callada que quiero que acabe todo, que prefiero morir antes que vivir de esta manera... Y siento como mis lágrimas parecen arañarme las mejillas, como me resbalan por la cara hasta llegar al cuello donde da la impresión de que me ahogan. Es el momento en el que deseo cerrar los ojos, dormirme, despertarme y ver que todo ha sido un sueño, que todos estos años de dolor no han sido más que una terrible pesadilla... Pero no puedo, sé que todo esto es real y, al reconocerlo, presiento que fallezco.
Mi manera de pedir ayuda puede resultar un poco diferente a la idea que teníais, ya que aunque es común tiene un aspecto inesperado. La forma en la que podéis ayudarme consiste en hacerme sentir querida y así saber que no estoy sola: con tan sólo un abrazo cuando más lo necesite puedo subir mi moral y conseguir más ganas de luchar; sabiendo que me entendéis puedo sentirme comprendida; haciéndome sonreír cuando más apagada parezca puedo convertirme en la persona más feliz del universo... Pero realmente, la única vía para conseguir ayudarme, es permitiendo que yo os ayude a vosotros. No existe felicidad más grande para mí que poder ayudaros siempre en lo que necesitéis. Si contáis conmigo para cualquier asunto yo acudiré encantada. Siendo útil para mis amigos, no necesito nada más mientras pueda tener la certeza de que a alguien le hago falta, puesto que es lo único que necesito para poder levantarme en esas mañanas de impotencia y pesimismo.
Quizás parezca un poco tonta, pero es que mis problemas no los puede resolver nadie excepto yo, aunque necesito de alguien a mi lado que me dé un empujón y me recuerde que tengo que seguir adelante. Lo que sucede es que mi modo de ver y vivir mi vida es así. He de ser yo la que dé la cara, resista y solucione mis propios problemas, puesto que he de ser yo quien aprenda de todo esto y me vaya haciendo poco a poco más fuerte y me convierta en una persona más resuelta ante cualquier carácter de la vida.
Es cierto que hay una persona que podría ayudarme a salir de todo esto, pero resulta que esa persona es la misma que me ha metido en esta situación, la misma que me empeora las cosas, la misma que me quita las ganas de vivir... Así que sólo necesito a alguien para que me ayude a ver cómo puedo enfrentarme ante esta realidad, qué es lo que puedo hacer para que todo se solucione y haya un fin a este calvario.
Mi vida se presenta muy complicada, y por momentos todo se nubla aún mucho más. Me gustaría poder encontrar a alguien que me ayudase a quitarme la angustia a la hora de tomar decisiones duras, puesto que la incertidumbre del saber qué pasará sólo consigue deprimirme aún más de lo que de por sí me siento. Siento mucho miedo casi siempre, de hecho cada noche me siento más débil que la anterior por culpa de ese miedo. Nadie sabe la locura a la que llega a someterse mi propio cuerpo por la desesperación de no saber qué hacer ante todas las dificultades y los obstáculos, ante las decisiones tan imposibles de tomar, tan confusas... esas decisiones que me hacen sentir tan insegura y, por consiguiente, tan asustada. Me gustaría que cada una de esas noches hubiese alguien conmigo que me sonriese y me dijese: No tengas miedo, hagas lo que hagas, todo irá bien. Decidas lo que decidas yo estaré contigo vayas donde vayas>>, y que acto seguido, me abrazase y me demostrase con todo el cariño del mundo que soy alguien que vale para algo, y que por eso todo me irá bien (como decía una frase latina: ”audaces fortuna juvat”, de Virgilio, “la suerte ayuda a los audaces”). Pero me doy cuenta que no soy más que una niña tonta que cree que ese alguien va a aparecer, y me derrumbo. De hecho, ese miedo se agudiza cuando cada vez que rezo siento más impotencia y me pregunto dónde está Dios, porque ni siquiera sé si sigue existiendo, si sigue conmigo... Es ahí cuando aún siento más miedo de saber qué pasará conmigo si Dios no existe y no está ahí para cuidarme. Pero decido creerme que la voz que cada mañana me anima es la de Él.
Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que muchos de los que yo llamo amigos, no son más que amigos de “boquilla”. Ojalá encontrase a alguien que verdaderamente acudiese cuando yo le necesitara, sin tener si quiera que llamarle (en cierta parte a eso es a lo que yo llamo amigo). Pero bueno, mientras tanto me siento muy satisfecha con aquellos que saben escucharme cuando necesito desahogarme, y que me animan. A día de hoy es lo máximo que alguien ha hecho por mí, así que no le pido a un amigo que me dé más que eso: oído y comprensión, porque con aguantarme considero que han hecho mucho más de lo que creen por mí.
Esta carta iba en un principio a todas esas personas que quisieran ser, de alguna forma, mis amigos. Pero me he dado cuenta de una cosa, y es que da la impresión de que puede ir dirigida a miles de hombres y mujeres, así que quiero resaltar que no es mi intención. Dado que los amigos se cuentan con los dedos de una mano, yo quiero decir que con una persona que acuda en mi ayuda me basta y me sobra, siempre que esa persona sea para toda la vida.
Me despido ya, pues no tengo mucho más que añadir, Gracias.
Esta carta, se la dedico a todas aquellas personas que me quieran, que me consideren su amigo y que me tengan tanto cerca como lejos.
Lo primero, quiero pediros ayuda. Necesito de vuestro apoyo en mi vida. Se que la mayoría de vosotros habéis estado ahí cuando lo he necesitado, o que por lo menos os hacéis interesado sobre aquello que me hacia mal. Por todo eso, gracias.
Pero aun así, os necesito todavía más. Se que lo digo muy poco, no soy persona a la que le gusta que los demás estén a su alrededor cotilleando y pudiente de mi presiento el tiempo. Yo no soy una persona que diga todo lo que siento por dentro. No me gusta estar quitándoles tiempo a las demás personas.
Me gusta o me gustaría, que vosotros, por vosotros mismos y solos, os dierais cuenta de aquello que me hace daño, o de aquello que me molesta. Que no por que yo me sienta mal, tenga pediros un abrazo, sino que en vez de eso, vosotros os acercarais a mi y me lo dierais sin yo pedirlo. Me gustaría que estuvierais más pendiente de mi, pero sin yo saberlo. Es difícil de explicar, y de hacer mucho mas, pero es una de las cosas que en las que necesito ayuda.
Necesito que estéis conmigo. Si, todos vosotros. De verdad. Esto no es lo típico que se suele decir de “te necesito a mi lado porque…no se por qué”. No, vosotros sois muy importantes para mí. Cada uno de vosotros sois un pedazo de mí. Me habéis formado poco a poco, y de verdad que sin vosotros no soy nada. Necesito de vuestros abrazos. No sabéis lo que significan para mí. Eso de que cuando os parezca, os acerquéis a mi y me abracéis… es de lo mejor que puedo tener. Cuando estoy entre vuestros brazos me siento segura. Me siento más valiente. Me siento que soy capaz de hacer cosas que antes no podía. Me siento más fuerte. Y todo, porque siento como vosotros me trasmitir vuestro amor y vuestro apoyo. Ya pueda estar triste, alegre, efusiva, contenta, deprimida, llorona, loca… cuando me dais un abrazo, es como si me calmara, es como si dejara de estar de esa manera, para sentir como estáis vosotros, y saber que no estoy sola, que os tengo a mi lado para lo que necesite. Para mí, un abrazo es muy importante, puede significar tantas cosas y solo es un gesto. Nunca dejéis de hacerlo por favor.
También necesito de vuestras sonrisas. Es otra forma con la que se transmiten tantísimas cosas. Cuando e sonreís…puff, mis penas se van y se me olvidan. No me preguntéis el por qué, es algo que no entiendo. Cuando veo, que estáis tristes, que algo os ha hecho daño o que os a enfadado, y por encima de eso, sabéis sacar una sonrisa, me dais ganas de seguir adelante. Hacéis que no me rinda por nada de mundo. Por que es como si con vuestra sonrisa, me dierais fuerzas.
Otra de las cosas en que pido ayuda es en que os sienta conmigo. Pero no solo en lo malo. Es decir, necesito que no solo estéis ahí para levantarme cuando me caiga. Si no que, en esos momentos que mas alegre estoy, necesito que vosotros os sintáis felices conmigo. Necesito saber que estáis tanto en lo malo como en lo bueno. Porque es una forma de demostrar que os preocupáis por mi.
¡Ayuda! Por favor, necesito de vuestra ayuda en tantas cosas y momentos.
En algo que necesito ayuda, también, es en que me enseñéis a ser menos bueno. Con esto no me refiero a que quiero ser malo persona, si no a que necesito que me enseñéis a no dejar que la vida me de tantos palos como me da. Que no permitáis que perdone tantas cosas como perdono o simplemente paso. Que me enseñéis a no olvidar aquellas cosas que en su tiempo me hicieron daño y mucho, y que ahora hago como si no hubiera pasado. Se que ser bueno no es malo, pero por favor, no tanto como lo soy, que parece que de bueno soy tonto.
Por favor, abridme los ojos cuando los tenga cerrados y no me quiera dar cuenta de lo que pasa a mí alrededor. Soy una persona que lo hace con sus amigos, es decir, que si tengo que decirte la verdad, te la diré. Porque te considero mi amiga, y antes de que cometas más errores, prefiero que abras los ojos. Hacedlo conmigo. Cuando yo no quiera ver lo que me esta pasando, o lo que realmente me hace mal, por favor, vosotros que os consideráis mis amigos, ¡decídmelo! Prefiero mil veces que vosotros seáis quien me digáis las cosas, aunque me duelan, a que yo sola me de el golpetazo contra el suelo. Necesito que me apoyéis, pero siempre dando vuestra opinión y ofreciéndome vuestro pensamiento sobre cualquier tema. Pero eso si, por favor, con la mayor delicadeza, para intentar hacerme el menor daño posible. Yo creo que lo más valioso de una amistad, es cuando sabes que tu amigo, te dirá aquello que estas haciendo mal. Yo eso lo valoro mucho, y no se hasta que pongo yo puedo pensar que eso lo hacéis conmigo.
Sobre todo pido ayuda para no quedarme solo. Tengo miedo. Por favor, ayudadme a saber como comportarme con todos vosotros y con los demás para que no termine solo. Para que siempre tenga a gente como vosotros a mí alrededor. Enseñadme a ser de una manera para que los demás no se sientan ni mal ni incómodos a mi lado. Para que se sientan lo mejor posible, y nunca me dejen sola. Yo quiero que vosotros sepáis que siempre podréis contar conmigo, por mas distanciados que estemos. Pero también quiero saber que yo os tengo a vosotros, y si digo la verdad, algunas veces lo he dudado. Por eso mismo, me gustaría que me asegurarais que puedo contar con vosotros, pero no con palabras, sino con hechos.
Necesito que me hagáis un favor. Que me ayudéis a seguir adelante. Que me ayudéis a demostrarme que no he de rendirme por los problemas que puedan afectarme en la vida. Necesito que me ayudéis a decir que yo puedo. Que yo soy capaz de esto y de todo. Se que yo sola, hay veces que me rindo y que no soy capaz de decirme eso. Por eso necesito que vosotros estéis conmigo a mi lado. Que me apoyéis. Pero eso si, sin ser pesados.
Os necesito tanto…
¡Ayuda! Ayudadme a ser valiente, a ser fuerte, a que no me hagan daño, a que me haga bueno, a que haga me haga grande en todo. Se que hay veces que demuestro ser un chico sin sentimientos. Se que me muestro de una manera muy dura ante todos vosotros. Pero no quiero que os quedéis con esa imagen mía. Quien de verdad me conoce sabe que no siempre soy así. Que no siempre puedo estar bien ante los demás. Quien me conoce también sabe que yo soy valiente para algunas cosas, pero para otras no. Para otras sabe que soy el primero que me estoy escondiendo detrás de la falda de mi madre. Necesito que me ayudéis y me que me saquéis de la falda de mi madre cuando no sea necesario. Al igual que necesito que me ayudéis en ser mas fuerte ante las cosas que me hacen daño.
Ayudadme en todo lo que penséis que necesito cambiar o que hago de una manera no muy correcta. No me permitáis caer. No dejéis que yo caiga, levantarme antes.
Por favor, sobre todo, ayudadme a teneros siempre.
Sois lo más valioso que tengo en mi vida. Sois todo. Gracias.
Ayudadme en la medida que os sea posible.
De todas maneras, prometo que yo siempre estaré con vosotros. Que todo esto que pido y que necesito, no lo quiero si veis que yo no hago lo mismo por vosotros. Que si no notáis mi presencia, o si no notáis mi cariño hacia vosotros, no me lo deis, no tenéis por qué. Lo comprenderé perfectamente. No quiero pedir sin dar. Pero de todas maneras, creo que soy una persona que da mucho. Que no permito que nadie alrededor mía sufra ni que este mal. No me gusta ver a la gente triste. Por eso yo creo que os ayudo en todo lo posible. Pero que vosotros no estáis obligados. Si veis que con vosotros yo no soy así, decídmelo e intentare cambiar.
Muchas gracias.

Beauvoir.
La carta va dirigida en primer lugar a mi persona y a todas aquellas personas que en un momento determinado de nuestras vidas necesitamos la ayuda de los demás y no la buscan o la buscamos y quiza sea por el miedo al rechazo o por pasividad.Voy a comenzar pidiéndo ayuda a todas las personas que hay a mi alrededor, que sobretodo en los momentos de obtáculos me ayuden a salir de los baches yo soy una persona poco fuerte y en ocasiones ante las dificultades me derrumbo que es cuándo se tiene que echar más fuerza a la vida ,soy una persona debil pero pienso que tengo valores y fuerza para afrontar lo que el destino me tenga mandado.Cada día que pasa me siento cansada y a la vez pienso mañana puede que sea mejor pero esa mejoría no llega a veces pienso que soy demasiado exigente con mi persona pero otras me doy cuénta que esto no puede seguir así.Busco apoyo en mis amistades y me tienden la mano pero a veces no sé reconocer sus esfuerzos pero la angustia se apodera de mí.No quiero vivir de esta manera, lloro me siento impotente pero pienso voy a dejar mi egoismo y voy a dedicarme de otras personas que estan en dificultades peores que yo y ya me olvido de mi mundo .De esta forma creo que puedo encontrar más aliciente a la vida.A sí que el resto de la carta va a estar dirigida a otras personas que necesitan ayuda. Por ejemplo voy a imaginarme que me encuentro en las vacaciones de verano en una playa desierta y como no sé muy bien nadar me subo en una barquilla para dar un paseo en la playa, al cabo de un rato esta empieza a hundirse y la situación se hace cada vez más dificil, casi insostenible y yo asustada con mis amigas pero como yo no sabia que hacer otra cosa me quedo en la barquilla mis amigas se ponen a nadar y yo asustada a que cada vez la barquilla se hundia más me dá por pedir socorro, socorro, que me ayuden que me voy a ahogar, pero nadie me escuchaba, la situación cada vez era más dificil, cuándo de pronto pasó por allí al lado otra barquilla con gente, y cuando se dió cuenta dió la voz de alarma y pronto llamaron a la cruz roja que vino muy deprisa y urgente y me rescató, la verdad que fue una historia dificil la cual no quiero recordar más.Fue un sufrimiento profundo que afecto a mi vida pienso después de todo esto que la unica via de ayudarme y de sentirme querida es el ayudar yo a los demás y ahora voy a exponer como ayudaría yo a determinadas personas en momentos de desesperación.Yo creo que en esto estaría el amor a mi projimo pues voy a ponerlo un poco en práctica y dejar ya solo mi egoismo.Al poco tiémpo de esto me volvió a suceder otro tipo de pedir ayuda que fue un día de excursión a la montaña, la montaña era muy empinada, y de acceso dificil,estaba lejana de la ciudad donde yo vivo, y me fui para estar allí una semana con mis amigos, todo lo arreglamos para irnos cuándo llegamos allí pensé sin comunicar nada a el resto de dar una vuelta,para conocer la zona en la que ibamos a estar, todo fue bien el primer día,pero al día siguiente cuándo yo sola decidí bajar para conocer una parte de esta, se desprendió una piedra y me caí en lo alto de un montón de pinchos, con la piedra encima empezé a pedir ayuda,socorro ,socorro y nadie me escuchaba por más voces que daba todo era inutil , yo ya me creía muerta en aquel lugar y nadie sabia donde había ido por fìn alguien se dió cuénta y fue buscandome y cuándo oyó mis voces de socorro llamó a el resto y fueron a por mi , esto fue un gesto de solidaridad.Por eso tenemos que estar alerta a los problemas de los demás para poder ayudarle dentro de lo que podamos.Gracias a ellos puedo contarlo y de esto se deduce que no debemos de tomar decisiones a la ligera que siempre contemos con la ayuda de los demás pues de esta forma si nos ocurre algo siempre habrá alguien que sepa por donde andamos y pronto iran a nuestro rescate pues de lo contrario el desenlace es malo.Yo también pido ayuda en esto momentos de mi vida y de forma deseperada en aquellos momentos que me he encontrado mal, he necesitado ayuda de médicos, profesores y otros profesionales y espero que con su ayuda poco a poco vaya mejorando pues tenemos que ser conscientes que cuándo tengamos un problema tendremos que recurrir a gente que sea profesional y preparada para poder solucionarnos el problema por que si nó nos vemos solos caeremos en la desesperación y la gente que hay a nuestro alrededor si no sabe nada y no se dá cuénta pues no nos ayudan porque no saben lo que nos pasa y podemos pedir socorro, ayuda etc.. pero si no le contamos a nadie lo que nos pasa como queremos que nos ayuden.Otro ejemplo de un día que iba por la playa en época veraniega y estaba tomando el sol, de pronto veo como a lo lejos algo se mueve, pero no sabia lo que era, al rato empieza a gritar , socorro, socorro , pero yo no sabía que era aquello, sigo mirando y veo que era una niña que queria continuar nadando para venirse a la orilla y no podía llegar, yo voy a ver que tengo que hacer para ayudarle y me doy cuénta que no sé nadar y me pregunto que puedo hacer ante esta forma desesperada de esta persona, de pronto se me ocurre llamar con mi movil a el número de emergencias , solicitando ayuda urgente, se pone un hombre y le digo socorro, socorro,, alguien se está ahogando en la playa y yo no puedo ayudarle.Bueno ahora mismo cogeremos todo y empezaremos la partida, la niña parece que se encontraba cansada, no pegaba manotazos. Pronto llegó el equipo de emergencias y fueron a rescatarla y cuándo la trajeron a la orilla vieron que estaba en malas condiciones, estaba casi ahogada, empezaron ha hacerle el médico pruebas para que se recuperara y poco a poco se fue recuperando y luego dió las gracias a todos por la ayuda que le habían dado.Pero dijo que tan pronto como llegara a su casa se lo diría a sus padres ,todo lo que le había pasado.Seguidamente sus padres dieron las gracias a este equipo que le habían dado la vida a su hija.Como vemos esta vida es una cadena si ayudamos a unos otros nos ayudan a nosostros y eso es lo que deberemos hacer cada uno en nuestra vida.En la vida se nos presentan muchas ocasiones por las que tenemos que pedir ayuda de otras personas pues nosotros tenemos que estar atentos a todo esto para cuándo nos llegue el momento de actuar lo hagamos de forma rápida.Otro caso que me acuerdo de socorro es cuándo una vecina mia joven se puso mala y se asomó a el balcón pidiéndo socorro, todo el mundo la escuchaba pero nadie salia, , a mí en estos momentos lo unico que se me ocurre fue llamar a la policia y contarle lo que estaba viendo,,pronto llega la policia y se la llevaron a un hospital gracias a este tipo de ayuda hacia la joven se le pudo entre todos ayudar.A si que todo el mundo tenemos que estar a la escucha de lo que suceda a nuestro alrededor y ponernos mano a la obra cuándo surga algo inesperado y ayudar sin pedir nada a cambio y sin pensar en el que dirán.También podemos pedir ayuda en la época en la cual cada uno de nosotros nos encontramos pendiéntes de alguna necesidad, por ejemplo cuándo una persona mayor se encuentra sola, pues ante estas circustancias tenemos que tener los oidos atentos y dejar nuestro egoismo a un lado, esta persona no tiene familia, ni personal que pueda ir a visitarla, tenemos que estar alerta si la vemos , la sentimos, e ir de vez en cuándo a visitarle.Pues yo tengo una vecina que se encuentra sola y no tiene a nadie en quien recurrir y un día se cayó en su casa y se encontraba tirada en el suelo, pedía socorro y nadie la escuchaba , se tiró por lo menos dos horas hasta que con sus voces de socorro alguien puedo escucharla y gracias a la ayuda desinteresada de esta persona se pudo levantar y ponerse bien.Que pena en la vida es el encontrarse solos, pues la soledad es muy mala en la época en que vivimos.Pero también se dice a veces que para encontrar personas que nos creen problemas lo mejor es estar solos esto parece una contradicción Yo pienso que en la vida cuándo se ha ayudado en un momento de necesidad la persona creo que nos tenemos que sentir satisfechas con lo que hemos hecho.Nuestra ayuda tiene que ser desinteresada y cariñosa de esta forma abriremos las puertas a la gente necesitada como puede ser el ayudar a gente que carece de necesidades básicas para vivir.Si ayudamos alegraremos a la persona que nos necesita. Asi que desde estas lineas que estoy a punto de terminar animo a todas las personas para que sean conscientes de las necesidades que hay a su alrededor y cuándo vean a una persona que necesita ayuda que se desprendan y que hagan todo el bien que pueda. Aunque por algunas personas se escuche la frase que es tonta, que se rien de ella no deben de hacer caso y escuchar la voz desesperada que pide ayuda , pues seguro que si es una persona con sentimientos en el fondo se alegrará de lo que ha hecho sin pensar en la opinión que puedan dar los demás esto es secundario, de esta forma y con estas lineas me despido adios.
Queridos amigos y amigas, o compañeros y compañeras que aunque no sepáis mi nombre espero que sepáis que para mí sois muy importantes,
Hola a todos y a todas la que leáis esta carta de socorro ¡! ¡! La verdad esto menos mal que es anónimo porque si no pues, no lo contaría porque me sirve para desahogarme Bueno la verdad no se qué escribir o mejor dicho no sé muy bien cómo escribir esta carta de socorro sin que os deis cuenta los demás de quién soy yo. A ver... Pues bueno si todo necesitamos desahogarnos, vamos eso creo y... quien no lo necesite que suerte ¡ Porque cada uno de nosotros tenemos nuestros problemas, nuestras cosas...
Por ejemplo, yo a veces me siento sola… y la verdad me encuentro con que algunas situaciones no puedo pasarlas sola, y esta carta aunque no la lea casi nadie y aunque leáis la carta no sabéis quien soy, me ayuda a desahogarme. Bueno de apariencia a veces soy débil por el simple hecho de que casi todo se me nota en la cara, pero con el paso del tiempo estoy aprendiendo a ocultarlo, cuando me rio, a veces es para ocultar que estoy mal por dentro, porque tengo miedo a que lo demás no me digan la verdad solo porque creen que soy débil, cuando me pasa algo me rio o dogo que es una estupidez y hago como si no le diera importancia pero luego me derrumbo yo sola. Como dije en lo de la foto, de que me consideraba el vacio ... no se comportan conmigo como con otra compañera ...ya no se si sirvo para algo porque estoy cambiando para ver si hago amigas pero cada vez mas soy un bicho raro , hace un año y pico , me dijero que era timida , pues bueno algo timida sigo siendo pero no tanto , lo que me pasa es que nesesito un empujon , por eso me considero el vacio porque tengo padres si , pero me falta la amista , no se si todos comprenderan el dicho de si tienes un amigo o amiga tienes un tesoro , pero yo si lo comprendo , por eso os digo a los que leeis esto que cuideis de vuestras amistades y amigos porque en verdad valen un autentico tesoro , por eso digo que ojala nunca perdais a vuestros amigos y amigas , que no dejeis que se marchen asi como asi por que os allais peleado Si yo tuviera alguna amistad , como vosotros o vosotras teneis no las dejaria escapar por ningun motivo a no ser que me hubiera hecho algo imperdonable ...A veces, me paso hace días una persona cree sobre mi algo que no es verdad y bueno, ni siquiera me atrevo a hablar con esa persona por que , bueno... soy una chic@ que va a clases que tiene compañeras pero no me siento parte de ningún grupo, por eso me da igual que esa persona piense algo de mi que no es cierto. A veces si... me gustaría coger el teléfono y hablar con alguien para contarle lo que me esta pasando pero no se ha quien llamar... no es que no tenga confianza sino que no creo que tenga un lazo de ese tipo con alguien , es decir, la gente te dice o te anota en tu agenda cuanta conmigo para lo que sea o aquí me tienes para lo que sea ... pero esas personas te lo escriben por cumplir o vamos, eso es lo que creo, pero cuando quieres llamar a alguien ni siquiera sabes si a ella le gustara , es decir , yo pienso que si llamo a alguien esa persona dira , pienso que esa persona pensara “ a esta chica si me cae bien, pero no soy tanto su amiga para que me cuente sus problemas, y menos yo los mios, solo la conozco de clase, no he quedado con ella ninguna vez..” y eso es lo que pienso, que puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque queres es poder y yo quiero, puedo superarlo sola, puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque queres es poder y yo quiero, puedo superarlo sola, si leis esta carta pensareis, no seas tonta que seguro que abra alguien , pero… hace alguna semanas una chica que la verdad no conozco aunque ella a mi si , me digo que era rara , que no tenia amigas verdaderas, una chica se entero de esto y me dijo que era mentira.. pero cada vez que lo pienso creo que es más verdad, cada vez que veo a un grupo de compañeros quedando para salir o viendo fotos del fuente, no quiero parecer tonta por escribir esta y la verdad esto menos mal que es anónimo porque si no pues no lo contaría porque me sirve para desahogarme. Y no sé que más decir, que aunque no sepáis quien soy a veces os necesito porque yo a veces no puedo sola, y eso que intento ser fuerte pero no lo consigo y no se por que , porque el dicho ese de querer es poder casi siempre me lo estoy diciendo a mi misma pero en estas ocasiones no funciona y no sé cuál es el motivo, no se pero cuando intento llamar a alguien para que me escuche y no sé ni a quien llamar ni porque, me digo a mi misma puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque querer es poder y yo quiero, puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque querer es poder y yo quiero, puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque queres es poder y yo quiero, puedo superarlo sola, querer es poder, quiero superarlo sola y por lo tanto puedo, porque querer es poder y yo quiero, querer es poder, querer es poder, querer es poder, querer es poder, querer es poder… pero no puedo … y acabo derrumbándome y encima al día siguiente otra vez tengo que ir al colegio, ver a mis compañeros que ni siquiera sé si verdaderamente les caigo bien, que ni siquiera sé lo que piensan sobre mí, a veces me gustaría desaparecer , es decir no sentir, porque me duele estar sola a veces sin saber qué hacer.. Y en esta carta os quiero decir eso... que os necesito aunque casi siempre me haga la tonta y me ria y este en clase con una sonrisa, os necesito porque sola no puedo, porque me derrumbo. A veces espero ser alguien en la vida espero tener a alguien alguna amiga o alguien a quien llamar cuando me siento sola…Y para colme mi cabeza tiene una imaginación y me imagino que no sirvo para nada que… no sé que si no hubiera existido nada hubiera cambiado que yo soy una persona insignificante, que si un día faltara a clase ni notarias que falto, con esto no quiero deciros ni echaros la culpa de nada, no me entendáis mal, por favor , si no que a veces creo que no sirvo para nada porque cada día temo que llegue el verano, me encanta y aunque creáis que estoy loca... es porque no voy a estar más con todos mis compañeros es decir, en el verano no quedo con vosotros ni nada.. Y me aburro y me siento más sola aun... por eso no quiero que termine el cole, se que dentro de unos días estare llorando porque esto, porque jooo ,.. todo esto termina y algunos os veré y a otros no, y en el cole por lo menos os veo y trato con vosotros hablo me rio pero en el verano estoy con mis padres.. pero creo que todos vosotros sabeis que no es igual es muy diferente y es otro dia venia con mis padres de comprar y vi a algunos de mis compañeros y algunos de mis excompañeros , entran salen, y bueno con ellos no , pero no se me gustaría quedar con gente salir y entrar no se si me entendeis… a lo mejor os parezco la chica mas rara del mundo mundial..Y bueno pues termino esta carta diciendo eso que sois todos muy importantes para mi, que me gustaría parecerme más a vosotros aunque por más que lo intento no lo consigo , porque yo quiero pero no puedo cambiar , intento cambiar pero no se no puedo soy como soy..y eso que creo que algunos me ven como la chica mas rara del mundo mundial.. Y no sé como cambiar esa idea de sus cabezas y mentes
A quien lea esta carta:
Hola, no puedo decir mi nombre, ya que nadie debe saber quién soy, pero si le sirve mi alias… Me pueden llamar Erasmo.
Esta carta de socorro no es una carta común, ya que no estoy en ninguna isla desierta ni ante un peligro inminente. No me encuentro sola delante de una gran masa de agua salada, tostándome bajo el sol de un lugar desconocido, ni en una selva de aspecto amazónico, con un verdor resplandeciente y lleno de bichos.
Mando esta carta por la sencilla razón de que necesito ayuda dentro de mi día a día. Hay momentos en los que, de repente y sin razón aparente, me siento deprimida, no sé el porqué. Entristezco de golpe, luego me vuelvo optimista de nuevo, pero poco me dura ese estado de aparente felicidad, pues vuelvo a decaer al poco rato.
Hay momentos en los que he llegado a pensar que era por estrés, por el cansancio. Pero no, me he dado cuenta hace bien poco de que esas no son las razones. Siendo sincera, siempre me han dado envidia las parejas que se ven paseando por la calle, cogidas de la mano, aquellas que han encontrado su mitad. Se divierten con ellas, pasan momentos juntos, se quieren, se respetan, comparten una relación, cada vez más estrecha, que les une día a día.
A mí, como al resto de la gente, también e han gustado personas con las que me he imaginado un futuro feliz, un bonito cuento de hadas con su príncipe azul. En ese cuento, yo no me volvía a sentir deprimida, pues esa persona me protegería, me cuidaría, y me querría, o al menos, eso quisiera.
Como ya he dicho antes, ese príncipe ha tenido diversas caras y nombres, ha pasado de ser un chico rubio de ojos azules a un moreno de ojos verdes… Y así sucesivamente. Y no me sirvió de nada, ya que era demasiado superficial, sólo buscaba un príncipe guapo, sin importarme si tenía o no tenía corazón, un sentimiento dentro que no fuera la soberbia.
Hace unos meses, mi príncipe dejó de tener rostro, ya no veía a nadie, ni siquiera a una rana a la que darle el beso y convertirla en mi príncipe. Todo lo contrario, yo me volví la triste y solitaria ranita que busca desesperadamente a su príncipe azul para que la devuelva a su forma original.
Pero de repente, un día cualquiera, me fijé en que llevaba tiempo conociendo a un príncipe azul y no me había dado cuenta. Ese príncipe hablaba conmigo todos los días, pero yo no era consciente de ello, estaba tan ciega que le dejé pasar. Y un buen día, me dije a mi misma: Erasmo, abre los ojos, no tienes que buscar, tienes al príncipe que tanto habías buscado delante de tus narices. Y reaccioné.
Sé que esto ahora mismo parece más un cuento infantil que una carta de socorro, que es lo que se supone que tiene que ser, pero para que sepan a quien pido socorro y por qué, primero tenía que contar esto, ya que una historia no puede comenzar si no tiene un principio.
Últimamente he comenzado a sentir algo que no pensé sentir por una persona, por un príncipe. Y ahora, sólo me queda decir que esta carta va para mi príncipe. Es a él a quien va dirigida, porque necesito que me rescate, que me diga que él también me quiere, vivir un final feliz, como en los cuentos que me contaban de niña.
Ese príncipe no es alguien imaginario, tiene nombre y apellidos, y creo que es posible que lea esta carta. A este príncipe le quiero decir que si yo para él soy un faro, él es mi estrella, la que guía al marinero incluso en las noches más oscuras. Es quien me ha hecho ser como el ave fénix y renacer de mis cenizas, ya que yo no era yo antes, era una muerta en vida, y él ha conseguido hacerme sonreír de nuevo.
A este príncipe le quiero decir que, cómo él me dijo, yo tampoco le quiero perder nunca, y haré lo que esté en mi mano para no perderle.
Quisiera decirle que se ha asegurado un sitio fijo en mi corazón, el cual está a su disposición. Sólo le pediría que no o rompa, ya que ha sufrido demasiado y es posible que no se recupere de más golpes.
A este príncipe también le quiero recomendar una canción, que sólo él sabrá por qué la digo, y es una que pertenece a la banda sonora de la película de Disney “Hércules”, y se llama “no importa la distancia”.
Ahora mismo, lo que más querría yo es estar sentada viendo las estrellas junto a mi príncipe, mirarle a los ojos y decirle lo mucho que le quiero y lo importante que es para mí. Cogerle de la mano y no soltarla nunca.
Es posible que mi príncipe sólo me vea como una rana, quién sabe. Por eso le escribo esta carta de socorro, para que me ayude a ser una princesa que sea digna de él. Le pido que me rescate de este mundo tan cruel y que me lleve con el, lejos, muy lejos de aquí, sólo él y yo, solos tú y yo.
No le pido que me demuestre que me quiera, ya que confío en él y con su palabra me basta, pero es que es tanto para mí, le necesito tanto… Sé que me terminará aborreciendo y me mandará a paseo, pero quiero disfrutar de su compañía, aunque sea en pensamiento, mientras el cuento de hadas dure.
La carta ya está escrita, ahora sólo me queda esperar su respuesta, si él la lee y cree oportuno escribirla. Por ahora, me quedaré como una niña pequeña que anhela un caramelo. Esperaré a ver si la persona que tiene ese caramelo me lo quiere dar o, por el contrario, quedárselo. Quizá no lea la carta, y puede pasar un día, dos, tres, una semana, un mes, un año… Pero yo ya la he escrito, ya he dicho que le pido ayuda, que quiero que él sea mi príncipe, que me deje ser su princesa, aunque sólo sea una ranucha de charca que mira desde el suelo la felicidad de miles de príncipes y princesas que viven su felicidad sin esconderla.
Bueno, quizá esta carta de socorro que he escrito no sea lo que muchos se esperaban al comenzar a leerla, o se hayan aburrido al ver lo mucho que ocupa. Pero creo que es lo menos que podía hacer, y bien lo he dicho, lo menos, porque él es un príncipe para mí, se merece mucho más que estas tonterías de niña tonta que busca vivir su cuento de hadas, en el que todo salga bien, aunque empiece mal.
En fin, ya no sé ni lo que digo, ni lo que pido, pero sí sé lo que quiero. Y lo que no quiero. Lo que no quiero es perderle y tampoco quiero estar lejos de él, no quiero tener que resignarme si se tiene que ir, quiero estar con él. No quiero tener malentendidos con él, ni que se sienta triste, quiero que sea completamente feliz.
Bueno, para quien haya llegado hasta aquí, le doy las gracias por aguantar mis chorradas. Esta es mi carta de socorro. ¿Qué hago con ella? No lo sé. Si la lanzo al mar, alguien la podría encontrar, o no encontrarla, es muy relativo. Si la echo a un buzón y no me sé la dirección, quién sabe dónde aparecerá esta carta, ya que ni siquiera puedo poner quién la ha escrito.
Si se la doy a mi príncipe directamente, me podría morir al instante de la vergüenza, así que opción descartada rápidamente.
¿Y si la subo a filosofiesta? En el fondo no me queda más remedio, ya que esto está ligado a esa red, aunque hay una opción que es entregarla por otro medio. Pero no, yo elijo, señoras y señores que estén leyendo la carta, mandarla por aquí y que mi príncipe la lea, porque aunque me de vergüenza y quizá miedo lo que pueda decir o pensar, en el fondo quiero que la lea, y que al menos una sonrisa le brote en los labios.
Sin más, me despido. Me voy a esperar a mi príncipe deshojando margaritas. Príncipe, a ti decirte, si has leído la carta, únicamente dos palabras, ¿sí?: Te quiero.
Querida persona que lee esto:

Hace poco tiempo, observando el mundo que nos rodea, me di cuenta de que éste no es perfecto, de que cuenta con numerosos fallos que quizás nosotros hemos provocado y que anteriormente no existían. La vida de cada persona es diferente y la vive como ella quiere pero lo de su entorno quizás puede repercutir en ello.
Reflexioné mucho sobre esto y entonces me sentí atrapada en un mundo lleno de errores y maldades. Yo no quiero vivir en un mundo con estas condiciones, pues a medida que pasan los días, la cosa empeora y ya no se que hacer. Por eso, decidí escribir una carta pidiendo ayuda, para que la persona que la lea se solidarice con lo que ahora le voy a contar y me ofrezca su granito de arena en este intento de mejorar lo que nos rodea. Para empezar, he de decir que no te conozco de nada, no se si eres de mi país o no, pero lo cierto es que eso no me importa demasiado, pues si no hablas mi idioma encontrarás remedios para entender esto. Ahí no hay ningún problema. Tampoco se que edad tienes, pero si eres pequeño o pequeña, por favor haz llegar este mensaje a gente adulta, es muy importante que alguien me ayude y me comprenda. Si lo estáis leyendo varias personas a la vez, comentádselo a otra que conozcáis. Si obtengo más ayuda será mucho mejor.
Bueno quizás piensas que estoy loca al escribir algo así a un desconocido o que esto es una broma, pero por favor, si no lo quieres leer, no lo tires. Dádselo a otra persona que sepa aprovechar mejor mis ideas.
Como he dicho anteriormente, hace poco tiempo comencé a fijarme en simples detalles que me rodean, detalles que quizás forman parte de nuestras vidas y que tenemos que asumir sin más. Hay algunos que no me gustan y esto empieza ya a preocuparme más de lo previsto, pues según mi opinión y según lo que yo observo, nuestro futuro va a ser un tanto despreciable y lleno de maldad. Pensar en una vida así hace que me deprima y que no quiera seguir esforzándome por conseguir logros, pues al final todo va a acabar como yo no lo había planeado. Esta situación de depresión no es permanente, es decir, a veces la tengo pero otras no, y como no quiero tenerla de por vida, necesito tu ayuda. Sé que es algo bastante complejo de entender y un poco inusual pero conforme leas esta carta te irás dando cuenta de que tengo razón y me apoyarás, o eso espero.
Para empezar, he de decir que la vida que llevo vivida es bastante buena y que estoy muy contenta con lo que tengo, no necesito demasiadas riquezas para ser feliz. Sin embargo, tanto tú como yo sabemos que no todo el mundo vive así y que hay personas más desfavorecidas que no cuentan con nuestros mismos recursos. Son las personas del Tercer Mundo, un mundo lleno de miseria y pobreza donde a nadie le gustaría vivir. Este mundo es consecuencia de las injusticias que existen actualmente, pues a menudo estos países si que cuentan con bastantes recursos pero el problema es que deben exportarlos a los países más ricos, que son quienes controlan el comercio y esto hace que se empobrezcan aún mas. Como ves, es un caso de pura injusticia al que nadie pone remedio y por eso me gustaría pedir que me ayudaras a hacerme oír entre todos esos políticos que no ven lo que esta pasando. Necesito tu ayuda, ahora más que nunca, porque sé que si no hago algo, no voy a vivir tranquila el resto de mi vida y porque es el primer paso que hay que seguir si queremos cambiar el mundo.
Como esto, hay millones de problemas que solucionar y miles de pasos que dar antes de poder tener un mundo perfecto y sin maldad. Yo se que sola, la verdad es que no voy a conseguir mucho, pero he aquí el gran motivo de esta carta, pedirte socorro para evitar, y no exagero, que nuestro mundo se ``muera´´ por así decirlo, pues llegará un momento en el que todos odiaremos a todos y todo serán guerras y enfrentamientos entre nosotros, a no ser que cambiemos estos problemas ahora que tenemos tiempo.
Como he dicho, hay millones de problemas en el mundo, problemas que quizás ya son comunes para nosotros, pero que siguen teniendo el mismo peligro que las guerras. Por un simple problema se empieza todo, y este simple puede dar lugar a uno más complejo. Así tenemos pues una gran variedad, como el robo, el maltrato a la mujer, las violaciones, los asesinatos, el hambre en el mundo, las guerras, sentimientos como el odio, la envidia, el rencor, el egoísmo, la violencia, la agresividad… Y así podríamos hacer más o menos una lista bien larga con todo tipo de cosas que hoy en día afectan a la sociedad y a ciertos sectores de la población. Puedes pensar que son problemas muy típicos, con los que convivimos día a día y a los que quizás ya estamos acostumbrados, pues ¿ quien no ha visto más de una vez en la tele que se ha producido una nueva víctima del maltrato? Yo solo digo que víctima a víctima, nos cargamos a la población entera y que esto no puede seguir así. ¿Es el mundo que queremos dejarle a nuestros hijos? Porque yo por lo menos, no. ¿Y que hacen al respecto los políticos? Nada, no hacen nada. Vuelven la vista hacia otro lugar y hacen como si nada ocurriera y claro, paso a paso, nos estamos cargando nuestro mundo. Y el gran problema es que el mundo no se queja de nada de lo que hacemos pues no tiene boca para hablar. Por eso necesita a alguien que lo defienda, alguien que sea capaz de pedir socorro por él, alguien con el suficiente razonamiento como para darse cuenta del grave error que estamos cometiendo, y ese alguien parece ser que soy yo, que he sido la primera que se ha sentido deprimida ante esta situación. Pero claro, como ya he dicho antes, yo sola no puedo hacer nada, pues me tomarán por una loca. Por eso decidí hacer esta carta, simplemente por eso, para transmitir a tantas personas como sea posible este mensaje y para que entre todas podamos ayudar a nuestro mundo y por fin pueda dejar de gritar la palabra socorro.
Parece una simple tontería pero si lo piensas, no lo es. El mundo en un principio no era así o todos suponemos que no era así. Con la llegada del hombre, las cosas fueron cambiando y es el propio ser humano quien provoca todos estos cambios, pues en el interior de cada uno de nosotros existen ciertos sentimientos que si salen a la luz pueden poner en peligro a los demás. Me refiero al odio, el rencor, la envidia… Todos los hemos sentido alguna vez pero quizás hemos sabido controlarlos lo suficiente para que no provoquen un daño mayor. El problema por el cual yo te pido socorro es que llegue un momento en que ese control no se tenga, en que yo por ejemplo, por la influencia de la sociedad en la que vivo, me convierta en una persona rencorosa, envidiosa… Ayúdame para que esto no me ocurra a mí ni tampoco al resto de personas. Échame una mano y cambiemos el mundo. Si algo no nos gusta, no podemos dejarlo pasar sin más. Además nosotros fuimos quienes provocamos esta situación y somos los responsables de solucionarla. Debemos enfrentarnos a ello y mejorarlo hasta tal punto que nos comience a gustar más. Es importante tener una vida feliz y con un mundo así difícilmente la vamos a tener. Por favor, abre tu mente y reflexiona, solo te pido tu ayuda, nada más, y cuanta mas ayuda posible, mejor. Comunica esto a tantas personas como conozcas y entre todos lograremos tener el mundo que nos merecemos, al menos aquellas personas que luchamos por cambiar esto y que nos damos cuenta de los problemas con los que convivimos día a día, pues las personas que los provocan parece ser que no ven esto como nosotros y debemos hacerles cambiar esta visión.
Espero recibir tu respuesta pronto para ver que opinas sobre esto. Si no compartes mi propuesta, no importa, házmelo saber también e incluso puedes escribirme aquello con lo que no estás de acuerdo. Siempre es interesante conocer la opinión que cada persona tiene del mundo donde vive.

Gracias y hasta pronto.
Esta es una carta que creo que no hace mucha falta escribir a algunos y a otros les hace mucha falta que se la escriban. Pero desde mi punto de vista pienso que a cada uno de nosotros nos vendría bien escribir una para desahogarnos un poco y poder compartir con los demás lo que nosotros estamos viviendo y en la situación en la que nos encontramos para sentir que la gente te apoya y se pone en tu situación para intentar comprender mejor lo que nos pasa. Alguna vez todos de nosotros no nos hemos encontrado bien y hemos necesitado a alguien a nuestro lado dándonos su calor y su apoyo y intentando ayudarnos en todo momento para que nosotros nos sintiéramos mejor. Pues bien esta carta desde mi punto de vista y bajo mi impresión trata de eso, de poder desahogarte un poco, poder contar un poco ‘al mundo’ tu situación actual, poder decir como te sientes, que te gustaría sentir en ese momento, que le pides al mundo, que reclamas, como te gustaría que fuera el mundo, donde te encuentras, en que situación te encuentras, como te gustaría salir de esa situación, como quien te gustaría que te sacara… en verdad esta carta tiene varios temas interesantes a tratar y puede que a mas de uno y a mas de una les venga bien poder desahogarse con este tipo de carta.
Carta de socorro:
Pues bien, la verdad, no se como empezar a escribir esta carta. No sabia muy bien en que consistía y la he tenido que hacer a mi manera y según como yo pensaba que era. Esta carta sirve para pedir ayuda en las ocasiones en las que la necesitemos. Ayuda…todo tipo de ayuda. Ayuda para todo, todo lo que necesites. Me es un poco difícil escribir esta carta por que se que la va a leer todo el que quiera y que si no hubiera sido porque Fernando nos la ha propuesto para filosofía, puede, no puede no, seguro que no me la hubiera planteado nunca de hacer. Pues bien ya que tengo esta oportunidad tan magnifica no la voy a dejar escapar y quiero hacer la carta lo mejor que pueda para sentirme bien con migo misma y sentirme satisfecha de haber podido hacer la carta sin ningún impedimento ni nada.
Pues bien, pienso que son muchas las ocasiones en las que necesitamos ayuda, son muchas pero no son las mismas en las que nos decidimos a hacerlo, me refiero a lo de pedir ayuda. Debemos a acostumbrarnos a cada vez que la necesitemos pedirla porque, todos, y cada uno de nosotros estamos rodeados de gente que nos quiere mucho y que seguro estaría dispuesta a ayudarnos en todo lo que nos hiciera falta. Lo único que hace falta es que nos atrevamos a pedir ayuda cada vez que lo necesitemos sin ningún rencor ni sin sentir ningún tipo de vergüenza ni sentido del ridículo, que es lo que pasa muchas veces. Hay personas que se encuentran en situaciones muy malas y no pueden o no quieren pedir ayuda a pesar de que saben que realmente la necesitan. Gente que esta metida en el mundo de la droga y necesita salir, muchas veces esto no se detecta hasta que no es demasiado tarde y ya poco se puede hacer, o es muy trabajoso. Esto es muy importante, estas personas están metidas en un problema desde el primer momento en las prueban, porque es lo que les causa la adicción. Estas personas necesitan ayuda, cuanta mas mejor para poder dejar su vicio que es la droga y volver a ser la persona que era antes. Estas personas su suelen pedir ayuda por miedo, por miedo a que los descubran y por miedo a sentirse rechazados o aislados. En realidad no se dan cuenta del gran error que están cometiendo. Puede que si se dan cuenta del gran error, sea ya desde fuera, cuando hayan salido de este gran mundo. Es muy complicado pero si uno se lo propone y tiene fuerza de voluntad es capaz de conseguirlo.
Hay otras situaciones en las que pedir ayuda también es importante y esencial, por no decir imprescindible. Con esto me quiero referir a las mujeres (y ahora también algunos hombres, pero sobre todo mujeres) que sufren violencia de genero. Esto es muy importante para poder salir de este infierno (iba a poner la palabra infierno entre comillas pero lo he pensado mejor y, es que en verdad es un infierno con todas sus letras). Estas personas deben dejar a sus parejas en el mismo momento en el que detecten algún síntoma si no quieren que su situación vaya creciendo y creciendo y se vaya haciendo cada vez mas grande por que cuando quieran salir de ahí puede ser que sea demasiado tarde. Todo esto se puede evitar, solo que hay que atreverse a pedir ayuda a amigos, familiares, policía…si no todo esto será mucho más complicado de lo que parece y son palabras mayores.
En mi situación pido ayuda para aprobar matemáticas (suena un poco a chiste pero…es broma jajaja), pido socorro para poder recuperar lo que era mío y un día me arrebataron sin ton ni son. Pido ayuda para poder ayudar a mi familia siempre y cuando lo necesite, que siempre este disponible para poder servirla, pido ayuda para poder hacer de mi vida lo que yo quiera. Con esto no me quiero referir a nada malo ni nada si no solo conseguir lo que quiera. No quiero decir los caprichos, si no conseguir el futuro que quiero, el trabajo que quiero, la pareja que quiera…en definitiva, tener la vida que yo quiera tener. Poder tener la oportunidad de poder escoger yo la vida que quiero vivir, como, cuando, con quien…
Hay veces en las que queriendo o no, pido ayuda o socorro. Seguro que al igual que yo mucha lo hace también. Me refiero a situaciones en las que no nos encontramos bien y no sabemos a quien acudir porque piensas que no lo debe saber nadie y te ahogas con tus mismos pensamientos y sentimientos. Una manera de pedir socorro o ayuda es poder contárselo a alguien, desahogarte con alguien contándole tus cosas y todo lo que te pasa. Porque aunque a veces pensemos que no tenemos a nadie o que no le podemos contar a nadie lo que nos pasa, esto en realidad no es asi. Nosotros estamos rodeados de gente que nos quiere, y puede que muchas veces sea de gente de la que no nos damos ni cuenta. Gente que solo pensamos que somos para ellos algo mas y que sin embargo van a estar ahí para ayudar y para aconsejar en todo lo que puedan. Pido ayuda y socorro también por la situación en la que me encuentro, tengo la cabeza echa toda un lio y no se que voy hacer con migo misma. Todo iba muy bien hasta que alguien se cruza por en medio y te pone en duda todo aquello que creías que era muy firme. Pues bien necesito ayuda con esto porque no lo puedo solucionar sin alguien que me diga realmente lo que yo debo de hacer.
Hola me llamo Nerea y esta carta, es una carta de socorro dirigida a quién pueda leerla, no, no estoy secuestrada y mi vida por suerte no corre peligro o por lo menos, no un peligro físico tal y como lo entendemos. Aunque más que una carta de socorro, podría parecer que es una petición de ayuda, o tal vez sea eso lo que quiere decir “carta de socorro”, quizás sea lo mismo, en fin no lo sé, pero paso a redactarla no sin antes aclarar que no tiene un destinatario fijo, que no va dirigida a ninguna persona en concreto, porque puede ser que la persona que menos pienso, pueda ser la que más me pueda ayudar y además son tantas las ayudas que necesito, que dudo mucho que sea a una sola persona a la que va dirigida la carta y la que me puede ayudar.
Lo primero que debo de tener en cuenta al pedir ayuda o socorro, es que esta ayuda no la quiero para que sean los demás me solucionen la papeleta, sino que la solicito, para que con ella, me hagan ver el camino o el proceso para yo poder realizarlo, ya que si la pido es porque pienso que sin ella yo no sabría hacerlo. Tampoco pido imposibles, lo imposible no se puede hacer ni tiene remedio, ni tan siquiera pido enchufes, ya que eso no son ayudas sino engaños (pan para hoy pero el hambre para el mañana), o como dice un gran proverbio chino, “si alguna vez ves que hay una persona que tiene hambre, no le regales un pescado, tan sólo enséñale a pescarlo”, aunque la verdad es que hay veces que un pequeño empujoncito siempre viene bien, ya que así tienes la oportunidad de demostrar lo que vales y si no te dieran esa oportunidad difícilmente podrías demostrarlo
Mis peticiones de socorro son muy diversas, la primera se refiere a mis sueños, ¿Qué sueños tengo? ¿Cómo conseguirlos? Respecto a ellos, el más inmediato es el de mis estudios, lograr la meta que me he marcado, conseguir mi objetivo, la manera de realizarlo la sé, con constancia y esfuerzo, pero tengo muchas dudas, tengo dudas de que si el trabajo que hago y os puedo asegurar que es mucho, lo estoy haciendo bien, y esas dudas las tengo porque no obtengo el resultado que yo espero de mi esfuerzo, quizás sea mi forma de estudiar, que no sea la más conveniente, o la forma de memorizar, o tal vez la forma de desarrollar el razonamiento del estudio, no sé, por ello ésta petición de ayuda y ¡Ojala! Llegue un príncipe azul o una princesita preciosa, o aunque sea un sapo feo y verde pero que consiga salvarme, yo estoy dispuesta por mi parte a escuchar todas las sugerencias que me lleguen de buena fe y tratar de llevarlas a cabo, a ver si así consigo mejorar, si ya lo sé y soy consciente de ello, me pueden ayudar pero el trabajo lo tengo que realizar yo, la que tiene que conseguir dar el rendimiento a mi trabajo soy yo, ya que sólo para mí será el resultado, pero no veo el camino.
Otra petición de socorro que tengo, que no es menos importante que la anterior, es más si la analizamos fríamente quizás sea hasta más importante, es la de que me ayuden a corregir mi mal comportamiento hacia los demás, ya que aunque yo no me dé cuenta, sé que numerosas ocasiones es así, al menos en más de las que me gustaría que fueran, quisiera llegar a ser mejor persona de lo que soy, no quiero con esto llegar a ser como un “ángel”, ya que esos seres no son de éste mundo, ni tan siquiera pido el ser la persona más buena del colegio, tan sólo quiero mejorar mi calidad de persona, que en el caso de que cualquier otra persona, tal y como yo lo estoy haciendo en este momento, pida ayuda mediante una carta de socorro y si yo tengo la más mínima posibilidad de ayudarle, lo haga, no sólo que lo haga sino que esa ayuda sea desinteresada, sin entrar en valoraciones de cómo es esa persona y su relación conmigo, como se suele decir que lo haga aunque no me caiga bien. Me gustaría tener más capacidades y más cualidades para ayudar a los demás, tenerlas y no desaprovecharlas, además ser un poco más humilde y aceptar las críticas aprendiendo de ellas, no cuestionar tanto las cosas ni los actos de los demás, tener más confianza en las personas tratando de no buscar en ellas su doble intención, sino viendo en ellas la intención de dar una respuesta a mi carta de socorro.
Hay otras muchas cuestiones sobre las que pudiera pedir socorro, pero son de menor importancia y con tratar de solucionar estas dos peticiones, me sentiría más que satisfecha, si sé que soy un tanto egoísta, pero es mi carta de socorro y al igual que como ocurre con mis sueños, sueño o trato de hacerlo con las cosas que me atañen a mí, y aunque en los sueños aparezcan otras personas implicadas, el eje sobre el que se centran los acontecimientos soy yo, lo que ocurre es que a veces el sueño se convierte en pesadilla, tal y como ocurre en la vida cuando algo nos sale mal, que bonito sería que las pesadillas solo aparecieran en los sueños, que cuando nos despertáramos se acabasen, pero la vida nos da alguna de vez en cuando.
Espero y lo hago de todo corazón, que ésta carta de socorro o petición de ayuda, no caiga en saco roto ni en el olvido, porque aunque no lo parezca, esto no es un trabajo más mandado por el profesor, esto es algo muy serio, es una carta real de socorro y como en todas las peticiones de socorro, ésta se hace y se ha hecho, con la esperanza de que llegue al destinatario, quién quiera que sea, que la lea y me pueda ayudar y salvar de esta situación en la que me encuentro. Tal vez la carta no esté bien redactada, pero eso se puede deber a que no tengo mucha costumbre de escribir cartas, por lo cual pido que no se analice el cómo está redactada, por favor analizar lo que en ellas se dice y se quiere decir, ver mis sentimientos y mis preocupaciones y en la medida de lo posible, aunque sea mínimamente, llevar a cabo mis peticiones, no os podéis ni imaginar cuanto lo necesito, bueno igual que necesita ayuda todo aquel que pide socorro, yo sin pretender ser más que nadie, nada más lejos de mi intención, pido “SOCORRO” con mayúsculas, probablemente porque creo que sin esa ayuda no voy a poder o saber realizar la vida tal y como me la he marcado.
Posdata, analizando las personas que me pueden ayudar, veo que hay muchas que tienen la posibilidad, unas en más medida que otras, pero tal vez se me escapen algunas, que aunque yo no lo crea y sin que me lo espere, pueden ser las personas que me ayuden, ahora me hace falta tener los ojos bien abiertos para poder ver la ayuda que recibo y poder aprovecharla. Gracias por oír mi petición.
La verdad es que no se quien serás tu, puede ser que seas dios pero me parece que esto es muy pero que muy poco probable. Seas quien seas lo único que te puedo decir es una sola palabra: ayuda. No solo te pido ayuda por una cosa si no que te pido ayuda por muchas pero que muchas cosas. Le pido ayuda porque creo que vivo en un mundo en el cual no hay paz y nada más hay guerras de por medio. Me gustaría un mundo en el cual todas las personas que vivieran en el se respetaran y que no hubiera guerras ni nada de eso porque creo que las guerras es lo peor que ha podido inventar el ser humano., pero por una parte pienso que es lógico que haya guerras porque todas las personas no piensan igual ya que cada persona se ha criado en un ambiente distinto y cada persona tiene una cultura y unos ideales distintos, pero creo que debemos de aprender a respetarnos los unos a los otros seamos de la religión que seamos o tengamos la ideología que tengamos. Por esto te pido ayuda. Tambien te pido ayuda porque en este mundo en el que vivimos hay mucha gente que no tiene para comer y están pasando mucha pero que mucha hambre. No es justo que esas personas no tengan comida y se estén muriendo de hambre. Te pido también ayuda porque creo que vivo en un mundo que no es justo porque mientras que mientras unas personas por hacer cuatro cosas ganan mucho pero que mucho dinero y tienen todo tipo de lujos ( yates, mansiones y comidas de lujo) otras personas se encuentran pasando hambre como ya he comentado y además sin dinero para poder comprar ropa y cosas básicas para subsistir. Pero no solo hablo de las personas pobres que no tienen hambre si no que también hablo de todas las personas que trabajan todos los días y no tienen un sueldo digno. Por ejemplo, mientras que mi padre se mata todos los días trabajando para ganar un sueldo que no llega ni a los dos mil euros, un futbolista por el hecho de haber nacido con el don de darle patadas a un balón gana millones y millones de euros al año. Por esto te pido ayuda. Tambien te pido ayuda porque creo que vivo en un mundo lleno de injusticias. Te pido ayuda porque creo que vivo en un mundo lleno de maldad y sinverguencerio. Te pdio ayuda porque vivo en un mundo donde hay violencia y maltrato a personas que no se lo merecen. Me parece indignante que en este mundo haya pederastas o maltratadores. Me parece indignante que en este mundo haya personas que puedan mandar sobre otras y hagan lo que ellos digan. Por ejemplo, esa mujer maltratada que no sale de su casa por miedo a que su marido la pille en la calle y le de una paliza. Por favor, socorro porque vivo en esta sociedad llena de discriminaciones por el sexo o por la raza. Me parece indignante que haya hombres que desprecien a las mujeres solo por el hecho de que sean mujeres. Por ejemplo, esta el caso de esos hombres que son jefes de una empresa y no cogen a mujeres para un puesto de trabajo por el hecho de que son mujeres. Pero no solo son hombres los que discriminan a las mujeres si no que hay mujeres que maltratan física y mentalmente a hombre y la verdad es que esto es muy pero que muy malo para la sociedad y creo que es muy pero que muy indignante. Tambien te pongo el ejemplo de esa gente que es racista y se meten con al gente de color. La verdad es que me parece indignante. Me parece indignante porque creo que todos debemos de respetarnos seamos hombre o mujer, negro o blanco, de izquierdas o de derechas. Tambien pido socorro porque vivo en una sociedad capitalista y de consumismo. Te pido ayuda porque la gente en mi sociedad es consumista a mas no poder y solo piensan en comprar comprar y en comprar. Tambien te pido ayuda para que elimines de mi mundo a esas personas que son homofobas, es decir, que rechazan y se meten con las personas que son homosexuales, es decir, que les gustan las personas de su mismo sexo. La verdad es que yo no soy muy partidario de la homosexualidad pero creo que los y las homosexuales no le hacen ningún daño a nadie y tienen derecho a vivir como todo el mundo. Te pido ayuda por todo esto. Te pido también ayuda porque creo que vivo en un mundo en el que hay muchas personas que son de unos ideales políticos y de otros. Te pido ayuda por esto porque creo que todos nos tenemos que respetar seamos del partido político que seamos. Yo reconozco que muchas veces he discutido con personas que no tienen mi ideología política pero después cuando pienso en frio creo que es tontería discutir sobre estas cosas porque la verdad es que ni zapatero ni Rajoy nos dan de comer aunque puede ser que en parte si nos den de comer porque son los encargados de que nuestro país funcione y la verdad es que me enfado un poco cuando empiezan a pelearse porque lo que yo creo es que no deben de pelearse tanto y creo que deben de hablar entre ellos y arreglar la situación tan mala por la que esta pasando nuestro país. Dentro de el ámbito de la política, también te pido ayuda porque hay mucha corrupción y creo que están engañando a todos los ciudadanos y les estan robando todo el dinero. Por ejemplo, te pido ayuda para que no ocurran casos como el gurtel ni el de malaya. Aquí termina la primera parte de la carta en la que te he pedido ayuda para que creas un mundo de paz y sin guerras, un mundo sin hambre y sin necesidad de recursos, un mundo sin violencia, ni maltrato, un mundo sin discriminación de genero, sexo o raza y un mundo si9n corrupción y sin crisis. En esta aprte de la carta te voy a pedir ayuda por cosas que me pasan a mi. En primer lugar, socorro porque creo que vivo en una sociedad en la que nadie me comprende excepto mi familia. La verdad es que estoy muy triste porque que no te comprendan es algo muy triste y grave para una persona. A mi me gustaría que todas las personas de mi alrededor sientan lo que yo siento porque hay veces que no me hace nadie caso.b Por ejemplo, hay mañanas que me levanto, me ducho y me visto para ir a clase. Me levanto con mucho optimismo y con muchos animos pero cuando llego a la clase veo que nadie me hace caso excepto unas pocas de personas. La verdad es que ya estoy acostumbrado a que pasen de mi, de hecho, a veces pienso que la gente no me aprecia como persona pero me pongo a pensar un poco mas detenidamente y creo que la culpa puede ser que sea mia. Por esto te pido ayuda. Tambien te pido ayuda porque en estos momentos hay personas que están pasando por un mal momento emocional y otras personas muy cercanas a mi están pasando por un mal momento en cuanto a su salud, con lo cual te pido salud para todo el mundo. Por ultimo, te pido ayuda porque creo que me estoy desinflando en los estudios y te pido que me des un poco de fuerza para poder afrontar los ultimo días de clase porque son los mas importantes. En fin, pido ayuda por todas estas cosas que están pasando.
¿Como debería de empezar esta carta exactamente? No sé la verdad como ni como voy a ser capaz de ir desarrollando esto, pero sé que te tengo que pedir a ti: “SOCORRO”. Así que voy a hacer la carta a mi amiga Pepi, que es de las cosas más importantes que tengo ahora mismo, la quiero con locura.
Hola Pepi, sabes tenía ganas de decirte y de contarte todo lo que pienso a veces y que tú bien sabes, pues siempre estás ahí para ayudarme, para valorar cualidades que a mi se me olvidan que tengo y que en muchos momentos soy capaz de olvidar que están en mi interior. Te he pedido ayuda tantas veces que no sabría decir cuantas han sido, son tantísimas, pero muchas, muchísimas. En ocasiones el pedir ayuda no ha sido directamente, pero si en cualquiera de todas nuestras conversaciones. A veces no pides ayuda porque realmente crees que puedes con todo, que llevar tus problemas a otras personas es decir tonterías porque crees que no te van a entender, pero tú siempre vas más allá de lo aparente, me conoces y me apoyas. Hay a veces incluso, que no pedimos ayuda porque nos da cosa, valla que no nos entiendan o quedes totalmente en ridículo, pero tenemos que ser fuertes, y también pedir ayuda a aquellas personas que están ahí para apoyarnos.
Todos tenemos necesidad de pedir ayuda, aunque hay a veces que no lo quieres, no puedes o no tienes a la persona que te puede ayudar. No sabéis la decepción que sentí con un amigo al que yo creía amigo, y eso me supuso creer que nunca más pedería ayuda. Te sientes muy mal cuando compartes con alguien tus sentimientos, cuando confías en que esa persona no se los dirá a nadie porque es tu amigo(o al menos eso es lo que pensabas…), tu mejor amigo, y cuando crees que jamás te fallará, y llegó ese mal momento de mi vida, cuando no sólo se lo contó a todo el mundo sino que también me ridiculizó. Ese tiempo de después fue terrible, creía que jamás volvería a pedir ayuda, decidí hacerme una coraza para que nadie entrara en mi vida. Ese día ni si quiera, pues me lo podría imaginar... Imaginaros, de un día a otro va el que tú pensabas tu mejor amigo y te deja en ridículo delante de muchas personas, haciéndose como el héroe… vosotros no sabéis lo que se siente… La verdad es que es una sensación que más de una vez se te vuelve como a repetir, y es un rollo, porque te da mucho coraje, que la gente te haya estado engañando durante todo ese tiempo, y después llega el momento, que ni si quiera te das cuenta y ¡ZAS! Te engaña, te ridiculiza, te miente,… es como si lo hubiesen hecho por algo, no sé es raro, porque tantos momentos que pasamos “mi amigo” y yo… y derepente va y pasa eso… No sé ahora la vida me ha enseñado que tengo que buscar a las personas adecuadas y conocerlas más afondo y después ya podré decidir yo si son o no buenos amigos o amigas. Pero yo en cambio no me siento afortunada de haber pasado por esa etapa de mi vida, que me costó muchísimo volver a confiar en las personas… hasta que llegástes tú Pepi.
Pero eso pasó, ya forma parte de mi pasado… todos tenemos experiencias malas y buenas, y después de mucho tiempo he llegado a la conclusión de que las buenas amigas como tú son un tesoro en la vida, y que si hay una persona que te hace daño eso no quiere decir que todos te hagan daño, sólo que hay que ir despacito para saber quien te escucha y sabe ayudarte, y por supuesto tu eres mi amiga.
Antes lo he dicho, me pongo hablar y cuando estoy mal sin decírtelo eres capaz de saberlo antes de que te lo diga, pedirte ayuda es tan fácil porque no tengo que hacerlo directamente, lo sabes incluso ya de antes. Me conoces tanto que creo a veces que tengo una suerte enorme de tenerte, siempre estás ahí en los buenos y los malos momentos, simplemente escuchando. Hay tantas personas que les hablas y no saben lo que les estás diciendo no saben escuchar, les hablas de los libros y te contestan cosas, que vamos, que no saben ni lo que están diciendo; claramente no tienen ni idea.
También he pedido ayuda a mi madre tu lo sabes bien. En muchos momentos he pensado que ella no me puede entender porque su vida es tan diferente a la mía, y aunque te dan la paliza los padres diciéndote que puedes contarle a ellos lo que te pasa, no lo tienes claro. A veces cuando haces algo que no está bien y se enfadan, no tienes claro si cuando les pides ayuda se lo van a tomar bien o mal. Pero no ha sido así, poco a poco le he ido contando cosas, a veces de la manera más tonta, hasta que me pasó un poco como contigo, sin decirle directamente que me ayudara, solo viéndome la cara sabía que no estaba bien, que la necesitaba. Siempre me han dicho mis padres que puedo contar con ellos para cualquier cosa, y mi madre me dice que aunque yo piense que es algo sumamente terrible, que no me van entender, mis padres van a ser las personas que siempre, siempre van a estar ahí para apoyarme siempre. Y bueno aunque antes tenía mis dudas ahora cada vez creo más que es verdad. Aunque también pienso que no todos los padres apoyan a sus hijos, y los entienden de verdad. También las circunstancias son muy distintas de unas familias a otras, porque cada familia es un mundo, yo quizás pues les pido ayuda, pero hay gente que no confía nada en su familia.
Sabes otra cosa que he empezado a ver como algo verdaderamente bueno, es tener un ratito al día, ponerme a pensar en todo lo que me pasa, es reflexionar sobre tus pensamientos, tu vida, las personas que te rodean tus amigos, lo que te pasa y como reaccionas ante cualquier circunstancia. Pensando y pensando valoras si lo has hecho bien, o si quieres cambiar algo que has hecho y no te gusta. Me ayuda un montón a organizar mi mundo, mi cabeza, es como ayudarte a ti mismo. Yo considero que soy una adolescente y que soy como soy, pero a veces no me gusta cosas que hago y quiero cambiarlas, no estoy conforme con cosas que me pasan y me esfuerzo para no hacer lo mismo en momentos que no me gusta como reacciono. Por ejemplo no me gusta cortarme a veces y me corto, necesito ayuda de los demás ….no me tengo que ayudar yo misma, y para ayudarme yo misma tengo que reflexionar sobre lo que me pasa en ciertas circunstancias, ver lo que pasa por mi cabeza y cuando me paro a pensar decido cómo voy a realizar mi plan de ataque para que no me vuelva a pasar, sé también que si te lo cuento, seguro que me vas a ayudar, pero sé que yo debo hacer un esfuerzo desde mi interior para luchar conmigo misma. No quiero ser tímida, me crezco a veces en momentos muy difíciles para cualquiera y soy capaz de encontrarme super a gusto con todos, pero en ciertos momentos de mi vida no sé porqué me bloqueo y no soy capaz de hablar…..pues esto lo voy a vencer. Soy como soy pero quiero cambiar cosas que no me gustan de mí. Tu sabes que mucha gente de nuestro alrededor piensan que la gente no cambia, se lo he oído decir a mis padres miles de veces, pues no estoy de acuerdo, nada de nada.
Esta carta Pepi, es querer agradecerte todas las veces que te he pedido SOCORRO y me has ayudado, como tantas otras veces que no te he dicho nada y con cuatro palabras me has ayudado, en serio, eres tan importante para mi, puff no sé que podría haber hecho si tú no aparecieses, así de golpe y porrazo... Yo antes de conocerte creo que no me valoraba, pero tu has sabido decirme tantas cosas buenas que tengo y que ahora estoy totalmente convencida de que tengo muchas cosas tan buenas ……. Gracias.

Queridas personas:

Llevo un tiempo planteándome el porqué de esta vida, llevo tanto tiempo intentado preguntar por qué sonreímos, porque lloramos en otras situaciones adveras… Tengo tantas preguntas que haría una lista infinita de lo que es la vida.

Si alguno fuera capaz de describirme su vida, me gustaría aprender de cada uno un poco y no fijar mi vida en lo que yo quiera si no teniendo en cuenta todo aquello que no he hecho y que podría haber hecho. Si me ayudarais os daríais cuenta que es lo único que busco, no busco recurso material de economía, ni de alimentación que para eso ya existen nutricionistas especializados, sin embargo para la vida no existe nadie especializado y por eso necesito escuchar a las demás personas que convivimos y aprender un poco de cada una de ellas. La vida es dura, por lo menos desde mi punto de vista y nadie puede hacer que no lo sea, pero sí que es verdad que podemos mejorarla.

Ojalá algunos de vosotros me haga ese favor, quiero seguir creciendo como persona y no cometer los fallos que cometen personas porque pueden que por muy pequeños que sean, pueden ser muy graves con sus consecuencias para unas personas y no tanto para otras. Quiero profundizar en mis sentimientos y formarlos poco a poco. Seguir madurando interiormente, porque a esta edad la único que hay es la tontería y la “el ser gamberro”.

Soy joven, quiero seguir teniendo ese espíritu, pero con una personalidad más madura ya prender de todo lo bueno y malo que existe sin que me engañen en muchas de las situaciones que me encontraré en la vida. Por favor no quiero nada a cambio y por supuesto no quiero que me pidáis nada a cambio nada más que compartir mi vida, porque creo que es lo más bonito, más incluso que depender de los vicios que hay en nuestra sociedad: drogas, juicios injustos, tabaco, alcohol, dinero… que es lo único que le mueve a la mayoría de personas, hoy en día.

Si el mañana siguiera así creo que ya no seríamos una sociedad con unos valores independientes si no que todos seríamos iguales, al igual que lso clones, haríamos las mismas funciones, nadie nos controlaría, pero si que las consecuencias serían totalmente negativas porque no habría nada de producción, nadie se preocuparía por el futuro, la mayoría de personas se encontrarían en la miseria y en la pobreza. Pero no solamente eso si no que moralmente, nadie tendría una personalidad determinada, todos pensaríamos igual y no habría otras opiniones. Por esta razón pienso que tenemos que crecer cada uno individualmente, pero compartiendo la vida con otras personas, relacionándose, ayudando ,etc..

Y que mejor vida que esta y edad para mejorar nuestra personalidad, que mejor regalo que nos ha dado la vida para seguir creciendo como personas que muchos lo desaprovechan tomando de base la personalidad de otras personas inmaduras y que no piensan de cara a un futuro. Me gustaría debatir sobre la política, la religión, escuchar opiniones por todos los lados y de distintas formas. Os buscaría a todas las personas y os preguntaría, cada día vivir con una persona distinta sería maravilloso, sería maravilloso poder estar un día con un preso y otro día con el rey de España, sería maravilloso estar con una persona mal instruida y pobre que con Bill Gates. Seguramente los principios de vida de éstas personas serían totalmente distintos pero cada uno tiene una razón de porque vivir y porqué se encuentra en este lugar, un paso hacia otro antes de alcanzar la muerte y el descanso pleno, claro, según mis creencias. También quiero aprender el estilo de vida e cada uno , la moda a la que va y todo lo que piensa de mí, porque yo admito todo lo que me dicen para mejorar en lo que no les guste de mi y en profundizar en todo aquello que si les guste de mi. Por eso cada uno somos totalmente distinto y yo quiero seguir creciendo de forma distinta como cada uno de nosotros que nos encontramos aquí.

A su vez me gustaría estar al lado de personas con distinta cultura, porque aunque yo ya tenga mis conceptos de fe claros, no es malos y porqué no aprende de otras culturas, vivir experiencias que nunca he vivido en mi cultura o religión y así poder conocer más a fondo el porqué de las distintas creencias en el mundo, el cómo surgieron y cómo viven actualmente.

Si seguimos mis peticiones, que no se si hasta ahora serán muchas, también querría viajar a otros países de la misma manera para aprender otros idiomas y reírme de mi propio vocabulario recién aprendido, poder hablar con otras personas en distintos idiomas sería fantástico, pues no sólo eso si no que desearía que mi novia, fuera una persona extranjera, pues yo creo que así todo sería distinto y tanto el uno como el otro aprenderíamos de nuestras manías y tradiciones.

Debatir con un político y pegar “palos” al igual que el a mí. Me gustaría tanto subirme a La Moncloa y decirles a cada uno de ellos que los único que quieren es el dinero y nada más les importa, ellos van coger y recibir, no a dar, que es lo que necesita el país para poder salir de esta crisis que tanto nos está afectando.

Tengo tantas peticiones para que me ayudéis pero creo que especialmente es este deseo, el de vivir al lado de todas las personas para compartir. Me gustaría conocer a toda la gente, no que todo el mundo me conozca a mí. Sólo quiero estar en compañía aunque sean unos momentos, de esa manera creo que encontraría la verdadera llave para seguir viviendo y reforzar mis pensamientos y conceptos, secretos que existen y nunca se han desvelado.

Realmente si haríais esto por mí estaría demasiado agradecido, no sé como podría pagároslo, pero creo que un poco de mi personalidad también os viene para aprender, creo que no hay nadie inútil en el mundo porque todos sabemos algo, aunque sea una cosa muy pequeña sabemos algo, el hecho ya de coger una cuchara y comer es un logro, el hecho de escribir es un logro, el hecho de andar es un logro, el hecho de correr es otro logro, el hecho hablar es un logro, y el hecho para mí más importante es el de COMPARTIR JUNTOS.  Es cierto que a algunos les puede resultar una tontería esta carta, para mí sin embargo, es una carta muy importante, porque hace que todo lo que querías hacer y destacar cuándo antes no pudiste lo que  tienes delante por primera vez. Es una carta para expresar todo aquello que te daba timidez y al final lo sueltas. Es así como me he sentido y me sentiré. Por último solo me gustaría agradeceros a todos y por última vez gracias a todo el mundo que me ayude, gracias a todos, perdonadme por ser tan egoísta pero creo que en una carta como estás cualquiera se pone un poquito más caprichoso. “Las posibilidades no se agotan si no que se consumen” con esta frase puede definir a cada una e las personas, cada uno somos diferentes e irrepetibles, no somos clones o cromos como dije antes, y lo más importante a destacar es que nadie es “PERFECTO” y nunca lo será, por lo menos desde mi punto de vista. Gracias por todo, por favor no os olvidéis de mí porque yo tampoco olvidaré lo que estáis haciendo por mi. GRACIAS

Hoy es el día perfecto para escribir esta carta, porque hoy, de verdad,  hoy necesito ayuda. Así que aquí va: Carta de Socorro.(Una pequeña aclaración:esta carta no se escribió el mismo día en que fue publicada)

A quien quiera que la esté leyendo en este momento:

Ayúdame, por favor. Hoy he tenido un día pésimo y horrible, un día completa y absolutamente gris; gris tanto en el cielo, que hoy estaba cubierto de nubes, como en mi interior. Un día en el que más me habría valido quedarme en la cama, sumida en la feliz indolencia del sueño, y si hubiera sabido que lo iba a pasar tan mal, me habría quedado durmiendo gustosamente. Hoy ha sido el típico día que, ya desde bien temprano, comienza mal; y no hace sino empeorar y empeorar progresivamente conforme pasan las horas, hasta que alcanzas tu límite. Me he levantado completamente desganada, hoy me he mirado en el espejo y no he visto los ojos brillantes y la sonrisa que últimamente siempre veía, no he visto nada más que unos ojos vacíos y tristes; y la desgana inicial se ha ido tornando poco a poco en tristeza y melancolía conforme he empezado a darme cuenta de lo estúpida que he sido, hasta que he tenido que luchar seriamente para contener mis lágrimas en clase hoy, apretando mis puños y mordiéndome los labios hasta hacerme heridas; un nudo de rabia me oprimía la garganta y la cabeza me dolía bastante. Y apenas he llegado a casa he podido desahogarme, pero sólo un poco, porque no quería que nadie sepa lo que me ocurre (¡pero si es que no lo sé casi ni yo!); ha sido inútil, sin embargo: todos los que me han visto la cara hoy saben que me pasa algo; pero nadie sabe el qué concretamente. Así que me he limitado a llorar en silencio. Y quiero aprovechar esta carta para desahogarme un poco; lo necesito.

Yo lo sé, y no lo sé a la vez. Lo que me pasa es que estoy muy confusa, es que ya no sé nada. Ya no sé ni en quién puedo confiar, ya no sé lo que siento, ya no sé si he estado viviendo nada más que una mentira. Me siento utilizada; como una muñeca inservible que acaba en la basura cuando te aburres de ella. Sólo que yo no soy una muñeca, y tengo sentimientos, aunque a nadie le importen lo más mínimo.  Tantas cosas siento a la vez que ya ni siquiera sé cómo describirlo…estoy tan confusa.

Claro, se está muy bien cuando una no piensa objetivamente en sus actos ni en las consecuencias de los mismos, y se limita a ver la vida de colores sin ver la realidad. Pero duele cuando se te ocurre acordarte de mirar a tu alrededor, y ves que lo que tenías por flores son en verdad espinas, y que te estás cortando con ellas.  Eso es lo que me ha pasado: me he dejado llevar por una febril felicidad. Sí, llevo bastante tiempo tomándome todo con una quizá excesiva calma y sin pensar demasiado en nada, porque cuando piensas, duele; es mucho más fácil colocarse una sonrisa en la cara, reírse por todo y pasar los días sin darte cuenta de que, en el fondo, mis entrañas están en ruinas. Y claro, cuando vives en tu nube de felicidad, se está muy bien, es una placentera indolencia; pero cuando algo te obliga a abrir los ojos a la realidad y ves que no todo es como pensabas, duele aún más. Y ya todo es negativo, todo es malo a mis ojos. Hoy no veo nada, mis ojos están empañados por lágrimas y por dolor.

Hoy siento tantas cosas…Tantas cosas a la vez, y ninguna buena, que estoy muy confusa…¿realmente puede alguien sentir tantas emociones simultáneamente?

Me siento inútil, pequeña e impotente ; siento que estoy completamente atada de pies y manos, que no hay nada que pueda hacer para mejorar y cambiar mi situación actual, que no puedo sino limitarme a dejarme llevar; y que es inútil luchar contra la corriente, es inútil. Me siento frustrada, porque no me gusta verme así de vulnerable, y porque odio aún más saber que no puedo hacer nada, nada. Me siento muy enfadada conmigo misma por ser tan débil, porque las cosas me afecten de esta manera. Me siento presionada, siento que si cometo el más mínimo error me voy a quedar completamente sola. Me siento amenazada, porque hay tantas personas que me quieren ver caer…que me asusta. También me asusta estar tan llena de odio. A veces siento que soy una persona horrible; llena de odio, egoísta e hipócrita. Y eso no hace sino empeorarlo todo. Tengo miedo, tengo mucho miedo; los fantasmas de mi pasado me acosan, y creo que no he superado del todo aquél abandono; no lo he superado porque aún es lo que más temo, no podría soportarlo otra vez. Y siento que está cerca.

Pero aún así sigo luchando por levantarme,  y probablemente mañana me encuentre mejor y piense que todo esto no ha sido más que una tontería, y que exageré. Pero así es como me siento hoy y me estoy limitando a describirlo aquí, porque ahora mismo necesito ayuda. Mi vida es una maldita montaña rusa. Necesito un hombro sobre el que llorar, alguien que me diga que no le soy indiferente, alguien que se limite a abrazarme sin pedirme explicaciones, porque no quiero darlas. Quien sea. Unas palabras de ánimo, de apoyo. Un “no te voy a abandonar”, porque en el fondo eso es lo que más temo: la soledad.

Aunque su número va en descenso progresivo, aún hay días en los que me siento así de mal; y es en esos días cuando necesito ayuda, ayuda para volver a sonreír. Y afortunadamente, suelo tenerla. Muchas veces es una simple mirada que parece decir “sé que te pasa algo”, o alguien que se acerca a ti y te dice que tienes mal aspecto. Y las personas más cercanas son las que más te ayudan, cuando te agarran los mofletes y tiran para hacerte sonreír y hacen veinte mil tonterías para que esboces una sonrisa sea como sea. Las personas que cuando te ven los ojos llorosos se limitan a decirte cosas como: “como llores, te pego” o,”¿eres tonta?”,o simplemente se limitan a darte un abrazo cálido. Y a menudo, la persona que más te ayuda y reconforta es, curiosamente, quien menos te esperabas.Y, ante todo esto, lo único que puedo decir es esto: muchas gracias. Gracias por la ayuda, gracias por estar ahí. Me he dado cuenta, a pesar de tener la cabeza bastante embotada por la amargura, de que, aunque haya gente que te traicione y en quien no siempre puedas confiar,o con quien no siempre puedas contar;aunque haya gente que, a pesar de recibir todo tu afecto,no respondan del mismo modo y te hagan sentir pequeña e insignificante;aunque haya gente así no se debe perder la esperanza y la ilusión: el mundo está lleno de buenas personas con buenas intenciones y que reparten sonrisas y cariño allá por donde van. Me he dado cuenta que es inútil pedirle a alguien algo que nunca va a darte,mientras que es mucho más fácil mantenerte cerca de quien te hace sentir bien.

Así que espero, de verdad, contar siempre con ayuda cuando más la necesite, y también espero ser yo siempre una mano dispuesta a ayudar a quien la requiera. Porque si hay algo en lo que tengo una firme convicción, es que el hombre no está hecho para estar solo; o al menos la mayoría de ellos. Y eso implica que solo teniéndonos unos a otros saldremos adelante, sólo si tienes alguien en quien apoyarte te levantas del todo.

RSS

Fotos

Cargando…
  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio