FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿Qué opinas?

Visitas: 42307

Respuestas a esta discusión

Estoy de acuerdo con AMERIX porque el ignorante, al no tener conocimientos, se pueden aprovechar de su ignorancia pues puede sentirse indefenso y agobiado al no saber de nada, mientras que el sabio tendría posibilidad de defensa. Por otra parte, el sabio lo conoce todo y puede sentirse decepcionado por la realidad, mientras que al ignorante eso nunca le pasaría, pues no tiene conocimientos.

Yo creo que la felicidad no depende de tu nivel de inteligencia, pero también pienso que el ignorante no puede ser feliz, porque no puede tomar sus propias decisiones,  ya que desconoce la realidad.

La persona que es ignorante es fácil esclavizarla, imponerle normas, costumbres...porque la persona ignorante no concive la idea de que eso pueda cambiar o que exista otra situación. La persona ignorante es esclava de su propia ignorancia.

Sin embargo, intentar conocer la realidad que te rodea aunque no consigas ser sabio, pero el simple hecho de conocer te  abre muchas puertas, te hace ser libre, poder defenderte...Puede ser que conozcas el sufrimiento pero el primer paso para superar algo es haciéndole cara, enfrentándose a ello no dándole la espalda.

Nunca me ha gustado tomar los extremos como solución en esta clase de preguntas, por lo que analizaré primero las dos situaciones:

  • El sabio. Pensemos en ese hombre sabio, que ha alcanzado la verdad absoluta. Hipotéticamente claro. Ese hombre se aburre de la vida, porque todo lo sabe y todo lo ha visto ya. Todo para él es como esas cajas que tenemos en casa llenas de polvo: sabemos lo que hay dentro de ellas y estamos aburridos de mirarlas, pero es que no hay nada más que hacer. Ese hombre que creemos feliz, está frustrado porque ya nada le sorprende ni le asombra, ya nada capta su atención. Está ávido en busca de algo que no conozca para poder sentirse alguien más. Eso, para él y para cualquiera que observe, no es felicidad.
  • El ignorante. Supongamos ahora el caso contrario, ese hombre que no sabe nada. Todo le asombra y todo le conmueve. Se lleva las mayores alegrías por seguir vivo cada día pero las mayores decepciones por no saber ni dónde está ni quién es. Su vida es también frustrante, pues no hay respuestas para nada y cualquier situación siempre le vendrá grande. Es un alma errante en el mundo que lo que quiere es dar algo de sentido a su vida con una mínima verdad, aunque sea la fecha y hora en la que vive. Y eso tampoco es felicidad.

Viendo esto, claramente ninguno de los dos es feliz. El segundo quizás llegue a la felicidad cuando conozca un poco, pero cuando eso pase, querrá saber más hasta que lo sepa todo, porque querrá llegar a ser el sabio.

Eso exactamente es lo que le ocurre al ser humano desde que existe: es ignorante y se siente desdichado, por lo que llena su tiempo de conocimiento, hasta que llega el día que quiere ser como el sabio. La pena es que cuando llega a ser sabio, si es que consigue serlo, se da cuenta de que ha pasado toda su vida intentando llegar a la supuesta felicidad, la cual es mentira porque allí no reside.

Por tanto, no es más feliz el que más sabe. Tampoco el que menos. El más feliz es aquel que conoce lo que conoce, y si quiere conocer más no es por llegar a ser feliz, sino por enriquecerse como persona para poder ir mejorando cada día, pues ya es feliz con cómo es y con lo que tiene.

Este tipo de preguntas tienen truco dado que debemos partir de la convección de que ambos seran infelices por el mismo motivo,ambos desconocen la realidad que les rodea,en mayor o menor medida,lo que pasa que el ignorante se agarrara a cualquier respuesta que le den o encuentre,no va a buscarla lo que le hace desaparecer cualquier angustia que pudiese surgir derivada de este pensamiento de busqueda de respuestas,mientras que el sabio tendra mas ''angustia'' por que sus respuestas e ideas estaran siempre a critica,lo que le creara un cierto interes y no le dejará ser feliz.Concluimos que el ignorante es mas feliz

yo creo que hay saber encontrar el equilibrio entre los dos, pues un ignorante es feliz por incultura y el sabio no lo es porque tiene dudas existenciales, pero yo no m considero ni uno ni otro por supuesto, para mi no depende de eso, simplemente de como se toma uno la vida y como acepta sus limitaciones humanas.Un homre puede ser muy sabio y ser feliz, y eso intentare en un futuro proximo

Yo creo que es más feliz el ignorante, ya que muchas malas noticias no las conocerá y no tendrá motivo para no ser feliz, pero sobre todo, porque el que ya lo sabe todo, no tiene inquietud por nada, en cambio, el ignorante es feliz porque puede seguir haciéndose preguntas y siempre le quedarán muchas por contestarse y eso le hace feliz

En esta pregunta depende del pensamiento de la propia persona, por ejemplo, una persona que es sabia pensaría que es más feliz el ignorante, y una persona ignorante lo contrario. Por ejemplo, una persona ignorante no sabría nada, esto, por una parte, le haría feliz, pero por otra, estaría triste por no conocer. Y una persona sabia sabe mucho, pero puede que mucho de lo que sepa le haga daño, por lo que ya no es feliz. Por eso creo que esta pregunta no llevaría a una respuesta clara, sino que podría llegar a otra pregunta, y es ¿existe la felicidad? 

Si analizamos a cada uno vemos como tanto al sabio y al ignorante les falta algo para poder ser feliz:

- Una persona sabia: conoce gran parte o la mayoria de la realidad y se encarga de analizar cada situación razonadamente.

Inconvenientes: todo lo cuestiona, no da nada por válido, nunca esta conforme con lo que sabe sino que siempre quiere más. Ademas puede saber cosas que no quiere o no le gustaria saber, ya que afectan a personas que el estima.

Ventajas: te ayuda a avanzar, a no quedarte estancado, una persona sabia siempre quiere saber mas, es critica, no se conforma con lo que le dicen…

-Ignorante: no le interesa el porque de las cosas sino que su paso por la vida se basa en mirar las cosas sin hacerse ninguna pregunta.

Ventajas: es feliz (aparentemente) porque no se preocupa por nada, no le afecta la maldad del hombre o el sufrimiento ya que no los conoce, etc.

Inconvenientes: se queda limitado no avanza, acepta lo que los demás dicen, lo pueden manipular fácilmente, es ,como bien ha dicho tragicomix, “esclava de su propia ignorancia”.

Ninguno es realmente feliz, aunque si vemos los inconvenientes de cada uno, el ignorante se puede manipular fácilmente pero él no se da cuenta, luego se podria decir que el es mas “feliz” ya que desconoce todo lo que pasa a su alrededor incluso lo que le afecta a el mismo.

Iba a empezar a contestar a esta pregunta, y al ver la respuesta de  bianca castafiore me he quedado asombrado al leerlo porque después de esta explicación tan clara y concisa de la persona sabia y el ignorante, creo que hay poco que decir más al respecto. Estoy de acuerdo porque es difícil saber realmente quien es más feliz si uno u otro, pero teniendo en cuenta solo el conocimiento ninguno llegaría a ser feliz porque cada cual tiene sus ventajas y inconvenientes.

Aunque realmente me inclino más por el Ignorante ya que el conocimiento y el saber la verdad le daría un poco igual, estaría apegado a sus costumbres, y pasaría de lo demás, por otro lado el sabio estaría comiendose la cabeza y dandole vueltas de todas las preguntas que se puede llegar a hacer y no tienen respuesta...

bianca castafiore dijo:

Si analizamos a cada uno vemos como tanto al sabio y al ignorante les falta algo para poder ser feliz:

- Una persona sabia: conoce gran parte o la mayoria de la realidad y se encarga de analizar cada situación razonadamente.

Inconvenientes: todo lo cuestiona, no da nada por válido, nunca esta conforme con lo que sabe sino que siempre quiere más. Ademas puede saber cosas que no quiere o no le gustaria saber, ya que afectan a personas que el estima.

Ventajas: te ayuda a avanzar, a no quedarte estancado, una persona sabia siempre quiere saber mas, es critica, no se conforma con lo que le dicen…

-Ignorante: no le interesa el porque de las cosas sino que su paso por la vida se basa en mirar las cosas sin hacerse ninguna pregunta.

Ventajas: es feliz (aparentemente) porque no se preocupa por nada, no le afecta la maldad del hombre o el sufrimiento ya que no los conoce, etc.

Inconvenientes: se queda limitado no avanza, acepta lo que los demás dicen, lo pueden manipular fácilmente, es ,como bien ha dicho tragicomix, “esclava de su propia ignorancia”.

Ninguno es realmente feliz, aunque si vemos los inconvenientes de cada uno, el ignorante se puede manipular fácilmente pero él no se da cuenta, luego se podria decir que el es mas “feliz” ya que desconoce todo lo que pasa a su alrededor incluso lo que le afecta a el mismo.

Es difícil saber esto con total claridad, yo pienso que es más feliz el ignorante, ya que no es cociente de los muchos peligros que existen en esta vida.

El sabio está más pendiente a la hora de hacer algo de los riesos que pueden pasar al conocer todo lo que le rodea, sin embargo el ignorante al ignorar ésto es capaz de hacer muchas más cosas, aunque muchas de ellas sean imposibles y es capaz de vivir más feliz sin preocuparse principalmente en nada de lo que está sucediendo a su alrededor.

Probablemente el ignorante sea más feliz, puesto que no se preocupa por nada y desconoce lo que ocurre en realidad.Pero no es una felicidad completa porque en ocasiones ser más sabio nos abrirá puertas que nos podrán hacer muy felices, puertas que si fuésemos ignorantes ni sabríamos que existen.

Yo preferiría ser sabio, porque considero que la felicidad de un ignorante es una felicidad vacía, porque un ignorante es feliz porque sí, es decir, no tiene que luchar por su felicidad porque ya la tiene. Sin embargo, un sabio lucha por encontrar las respuestas para ser feliz y cuando logra encontrar alguna de estas respuestas es más feliz aún debido a que el esfuerzo dedicado ha valido la pena.

En mi opinión los dos son felices cada uno a su manera, el ignorante es feliz sin saber nada y sin preocuparse por aquello que evidentemente no sabe, no se pregunta el por qué de las cosas que suceden a su alrededor y vive estancando en la vida que le a tocado vivir, sin buscar progresar, esa es su manera de ser feliz. Sin embargo el sabio es feliz buscando respuesta e informándose del por qué de las cosas, y lucha por encontrar en la sabiduría la felicidad, aunque el sabio a media que va creciendo su sabiduría se va dando cuenta de que realmente no sabe nada, y esto lo decepciona.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2021   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio