FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Están ahí, en tu mente, aunque ni te acuerdas. Esa mirada, ese día en la playa, ese juguete de reyes magos, esa herida en la mano, ese olor de la infancia, ese roce. Fueron tan importantes para tí en aquel momento, incluso algún tiempo despues.... y sin embargo ahora estaban olvidados ¿por qué quisiste olvidarlos? ¿y si no quisiste por qué dejaron de ocupar el centro de tu pensamiento?.

Haz un esfuerzo, siéntate, toma una fotos del pasado, o algún objeto antiguo. recuerda sus imágenes, sus rostros, sus palabras, la música del recuerdo, el olor del recuerdo, el tacto del recuerdo....y sé feliz....o triste....o enamorado.... o desilusionado al menos una vez más.

Visitas: 766

Respuestas a esta discusión

Puff, es cierto. Ahora que me pongo a pensar, aquellas cosas que en un pasado fueron tan importantes para mi, ahora apenas significan nada. La verdad que no sabría responder el por qué de esta situación.
Para acordarme de esos recuerdos, yo he de cerrar los ojos. Imaginarme que estoy en un espacio oscuro, sin nada que impida limitaciones, es decir, sin ninguna barrera que determine el espacio del lugar, pero todo en negro. Allí, a la ver que me voy sintiendo triste y sola, empiezo a ver una cosa que se ve muy a lo lejos. Decido levantarme del suelo e ir en su búsqueda. Cuando llego allí, veo que es un archivador enorme, pero enorme. Hay muchos cajones, unos más grandes que otros, pero muchísimos. En cada uno hay una etiqueta en las que pone: Llantos, Risas, Felicidad, Soledad, Cumpleaños, Playa, Familia, Peleas, Viajes, Excursiones… Y así sucesivamente. Decido abrir un cajón, y ahí están, todos esos momentos en los que he llorado. Por todo. Desde que era pequeña, hasta ahora. Esos llantos que hacia que la maestra regañara a mis compañeros. Ese llanto con el que decía a mi madre que no quería comer. Ese llanto que me produjo la separación de mis amigas. La cantidad de lágrimas que la muerte de ese ser querido a provocado en mí, en tantas y diferentes ocasiones. Todas esas lágrimas que hacen que me acuerde de cada momento. La verdad que el llanto mas importante fue uno, y no se me olvidará en la vida. Era un niño pequeño, tan pequeño que estaba todavía en preescolar. Se murió mi abuela, y yo, con solo 5 años, lloré en mitad de la asamblea. Se que yo era muy pequeño, y aun no puedo saber como pude llegar a entender tal momento. Ahora que lo pienso, es increíble, pues un niño de esa edad, no sabe lo que significa la muerte de nadie. Aunque sean lagrimas, la verdad que cada una de ellas ha sido por un tema diferente y en ocasiones diferentes, por lo tanto, forman el recorrido de mi vida.
Cuando terminé de recordar todas esas lágrimas, decidí cerrar ese cajón y abrir otro. Ahora tocaba el cajón de risas. No me lo podía creer. Yo había tenido un montón de momentos en los que las risas predominaban. Era algo fantástico. Una sonrisa significa mucho para mí, y para mi sorpresa, había tenido miles de sonrisas en mi cara. Me acordé de las risas que yo me echaba con mi abuelo. De las risas que me he pegado en clase a costa de mis profesores. Me acuerdo incluso cuando estaba triste, porque la persona a la que quería no estaba, y otra persona se acerco a mí, e intento sacarme una sonrisa, y lo consiguió. Tantos momentos…
Después le tocó el turno al cajón de familia. Este si que era grande. Tenia recogidos todos los momentos con mi familia, es decir, llantos, risas, regalos, cumpleaños, videojuegos, comidas, fiestas, enfados… tantas cosas, que en resumen seria, mi vida. Al abrir este cajón, me acorde de una noche vieja en mi casa con mi familia. Fue el mejor año que yo pasé. Celebrando la entrada de año junto a mi familia. ¿Había algo mejor? Para mi no. Me lo pasé tan bien, que realmente no se como se me puede olvidar. Recordé cada época de Reyes Magos. Recordé a mi abuelo. A esa persona tan especial en mi vida. Y me acordé de las jugarretas que le hacía cuando era pequeña. Sobre todo, cuando le escondí las llaves del coche detrás del frigorífico. Que momentos, y saber que no se repetirán nunca más…
Decidí cerrar ese cajón y volver a abrir los ojos.
En el momento en que vi la luz del día, me di cuenta de todo. Esos momentos tan especiales en nuestra vida, no se olvidan. Solo son almacenados en nuestra mejoría, para que nosotros podamos consultarlos siempre que queramos. Esos momentos en los que estamos tan bien, o estamos tan mal, no los olvidamos. Estos han marcado nuestra vida, por lo que jamás podrán ser borrados de nuestro disco duro. Permanecerán ahí hasta que llegue el fin de nuestra vida. Será ahí cuando todo lo bueno y lo malo de nuestra vida, lo olvidemos y empecemos a limpiar nuestro disco duro.
He comenzado la experiencia yo sola frente a la hoja en blanco del ordenador, y con música puesta. Y nada más empezar, me ha venido a la mente, gracias a la canción, una persona de la que estuve enamorada hace un tiempo. Pero no los momentos malos que hicieron que mi amor hacia él se perdiera, sino los buenos, como por ejemplo, el día que le conocí. Yo le había visto a lo lejos y pensé que era un chico muy mono. Durante toda la estancia en ese lugar, al que pondré X, ya que si no, sabrían quien soy, me dediqué a seguirle con la mirada, pero poco más. Más tarde, una amiga me encontró por casualidad, y cuando nos fuimos a hacer una foto, le llamó a él para que la hiciese. Resulta que era amigo suyo, que había venido con ella. A raíz de eso, comenzaos a hablar y tal, y cuando pasaron los meses me di cuenta de que me había enamorado, pero el sentimiento no era mutuo, pero eso es otra historia.
Al recordar ese lugar, X, me ha venido a la mente la primera vez que fui, con mi padre. Él estaba un poco extrañado, ya que nunca había estado en esa clase de lugares. Mirando cosas, me encontré con mi mejor amiga, que en ese momento estaba con otra chica, la cual, si he de ser sincera, me cae bastante mal. Me paré a hablar con ella, pero la otra muchacha le dio un tirón del brazo y se la llevó consigo.
Al acordarme de estas chicas, me he acordado de mis días de clase en la ESO, de esos momentos que yo creía felices y luego se transformaron en muy malos momentos. Para evadirme de esos malos recuerdos, agudizo el oído. La canción que suena es “Corazón partío”, de Alejandro Sanz. Esa canción me trae muy buenos recuerdos, de cuando yo comencé mis clases de danza en mi tierra natal. Mis amigas de cuando yo era pequeña, de cuando jugábamos en el patio del colegio a ver quién quería al Backstreet Boy más guapo. Bobadas de niña pequeña.
También me ha venido a la mente la vez en sexto de primaria que fui a casa de mi tía, que vive donde yo vivía antes (no la misma casa, pero sí la misma ciudad), y me despertaron seis niñas sonrientes a las que llevaba sin ver siete años. Ese día fue muy emocionante, pues me reencontré con mis amigas de la infancia a las que creía perdidas. Yo las reconocí a todas y lo que más me alegró fue que ellas me reconocieron a mí también.
De repente me vino también a la memoria la de estupideces que he hecho en mi vida, como por ejemplo, el día que me cabreé con una chica y le quise dar envidia, y otra amiga me escribió una carta simulando ser un chico que me gustaba, diciendo que quería que nos viésemos. Me salió el tiro por la culata, pero bueno, me reí mucho escribiendo la carta con mi amiga, pues ponía cosas de estilo telenovela mexicana. Hay que decir que yo estaba en sexto o en primero de la ESO, es decir, en plena edad del pavo.
Sigo escuchando a Alejandro Sanz, y me viene a la mente el concierto al que fui. Fue el del tren de los momentos, su penúltimo álbum. En una de sus canciones, que habla de perfumes de clavel, comenzó a tirar claveles al público. Yo estaba en primera fila, pero no pude alcanzar ninguno. Cuando el concierto terminó, me acerqué un poco más al escenario, y me dieron un clavel, el que él había tenido durante el concierto. No es muy difícil entender que aún lo guardo con mucho cariño, ¿no?
También he recordado, no sé por qué, las vacaciones que pasé en Asturias con mis padres, cuando fuimos al aparcamiento a por el coche y estaba todo rodeado de vaquitas. Hay que decir que el hotel estaba en lo alto de los Picos de Europa, en una aldea de tres casas que se llamaba Mesariegos, sobre otra aldea un poco más grandes llamada Sobrefuentes. Y cómo me tenía que tapar con dos mantas en mitad de agosto del frío que hacía.
En fin, así podría tirarme la vida halando, porque son tantos y tantos los recuerdos que conservo en la memoria, que no podría terminar nunca de escribirlos.
Para mucha gente, recuperar recuerdos perdidos o del pasado es interesante, curioso o incluso lo encuentran divertido. Esto sucederá siempre y cuando sean recuerdos buenos y agradables por que si no, no creo que fuera tan divertido ni tan curioso. Siempre es bueno y bonito poder recordar momentos del pasado en los que eras muy feliz. Poder recordar momentos, historias, recuerdos…del pasado, es como volar y volver hacia el. Es todo como si lo estuvieras viviendo de nuevo, como si te situaras en el mismo espacio y o lugar en el que una vez sucedió y en el momento esta volviendo a suceder. Recordar momentos, mil historias, mil palabras, lugares, anécdotas… Es retroceder atrás en el tiempo y volver a vivir ese mismo momento, vuelves a recordar todo ese momento y todos los momentos y recuerdos que aquello consigo lleva o lleva consigo. Muchas veces recordar momentos del pasado no es tan bonito como se pinta. Muchas otras veces es mejor dejar lo recuerdos en el pasado y simplemente vivir del presente y pensando en el futuro. Hay otras veces en las que es mucho mejor no echar cuenta al pasado y vivir tranquilos y felices. Hay gente que dice tener un pasado oscuro o algo de eso y yo creo que eso no es del todo verdad por que no creo que hayan hecho algo tan malo o, tan poco bueno como para decir que tiene un pasado muy oscuro. Si es cierto que seguro que todos nosotros tenemos recuerdos del pasado que no son nada buenos, malos o, simplemente tenemos recuerdos mejores, pero todo esto no quiere decir que tengamos un pasado negro u oscuro. El decir esa expresión “pasado oscuro”, da la impresión de que has tenido que ser una persona muy mala o da a entender también que has podido hacer cosas terribles. Por eso no creo a esa gente que dice tener ese cierto tipo de pasado. Yo supongo que lo que les pasara es que han tenido que vivir ciertas cosas que no les causan una sonrisa en los labios, si no que todo lo contrario, y por eso, por no recordarlo dicen ese tipo de expresiones. Pero ahora nosotros por lo que nos tenemos que preocupar es por vivir un buen presente, dejando atrás los malos recuerdos y vivir pensando en los buenos, por que por suerte o por desgracia el pasado escrito fue borrarlo no podre. Otra cosa que podemos hacer, es vivir el presente con todas nuestras ganas y energías, procurar no equivocarnos y, si por alguna casualidad de la vida lo hacemos, debemos procurar arreglarlo o disculparnos a tiempo en el caso de que le hayamos hecho daño a alguien para así evitar que en un futuro tengamos que estar enfrentados con esta persona. De esta manera en un futuro próximo, cuando digamos de “echar mano” al pasado no nos lamentaremos o al menos lo haremos en menor medida que anterior mente. Por eso es muy importante hacer las cosas pensándolas bien antes de hacerlas y luego ser consecuentes con lo que pueda venir, en el caso de que pase algo.
Esta experiencia me ha servido para darme cuenta de que en el pasado tenemos muchos muchos recuerdos, algunos mejores, otros peores, pero todos recuerdos y puede que, los no tan buenos me hayan hecho reflexionar y aprender de la experiencia por si alguna otra vez, Dios no lo quiera, se volvieran a repetir. Todo esto es bueno, (también depende desde el punto de donde se mire porque a mi en ese momento no me hubiera gustado pasarlo mal) no me arrepiento de haber vivido algunos malos momentos en mi vida por que se de que manera tengo que actuar la próxima vez, y puede que no todo el mundo tenga esa experiencia igual que la tengo yo. En mi opinión mi siento una persona afortunada por lo que se y lo que hoy y día a día voy obteniendo.
Bueno para este trabajo ,he elegido este tipo de experiencia que tanto de una forma o de otra no le veo mucho sentido pues los recuerdos son bueno si te fue bien pero y si esos recuerdos te llegan y no te fue tan bien que nos puede pasar ante esto,pienso que recuperar estos recuerdos perdidos es dificil pienso que lo que se ha perdido para recuperarlo cuesta mucho y a veces ni llega esta situación.Uno de los recuerdos perdidos que se podía recuperar puede ser que en los pueblos que no hubiese instituto pudieses ir a la ciudad para estudiar , e ir a la ciudad a colegios menores, internados , dónde allí te tiras todo el curso , fuera de la familia, aunque este recuerdo es duro pero a la larga las personas que lo han vivido recogen muchos frutos, yo lo puedo decir de personas de otras épocas que lo hicieron y que ahora les va muy bien de poder aprovechar aquella oportunidad, se han formado tanto a nivel de estudio, como esa persona se va hacíendo màs persona, sales hecha una mujer,aprendes normas de comportamiento, de responsabilidad , de puntualidad que luego para la vida diaría nos puede valer, yo he hablado con personas que lo han hecho y estan muy contentas de ello.Otros de los recuerdos perdidos que se podría recuperar, es como me han dicho que antiguamente en los colegios se aprendía a costura, ganchillo, punto y ahora este tipo de manualidades se están perdiéndo puede ser que a los profesores no les guste o que la enseñanza no abarque este tipo de asignatura, pues yo creo que se podría recuperar pues es bueno para la vida de las personas.Otro de los recuerdos perdidos que se podría recuperar es por ejemplo es el ir a la playa como iba mis abuelos alquilaban un coche en el verano para toda la familia y disfrutaban de ese día maravilloso y ahora parece ser que ya cada uno vamos a nuestra manera,.Otro de los recuerdos perdidos es la imagen de los reyes magos con la ilusión que esperabamos esos días, y que ahora eso ya ha pasado a el recuerdo sin darle casi la menor importancia.Otro de los recuerdos perdidos que se podrían recuperar es que en los veranos en mi pueblo hacían una balsa en el río la llenaban de agua, y allí bajaban tanto de mi pueblo como de los pueblos de al lado para poder bañarse y ahora esto lo han quitado con las piscinas y yo piénso que aquello era mejor pues la piscina me da picor con tanto cloro., este agua era corriente, nos llevabamos las comidas, comiamos en los campos y era un día de deporte y de hocio para todas las personas que ibamos allí, era como una especie de convivencia con toda la gente de mi pueblo y del pueblo vecino.Otro de los recuerdos perdidos y es cuándo miro la foto de sanidad y es que había un médico la veinte y cuatro horas y ahora solo está un rato por las mañanas y está muy desatendido , pues esto me gustaría que pudiera volver como antes la atención sanitaria que había., a partir de las dos de la tarde dependemos de un centro de salud que se encuentra a media hora de aquì,para cualquier urgencia hay que esperar un montón de tiempo y no tenemos una atención adecuada.Este recuerdo si que lo añoro tanto yo como el resto de toda mi familia.Otro recuerdo perdido y es que a través de la parroquia en mi pueblo todos los veranos los sacerdotes reunian a toda la gente joven y haciamos convivencias en las cuales, se conocian más a los niños y luego quien queriamos ibamos a las colonias, a la playa, y allí coincidiamos con otra gente, y nos enseñaban a nadar, a hacer juegos y otros tipos de actividades y nos divertiamos mucho, otro de los recuerdos que me gustaría que en mi pueblo se recuperara es que en las fiestas antiguamente y yo habíendo preguntado a la gente mayor, se hacián corridas de mulo, y la gente se subía en ellos y cogian cintas y el que más cogia ese ganaba la copa.otro de los recuerdos perdidos que tanto añoro es la inocencia la poca preocupación por el mundo por las cosas, y ahora de lo poco se hace un mundo,esta es una época dificil , nos damos más cuénta de nuestras limitaciones de los errores que cometemos pues de esa forma la vida se nos va haciéndo más dura y dificil.También recuerdo cuando era pequeña que no quería comer y mi madre me regañaba para que lo hiciera pues decía que me tenía que poner grande.Otro de los recuerdos es que de pequeña me gustaba mucho reir y ahora me cuesta a veces más y es debido a que nos creamos más problemas a nuestro alrededor que antes no nos los creabamos. Recuerdo que era muy feliz pues no veia muchos problemas en la vida a los que ahora me doy cuénta y esto me frana la felicidad, la desilución a veces con las amistades con las personas que nos rodean , etc...esto nos frena mucho.De esta forma he enumerado un montón de recuerdos perdidos que me gustaría que se volvieran a hacer en esta vida. Pues creo que con el paso de los años algunos se podrán recuperar o por lo menos eso creo yo pues la verdad que no me acuerdo de muchos más.
Esta experiencia me llamo la atencion desde el primer momento en que el profesor la dijo en clase. Porque ponerme a recordar cosas del pasado puede llegar a ser muy bonito o también por otra parte puede ser algo que me cause verdadero dolor y angustia….y yo se porque me lo digo. Para hacer esta experiencia lo primero que ha hecho ha sido coger algún que otro álbum de fotos que tengo. Me encanta ver fotos de cuando era pequeña y aun era tan feliz, porque cuando era pequeña no tenia preocupaciones por nada y …y vivía feliz y ajena a todo tipo de problemas. Porque de pequeña era una niña que pasaba de todo y solo me importaba ser feliz, jugar, divertirme, jugar, jugar y jugar con mis amigas y amigos, con mis barbies, con mis muñequitas, con mis casicas, mis peluches… y creo que la época mas feliz que una persona puede tener es cuando somos pequeños, por lo que he dicho antes, porque no pensamos en nada simplemente en ser alegres, en estar todo el tiempo sonriendo, en jugar también con tus animales pequeñitos, como yo que siempre me han encantado los gatos y me acuerdo que de pequeña siempre tenia un gato en mi casa. Pero ahora al ponerme a recordar mas profundamente me he acordado de un gatito, bueno mejor dicho una gatita blanca, con unos ojos azules enormes y muy cariñosa. Me acuerdo que un dia me fui a la casa de mi abuela y cuando regrese me conto mi padre que la gata había criado y que había tenido ( creo recordar ) 5 gatitos! Eran todos blancos como la madre…menos uno que era blanco y con manchitas negras. Era el que mas gracia me hacia porque era el diferente de todos y me llamaba mas la atención. Recuerdo perfectamente eso…
Tambien me estoy acordando de las tardes que pasaba en una piscina que tenia pequeña, de las típicas que se tienen de plástico y de lo bien que me lo pasaba. En esa piscina nos juntábamos siempre un monton de amigos mios, de mi hermano, mis primos… y nos lo pasábamos tan bien que me ha encantado volver a recuperar ese recuerdo. Esque la vida de niño es increíble. Todo el dia jugando y haciendo lo que quieres y sin tener que preocuparte de nada. Pero esa etapa de la vida se acaba…y nos vamos haciendo mayores y nos vamos empezando a dar cuenta de las cosas.
No todos mis recuerdos son felices…como es de esperar. Pero sobre todo… tengo unos momentos que son muy amargos para mi y que no me gusta nada recordarlos. Por ejemplo la muerte de mi abuelo… lo pase muy mal y sobre todo porque veía lo mal que estaba mi abuela. No soportaba ver asi a mi abuela, me dolia muchísimo y yo era muy pequeña cuando aquello paso y me acuerdo que me decían lo típico que se les dice a los niños” no te preocupes que el abuelo esta en el cielo” y entonces como yo pensaba que eso era verdad no comprendía por qué mi abuela estaba llorando si mi abuelo estaba en el cielo…pobre que ingenua era de pequeña jajaja. Y bueno…el recuerdo mas amargo es el de otra muerte que hubo de alguien muy esencial para cualquier persona. Ese es el peor momento de mi vida, es el tiempo en que peor lo pase, en que no veía nada bueno a mi alrededor y que no quería ni tenia ganas de hacer nada.
Recordar cosas que pasaron de mi vida me ha hecho pasar un buen rato, porque a lo largo que he ido viendo fotos, o cerrando los ojos e intentando aordarme de cosas nuevas, puf me he acordado de tantas cosas que viví de pequeña que me ha gustado mucho. Esta es una de las experiencias que mas me ha gustado de todas las que he hecho.
Tal vez el título no se ajuste a la realidad, porque los recuerdos nunca están perdidos, quizás un poco olvidados, esperando a que ocurra algo que los evoque y los haga aflorar de nuestra memoria, y que bonito es cuando esto ocurre, cuando por alguna extraña razón pasa algo que nos hace recordar hechos, cosas o personas en las que hacía mucho tiempo no habíamos pensado. Es fácil pensar que por mi edad no puedo tener muchos recuerdos de esa manera, que no me ha dado tiempo para almacenar recuerdos de los que llamamos perdidos, pero nada más lejos de la realidad, todos, jóvenes y mayores, almacenamos tal cantidad de recuerdos que sería imposible contabilizarlos.
Al escribir sobre este tema, alguna lágrima alcanza mis ojos, ha llegado a mi cabeza el recuerdo de mis abuelos, personas ya desaparecidas y que tanto han marcado mi vida, o al menos mi infancia, probablemente, y de eso me doy cuenta ahora, porque ellos me han enseñado parte de la vida, con la seriedad de los padres pero viviendo como los niños, eran una mezcla de adulto y niño a la vez, sabían cómo actuar en cada momento y con qué poco se conformaban, simplemente una sonrisa o un abrazo bastaba, no digamos si en vez de eso había un beso por medio entonces les dabas la vida. Y pienso, ¿Cuando esto me ocurre con mis abuelos que pasaría si los que me faltaran serían alguno de mis padres, o los dos? No puedo ni imaginarlo, pero lo que si veo es que, que poco valoramos lo que tenemos, generalmente tenemos que esperar a que esto pase a ser recuerdos para que les demos el valor que se merecen, a pesar de mirar las cosas que poca atención les prestamos, que poco las vemos.
También me doy cuenta de estos recuerdos no solo afectan a las personas que han dejado de vivir, también afecta a las personas que por una serie de motivos han dejado tu entorno, y aunque sin habernos dado cuenta nos han marcado en cierto modo, ¿Quién no ha tenido algún amigo que se ha ido a vivir a otra provincia? Yo si lo he tenido, y confío que con algo de fortuna algún día nuestros caminos se vuelvan a cruzar, que esos pequeños recuerdos puedan ser reemplazados por unas vivencias mayores.
Es curioso pero tratando de recordar sólo me vienen a la memoria personas que ya no están cerca de mí, intento recordar algo que no esté relacionado con la ausencia de personas pero no me viene nada a la cabeza, pero sé a ciencia cierta que hay muchos recuerdos que están ahí escondidos esperando a que algo ocurra para salir a relucir, lo extraño es que una vez recordados en breve vuelven a esconderse, eso si no sin antes haberte dejado una sensación de agrado, imagino que así es porque las cosas desagradables son las que más te vienen a la cabeza y de ellas te acuerdas permanentemente, por tanto no es necesario recuperar esos recuerdos, aunque estos recuerdos desagradables te ayuden a recuperar los buenos recuerdos.
Tal vez, una de las cosas más difíciles que hay en esta vida, es la de recordar lo que queremos y cuando queremos. Más de una vez me ha pasado que he querido recordar algo y me ha sido completamente imposible, por más esfuerzo que he hecho, nada ni por asomo, que no viene a la cabeza, y cuando menos te lo esperas, generalmente cuando ya no lo necesitas o no piensas en ello, zas te viene a la cabeza aquello que tanto momentos antes habías querido recordar, que malo es el almacén de los recuerdos que te hace estas malas pasadas.
Hay una frase hecha que he leído en alguna parte y me ha dejado marcada en este tema: “Quiero recordar que recuerdo, que recordando un día, recordé lo que quería recordar, y ese recuerdo es que te quiero recordar.”
Para empezar esta es una de las experiencas mas dolorosas que e experimentado ,ya que lo he pasado un poquito al recordar.

Creo que cuando recuerdos viejos tiempo , siemprete viene a la cabeza los momentos felices , y esa sensacion que sientes al recoordalos tiene una marca unica y especial .Tambien no solo son las sensaciones , sino los sentimientos , que algunos son inexplicables, no sabes exactamente que son , pueden ser o mezclas o sentimientos unicos sin definir. Pero siempre te haceb sufrir

Muchas veces vivimos de los recuerdos y nos enganchamos a él con gran obsesion , ya que los recuerdos forman parte del pasado ,y por ello estan olvidados an ocasiones , a veces te aferras ellos de tal manera que piensas que , estos no se iran de tu vida ni se moriran , si los vives cada dia en tu mente , piensas que sigues enese mismo momento de lo ocurrido , y aunque te duela , pero sientes un sádico gusto por saber que lo sientes tal y como era al principio . creo que los recuerdos hacen a las personas , ya que son los errrores o triunfos que nos acordamos de todo lo que hemos hecho en nuestras vidas , y con ellos nos construimos ya que como se dice "somos lo que hacemos " , Ademas ciertos recuerdos son verdaderamente peligrosos , ya que pueden sumirte en una depresion tal,que no salir de ella , ya que el recuerdo solo se recuerda en la mente , y puedes crearte tal burbuja que no puedas salir de ella , por eso ay que dejas la vista atras y mirar solo hacia el frente .

Tambien los recuerdos felices pueden subir o bajar la autoestima ,yaque siempre cedemos a la comparación de el antes y despues , o como por ejemplo , cuando estas en un mal momento y recuerdas aquellos felices , y sientes gran pena hacia ello , o sentirte orgulloso de ti mismo sabiendo el gran avance que has realizado , y esto suba tu autoestima

Los recuerdos hacen en tu vida un rastro que te persiguirá hasta el restro de tus dias , creo que de los recuerdos no se disfrutan , solo te hacen undirte y caer en lo mas ondo .

Por lo menos en esta experiencia es lo que me a pasado , y espero no volver hacerla , aunque constante este viviendo del recuerdo y no ver el futuro ,por lo menos creo que me a servido para poder afrontar las cosas
Cuando vivimos envueltas en el ayer, en ese pasado que tanto nos lastimó, nos olvidamos de que en la vida existen cosas bellas, momentos bellos, olvidamos que aún podemos encontrar un mundo de ilusiones con tan sólo despertar a esa vida que se nos ha vuelto monótona y vacía. Esa vida en la que vivimos quejándonos del pasado, que todavía por decisión propia nos empeñamos en retener en nuestra mente y corazón .Si has sufrido amargas decepciones, si un día te enamoraste de aquel hombre que creías tu ideal, tu pareja perfecta, pero con el paso del tiempo te diste cuenta que no todo era color de rosa… Si pensaste que ese amor era para siempre porque así estaba en tus sueños desde el momento mismo en que diste aquel “sí”

Es triste el saber que viviste una vida llena de desengaños, de tristezas, de frustraciones, muchas veces de vejaciones y engaños, de golpes, de malos tratos y cuando por azares del destino tuviste la oportunidad de salir de esa vida, no logras dejarla en el olvido y sigue ahí latente en ti, quejándote siempre de lo malo que viviste, reviviendo la infelicidad de tu vida pasada


La vida es tan corta, tan difícil como para perder el tiempo en lamentaciones inútiles, en quejas constantes y repetidas, en buscar culpables de lo que a ti te ha sucedido. El pasado es eso mismo: sólo pasado y no debe interferir en tu presente, deja atrás todo lo que te haya dañado, deja atrás los desamores y desengaños y concéntrate en ti, en volverse en una mujer fuerte y capaz de enfrentar al mundo entero No hay que dejarnos envolver por el pasado. El pasado está muerto y enterrado, no tiene regreso posible, vive el presente que es lo único que tienes y lo que al final importa más, y sobre todo… trata por todos los medios de buscar esa felicidad que está tan cerca de ti y a la cual por tener tan presente tu pasado triste, no le das la oportunidad de llegar a ti.


no busquemos fantasmas del pasado pues son los mismos con distintas ropas, pero su esencia nunca cambiará, las personas nacemos de una manera, y muchas veces podemos cambiar un poco pero siempre volvemos a ser las mismas de siempre, y esto pasa a todos los seres humanos.

Quisiéramos olvidar etapas de nuestras vidas en las que fuimos muy infelices, etapas en las que nos faltó todo y nada nos sobraba, sueños que nunca se realizaron, proyectos que dejamos atrás, sueños que por nuestra edad ahora sólo podemos modificar y tratar de ser felices con lo que tenemos.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2019   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio