FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿Si tuvieras que elegir privarte de uno de los cinco sentidos, de cual nunca te privarías?

¿Toda una vida sin...Vista, oído, tacto, olfato, gusto?

Visitas: 13504

Respuestas a esta discusión

Para mi no es nada compleja la pregunta, puesto que motivos me sobran para prescindir de estos, del primero que prescindiría seria del sentir.El tacto me es una vez que me han quitado las vista y el sentimiento, el poder tocar las cosas y no sentirlas, el no ser materialista, el no tener interés en descubrir en poseer ningún material, , si, del sentir en sus ventajas e inconvenientes, en sus ventajas todo es bonito, pero si pones en una balanza, no sentir la traición de un amigo, no padecer cuando algún familiar esta grave, no sentir cuando te rompen en el corazón,  no sentir ni frio ni calor, ser un ser sin sentimientos algunos, no sentir las penas de los que te rodean, aunque no sientas sus alegrías, tal vez la mayoría no este de acuerdo, pero pertenezco a la minoría, la minoría que prefiere no sentir, y no ver, no ver la cantidades de injusticia que se cometen días tras días, no ver como se van los tuyos y como no siento seria aún más fácil,  no ver como pasan los años y recuerdas lo que querías ser cuando eras pequeños y no lo conseguiste, como la vida te cambia de la noche a la mañana sin sentido alguno, no ver como se marcha la chica por las que has luchado buscando miles de respuestas, no ver como los políticos roban y no se cansan de robar, como el rico es más rico y mientras yo escribo esto mueren miles de niño por no tener lo que a mi me sobra en la comida, por no ver la verdadera realidad esa realidad que no queremos vivir, pero es la que en realidad debemos vivir, de ver como el tiempo pasa, las personas pasan, y nada pasa, debes seguir con fuerza.

en cambio oler sin tener muy claro el porque no me privaría de el, oler el peligro aunque no lo sienta pero saber que existe, porque si, se puede oler el peligro, oler todo tipo de cosas, es algo que me llama bastante la atención, el saber utilizar bien el olfato es algo que debe ser sensacional, descubrir miles de sensaciones, sin poder llegar a tocarla, descubrir, descubrir lugar, tiempo, hora estación del año, si llueve es centrar todos los sentido en solo uno. Oír, para  escuchar cada barbaridad  de calibres muy alto, prefiero ser sordo, evito mentiras, falsos halagos, y así a miles de personas falsas.

Si tuvieras que privarte de unos de los cinco sentidos  ¿Cuál sería?

Los cinco sentidos son importantes, perder uno hace que lo valoremos más, ya que no es lo mismo nacer sin alguno de ellos, que haberlo perdido a lo largo de la vida, ya que el que no lo tiene desde el principio tendrá que desarrollar otras capacidades para superar esta falta.

Cada sentido es diferente ya que nos aportan determinada información al cerebro que nos hace sentir diferentes sensaciones por las que percibimos nuestro alrededor, ya sean cosas, personas o situaciones. Si  tuviera que hacer una diferencia entre los sentidos, sería más importante para mí la vista, el oído y tacto, por este orden, ya que son fundamentales para el ser humano y  su desarrollo, aunque no los tengas también se pueden otras capacidades, como he dicho antes. Los otros dos sentidos, el gusto y el olfato, en mi opinión, son diferentes, e incluso en la sociedad se valoran de forma diferente, ya que creo, que no están considerados como discapacidades, ya que la vista y el oído si no poseen están valorados como discapacidad.

Me privaría del sentido del olfato, porque es el que menos utilidad tiene de todos, ya que solo nos sirve para oler, puedes oler cosas buenas  o cosas malas; según cada persona también percibimos de forma diferente, por ejemplo, los olores suaves y agradables, como el olor de ciertas comidas nos incitan a tener hambre, y los olores fuertes o desagradables, como el del estiércol nos hace sentir mal. Los perfumes, por ejemplo, hacen que las personas elijan de una forma o de otra según sus gustos, es decir, lo que para unos es una sensación agradable para otros puede ser desagradable.

El gusto, hace que tengamos sensaciones favorables ó desfavorables y que determinemos nuestra elecciones, por ejemplo, en cuanto a comidas y sabores, ya que las personas comemos mínimo tres veces al día y puedes saber qué te gusta y qué no te gusta. El vino por ejemplo, se disfruta de forma diferente, según el gusto y el olfato, lo mismo que la cocina moderna o comidas de los chefs, en donde estos sentidos se encuentran muy valorados, ya que incluso son profesiones, ya que hay gente catadora de vinos que son especialistas en saborear los vinos y hay chefs innovadores descubriendo nuevos sabores por la mezcla de ingredientes.

 Los tres últimos que me quedan los considero fundamentales.  El tacto es importante, para percibir calor o frio y figuras; nos ayuda a sentir si nos hacemos daño por la sensibilidad del mismo; la suavidad o rugosidad  de las cosas, y nos hace tener o utilizar determinada fuerza al coger algo. En determinadas situaciones como, en enfermedades como el autismo, es necesario, desarrollar este sentido, con abrazos, se manifiestan sentimientos y se hace notar el contacto de las personas. Este sentido es importante porque somos seres sociales.

El oído nos ayuda a distinguir situaciones de calma y de peligro, los sonidos más fuertes nos ponen en predisposición de alerta de que algo está pasando y el silencio o sonidos más suaves nos transmiten tranquilidad y calma. Nos gusta una música u otra según las sensaciones que nos transmitan. El oído, nos ayuda a prevenir situaciones en las que estamos en peligro, ya que por ejemplo, si vas por la calle andando con los cascos puestos y escuchando música tienes más probabilidad de que si te pita un vehículo, te pueda pillar y tengas un accidente.

La vista para mí es primordial, ya que percibes situaciones, personas y cosas, los colores son colores porque está este sentido, sino no tendríamos la capacidad de distinguirlos en paisajes, personas, animales, etc; en la sociedad de hoy en día está muy valorado, ya que por ejemplo, el físico para las personas suele ser muy importante, se valora más lo exterior que lo interior.

En definitiva, todos los sentidos son importantes, aunque los haya valorado de forma diferente, ya que como he dicho anteriormente, no es lo mismo nacer sin alguno o algunos de ellos, que tenerlos y perderlos, pero esto es otro tema para otro debate.

Privarme de uno de mis sentidos… complicado, muy complicado.

El oído, antes de pararme  a pensar en privarme de algún sentido creía que el oído no sería tan imprescindible en mi vida, pero ahora que lo pienso bien, recapacitando sobre el tema, privarme del oído sería algo realmente costoso. En primer lugar porque no podría disfrutar de la música y ¿qué hago yo sin música? La música es la mejor solución a los problemas, la que es capaz de arreglar un mal día en cuestión de segundos, la mejor amiga de la autoestima, la que ameniza esas tardes tan feas de estudio y deberes, la que te ayuda a dormir en las noches de insomnio, la que me acompaña respondiendo a esta pregunta, y sin música ¿Qué quedaría de la danza? No, no, claramente del oído me sería imposible privarme.

La vista, un sentido mágico, antes de empezar a hablar sobre él , tengo claro de ante mano que no podría privarme de él. Imagina que te levantas un día por la mañana y al abrir los ojos ves lo mismo que al tenerlos cerrados, es decir nada. Sería desesperante, agobiante,¡ qué sensación de impotencia! Sin la vista no podría disfrutar de una de las cosas más increíbles como es el conocer mundo, ¿ir a Roma y no ver el Coliseo? ¿Londres sin Big Ben? ¿Praga sin sus teatros? ¿Qué hay de Alemania y su belleza? ¿Nueva York sin sus vistas desde Rockefeller Center? Y lo peor, ¿privarme de la vista en Granada? ¿Vivir sin haber visto la Alhambra o la magia de las calles del Albaycin? Ah no, eso sí que no. ¿Qué haría sin poder gozar de una buena película en el cine? ¿O cenar sin ver mi seria favorita en la tele? ¿Cómo no voy a ver a mi hermano pequeño convertirse en todo un hombrecito? ¿ Y qué hay de los libros? Definitivamente, nunca podría privarme del sentido de la vista.

El olfato, sé que tampoco podría prescindir de él, se que para muchas personas este sentido es el más insignificante pero para mí el olfato es vital, quizá el sentido que más me transmita, el olor de cada persona es tan significativo… Cuando abrazas a alguien y hueles su colonia  o perfume te puede llegar hasta que se te ponga el vello de punta, incluso que te vengan miles de recuerdos a la cabeza. Además sería muy difícil de privarme del olor de un libro nuevo, de la gasolina, de la sensación de protección al oler la colonia de mi padre, del olor de la vainilla o el coco, del olor a fresco, a limpio pero de hecho tanto mi madre y como mi abuelo carecen de este sentido y me parece algo tan extraño, ¿qué sentirán? Claro que también es toda una ventaja al cambiar pañales o al tirar la basura porque vaya olores… Así que pensándolo un poquito mejor, ¡quizá sí que podría privarme de este sentido!

El gusto, ¡no, no  y no! Nunca podría renunciar a este sentido, ¿cómo no voy a saborear las comidas de mi abuela? ¿O los bizcochos de los domingos de mamá? O ¿vivir sin disfrutar del chocolate? Jajaja no, imposible. Estudiar sin poder degustar una buena bolsa de chuches ¿ qué ese eso?

El tacto, la suavidad, el sentir un abrazo y o el primer beso, el calor del verano o la brisa de la primavera, las caricias, o lo más importante las cosquillas, aunque parezca que no el tacto es realmente importante, ¿cómo vamos a vivir sin él? Seriamos personas insensibles, no sentiríamos ni la más mínima de las sensaciones, es más es que para mí no seríamos ni personas sin este sentido, si ni sentimos, ni padecemos ¿Qué hacemos?

Así que finalmente y muy a mi pesar, respondiendo a de qué sentido no me privaría nunca, definitivamente sería de la vista, y si tuviera que elegir carecer de uno por obligación sería el olfato,pero ojalá que nunca me tenga que privar de ninguno de estos sentidos ¡por favor!

Privarme de algún sentido… es extraño el planteamiento. Las personas que tenemos la virtud o la desgracia de tener todos los sentidos(o eso creemos) nos hemos hecho muchas veces algún tipo de pregunta de esta índole, ya sea por curiosidad, o para queda de listos y graciosos ante nuestros amigos.

 La pregunta que destaca (y la que más me gusta sin duda, aunque no  voy a enzarzarme en discusiones para responderla, aviso desde ya) es aquella del `` ¿Cómo le definirías el color azul a una persona invidente de nacimiento? Pues como el mar, ¿no?´´ La respuesta, a gusto del encuestador, por el mero hecho de creer que ha descubierto América, no es otra que aquella de ``pero si no ha visto nada nunca, no sabe cómo es el mar´´. A la estúpida exclamación y risa de todos sus amigos, el encuestador se marcha para hacer caer en la trampa a su siguiente víctima. Pese a lo curioso de esa pregunta no me queda más que sentir, no pena, ni compasión, ni mucho menos, sino… ¿comprensión, quizás? Por ello, y fuera de la disputa sobre si vemos la realidad o no, yo sería infinitamente reacio a perder esta mi visión.

El oído, en mi opinión originado simplemente por protección y alerta ante algún peligro, sería imprescindible también, por el hecho antes mencionado y por la idea que a todo el mundo le parece interesar, ahora más que antes, puesto que parece estar de moda: la Comunicación. No voy a entrar en ideas de si el lenguaje es innato o aprendido, solo voy a raspar la idea de que el lenguaje es algo necesario para comunicarse, y el habla es la mejor forma de lengua, y el oído la única forma de percepción del lenguaje.

El gusto como sentido es prescindible, sí, pero ¿que sería del hecho de comer sin él? Hay personas dedicadas al conocimiento de los sabores, de olores que te transmiten sabores, o incluso colores que hacen lo mismo. El gusto incluso es el porqué de la alimentación en muchos casos, no por la necesidad de la comida, sino por el propio gusto.

En mi opinión, el tacto es el sentido más prescindible de todos. El tacto, fuera de la idea de placer, transmite dolor. ¿No sería infinitamente mejor un mundo sin dolor, sin molestia por cortarte, por quemarte,…? Dan igual las minucias que se perderían, teniendo en cuenta el poder que se alcanzaría sin sentir dolor. Incluso a la hora de morir sería mucho mejor. La gente que teme a la muerte suele temerla por el dolor que sentirá al morir, pero… ¿y si ese dolor se aplacara? Enfermedades como la pancreatitis, llamada Tragedia pancreática, desaparecerían, solo sería necesario detectarla y ponerle fin, y en caso de que no se pudiera, al menos que el enfermo viviera dignamente sus últimos meses, y no sintiendo, con un dolor indescriptible, como sus órganos de comen a sí mismos. Si bien es cierto que el dolor alerta de un mal, también  lo es que el dolor se puede considerar un mal en sí mismo.

En resumen, al igual que el oído, la vista y el olfato son imprescindibles, y el gusto casi también, es el tacto por el que me decantaría a la hora de privarme de uno de mis sentidos. Sin duda alguna se puede vivir sin el tacto, e incluso según mi reflexión anterior seria incluso mejor vivir sin el en muchos aspectos, a diferencia de todos los demás, aunque el olfato no lo haya desarrollado en exceso. No hay que olvidar tampoco el equilibrio, sin el cual sería imposible realizar acciones sencillas como caminar. Para ser un poco poéticos, se podrían contar también con otros dos sentidos. El sentido del humor, imprescindible y a la par a veces tan despreciado y el sentido común, sin duda, y con tristeza, el menos común de todos los sentidos.

Esta pregunta es la más difícil que he tenido la oportunidad de contestar desde que se me brindó la oportunidad de contestar este tipo de preguntas en filosofiesta. Yo como todas las personas tengo 5 sentidos: olfato, vista, tacto, gusto y el sentido auditivo y me resulta muy difícil elegir entre todos estos 5 sentidos de cual no me privaría en el caso de que tuviese que elegir uno pero voy a intentar razonar calmadamente cual de todos estos es el más importante para mí y el fundamental en mi vida.

Para empezar, creo que todos los sentidos son igual de importantes y fundamentales para el desarrollo personal de una persona pero si yo, tuviese que elegir, me quedaría sin  dudarlo con la vista por que es el sentido que para mí es el más importante de todos. Puesto que no me imagino cómo sería mi vida sin tener la oportunidad de ver lo bonito que es el mundo y los paisajes que me rodean, las personas que tengo la oportunidad de tener a mi alrededor etc etc y no solo eso, sino que no podría estar escribiendo esta pregunta o hablar  por whassap, puesto que no existen aún ni ordenadores ni móviles con teclado braille, y estas dos últimas cosas son cosas fundamentales que hacemos los jóvenes hoy  en día, y por eso no me gustaría no tener la oportunidad de no poder hacer estas cosas o ir por la calle viéndolo todo negro sin saber cómo es el mundo o las personas que me rodean y por ello pienso que los ciegos tienen mucho mérito porque a pesar de todo esto se les ve muy felices, algo que yo creo que me costaría alcanzar siendo ciego.

Al igual, que digo que la vista para mí es el más importante, yo creo que podría vivir sin el resto de sentidos puesto que si soy sordo, algo también difícil de sobrellevar por no poder escuchar a la gente lo que me dice, creo que sería capaz de soportarlo porque la gente lo que me quisiese decir me lo podría decir por ejemplo escribiéndolo en una pizarrilla o una libretilla y yo contestarles, pero, el principal problema que le encuentro a la sordera es que no podría escuchar las explicaciones de los profesores en el colegio y por tanto, me sería más dificultoso estudiar, pero a pesar de todo esto, sigo prefiriendo deshacerme del oído antes que de la vista.

En el caso de los sentidos restantes como son el tacto el gusto o el olfato, son los tres que veo menos importantes, puesto que, yo sería absolutamente capaz de por ejemplo vivir sin que la comida me supiese a nada, hombre hay que decir, que no sería agradable que todo me supiese igual, pero a pesar de ello, aún no pudiendo distinguir los sabores, sería posible llevar una vida absolutamente normal sin este sentido, pienso yo.  En el caso de que habláramos del tacto, también lo veo como un sentido sin el cual se podría vivir bien, pues aunque no sería capaz de distinguir como sería las formas de las cosas o que se me cayesen al suelo puesto que no controlaría mis manos, a pesar de todo esto, un gran problema , sigo prefiriendo perderme todo eso y seguir teniendo la capacidad de ver con los ojos todo lo que me rodea.

Ya para finalizar voy a hablar de lo que me perdería no teniendo el sentido del olfato, y por lo que a pesar de que me perdería, porque seguiría prefiriendo la vista por delante de este sentido. Es verdad, que sin el sentido del olfato no podría oler los grandes olores que hay en el mundo, como puede ser, el olor de todos los tipos de las flores pero sobre todo el olor de la gasolina que es uno de los olores que más me encantan entre todos, pero a pesar de no poder oler todo este tipo de cosas, sigo prefiriendo mantener la vista por delante del olfato.

Es difícil responder a esta pregunta tras haber estad desde que naciste con todo los sentidos. La verdad es que nunca me imaginaría sin un sentido, supongo que vería la vida de una forma incompleta, vacía, siempre faltaría algo. Entonces me viene a la cabeza esa gente que no ha podido ver nunca lo que le rodea, o que han nacido sordos, pero lo que más tristeza me da es esa gente que después de haber vivido plenamente con los cinco sentidos han perdido alguno, lo cual tiene que doler mucho más que no haber visto u oído nunca, que en definitiva, no sabes lo que te pierdes.

En cuanto a la pregunta de si hay un sentido del que nunca me privaría, bueno, la verdad es que es difícil escoger uno solo, por lo que yo me debato entre dos, la vista y el odio.

La vista, porque me parece agobiante el no poder ver lo que te rodea, el sentir que las cosas están ahí y sin embargo tú no puedes decidir exactamente dónde, y  lo que más miedo me daría sería que después de estar toda mi vida contemplando y viéndolo todo a mi alrededor, llegase un momento en que todo se volviese oscuridad y nunca más pudiese apreciar el color de un atardecer, las ondas que se crean en los campos de maíz por el viento cuando voy a mi pueblo o simplemente el entorno en el que estoy o los rostros de la gente que me rodea. Creo que la vista sería uno de los que más me costaría desprenderme.

Otro sentido del que tampoco podría privarme es el del oído. No me imagino un mundo sin música, sin sonidos e incluso sin ruidos. Creo que si un día me quedase sorda, nunca conseguiría levantar cabeza. Desde pequeña me ha encantado escucharlo todo, por eso me iba con mi tío a la montaña, allí cerraba los ojos y (cuando no me quedaba dormida) escuchaba el sonido de las copas de los árboles, los pájaros e incluso si me centraba mucho, los coches que había a lo lejos (maldita contaminación acústica). Otra cosa por la que no sabría qué hacer si perdiese el sentido del oído es porque ya nunca más podría escuchar música. La música es mi vida, es la que me ayuda en malos momentos, cuando estoy triste, decaída, cuando me siento sola, pero también es con la que celebro mis alegrías, y mis logros. Creo que es imposible vivir sin música, porque cuando escuchas una canción, una obra, un concierto, de una forma u otra es porque te sientes identificado con esa melodía. Se ha demostrado que cuando estamos tristes escuchamos canciones lentas porque sentimos que nos comprenden, que nos apoyan, por eso creo que nunca renunciaría al oído. Sin duda alguna he de nombrar el caso de Beethoven, que a pesar de su sordera siguió componiendo, dirigiendo y ofreciéndole al mundo todos esos regalos que daba en forma de partitura. Otro motivo por el que nunca renunciaría al sentido del oído es porque, por ejemplo, todo esto lo estoy escribiendo mientras escucho la Obertura Egmont, y he probado a pararla, a escribir un rato en completo silencio y me ha sido imposible, las palabras desaparecían de mi mente, mientras que al darle de nuevo al play, he comenzado a escribir sin problema alguno. Creo que si el mundo entero estuviese sordo, la humanidad no existiría.

Finalmente, tras haber estado recapacitando sobre cuál de esos dos sentidos elegiría, definitivamente diría que el sentido del que nunca me privaría es el odio, porque es el sentido que me ayudará a marcarme mi futuro en la música.

Los sentidos es la manera que tenemos de interpretar la realidad supuestamente ya que se dice que nuestros sentidos nos pueden engañar y pueden hacer lo que quieran con nosotros si manipulan nuestros sentidos. Los sentidos plantearse cual te despecharías si te obligasen a perder uno habría que analizar qué harías si lo perdieras. Empezaré con un recuento de para qué me sirven a mí cada uno de mis sentidos y lo que me pasaría si perdiera cada uno de ellos y al final llegaría a la conclusión de cuál sería del que me privaría para siempre y tendría que aprender a vivir sin él. Para empezar hablaré de mi vista, no podría perder la vista porque entonces me volvería loco, mi pasión son los libros, observar cosas, jugar a los videojuegos, mirar a la gente, cuando veo a alguien la mayoría de las veces puedo predecir cómo es y reconocerlos y sobretodo admirar la belleza de la persona que amo aunque suene superficial me da igual, adoro el exterior de la persona que quiero y tener que dejar de admirarlo sería como quitarle a un escritor su lápiz porque cuando la veo me inspiro y ella para mí es como la luz cuando estoy mal y verla cuando he estado realmente mal es lo que más me ha animado y sentirla cerca. Después está el oído, si me quitan la música me quitan la cordura y la diversión de mi vida, el ritmo de todo, lo que hago cuando me aburro para que pase el tiempo más rápido, para entretenerme, para disfrutarla cuando estoy mal, cuando esto es lo único que me relaja a veces yo necesito tener eso en mi vida, también no poder escuchar las voces de las personas que quiero, la persona que quiero no vive cerca y la mayoría de las veces tengo que servirme de teléfono para poder llevarlo y dejar de escuchar su voz, la de mi mejor amiga, la de mis padres y dejar de escuchar la voz de todos no podría, sería horrible. Tercer sentido es el tacto, me gusta el sentido del tacto porque con ello siento muchas veces el contacto de las personas que me apoyan y me sirvo mucho de ese contacto para intentar animarles cuando están en sus peores momentos, el contacto de las personas nos transmite esa energía que nos hace levantarnos para demostrarle a quien confía en nosotros que tiene razones para hacerlo, sentir como es la textura de algo que ves, palparlo y sentirlo en tu piel cómo es lo que ves. Cuarto el gusto, el gusto nos  permite reconocer lo que nos llevamos al a boca y no sé, lo veo medio importante solo porque reconocer qué estás llevándote a la boca es importante para sobrevivir ya que podemos morirnos si nos llevamos al a boca algo que puede ser malísimo para nosotros pero tampoco es tan importante porque no vamos por ahí chupando personas, ni paredes, ni cuadros ni nada así. Por último el olfato, el olfato es un sentido que puede reconocer mas de 20 mil olores, no es tan importante la verdad. El sentido del que me privaría es el gusto, no me aporta realmente nada e incluso podría hacer que coma mejor porque las verduras las odio y es mucho mejor que no saboree y pueda comer más cosas y llevar una dieta mejor.

Para mi los más importantes serian el tacto y en segundo lugar la vista.Pienso que con el tacto podemos percibir muchísima información que nos rodea y que nos llena nuestra vida. Gracias a este sentido, podemos sentir el cariño de otras personas cuando nos dan abrazos, caricias, besos... y eso es lo que realmente nos llena por dentro. Y la vista, porque con este sentido podemos percibir el mundo que nos rodea, los coloreas, las formas, los tamaños...y apreciamos muchos detalles. Por tanto creo, que del que nunca me privaria seria del tacto y del que si, del gusto.

Para mí todos y cada uno de los sentidos que tenemos son muy importantes ya que nos permiten disfrutar y comprender mejor el mundo que nos rodea y me sería muy difícil tener que percibir el mundo sin alguno de ellos. Y aunque puede ser cierto que los sentidos nos pueden engañar,     también lo es que, prácticamente siempre tendemos a fiarnos más de ellos que de cualquier otra opinión o método, pues creemos que es la vía más fiable que nos puede conducir de manera menos errónea y más aproximada a la verdad.
Me resultaría por tanto complicado decir que podría prescindir fácilmente de alguno de ellos, pues pienso que en cierto modo es peor perder un sentido que el no haberlo poseído nunca, aunque ciertamente tengo la duda de que es peor, ¿Perder uno de tus sentidos o haber nacido sin alguno de ellos?
Imagina, ir a la playa y no poder ver las olas, o no poder ver cómo se refleja el sol sobre el agua cristalina cuando el mar está en calma, o no poder escuchar el sonido tan relajante de la marea, ese que tanto te gusta escuchar cuando estás tomando el sol, y hablando de tomar el sol, ¿cómo sería no poder volver a sentir como los rayos del sol entran en nuestra piel?¿y si no pudiésemos volver a sentir como el agua del mar nos roza? ¿o quién nunca ha sido arrastrado y revolcado por las olas haciéndose algo de daño con la arena o piedrecillas de la orilla?  Si no tuviésemos olfato tampoco  podríamos percibir ese olor a sal que nos llega cuando estamos muy cerca de la playa y sin el gusto no podríamos sentir ese, quizás algo desagradable, sabor a sal que nos invade e irrita un poco la garganta cuando tragamos sin querer un poco de agua del mar. En definitiva, un simple día de playa sería muy diferente sin cualquiera de estos sentidos. 
Con tan solo uno menos percibiríamos el mundo de una manera muy diferente.
Para empezar, ¿cómo percibiríamos el mundo sin poderlo ver?
No podríamos ver el rostro de nuestros seres queridos, ni los árboles, los monumentos, por lo que ya no tendría apenas sentido el hacer turismo, ni siquiera algo tan común como el azul del cielo o las nubes en un día lluvioso, ir por cualquier sitio sería mucho más peligroso, pues al prescindir de la vista no podríamos ver si se acercan coches u otro tipo de vehículos, no podríamos leer, bueno podríamos aprender el código Braille, pero no sería lo mismo, no podríamos tampoco por ejemplo buscar las letras de las canciones que están en otros idiomas para aprendérnolas correctamente...
Y si, ¿no pudiésemos oír?
No podríamos oír las voces de los miembros de nuestra familia, ni de nuestros amigos...ni de esas bonitas voces de esos cantantes que tanto nos gustan, ni siquiera podríamos percibir un simple ritmo musical, porque no serían simplemente las voces, tampoco podríamos escuchar el canto de los pájaros o el sonido de los grillos, ni el sonido que hacen las gotas de agua de la lluvia al caer sobre nuestro tejado, ni escuchar esos truenos que auguran tormenta...
Por alguna razón siempre pensamos que estos dos sentidos son los más importantes y la verdad es que son los que menos soportaría perder, pero ello no significa que les debamos dar importancia a los otros 3.
Para mí, los fundamentales son la vista, el oído y el tacto. Y ahora que me quedan sólo dos entre los cuales elegir, ¿con cuál me quedo y a cuál “renunciaría”? Aunque yo soy una apasionada de la comida, especialmente de los postres, creo que renunciaría al sentido del gusto, porque si renunciara al olfato no podría percibir de la misma forma la comida y si renuncio al gusto, todavía podría oler ese olor de las comidas “que alimenta”, además quizás ésta sería la forma de que empezase a comer de una forma más sana con una dieta más equilibrada, lo cual sería bastante beneficioso para mi salud.

Si tuvieras que elegir, entre privarte de uno de los cinco sentidos, ¿cual escogerías?

Escogería el olfato, no porque no sea importante en nuestro día a día sino, porque es el que menos interviene en nuestra vida en mi opinión.

El sentido del gusto, es uno de los más importantes, porque que sería de nosotros sin saborear los placeres de la vida, como son tus platos preferidos de tu abuela, de tu madre o de tu padre, esa buena tortilla de patatas que te tiene tu a vuela preparada para cuando llegas del colegio. Y que sería de nosotros sin apreciar lo que está bueno y lo que está malo, cuando cocinas, cuando vas a un restaurante a probar, porque sin el sentido del gusto no apreciaremos todos estos temas. Porque sine el sentido del gusto no apreciaríamos absolutamente nada de lo que nos llevamos a la boca, como hace un bebe cuando nace, se lo lleva todo a la boca, ya que es mundo de conexión entre lo desconocido y lo que le queda por conocer.

El sentido del tacto, es el más importante de todos nuestros sentidos, ya que nos permite sentir. Nos permite disfrutar con la gente a la que más quieres, a vivir intensamente esos momentos con ella, porque cuando le das un beso a tu novia sientes que estás unido a ella en todo. Este sentido también nos avisa de los riesgos que hay a nuestro alrededor, cuando tenemos calor, frío, cuando nos quemamos con algo y tener el reflejo de quitar esa parte del cuerpo inmediatamente. Y no hablemos de esos abrazos y besos eternos con tus familiares, amigos, conocidos… cuando sientes el cariño que tienen por ti y tú a ellos. Así que del sentido del tacto tampoco me privaría.

El sentido de la vista, es también muy importante, porque sin él, no seríamos personas. No podríamos ver a nuestros familiares, amigos, la propia televisión, las experiencias que nos ocurren y que automáticamente recordamos… porque sino las viésemos, ¿ como las recordaríamos? Es una pregunta muy trascendental, porque los ciegos, ¿ como recuerdan lo que han hecho en un día? ¿A través del sentido del oído, tacto, olfato y gusto? Pues sí, estas personas que son como nosotros lo recuerdan todo e incluso mejor que nosotros mismos, ya que al no tener un sentido, los demás los mejoran. Pero con el sentido de la vista también puedes apreciar los sentimientos y emociones de tu alrededor, puedes ver si están completamente felices, o si tienen problemas y están tristes.

El sentido del oído, también es importante, en verdad, todos son importantes. Este es la vía de los seres humanos para comunicarnos, ya seamos personas o animales, está en nuestro día a día. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos comunicándonos, en el colegio, en nuestra casa, en tus propias actividades extraescolares… porque la pregunta sería: ¿sabríamos vivir sin el sentido del oído? Pues yo no sabría, no concibo mi vida sin el poder escuchar a la gente y es que ellos me escuchen a mí. Esta el sistema de signos, pero claramente no es lo mismo, no es la misma sensación y definitivamente no es fácil. Vivimos en un mundo en el que ya no nos comunicamos como antes por la creación de las redes sociales y es una pena, porque una persona hablándote y escuchándote no es lo mismo que un móvil.

En conclusión todos los sentidos son importantes, pero hay algunos que no sabríamos vivir sin ellos, y entre ellos el olfato es el que menos interactúa con nuestro día a día.

 

Cada uno de los cinco sentidos que tenemos son imprescindibles en nuestra vida, y vivir sin uno de ellos sería completamente diferente. Es muy difícil elegir de cual de ellos me privaría, pero creo que me privaría del gusto. Es un sentido que usamos constantemente cuando comemos, pero pienso que oler la comida es muy parecido a saborearla, además la comida que no nos gusta no la saborearíamos, lo cual es una ventaja. Del olfato no me privaría porque aunque parezca que es uno de los sentidos menos importantes, lo usamos más de lo que pensamos y pienso que es muy importante. Por ejemplo cuando vamos a otro país, las calles huelen diferentes, la comida huele diferente, y son olores que se te quedan en la memoria y que si al cabo del tiempo los vuelves a oler, te sientes como si retrocedieras en el tiempo y volvieras al lugar donde los oliste por primera vez; esto también pasa con la colonia o el perfume que utilizan las personas cercanas a nosotros. A veces cuando vamos por la calle nos cruzamos con alguien que huele igual que una persona que conocemos, entonces nos acordamos de esa persona y para mí eso es bonito. Además, pienso que todos tenemos unos cuantos olores favoritos; por ejemplo en mi caso algunas de mis favoritos son el olor a lluvia o a tierra mojada, el olor de un libro nuevo cuando lo abrimos por primera vez, el olor de las librerías, el olor de las panaderías, el olor del agua del mar cuando vamos a la playa, o el olor de los árboles cuando vamos a la montaña o a un bosque. De la vista tampoco me privaría, ya que es prácticamente la única forma que tenemos de ver la realidad y lo que nos rodea tal y como es. Hay paisajes, caras de personas y momentos que se te quedan grabados en la retina y que siempre podemos recordar porque lo vimos en ese momento con nuestros propios ojos; en mi opinión la vista es uno de los sentidos más importantes porque tenemos millones de cosas que observar a nuestro alrededor, y pienso que los ojos son la mejor cámara de fotos que existe. Otro sentido del cual no me privaría seria del oído; por ejemplo para escuchar cómo cantan los pájaros cuando vamos al campo, o el sonido de las olas en la playa, y también para escuchar música, porque ésta a veces nos recuerda a buenos momentos que hemos pasado o nos recuerda a personas que queremos, y es como con los olores; algunas canciones te hacen retroceder en el tiempo y vuelves al momento en el que estabas con una o con varias personas en un determinado lugar escuchando esa canción, y pienso que acordarse de esas cosas es bonito. Este sentido también es perfecto porque reconoces las voces de las personas y puedes reconocer su estado de ánimo en ese momento por la manera en que te hablan, o por ejemplo cuando echas de menos a alguien que tienes lejos y llamas a esa persona por teléfono, alegra mucho oír su voz porque te sientes más cerca de esa persona. Por último, tampoco me privaría del tacto porque por ejemplo cuando abrazáramos a alguien no podríamos sentir a esa persona o cuando le das la mano a alguien no sería lo mismo porque no notaríamos cómo encajan las dos manos entre sí, y tampoco podríamos sentir el frío o el calor así que no notaríamos casi diferencia en las diferentes estaciones del año. En conclusión, pienso que todos y cada uno de los sentidos son fundamentales en nuestro día a día y que somos muy afortunados de tenerlos todos perfectos, y si tuviera que elegir me privaría del sentido del gusto.

Es muy complicado, llevar una vida sin uno de los sentidos, y sobretodo cuando lo pierdes, debe de ser durísimo, aunque bonito, por otra parte, porque no nos dejamos llevar tanto por ellos, si no que nos dejamos llevar más por lo de dentro, por la humanidad, de las personas que te ayudan, por nuestra imaginación un poco quizás.

El sentido que no me gustaría perder jamás, es el tacto, porque me parece muy real, esa sensación de que se te erice la piel, al escuchar a alguien cantar, o simplemente al tener empatía con alguien que éste pasando por un momento duro, o por una simple caricia. Hablo tanto de la piel erizarse, porque es un gesto, involuntario, que no es aprendido, que tiene parte de nuestra esencia. No a todos nos ponen los pelos de punta las mismas situaciones.

No me gustaría perderlo, porque siento que es la base de la sociabilidad, el ser humano, es un ser social por naturaleza, y gracias al sentido del tacto podemos sentir a los demás, cerca, expresar, mostrar, es una manera de estar presente cuando no son necesarias las palabras, o momentos en los que estás tan triste, que un abrazo, o simplemente sentir a alguien cerca te anima.

También considero que nuestra supervivencia se debe mucho a este sentido, si no fuera por la sensibilidad que tenemos en la piel, no tendríamos umbral de dolor, nos quemaríamos y no levantaríamos la mano, nos la quemaríamos sin más, así podría poner muchísimos ejemplos.

En definitiva no sé que haría si no pudiera sentir lo de mi alrededor a través del tacto, porque lo veo un sentido bastante necesario.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2020   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio