FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Sucedió una vez que dos ranitas salieron a dar un paseo. Como hacían a menudo, recorrían los prados que rodeaban su charca saltando alegremente. Hasta que un día sucedió algo totalmente inesperado: tras un salto ni más ni menos largo cayeron dentro de un balde que el vaquero había olvidado cerca del establo y que aún guardaba bastante leche.

Al principio las ranitas no comprendían qué había sucedido, incluso encontraban divertida la situación. Pero pronto se dieron cuenta que aquello se estaba convirtiendo en una trampa: por mucho que se esforzaban por salir del cubo, las paredes metálicas eran demasiado lisas y el borde quedaba demasiado alto. Y así lo único que podían hacer era nadar y nadar para no ahogarse en la leche.

Pero el tiempo pasaba y el cansancio se apoderaba de ellas. ¿Te has dado cuenta de que nunca vamos a salir de aquí?, le dijo la ranita mayor a la más joven. Nuestras patitas no podrán soportarlo mucho tiempo y me temo que nunca saldremos de ésta. Moriremos aquí.

No importa, respondió la otra ranita. No podemos hacer otra cosa que nadar. Nada y no te lamentes. Conserva tus fuerzas.

Y las ranitas siguieron nadando y nadando y nadando sin descanso. Al cabo de unas horas, la ranita mayor volvió a quejarse: Nunca saldremos de aquí, éste será nuestro final. Me duelen las ancas y ya casi me es imposible seguir nadando. En verdad ha llegado nuestro fin. A lo que la ranita pequeña respondió: Nada y calla; no pierdas la esperanza. Simplemente confía y sigue luchando.

Y así siguieron, nadando y nadando; pero el tiempo pasaba y sus fuerzas menguaban, pues no paraban de dar vueltas, una detrás de la otra, concentradas en el movimiento de sus patitas y en mantener la cabeza fuera del líquido.

No puedo más, volvió a quejarse la ranita mayor, De verdad te digo que ya no puedo más. Ya no siento las ancas, ya no sé si las muevo o no. No veo bien y no sé hacia dónde me muevo. Ya no sé nada.

Continúa nadando, replicó la otra ranita. No importa cómo te sientas, no pienses siquiera en ello. Sigue adelante, continúa.

Sacaron fuerza de flaqueza y siguieron nadando y nadando. Por poco tiempo, pues la rana mayor pronto cejó en el empeño y con apenas un aliento de voz susurró:

Es inútil. No tiene ningún sentido seguir luchando. No entiendo qué estamos haciendo, por qué he de seguir nadando. Nunca podremos escapar.

¡Nada, nada! ¡Sigue nadando!

Y aún reunieron fuerzas para nadar unos instantes más…, hasta que la ranita mayor, extenuada, abandonó y murió ahogada. Y también la ranita más joven sintió la tentación de abandonar la lucha, de dejarse vencer y acabar con aquello, pero siguió nadando y nadando mientras se repetía a sí misma: Nada, nada. Un poco más, sólo un poco más. Continúa nadando. ¡Nada! ¡Nada!

Pero el tiempo pasaba y la ranita se sentía cada vez más débil. Le dolían las ancas, todo el cuerpo le dolía, pero ella seguía nadando, nadando, moviendo sin cesar sus pequeñas extremidades.

Y de pronto sucedió algo sorprendente. Bajo sus patitas empezó a notar algo de mayor consistencia que la leche, algo sólido, así que reunió las últimas fuerzas que le quedaban, se apoyó en aquella masa y saltó… justo por encima del borde del balde, para ir a parar a la seguridad del prado.

¡Con el movimiento continuo de sus patitas la leche había empezado a convertirse en mantequilla! Y la consistencia de la mantequilla le había ofrecido un punto de apoyo desde el que saltar.

Gracias a la perseverancia en su esfuerzo y a que no se había dejado derrotar por el cansancio o el sin sentido, había sido capaz de transformar una situación terrible en una ocasión de liberación.








¿Cómo podemos aplicar este cuento a nuestra vida?
¿puede tener "contraindicaciones"? ¿cuáles?
¿a quién se lo leeríamos? ¿por qué?

Visitas: 3044

Respuestas a esta discusión

Este cuento desde que lo contaron en clase me encanto , porque creo que es un claro ejemplo de la realidad de hoy en día . La mayoría de las personas de hoy en día nos rendimos muy fácilmente ante cualquier circunstancia o situación , sobre todo en los jóvenes , que cuando tenemos un problema pequeño el cuál no se puede considerar como” problema” nos ponemos siempre mal, nos hundimos y siempre alfinal acabamos abandonando todo. Creo que es un ejemplo de superación, de cómo la ranita chica por muy cansada que estuviera seguía intentándolo hasta que como siempre , cada esfuerzo tiene su recompensa, y la suya fue sobrevivir ante esa situación , y se muestra como la ranita mayor abandona y se muere , nunca en la vida nos podemos rendir ante ningún problema , ya que todo en la vida tiene solución menos ,por desgracia , la muerte. Por ello , tenemos que echarle coraje a la vida y no rendirse nunca, y si tenemos un problema y otro y otro.. pues cada uno de esos problemas ir superándolos uno por uno porque alfinal tendremos nuestra recompensa , y siempre podremos estar orgullosos de todos los problemas que hemos ido sacando adelante y todos los obstáculos que hemos superado para llegar hasta un cierto punto . Porque las oportunidades no las podemos desaprovechar y oportunidades en la vida solo tenemos una. ¿La Vas a dejar perder también? ¿Por qué? Porque, si teniéndolo todo a nuestro favor solo tenemos que poner de nuestro parte en conseguir que todo nos vaya bien y poder superar todos los problemas que tengamos , Solo es cuestión de esfuerzo , un poco de esfuerzo , solo un poco,y tendremos una vida muy buena , ¿pero tan difícil es? . Ya sé que sería muy fácil que nos lo dieran todo echo y que nosotros no tuviéramos que hacer nada , solo vivir, vivir y vivir. Pero , ¿ Que emoción tiene eso? Creo que seria bastante aburrido todos los días tener que hacer lo mismo , no tener ningún problema , creo que seria algo demasiado surrealista y demasiado perfecto como la perfección no existe no podemos pensar en nada por el estilo . Por ello en la vida , solo tenemos que luchar luchar y luchar con todas nuestras fuerzas y poco a poco ir consiguiendo nuestros objetivos ,nuestras ilusiones , nuestros sueños…pero todo poco a poco no hay que precipitarse , y si algo no te sale bien , no significa que ya nunca te vaya a salir bien , si no salio bien fue por un despiste que ya seguro que no volverás a tener. Algo también esencial en la vida es confiar en ti misma y confiar en que tu puedes, en que si quieres puedes, y como puedes lo vas a conseguir, te cueste lo que te cueste.

De este cuento hay que tomar ejemplo de la ranita pequeña y no de la mayor que por muy mayor que sea ha demostrado su inmadurez, su cansancio y ha demostrado que no confiaba en ella misma ya que si confiara en ella misma hubiera seguido nadando y nadando como hizo la ranita pequeña que confió en que ella si podía salir de allí y alfinal salio.

Este cuento me encanta porque es un claro ejemplo de motivación , y motiva para salir cada día hacia adelante , creo que recapacitando , yo soy del tipo de la ranita mayor, pensaría que de hay ya no podría salir y que alfinal me moriría. Pero creo que ahora no , que si me sucediera a mí eso , poniéndome en su lugar , saldría hacia delante y seguiría nadando hasta poder salir de allí y estaría orgullosa de mi toda mi vida porque gracias a mí pude conseguir algo que era casi imposible.

Nunca te rindas en la vida , porque solo hay una y esta para vivirla bien e ir siempre hacia delante y si hay un obstáculo se supera y punto, pero no esta para vivir deprimida/o y estar siempre de bajón. Por eso lo mejor es recapacitar y pensar que por muchos problemas que tengas, tu de eso vas a salir , te cueste lo que te cueste pero saldras!


Singer.
Es un cuento muy interesante y muy aplicable a la vida real, o al menos, yo creo que podría aplicarlo a mi vida. Desde mi punto de vista entiendo este cuento de la manera que voy a explicar a continuación. Hay que seguir siempre adelante cuesten lo que cuesten las cosas no hay que rendirse porque aunque existan cosas, obstáculos y dificultades en la vida todo tiene solución o bueno mejor dicho, todo menos la muerte por desgracia. Ante las dificultades hay que crecerse y hacerse mas fuertes y luchar por conseguir lo que se quiere y lo que cada uno se propone, porque la vida no es un camino fácil, es mas, es un camino que presenta muchas dificultades y muchos malos momentos, pero aun así no hay que rendirse y hay que esforzarse al máximo por alcanzar las metas que cada uno nos proponemos. Porque el esfuerzo es la base de todo, de todo lo que queramos conseguir claro esta. Si no nos esforzamos no podremos conseguir nada en esta vida que nos ha tocado vivir.
Creo que podríamos aplicar este cuento a nuestra vida en el sentido de que podemos o debemos (mejor dicho) seguir el ejemplo de la ranita mas joven, porque a pesar de que la otra ranita no pudo mas y se termino rindiendo, la ranita joven tuvo fuerza de voluntad y hasta que el fin pudo salir de donde estaba atascada. La ranita mas vieja es el claro ejemplo a NO seguir en nuestras vidas, porque a ver me explico, si quieres algo , si quieres conseguir algo tiene que luchar, luchar hasta el final y no rendirte JAMAS, y esta ranita no hizo eso por lo que termino ahogándose en la leche, porque se rindió. Sin embargo la ranita joven, que no se rindió, al final pudo conseguir lo que se proponía, salir sana y salva de aquella situación. Tambien creo que la ranita joven podría a ver dado ejemplo a la rana mas joven, y no haberse rendido pensando que si ella se rendía podía incitar a la otra a hacer lo mismo. Pero por suerte la ranita joven tenia mas fuerza de voluntad y no se rindió. Porque en la vida real, las personas mayores aunque estén muy cansadas y muy hartas de algunas cosas siempre hacen lo imposible para ayudar y dar lecciones sobre la vida a las personas mas jóvenes, para que puedan seguir adelante y para que jamás se rindan. O al menos eso creo yo... Siempre hay que sacar fuerzas de donde sea y no pensar que no podemos hacer algo, porque si de verdad queremos conseguirlo vamos a esforzarnos tanto que el resultado final será el esperado, y nos sentirimos super bien con nosotros mismo y muy orgullosos de nosotros.
Este cuento yo se lo leería a todas aquellas personas que alguna vez pensaron en tirar la toalla en algún momento, por alguna situación que les costara mucho y que en esos momentos en los que están a punto de tirar la toalla definitivamente creo que este cuento les ayudaría mucho, porque creo que es un muy buen ejemplo de esfuerzo y de cosas que hacer para conseguir nuestras metas y que una vez que las hayamos conseguido nos sentiremos mas libres , mas relajados y mejor con nosotros mismos y la verdad que con un peso menos. Tambien les leería este cuento a los niños pequeños, para enseñarles desde que son pequeños que aunque las cosas cuesten hay que esforzarse por conseguirlas y creo que les ayudaría mucho porque creo que si desde pequeños les enseñas unos cosas puede ser que las tengan mas en cuenta en toda su vida.
Y un poco en cloncusion, a mi me gusta mucho este cuento y creo que es muy útil y que a partir de ahora voy a seguir mas el ejemplo de la ranita joven, y voy a dejar de comportarme como la ranita mas anciana, como a veces he hecho.
1.- Resumir las ideas principales.
El cuento comienza con la presentación de las ranitas y el planteamiento del problema: Resulta que dos ranitas caen a un cubo lleno de leche y, aunque el principio hasta les parece divertido, pronto se dan cuenta de que no pueden salir. Empiezan a intentar nadar para no ahogarse pero una de ellas decide rendirse porque cree que la lucha será inútil. Sin embargo la otra continúa nadando y finalmente se da cuenta de que la leche se ha convertido en mantequilla y que su esfuerzo se ve recompensado porque puede liberarse.
2.- Valoración de las mismas.
La idea que creo que más refleja el cuento es el valor de la constancia, de la lucha y del esfuerzo. Luchando y esforzándonos podremos salir de todas las adversidades, por muy difíciles que sean, pero es importante no perder nunca la esperanza y la ilusión de que las cosas puedan mejorar. Si tenemos un problema y caemos en un "cubo de leche" lo que tenemos que hacer es luchar e intentar salir de él, porque por muy complicado que parezca todo tiene solución. Lo peor que podemos hacer es rendirnos, puesto que acabaremos ahogándonos como la primera ranita.
3.- Consecuencias coherentes, posibles y concretas que pueden tener dichas ideas en la vida del alumno si se tuvieran en cuenta .
Creo que la situación que plantea el cuento es una situación que le pasa a la mayoría de las personas, aunque en la mayoría de los casos y afortunadamente no tiene un final tan desastroso como es la muerte de la ranita. Gracias a eso, los errores que son fruto de la desilusión, el no esforzarse o la pereza pueden ser enmendados y, si no es posible, siempre podremos aprender la lección para la próxima vez.
Esto se puede aplicar en todos los aspectos... En los problemas de salud, en los estudios, a la hora de ponernos metas, cuando perdemos a alguien... Y la verdad es que muchas veces, ante esas situaciones, por muchas cosas que nos digan no hay manera de que nos animemos, pero creo que muchas veces hay que pensar las cosas fríamente y ver que, como dicen, "después de la tormenta siempre sale el sol" y que todo tiene solución en esta vida (menos la muerte xd).
4. ¿Puede tener contradicciones? ¿Cuáles?
No creo que este cuento pueda tener grandes contradicciones, si acaso una de ellas puede ser la desilusión ante el fracaso cuando has puesto todo de tu parte y el bajón de autoestima que esto puede suponer, pero ante todo pienso que hay que arriesgarse y que, como he dicho antes, aunque las cosas salgan más hay muchas más oportunidades y la vida es muy larga.
5. ¿A quién se lo leeríamos? ¿Por qué?
Se lo leería a todas las personas que han perdido la esperanza, que son negativas y que creen que todo les saldrá mal. En concreto ahora mismo se lo leería a dos amigas mías que están un poco deprimidas para que vean que todo tiene solución, y bueno, me lo leería a mí misma en muchas ocasiones de bajón. Creo que es un cuento apto para todo el mundo.
Ante esta pregunta me planteo las clases de personas que existen en el mundo y en muchas ocasiones es muy triste ver como una persona se vende por una simple cantidad de dinero sin darle importancia o valor a si mismo como persona humana que es. Pienso que hemos sido creados para ser valorados por unos valores unicos que son positivos y negativos y por lo tanto me parece inmoral como una persona puede quererse tan poco como aceptar algo a cambio y realizar lo qur esa persona pide o simplemente abandonar la confianza de un amigo soltando algunas palabras que te transmitio en una situacion determinada y que te pidio que no le dijeras a nada y es capaz de traicionarle por ver unas simples monedas o billetes que no son mas simplemente que unos montones de papeles que tienen valor economico en al sociedad, pero yo me pregunto .
De verdad vale la pena realizar todo esto para conseguir eso a cambio? Puede ser que me equivoque y que seguro que muchas personas lo harian encantadas y lo ven como algo bueno pero en mi caso nunca me venderia por una cantidad de dinero o por algo material por defraudar a una persona de mi entorno o de mi familia.
Por lo tanto pienso que las personas no tienen un precio , creo que no se nos puede comparar como animales o con productos de supermercados. Valemos mas que eso y una cosa que las personas tenemos es la dignidad por la que siempre estare dispuesta a mantenerla y por lo tanto nunca la perdere mientras qur no me venda a cualquiera.
Por desgracia existen personas que venden a las personas como si fueran animales como anteriormente he dicho para usos o afines muy desagradables solo para satisfacer las necesisades de la persona que las conpra.
Y eso de ponerle un precio a una persona, no entiendo en lo que se basan para poner una cantida, esque no es algo etico ni moral ya que ellos no pueden saber eso solo pueden juzgar la apariencia . Por lo tanto no evaluan lo que esta en el interior que en muchas ocasiones es mucho mejor que lo exterior.
Asi que seamos leales a las personas que nos quieren y queramonos un poco mas para que nuestro precio en un futuro pueda ser incalculable

El resumen de este cuento es que había dos ranitas que le encantaban salir por el prado dando saltos, pero un día, en una vaquería, al encargado de esta vaquería se le olvido cerrar un cubo y las ranitas cayeron en el, y por mucho que intentaban nadar para salir de él, no lo conseguían hasta que una de ellas se rindió y murió, pero la más joven, siguió luchando y convirtió la leche en mantequilla y pudo salir de un pequeño salto de nuevo al prado. Pienso, que la enseñanza que este cuento desea transmitir es la de que no hay que rendirse nunca por muy difícil que nos parezca el problema que tenemos ante nosotros, y aunque creamos que no hay solución para ese problema, siempre la hay, y, por tanto, debemos luchar como hizo la ranita joven sin abandonar por superar nuestros problemas o obstáculos que relacionándolos con el cuento sería el salir del cántaro de leche.

La enseñanza que he explicado que transmite este cuento, se puede relacionar muy bien con algún suceso que ha pasado en mi vida como puede ser por ejemplo el tema de los estudios, puesto que, como a todos siempre hay algo en los estudios que nos parece muy difícil, y en mi caso, era el inglés, puesto que yo estudiaba mucho pero siempre sacaba 4 y ya dije pues para que seguir estudiando si total siempre saco lo mismo, y estuve a punto de tirar la toalla como hizo la ranita grande, pero mi hermana me animó a seguir adelante y a que confiara más en mi, ya que si hacía esto, podría aprobar esta asignatura sin mayor problema, pues eso hice, estudié con la motivación de que no estaba bien tirar la toalla y que yo podía sacarlo, y esta decisión la vi reflejada en el 7.5 que saqué en el último examen de ingles de 4º de la Eso. 

 Este es uno de los cuentos de las que la moraleja es muy fácil extraerla y del que nos tenemos que aplicar muy bien el ejemplo de la ranita. Y más nosotros que somos estudiantes de 1º de Bachillerato, estamos en una nueva etapa, en una etapa en la que todo nos cuesta mucho más, todo es mucho más difícil y muchas veces sentimos ganas de abandonar la lucha por aprobar y sacarlo todo con buenas notas. Es una lucha que no debemos dejar que pueda con nosotros porque tenemos unos ideales, tenemos unos intereses y estamos estudiando y nos estamos formando para poder tener un futuro digno, un futuro lleno de posibilidades y un futuro en el que el día de mañana, podamos escoger el trabajo que más nos guste, porque somos los futuros jóvenes y porque somos la esperanza del mañana.

Debemos de hacernos la vida fácil a nosotros mismos y a los demás porque todos nos merecemos la misma parte y tenemos el derecho de ser felices. Aunque felicidad es una palabra difícil de entender, definir y conseguir, ya que no es nada fácil conseguirla vamos a intentar estar lo mas cerca posible de ella, pero, para conseguirlo no debemos de hacerlo solos, cuanta mas y mejor compañía, mejor. Para todo ello es necesaria la constancia y el esfuerzo. La constancia es la virtud que nos conduce a llevar a cabo lo necesario para alcanzar las metas que nos hemos propuesto, pese a dificultades externas o internas, o a la disminución de la motivación personal por el tiempo transcurrido. La constancia sustenta el trabajo en una fuerza de voluntad sólida y en un esfuerzo continuado para llegar a la meta propuesta venciendo las dificultades e incluso venciéndonos a nosotros mismos. Y el esfuerzo es una bella palabra que nos da el orgullo de lograr grandes o pequeñas cosas aplicando nuestro Esfuerzo, es por ello que es una de las palabras que nos enorgullecen. Ya que sin nuestro esfuerzo poco podríamos hacer, pero que inmensa satisfacción en cualquier orden de nuestra vida es lograr algo con Esfuerzo. Se siente y se demuestra a nuestros semejantes que cuando uno pone Esfuerzo las cosas en la mayoría de los casos se llegan a concretar.

En definitiva pienso que hay que tomar ejemplo de todo lo que ocurre a nuestro alrededor en el transcurso de nuestra vida, porque, como no, de los errores se aprende. El error es nuestro mejor profesor y no hay mayor satisfacción que el que sana su dolor.
Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite. La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia.
Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho.
La constancia es la virtud por la que todas las cosas dan su fruto.
La constancia es el complemento indispensable de todas las demás virtudes humanas.
A la tercera va la vencida.
Nada es constante en este mundo sino la inconstancia.

Para concluir la actividad pienso que, deberíamos de ser más constantes para lograr aquello que nos preocupa y aquello por lo que luchamos. Una lucha en la que jamás nos tenemos que rendir, porque de nuestro esfuerzo depende nuestro futuro, depende de lo que queramos hacer en un futuro próximo y de los que queramos hacer con nuestras vidas. Las personas que se rindan, por el simple hecho de la flojera, las considero personas débiles que no son capaces de seguir luchando por sus sueños, pero cuando tienes un sueño tienes que perseguirlo hasta el final, hasta conseguirlo.

Este es un gran cuento del que hay que aprender mucho, hay que aprender de la ranita joven, luchadora, con mucha fuerza de voluntad, y sobre todo muy paciente.
La vida, te pone a prueba cada día, y lo que nunca hay que hacer es venirse abajo, sentir que ya no hay nada más que hacer y tirar la toalla, pues esta sería la peor decisión tomada nunca.
Cada día es una prueba, una prueba que hay que pasarla como hizo la ranita joven, una prueba donde cada persona tiene que ser la más luchadora, la más fuerte y la que más fuerza de voluntad ha de tener. Si en la vida hiciéramos todos como la ranita mayor, ¿ Que sería de nosotros? Todos muertos, vencidos, por no seguir con las adversidades que nos encontramos día a día? No, para nada podríamos acabar así. Si algo te enseña este cuento, es que tienes que ser lo suficientemente fuerte para seguir a delante y llegar a tu meta, ya que siempre puede pasar, que la leche se convierta en mantequilla. Pues así con cada aspecto de tu vida.

Este cuento habla de dos ranitas que tal como solian hacer, estaban una tarde dando un paseo cuando de repente al dar un salto cayeron en un balde con leche. Al principio no se daban cuenta de la gravedad del asunto pero cuando decidieron salir y vieron que no podían empezaron a preocuparse. Las dos nadaban fuertemente para intentar salir pero la mayor empezó a quejarse de que estaba cansada y que lo mejor era rendirse, la pequeña la animaba y le decía que no se rindiera que continuara nadando. Pasaba el tiempo , cada vez estaban mas cansadas y la ranita mayor no paraba de quejarse mientras que la pequeña nadaba y nadaba.  Mas tarde, la rana mayor acabo rindiéndose y ahogándose en la leche. La rana pequeña cada vez mas cansada tenia grandes tentaciones de parar pero con un ultimo esfuerzo nadó con todas sus fuerzas y la leche se convirtió en mantequilla solida en la que pudo impulsarse y salir.

Este cuento principalmente nos enseña que no debemos rendirnos, por muy cansados que estemos de luchar, por muy difícil que parezca la situación, aunque nos digan una y otra vez que no podemos, tenemos que confiar en nosotros mismos y salir adelante sin rendirse.

Por otra parte podemos sacar como moraleja que no tenemos que ser tan negativos, y en vez de bloquearnos buscar una solución y confiar en que saldremos adelante. Muchas veces los problemas no los arreglamos no porque no podamos si no porque realmente no lo hemos intentado o porque no hemos puesto todo nuestro empeño en él.

Este cuento viene muy bien a los estudiantes, para decirles que por mucho que les cueste, que crean que no pueden con un curso o con una asignatura, con esfuerzo, ganas y positivismo se consigue lo que se quiera.

RSS

Fotos

Cargando…
  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio