FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

(Platón) ¿Sómos prisioneros? ¿De qué? ¿De quién? ¿Nos damos cuenta de ello? ¿Cómo podemos liberarnos de nuestras cadenas?

¿Vivimos esclavizados y engañados?

Visitas: 13499

Respuestas a esta discusión

En mi opinión yo pienso que si somos prisioneros, si no son de unas cosas son de otras. Como ejemplo, de la dependencia que genera. Somos prisioneros de la sociedad, puesto que debemos obedecer ciertas leyes, y si no las cumplimos se nos castiga. Somos prisioneros de las opiniones de las personas. Somos prisioneros de nuestros prejuicios. Ante la falta de conocimiento de las cosas siempre tenemos una primera opinión negativa de rechazo. Aunque todo depende de la persona y de la importancia que le dé a cada cosa.

yo pienso que si somos prisioneros porque por ejemplo, en la publicidad o en las revistas nos engañan en cada momento diciéndonos cosas que luego no son la verdadera realidad. nos podríamos liberar conociendo mejor el mundo que nos rodea y no fiarnos de nuestros sentidos .

Sí, pienso que somos prisioneros de las normas, las leyes, de otras personas. No nos damos cuenta pero hay gente que sí se da cuenta de que otro es prisionero de algo o de alguien. Por ejemplo, se es prisionero de los vicios, podemos ser presos del alcohol, droga, del juego, y nos damos cuenta o no?. La mayoría de la juventud es prisionera de la tecnología (el móvil) no se dan cuenta que están atrapados totalmente y encadenados al móvil. Es complicado liberarse de las cadenas porque a veces, somos nosotros los que no queremos ser libres.

Actualmente todos somos prisioneros, pues vivimos a tanta velocidad que no podemos pararnos a pensar, estamos tan preocupados por el trabajo, los estudios, las preocupaciones que no tenemos tiempo para pensar. También el mundo digital nos absorbe completamente estamos tan ``conectados´´ a él que no podemos desconectarnos pues cada vez que salimos estamos conectados al móvil, en casa no soltamos la televisión o el ordenador ni aunque venga alguien, o cuando hablamos con alguien que tenemos enfrente lo hacemos por el móvil. Otra cadena que tenemos la sociedad son las redes sociales pues cada vez que hacemos algo hay que comentarlo por cualquier medio e incluso por todos los posibles. Los juegos son otra de nuestras prisiones en la actualidad pues muchos de ellos están diseñados para que una vez que has jugado cueste demasiado salir o tengas que pagar para ampliar más opciones… 

De acuerdo con Platón y haciendo alusión al mito de la caverna, todos somos prisioneros. Según cuenta el mito, estamos encadenados en el fondo de una cueva y sólo vemos sombras proyectadas en la pared. Creemos ver la verdadera realidad en esas sombras y desconocemos otra realidad.

Extrapolando la situación que propone el mito a la realidad, estoy de acuerdo con Platón. Somos prisioneros de la sociedad actual (que sería la cueva), una sociedad consumista, capitalista y que dicta unos ideales de belleza y de modo de vida a los que todos aspiramos. Si nos paramos a pensar, nos damos cuenta de que nos dejamos llevar por el ritmo frenético de esta sociedad: compramos sin razón y seguimos modas que no nos gustan, dejamos que los demás piensen por nosotros y tomamos sus ideas sin ser críticos, etc.

Asimismo hay otras situaciones en las que las personas están encadenadas. Numerosas mujeres se ven "encadenadas" a sus parejas sentimentales, aún cuando éstas las maltratan física y psicológicamente. No son conscientes de ello y, cuando lo son, no son capaces de salir de esa situación.

Para librarnos de todas las cadenas que nos aprisionan, debemos conocer. Las personas ignorantes son las más fáciles de manipular. Un pueblo sabio puede tomar decisiones por sí mismo y sabe lo que le beneficia y lo que no. Debemos forjar nuestra propia personalidad y ser críticos con todo lo que nos rodea; no dejarnos llevar por la multitud. 

Nunca seremos verdaderamente libres, porque desde que nacemos estamos influenciados por la sociedad que nos rodea y su cultura; pero sí podemos construir nuestros propios criterios para no vivir tan encadenados y no ser tan dependientes del mundo que nos rodea.

Si somos prisioneros,somos prisioneros de muchas cosas, de la sociedad por ejemplo, ya que nos condiciona a actuar de una manera u otra o de los prejuicios que nos impone  ésta misma,por el físico estableciendo un canon de belleza determinado, de si eres más gorda o más delgada ya no 'vales lo mismo';del consumismo, compramos mucho más de lo que necesitamos puesto que vivimos en una sociedad que nos incita a eso y por lo que nos hace prisiones de los propios productos innecesarios que compramos;del trabajo, nos tenemos que someter a largas jornadas de trabajo sin luego ser remunerado ;del telefono móvil y de las diversas redes sociales, que vivimos pegado a ello.

Todo esto viene impuesto en general por la sociedad y la verdad es que no nos damos cuenta de ello, ya que es algo que forma parte de nuestro día a día y es para nosotros algo de lo más normal este tipo de exclavitud. Liberarnos de nuestras cadenas es algo muy dificil, por lo dicho anteriormente de que es parte de nuestro día a día y supondría un cambio radical de la forma de ver la vida y de actuar.

Creo que somos prisioneros de muchísimas cosas, una que podríamos evitar y otras que no.

Somos prisioneros de la sociedad, como lo ha sido el ser humano desde antaño. En la Edad Media al pueblo llano se le atemorizaba asustándole con la muerte y el juicio que recibiría tras ella por lo que debían actuar correcta y moralmente, además a este pueblo se le decía que el orden terrestre establecido era reflejo de la voluntad divina, una voluntad inquebrantable. Hoy en día seguimos siendo prisioneros de esta, nos dejamos guiar por ``el qué dirán´´, no hacemos en muchas ocasiones lo que realmente queremos y no podemos llegar a ser felices porque la sociedad nos miraría con malos ojos. Somos prisioneros de lo que los demás esperan de nosotros y acabamos haciendo lo que ellos quieren en lugar de lo que nosotros queremos, cuando en realidad se trata de nuestra propia vida.

Somos prisioneros de las modas, algunas personas no visten como quieren porque se considera hortera, informal, pijo... de nuevo es la sociedad la que nos limita. Además, es esta misma y los cánones establecidos por ella las que hace que no nos sintamos a gusto con nosotros mismos que intentemos cambiar nuestro cuerpo y no nos aceptemos.

Somos prisioneros de los prejuicios establecidos por la sociedad aunque algunos poco a poco se vayan eliminando, somos prisioneros de nuestros sentidos, de nuestros sentimientos, de las opiniones de las personas más cercanas,...

En definitiva, somos prisioneros de multitud de cosas.

A veces nos damos cuenta de ello y conseguimos liberarnos, otras aun sabiéndolo no reaccionamos, no intentamos liberarnos, no intentamos cambiar el rumbo hacia lo que realmente queremos. Otras ni siquiera nos damos cuenta, convertimos las opiniones de los demás y de la sociedad en las nuestras propias.

Podemos y debemos liberarnos, utilizando la razón, reflexionando y sabiendo lo que queremos y de ese modo podremos emprender el camino hacia esa liberación.

Hay quien dice que sí, somos prisioneros de un sistema que nos oprime y nos rige con sus inútiles reglas las cuales solo sirven para limitarnos como seres humanos y que para librarnos de esta esclavitud a la que el sistema nos tiene sometidos debemos revelarnos contra él para acabar con esto y ser libres de hacer lo que queramos, pero nada más lejos de la realidad, yo creo que no solo somos libres sino que la presencia de un sistema y unas leyes es lo que nos hace serlo. No somos prisioneros de nadie, somos muy afortunados de vivir en un país en el cual se respetan los derechos de todos los seres humanos por igual y en el cual tenemos libertad de opinión y libertad de acción en algunos casos desmesurada, por ello no podemos considerarnos prisioneros en ese sentido. Sin embargo sí que podemos considerarnos prisioneros de nuestra razón, nuestros sentidos, nuestro instinto y nuestras apetencias, son cosas contra las que el ser humano no puede hacer nada, pues nacemos con ellas y cualquier intento de borrarlas sería inútil tan solo en el caso de la razón podemos tratar de cultivarla hasta que se convierta por decirlo de alguna manera en  una aliada.

Pues la verdad es que si, que vivimos un poco esclavizados, porque en esta sociedad dependemos de muchas cosas. Comenzando por las normas, todos tenemos que cumplirlas para realizar lo que entendemos como moral y correcto pues si nos las saltamos y hacemos lo que nos da la gana, todo termina siendo un terrible CAOS y además los que no las cumplen están mal vistos, como si fueran en contra del orden correcto. Todas estas normas nos son impuestas desde la infancia, y no se nos da libertad de poder elegir lo contrario o simplemente de no aceptarlas.Cuando crecemos, además, dependemos de numerosas cosas, como la vestimenta, los amigos, la familia... No somos a veces capaces de actuar por nosotros mismos por el miedo, que desde pequeños, se nos ha impuesto a seguir nuestros propios impulsos, pues a veces estos no resultan muy buenos con lo acorde en lo establecido en las normas de la sociedad, lo cual a fin de cuentas, hace que sin que nos demos cuenta, estemos esclavizados a las conductas impuestas en la sociedad.

Creo que sí que somos prisioneros de la sociedad, del entorno en el que vivimos, de las costumbres, de la religión, etc pero a su vez creo que tampoco queremos liberarnos de todo esto porque estamos concienciados que esto nos proporciona el bien. 

No somos conscientes de ello hasta que se nos cuestiona la pregunta. Ésta nos hace reflexionar sobre el tema.

Liberarnos de nuestras cadenas es muy complicado porque esto implica que debes apartarte prácticamente de toda socialización y no tener ningún contacto con el mundo; cosa que es casi imposible de conseguir.

Somos prisioneros de este mundo, el cual no nos permite ver la realidad de las cosas porque el mundo en el que estamos atrapados es una copia de este. Ninguno de nosotros nos damos cuenta pero muy debez en cuando pensamos en ello pero rapidamente se nos olvida. La unica forma de liberarnos es muriendo porque con nuestra muerte lo que hacemos es abandonar este mundo porque el cuerpo no es mas que algo existencial el cual tiene una fecha de caducidad. Sin embargo la otra parte de nuestro cuerpo el alma si es algo eterno que nunca deja de existir es la parte pura de nuestro ser y la que nos forma es donde reside todo nuestro saber y todos nuestros recuerdos pero apesar de ello no es tan facil abandonar este mundo para ello hay que intentar que nuestro alma este prepara haciendo que se encuentre realizada y satisfecha ya sea por todo el conocimiento que sabe o sea por tener fortaleza y templanza como dice Platon yo tengo un pensamiento parecido al de el en ese sentido por el cual el alma ha de cumplir ciertas cosas antes de abandonar este mundo que es una copia del verdadero el cual solo se acede a el muriendo y hacien que se libere nuestro alma

Pienso que todo el mundo es prisionero ya sea de una persona o de un objeto, en las mayoría de las ocasiones no nos damos cuenta del estado en que nos encontramos. Gracias a personas o circunstancias que nos rodean es como nos damos cuenta de que estamos anclado a esta prisión y muchas veces con ayuda de estas mismas personas somos capaces de librarnos de ella, aunque por otra parte a veces somos capaces de liberarnos por nosotros mismos mediante nuestra reflexión interior.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2021   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio