FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Aquí está la primera propuesta de este grupo. ¿Quién se anima a escribr esta carta? La extensión, para los alumnos de 2º es libre. Para los de primera tiene que ser tan amplia como dijimos en clase. ¿Te imaginas que esta carta escrita por tí llega a tu hijo cuando tenga la edad que tienes ahora? Milagros de INTERNET

Visitas: 12000

Respuestas a esta discusión

Carta a mi futuro hijo/a.

Desde el principio no quise hacer esto.
No quiero escribirte, si te soy sincera, porque la verdad no te conozco ahora mismo, sin embargo, tú a mí sí.

No sé como te llamas ni cómo eres. Ni si eres niño o niña. Así que haré esto porque tengo que hacerlo, y porque si no tuviera filosofía no estaría esta noche de miércoles escribiendo esto.

Tengo 16 años, y no puedo darte los mejores consejos del mundo, y probablemente ahora te de unos pero dentro de 10 años haya cambiado completamente mi punto de vista.

No puedo decirte que no hagas cosas que yo he hecho, porque no tendría sentido. Creo que como todo adolescente tienes que equivocarte por ti mismo, que sufras las consecuencias, te des cuenta de las lecciones de la vida y no volver a equivocarte. Supongo que es así como se aprende, pero créeme, muchas veces vas a repetir el mismo error. A veces, incluso, no vas a aprender la lección nunca. Y te lo digo por experiencia propia.

Respecto a la gente, te diré que te encontrarás con mucha gente. Habrá gente que te sacará de quicio y no podrás hacer nada para remediarlo. Habrá gente muy mala, realmente mala, que sólo querrán hacerte daño, y probablemente sea porque tu tienes algo que ellos no. Por eso, yo siempre me digo a mí misma que no hay que entrar en su juego, pero como toda persona, llegará un momento en el que pierdas los papeles y te enfrentes. Y eso no está mal. A veces tenemos que enfrentarnos con otra gente para que haya paz, lo cual suena un poco irónico.
Sin embargo, hay gente buena. Y sí, realmente buena. Quizás veas que son tan buenos que son capaces de hacerse daño a sí mismos con tal de no hacérselo a los demás. Y aquí va el segundo consejo: quédate cerca de ellos. Porque es posible que se conviertan en tus mejores amigos o incluso en tu pareja.
Ten siempre en cuenta que tú eliges con quien estar. Y no me refiero físicamente, si no con quién estar en sus malos momentos. Estate con quien ha estado contigo, porque no hay nada más importante que la fidelidad y lealtad entre las personas, al menos para mí.

Algo que he aprendido todo este tiempo es que no hay que forzar las cosas. Te digo esto porque, cometí el error de intentar que alguien que quería irse de mi vida se quedara. Quien te quiere de verdad se va a quedar, y aunque tu le quieras muchísimo y no entiendas sus motivos, hay veces que tenemos que aceptar lo que no entendemos y vivir con ello.
Y esto es aplicable a amigos, parejas e incluso familia. Y sí, en tu familia también puede haber gente mala. Que sean tu familia no significa que tengas que quererles.

Un valor que siempre me han inculcado mis padres ha sido el respeto. Y lo mismo quiero decirte yo a ti. No existe nadie igual a ti, y eso es lo que te hace especial. Todos somos diferentes, pero a veces la gente usa esta excusa para hacer daño. Nunca permitas que se le falte el respeto a alguien en tu presencia, independientemente del motivo, tampoco permitas injusticias.
Siempre he sido de saltar cuando algo me parecía injusto, me afectara a mí o no, y de una forma u otra eso es ser fiel a mis principios, igual que tú debes hacer.

Sé humilde. Nunca vayas de algo que no eres. Acepta que te has equivocado, al igual que sientete orgulloso cuando has acertado.

Márcate un objetivo y lucha por él. Quizá nunca lo consigas. Y no pasa nada. Porque no todo de lo que sueñas se va a cumplir, y no debes ser menos feliz por eso.

Ten opinión propia, y sobre todo no seas manipulable. No hay nada más peligroso que la ignorancia, y si tú no sabes de algo no te arriesgues y no dejes que te coman la cabeza.

Cree en ti mismo. Sé que vas a tener días en los que te creas imparable, y otros en los que pienses que no eres suficiente.
No te convenzas de ninguna de las dos cosas porque no son ciertas. No puedes con todo, pero ni tú, ni nadie. Porque todos tenemos un límite y todos fallamos en un ámbito. Pero si tu crees en ti, puedes superar aquello en lo que no eres tan bueno.
Hablando de esto, quiero que sepas que tu nota no define tus capacidades ni quién eres. Para cuando tu estés estudiando es posible que haya mejorado el sistema educativo, o quizá sea el mismo que te encasilla en apto o no apto para estudiar lo que quieres.
Sí, hay que estudiar. Sí, hay que aprender. Pero no, no te mates, ni te agobies, ni te estreses. No sé que harás, si selectividad o tirarás por otro camino, pero independientemente de lo que hagas, la nota es solo un número. Y tú eres más que un número.

Sé que ya te he hablado de la.gente en general, pero estaría bien hablarte de las falsas amistades.
Seguramente te lleves muchas puñaladas por la espalda, y eso te va a acabar haciendo que aprendas de quién fiarte. Mis amigos me lo dicen: tengo muy buen ojo para saber se quién fiarme. Y espero que tú también aprendas esa habilidad. Lo ideal sería que nunca tuvieras que dudar de nadie, pero desgraciadamente, siempre hay alguien que no es tan amigo tuyo. Quien de verdad lo es, te lo demuestra. Estate seguro de eso.
Contarás los amigos con los dedos de una mano y para los amigos de fiesta te faltarán números. Y eso nos ha pasado a todos.

De la mano de las amistades, vienen las parejas. Lo más importante que debes saber es que no importa el sexo, la raza, la procedencia... de la persona de quien te enamores. Para mí las fronteras y las banderas son el inicio de la discriminación, y como antes te he dicho, el respeto va a por encima de todo esto.
Muchos amigos me preguntan cómo sé cuando estoy enamorada de alguien, y yo simplemente les digo que lo sé y ya está. No tiene más vueltas. No vayas a preguntarmelo un día, porque si lo dudas es que no estás enamorado.
Y va a ser algo genial enamorarte. Y compartir tus penas, tus risas, tus traumas, tus miedos e incluso tu piel con esa persona.
Y cuando te rompan el corazón, lo pasarás mal. Porque a todos nos lo han roto alguna vez, y lo creas o no, eso te va a hacer madurar muchísimo.
Piensa siempre que todo lo que te ha pasado te hará ser la persona que eres hoy.

Te he dicho muchísimas cosas con las que debes tener cuidado, y sé que son cosas negativas, pero es que yo siempre lo he sido.
Me gustaría que fueras transparente, y que supieras estarte serio en los momentos serios, pero que también seas el alma de la fiesta cuando tengas oportunidad.
Y a eso voy.
Sal de fiesta, bebe, fuma, baila, grita, besa, llora, peleate con tu mejor amigo, pide perdón, crece, madura, léete un libro, escucha música, aprendete tu canción favorita con un instrumento, escribe, sal a correr, ve a la playa y mira el horizonte y piensa qué puede haber más allá, busca en ti mismo, pierdete, encuentrate, pide ayuda, riete, enfadate, cuida siempre de los animales, rompe las reglas, crea las tuyas, cambia, mejora como persona...
En definitiva, vive. Vive y no pienses en la muerte. Porque no sabes si vas a morirte, o a pasar a una vida mejor. Prometo contartelo cuando yo lo haga.

Querido hijo o hija:

Feliz cumpleaños, hoy cumples los 16. En un día tan especial como hoy quiero que leas esta carta que tu madre escribió un día cuando tenía la misma edad que tú. La decisión no fue propia, ya que era un trabajo obligatorio para mi clase de filosofía de 1º de bachillerato (aunque ahora probablemente no se llame así, cada dos por tres están modificando la ley educativa), al principio tenía una actitud escéptica hacia el trabajo pero poco a poco mientras pensaba en lo que te diría me di cuenta de que hay muchas cosas que pienso ahora y que cambiaran conforme vaya creciendo y que quiero que sepas, porque los hijos a veces nos preguntamos cómo eran nuestros padres y sus pensamientos a nuestra edad, y lo que quiero que sepas.

Para empezar, quiero hablarte del día de mi decimosexto cumpleaños, me hacía muchísima ilusión cumplir los 16 años, porque había muchas cosas que quería hacer a partir de ese momento (como sabes mi cumpleaños es en abril, la carta la estoy escribiendo en noviembre y solo he hecho una de las cosas, pero eso te lo cuento luego), llevaba meses contando los días que faltaban e iba a ser un día prometedor, iba a ser festivo (Jueves Santo) así que quería hacer una súper fiesta con mis mejores amigas (que espero que ahora lo sigan siendo junto con más que conoceré a lo largo de los años) Mamen, Esther e Irene, y con toda la gente que me importaba en ese momento,  ese año en mi colegio organizaban un viaje a Londres en Semana Santa, pero yo decidí no ir ya que había ido 2 veces y el año siguiente quería ir al viaje de estudios que organizaran en Salesianos, el colegio donde hice bachillerato. Sin embargo mis amigas si fueron al viaje, y un mes antes nos enteramos de que el día de partida era justo mi cumpleaños, con lo que no podríamos pasarlo juntas, a mí no me molestó ya que entendí que no era algo que estuviera en sus manos, pero ellas se sentían muy mal y decidimos celebrarlo cuando volvieran. Pero como ya sabes existe algo llamado Ley de Murphy que dice que si algo puede salir mal saldrá mal, así que las cosas se fueron complicando y al final no podíamos celebrarlo, pero mis amigas que eran (y espero que sigan siendo) geniales llamaron a mi madre y la convencieron para hacerme una fiesta sorpresa, no era la fiesta inicial que yo quería, de hecho solo estábamos nosotras cuatro, pero estoy segura de que si al final hubiera hecho esa fiesta, no me lo habría pasado tan bien como me lo pasé esa tarde. Ahora voy a hablarte de todas las cosas que quería hacer y solo hice una, tenía muchas ganas de hacerme el segundo pendiente de la oreja y estaba emocionada ya que mi madre, tu abuela, me había prometido que cuando cumpliera los 16 me lo haría, otra de las cosas que quería era irme de fiesta con mis amigos, de hecho pensaba estar todas las vacaciones de verano de fiesta, pero ambas conocemos a tu abuela y sabemos que eso no fue posible, así que de pensar que saldría de fiesta al menos una vez a la semana pasé a no salir en todo el verano, la única fiesta a la que fui fue mi fiesta de graduación, fue en El Capricho que probablemente ya no exista, la recuerdo como una noche genial, aunque, otra vez por tu abuela, estuviera solo 3 horas allí.

Ahora mismo te estarás preguntando: ¿qué narices me quiere decir mi madre contándome todo esto? La verdad no lo sé, solo sé que son cosas que quiero que sepas ya que cuando sea madre ya no recordare esto desde este punto de vista, y probablemente yo seré más sobreprotectora de lo que era la abuela conmigo y sinceramente quiero que uses esto en mi contra, para las discusiones que, si te pareces a mí, tendremos y probablemente ya hayamos tenido, cuando yo te diga “yo a tu edad no salía”, tendré razón, pero tu podrás responderme “ya mamá, pero no porque no quisieras, sino porque la abuela no te dejaba”, eso sí, no quiero oír el “pero mamá eran otros tiempos”, cada tiempos tienen sus peligros y sus costumbres. Otra cosa si alguna vez me paso de sobreprotectora, dímelo, y arguméntame las razones por las que lo dices.

Quiero que sepas que puedes confiar en mí y hablar conmigo, no voy a juzgarte, puede que a veces parezca que sí, pero no lo haré. También quiero que me cuentes si te gusta alguien, y si te has echado novia o novio, si eres chico no me importa que te eches novio y si eres chica no me importa que te eches novia, espero que ya no haya los problemas de homofobia que hay aún, pero si los sigue habiendo y eres homosexual no le hagas caso a esas personas, el problema lo tienen ellos no tú, tu eres perfecto/a tal y como eres y siempre te querré, pase lo que pase. Sé que a día de hoy 18 de noviembre de 2017, tengo claro que no quiero tener hijos, pero ten por seguro que si te he tenido te quiero con locura y daría mi vida por ti, si tienes hermanos supongo que serás mayor que ellos así que diles que a ellos también los quiero con locura, y que se lo que es ser la hermana pequeña, así que procuraré no tratarlos de forma distinta ni como a niños pequeños. Si resulta que en vez de ser uno, sois gemelos (por favor que seáis gemelos, siempre he querido tener una para discutir quien es más guapa, o que seáis mellizos a lo Sharpay y Ryan, si he sido buena madre sabréis de que hablo) quiero que sepáis que esta carta es aplicable a los dos de hecho espero que la estéis leyendo juntos, no me odiéis por vestiros igual de pequeños pero es algo que me parece adorable.

Sé que lo siguiente está muy trillado, pero por favor no te metas en las drogas, destrozan la vida y no sirven de nada, por favor tampoco hagas cosas a mis espaldas, no sabes lo peligroso que es, si tus amigos te dicen “venga, no pasa nada” no les hagas caso. Tienes que estudiar, a esta edad apenas le damos importancia pero es muy importante. Ahora que he terminado de decirte las “cosas que dicen los padres” voy a volver a hablarte como persona de 16 años que soy ahora mismo, ¿sabes que hay gente que dice que los padres viven sus sueños a través de sus hijos?, pues en tu caso es real, de pequeño probablemente estudiaras música, danza y un montón de cosas más, esto es porque a mí de pequeña me habría encantado hacerlo, y quiero que si tú a esta edad quieres hacer alguna de estas cosas puedas y no tengas el problema de ser demasiado mayor para hacerlo, si quieres dejar alguna cosa puedes hacerlo, aunque la “yo adulta” te diga que no.

Mientras escribo esta carta, tu tía Carmen vive en Madrid y yo estoy en casa, en Alhendín, con tus abuelos sentada en el salón, llevo todo el día escribiéndotela y ahora mismo son las 20:00 y tu tía me ha mandado un mensaje por What’sApp (probablemente no sepas lo que es, si es así pregúntamelo y te lo explico)  y le he dicho que te estaba escribiendo una carta, me ha respondido que te de un beso, y quiero que lo recibas, ya que para mí, a mis 16 años, mi hermana es lo más importante que tengo en el mundo y espero que si tienes hermanos también lo sean para ti.

¡Vaya! Acabo de mirar la cuenta de palabras y llevo 1300, como ya te he dicho el motivo de esta carta es que es un trabajo para clase, el mínimo eran 1250 palabras creí que sería difícil escribírtelas, y que no tendría tanto que contarte, pero para mi sorpresa he llegado antes de lo que me esperaba. Sé que es una carta muy larga, pero te la voy a resumir en un par de renglones, te quiero seas como seas y pase lo que pase, te he contado algunas de mis experiencias, pero quiero que tengas las tuyas propias, eres perfecto o perfecta tal y como eres, no le hagas caso a la gente, hablan mucho y saben poco, rodéate de buenos amigos al fin y al cabo son la familia que escogemos, no temas cometer errores al fin y al cabo de ellos es de donde más aprendemos, y sobre todo no me hagas rabiar demasiado por favor.

Te quiere muchísimo (de verdad  no te imaginas cuanto),

Mamá ♥

PD. Si tengo más de 36 años, que espero tenerlos, y no he leído la carta que escribí cuando mismo esta recuérdamelo.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio