FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Varios son los temas en torno al cuento que nos pueden interesar de cara a trabajar con ellos como recurso para reflexionar sobre valores:
a) ¿Por qué cuentos?: En una época en la que las nuevas tecnologías digitales pueblan el campo de acción....¿Porqué recurrir todavía al cuento como herramienta de transmisión de recursos? En definitiva, tal vez sea necesario comenzar nuestro trabajo con cuentos reflexionando sobre su idoneidad.
b) ¿Qué cuentos?: Si damos por sentadas las bondades del cuento como recurso, tal vez podríamos centrar nuestra atención en la selección de cuentos. ¿Cómo han de ser los cuentos con los que trabajemos?...
c) ¿Contar cuentos?: ¿Reflexionamos mejor sobre cómo hacer que el cuento se acerque de verdad a nuestros alumnos? ¿Tenemos que saber contar cuentos? ¿Cómo se hace eso? ¿Que estrategias podemos utilizar?
d) ¿Qué hacer con cuentos?: De acuerdo, hemos decidido finalmente que queremos trabajar con cuentos. ¿Y ahora qué? ¿Qué hacemos con ellos? ¿Cómo los utilizamos?

Visitas: 522

Respuestas a esta discusión

¿LEER, CONTAR O INTERPRETAR CUENTOS?

¿Es suficiente con leer un cuento en clase para captar la atención del alumnado y por tanto acercarlo de mejor manera al mensaje que queremos transmitirle? ¿Qué diferencia hay entre leer y contar? ¿Interpretar los cuentos?
¿PORQUÉ UTILIZAR LOS CUENTOS COMO RECURSO?

Tal vez sería idóneo que centráramos previamente nuestra atención en los porqués. Utilizar un recurso adecuadamente implica sin duda tener claro ´qué pretendemos hacer con él, que objetivos queremos cubrir para los cuales este recurso es más idóneo que otros... En fin ¿cuentos? ¿qué aportan todavía?
¿QUÉ CUENTOS?

O tal vez te resulte más interesante discutir sobre qué tipo de cuentos son más recomendables para según qué tipo de alumnos, qué edad, que contexto sociocultural... ¿Conocemos algún texto de cuentos recomendables?
EL FLAUTISTA DE HAMELIN


Por comenzar con un cuento y una actividad. ¿Qué tal si proponemos posibles actualizaciones para este cuento? Aquí va la primera. Surgió de un grupo de alumnos de 2º de Representaciones escénicas y espectáculos dentro del Ciclo Forativo de Grado Superior de Realización de Audiovisuales y Espectaculos.cuando se les propuso preparar una puesta en escena de un cuento clásico actualizado y decidieron preprarar una crítica a la sociedad actual a través de su no aceptación de la inmigración, del poder manipulador de los medios de comunicación y de la corrupción política. Su actualización fué, en muy breves palabras, la siguiente.
Hamelin es cualquier ciudad actual para cuyos ciudadanos… Las ratas… son los inmigrantes. Ademas…los ciudadanos ya están hartos por lo que… El alcalde llama al flautista, que en este caso son…los medios de comunicación...cuya flauta es…la publicidad. Mediante su uso…logran convencer a los inmigrantes...que se van a “mejor sitio”. Sin embargo…El alcalde corrupto no quiere pagar por lo que …los medios amenazan con llevarse a los niños y…se los llevan atrapándolos con la pantalla de televisión que terminan atravesando para desaparecer del pueblo.

Y ahora os toca a vosotros. ¿Qué tal si intentamos completar o mejorar esta adaptación o proponer las nuestras?
Natalia Gil de Fainschtein nos propone la siguiente reflexión

BIBLIOGRAFÍA

Recomiendo un libro que me parece sumamente interesante como material teórico para los docentes interesados en trabajar los cuentos como recurso más allá de los objetivos del área de lengua: "Psicoanálisis de los cuentos de hadas" de Bruno Bettelheim.

Aqui va una reseña:

Bruno Bettelheim, célebre psicólogo infantil, se interesó en la influencia que podían ejercer los cuentos de hadas en los niños y llegó a la conclusión que tiene una extraordinaria importancia para la formación moral e intelectual de los niños.

A la luz del Psicoanálisis y la atención de niños durante muchos años pudo llegar a corroborar el importante papel que desempeñan estos cuentos en sus vidas.

Sostenía que la tarea más importante en la educación de un niño es la de ayudarle a encontrar sentido a la vida y a comprenderse mejor él mismo y a los demás a fin de lograr satisfactorias relaciones llenas de significado.

Para que un cuento atraiga la atención de un niño, éste debe ser divertido y además le debe causar curiosidad. Para enriquecerlo la historia debería estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su inteligencia, esclarecer sus emociones, y ayudarlo a reconocer sus dificultades sugiriéndole las soluciones a los problemas que lo inquietan, fomentando su confianza en si mismo y en su futuro.

Los cuentos aportan importantes mensajes tanto a nivel consciente como inconsciente.
Al hacer referencia a los problemas humanos universales, estas historias hablan a un pequeño yo en formación y estimulan su desarrollo, mientras que al mismo tiempo lo liberan de sus pulsiones inconscientes.

Muchos padres están convencidos de que los niños deberían conocer únicamente el lado bueno de las cosas, para evitarles sufrimientos o preocupaciones tempranas. Sin embargo, los cuentos de hadas les transmiten, que la lucha contra las serias dificultades de la vida es inevitable, y que si uno no huye y se enfrenta a las privaciones inesperadas y a menudo injustas, puede llegar a dominar todos los obstáculos.

Los cuentos de hadas suelen plantear, de modo breve y conciso, un problema existencial. La maldad está siempre presente igual que la bondad, pero nunca en una sola persona sino en dos personajes diferentes.
En los cuentos de hadas el malo siempre pierde, de modo que la convicción que se transmite es que el crimen no resuelve nada y de esta manera es una persuasión mucho más efectiva que la enseñanza de normas morales.

El héroe es la figura más atractiva que favorece la identificación e imprimen en el niño las huellas de la moralidad con más fuerza que cualquier enseñanza.

Los personajes de los cuentos de hadas no son ambivalentes, es decir que no son buenos y malos al mismo tiempo, como somos todos en realidad.

Cenicienta es buena y las hermanastras son malas, ella es hermosa y las otras son feas, ella es trabajadora y las demás perezosas.

Esta particularidad ayuda al niño a comprender más fácilmente la diferencia entre ambos caracteres.

Las ambigüedades no deberían plantearse hasta que no se haya establecido una personalidad relativamente firme.

De acuerdo a lo que antecede resulta interesante tener en cuenta la importancia que puede tener en los niños la oportunidad de conocer los antiguos cuentos de hadas que no todos tuvimos la oportunidad de conocer en el momento adecuado.

Fuente de la reseña: psicologia.laguia2000.com
El cuento es para mi un valioso instrumento ,para la enseñanza de valores y del aprendizaje en los alumnos, pues es por medio de este método como se le esta enseñando a leer y a escribir a nuestros niños en nuestro sistema educativo en mi país Honduras. Ahora este método es un proceso, por lo que no solo es de leerles un cuento para captar su atención, sino de saberles leer y que ellos aprendan a interpretar, a sacar conclusiones , a cambiar el final del cuento y a aplicarlos a su experiencia de vida , incluso a redactar sus propios cuentos.Y claro , no es lo mismo leer un cuento que contarlo, donde el primero solo cumple la función de transcribir unos signos mientras que en el segundo va ya un proceso de interpretación , de transformar el cuento en una experiencia que traslada a aquellos que lo escuchan hacia ese mundo maravilloso de la lectura y lo hace ser parte del cuento.

Como docente de Lengua y Literatura estoy absolutamente convencida -a través de mi experiencia, claro- de la importancia que tiene la buena "interpretación" a la hora de leer un cuento a los alumnos. Es fundamental que ese primer contacto sea realmente "mágico", por lo que yo recomiendo la práctica de lo que solía llamarse la "lectura modélica", a cargo del docente. Así se garantiza la lectura expresiva, cargada de matices, que complemneta el sentido lineal-verbal que todo texto literario tiene por naturaleza, pero que, en la narrativa, se vincula con sus remotos orígenes en la tradición oral. Debo aclarar que esta práctica es -según mi criterio- aplicable no sólo al abordaje de textos con los más chicos, sino también y muy especialmente con nuestros alumnos adolescentes. Maravilla observar cómo sus ojos se agrandan y contienen el aliento en los momentos de mayor tensión.

Hagan la experiencia. Vale la pena.

Es curioso al menos que viniendo de un congreso sobre la educación del Futuro desde las nuevas tecnologías nos enfrentemos a los cuentos como un recurso importante para la transmisión de enseñanzas en diversos campos. Pero mi pregunta es la siguiente. Ante una infancia y adolescencia bombardeada de imágenes, saturada de información, envuelta en múltiples historias pasadas, presentes y futuras... ¿aún nos queda sitio para los cuentos?. Pienso , como Nora, que aún el mayor silencio en un aula se produce cuando el profesor (sobre todo si lo hace bien) se anima a utilizar un cuento, a contarlo, a interpretarlo (y habría que definir loque entendemospor interpretar un cuento). La magia de la palabra es fundamental en la sociedad de la imagen. Pero tambien he podido experimentar como en determinadas ocasiones y ante determinados asuntos el cuentos se entiende rodeado de una halo de inocencia. Una inocencia de la que carece la sociedad en su conjunto y que por tanto deja al cuento como un recurso desfasado, fuera de tiempo, antiguo. ¿Cuál es el lugar del cuento? ¿Cuál es el tiempo del cuento? ¿Cuál es su por qué?
Desde ya que la elección de las lecturas debe adecuarse a la edad (evolutiva, psicológica, madurativa, etc, etc) de los destinatarios... Sin embargo, me atrevo a insisitir en que si la lectura es -como debe ser- expresiva, la magia se produce, más allá de las inocencias perdidas o embargadas por esta sociedad en la que nosotros y nuestros chicos vivimos.

Los cuentos han sido una herramienta metodológica maravillosa, son de gran motivación para los estudiantes especialmente para los niños,  yo he  tenido la posibilidad de leer el  libro que recomienda, sobre psicoanálisis de los cuentos de hadas y me dio piso a la importancia de trabajar con cuentos. Los cuentos no son importantes en sí mismo, sino en las actividades que se pueden desarrollar a partir de ellos, es mucho más enriquecedor cuando el niño solo lo escucha e imagina todo lo que ocurre y luego cuando tiempo la oportunidad de ver las imágenes.  O por el contrario ven solo imágenes y construyen la historia a partir de ellas.  Hay muchos cuentos maravillosos yo resalto especialmente uno llamado Supongamos, del escritor Colombiano Ivar Da Coll, es un cuento que yo catalogo para niños entre 8 y 11 años, donde se puede trabajar entre otros valores, el acto mental de suponer, la empatía y el cuidado del medio ambiente. o una página de cuentos llamados cuentosinteractivos.org que sin duda conocen, es española y los niños tienen la capacidad de decidir.

Yo me sigo enriqueciendo de todas sus valiosas ideas...Gracias

 

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2021   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio