FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿Si tu máximo rival en un oposición es expulsado de la misma por cuestiones de raza o sexo, etc...resultando tu el mayor beneficiado, renunciarías a tu plaza?

¿Lo harías?

Visitas: 239

Respuestas a esta discusión

Pues claro que aceptaría sin pensármelo dos veces ya lo he dicho durante toda mi vida y lo seguiré diciendo ,primero piensa en ti y luego en los demás si es poco no se que verbo pero si quieres llegar a algo piensa siempre en ti haz lo que sea para alcanzar tu objetivo para que tu alcances la felicidad propia un escritor o filosofo no se quien era dijo que si siempre buscas el bien propio al final los que te rodean se verán recompensados nunca la he entendido; ademas en las oposiciones que te juegas media vida tuya y tu eres segundo y tienes la oportunidad de quedártela ,es obvio de que te la quedas después de tanto esfuerzo y sacrifico en cima no vas a tener recompensa venga ; que se aguante el primero si sera una injusticia pero el pierde y tu ganas y eso siempre es lo mas importante en las competiciones ganar lo es todo . Lo malo es que todo el mundo te odiara por haberla aceptado pero todo el mundo en esa situación debería cerrar la boca que todo el mundo la aceptable en cualquier caso o trabajo ademas en la situación que estamos cualquier cosa que sea en beneficio propio cogela esa oportunidad , si es muy malo para el primero y todo el mundo le apoya y tu finges que lo sientes pero en fondo piensas (que bien ya tengo la plaza) si el primero necesitaba esa plaza por que era muy importante para el como para ti pues que hubiera cumplido las condiciones que se ofrecían . También es verdad que en los tiempos que corren duden que marginen a alguien por razones de sexo o raza aunque hay matices por sexo a una mujer no se le puede discriminar por la verdad sea dicha algunas mujeres están mas capacitadas que algunos tíos y por raza depende si es un extranjero que lleva 7 años en el país y tiene todos los papeles en regla pues no deberíamos discriminarlo . Pero en la vida si tienes la oportunidad de algo que te beneficie cogelo , como dicen en infiltrados el personaje de Costello (nadie te da nada tienes que cogerlo) y yo estoy de acuerdo con esa frase . Ademas si en la vida solo piensas en ti puedes puedes llegar a los alto aunque siempre hay que tener en cuenta que cuanto mas alto subes mas dura sera la caída,por eso siempre ve subiendo poco a poco por si te caes en el camino que no retrocedas mucho , lo malo de esto es que siempre tendrás que luchar pero siempre piensa que algún día obtendrás la recompensa por eso tienes que aprovechar cualquier oportunidad que te ofrezcan en la vida aunque para eso otra persona lo tenga que pasar regular , esta opinión es buena cuando no te quitan la plaza si por ejemplo tu eres el primero y te la retiran , pelea y destroza a quien quiera quitártela por que nadie te puede quitar el esfuerzo de conseguir y siempre hay que esperar que tu esfuerzo sea recompensado de alguna forma , ademas en todo trabajo un premio que seria el mejor que alguien al que admiras en ese trabajo te dijera ,buen trabajo continua así y llegaras muy alto ; también creo que en todo trabajo o en cualquier cosa que te gusta ,dato importante, dieras lo mejor de ti para ser al mejor , para ganar respecto y sobre todo algo muy importante para mi el prestigio y que todo el mundo te reconozca por ese trabajo , siempre procura que sea algo bueno que no sea un trabajo de mierda. En resumidas cuentas en la vida siempre aprovecha las oportunidades y para conseguir tus objetivos pasa por delante de quien sea y pelea para conseguir lo que quieras , aveces tendrás que aprovechar situaciones en los que algunos tendrán que sufrir para que tu puedas conseguir lo que quieras pero como dicen los religiosos ya serán recompensados en la otra vida

Es una pregunta para calentarse bien la cabeza. En principio, no quiero pensar excéntricamente por mi y tampoco quiero ser el más bondadoso del mundo, simplemente dar mi criterio en esta situación.

Para mí todo depende de la situación, si ha sido una cosa que me he pasado tiempo estudiando o me ha costado muchísimo esfuerzo conseguir ese puesto nunca renunciaría a ese puesto, pero ni por raza ni por sexo, ni por religión… etc. No pensaría en la desigualdad social para nada, pensaría en que me lo he currado mejor que esa persona, por lo tanto merezco un premio, lo que no significa que a esa persona  pudiera trabajar por desigualdad social. Por lo tanto, creo que si ha sido una cosa sufrida, lo mejor es que seas premiado de la maera más correcta.

Como ya he dicho, depende de la situación. La situación que vive España ahora mismo es de 766.000 parados en España (según las estadísticas de Marzo de 2010), que es un dato para no pensárselo dos veces si se te presenta la oportunidad. Lo claro es que si tienes que mantener a tu familia es lo primero, las demás personas puede que si sean importantes para ti pero no tienen el mismo valor que la familia por lo que tienes que luchar y sacar un sueldo adelante.

Lo que no tolero es que una persona es expulsada a razón de que es de otra raza, piensa de forma distinta, es decir no tiene las mismas ideas moral y socialmente, tiene otro tipo de religión, etc… En un caso como estos los único que haría es no presentarme a ese puesto de trabajo porque no puedo soportar la discriminación hacia esa persona “porque sigue siendo una persona como cualquiera de nosotros, con una vida, no se si por delante o sin rumbo, pero con una familia seguro que sacar adelante. No me presentaría por esta razón y aparte porque seguramente una persona puede hacerlo mejor que uno mismo, si yo no me viera capacitado no me presentaría tampoco.

Hay que reconocer también “hasta donde podemos llegar” cada uno tiene sus capacidades sus dones, sus grandes defectos, sus acciones sorprendentes. Es sorprendente encontrarte a una persona que parece muy sana y luego fuma, bebe, se droga tristemente. Es una grandeza el don del amor, saber amar a todas las personas por mucho que te insulten, es un gran defecto perder el control en algunos casos y acciones. La vida es así y nos vamos a encontrar todo este tipo de personas.

Por eso, no pensemos que porque sean distintos a nosotros van a ser peores, sino todo lo contrario, principalmente iguales e incluso mejores. Reconozcamos pues y felicitemos a cada uno por sus dones y defectos y no por otro motivo de raza.

Otro caso que se me presenta en la cabeza, que es un caso muy frecuente es que esa persona, opuesta a mí necesite inmediatamente ese puesto porque no tiene familia, no hay quien lo cuide, necesita dinero para sacar a su familia adelante, es más joven que tu y por lo tanto puede estar más años allí…. Y un sinfín de cosas y motivos que pueden presentarse, entonces si renunciaría a mi puesto de trabajo por esa persona, porque aunque me haya costado mucho no me iría con la conciencia intranquila de saber que esa persona se encuentra por lo menos en un estado mejor que en el que se encontraba anteriormente y aunque me diera un poco de rabia, esa rabia se calma con mi conciencia tranquila.

La verdad es un caso que se te presenta en la vida y no puedes desaprovechar pero ante estas situaciones prefiero optar por la honradez  y bondad que por el narcisismo interior.

Mi conclusión es nada más que una: pienso que no debemos pensar solo en nosotros y nosotros porque puede que detrás de todo haya luego algo más grande para ti, ya cada cual que piense como quiere pero esa es m idea. Es tan difícil elegir a quién darle el puesto…. Tal y como está la vida hoy en día….

 

 

Una oposición es algo que necesita mucho esfuerzo, constancia y paciencia; tener ganas, mucho tiempo dedicado a conseguir la meta que te has propuesto, muchas horas de estudio para estar lo mejor preparado y con el máximo esfuerzo en todos los aspectos; uno de los aspectos es muchas horas de estudio que acabas agotado y privándote de muchas cosas que te gustan, sobre todo de estar con tu familia y con tus amigos. Otro aspecto importante es el económico porque casi siempre necesitas una preparación que tú sola no puedes conseguir y es entonces cuando necesitas ayuda de gente especializada que te pueda asesorar y ayudar para estar más preparado, como estos aspectos, podemos nombrar muchos más que se necesitan para poder dedicarte tanto y tanto tiempo a prepararte, además de los años de estudio, ahora prepararte para algo concreto. Por eso ahora, después de hacer una pequeña introducción sobre la importancia que tiene el prepararte unas oposiciones, y no parar de insistir en el esfuerzo que éstas tienen, si se consigue aprobar es tu meta, tu esfuerzo, tu premio a tu constancia, a tu empeño y esto es algo maravilloso que te hace sentir feliz, pero a la vez es una emoción que no distingue raza o sexo.

La verdad, y expresando mi verdad desde lo más profundo, no puedo expresar con exactitud si renunciaría por mi cuenta a esta situación porque sería muy difícil renunciarla por mi cuenta.

Tambien creo que tratando este tema me está dando en pensar que como ya sabemos este tipo de pregunta es una injusticia muy grande, porque pienso que las injusticias deberían tener una penalización enorme, puesto que dejan que se preparen como hemos comentado anteriormente, con todo su esfuerzo y poniendo todo de su parte y a la hora de la verdad le juegan una mala pasada, pues la injusticia es que le den la posibilidad de prepararse, de esforzarse y luego los juzgan por otras cosas, como raza, sexo o  preferencias. Esto es una injusticia enorme y creo que antes de poner las normas de la oposición, temarios, etc… Deberían organizarlo, según mi opinión, de otra forma, como dejar por escrito ante notario que se corregirán los examenes y las pruebas que exijan con las mismas normas para todos y los juzguen una o varias personas que no tengan interés con nadie en especial y que no tengan en cuenta otra cosa, solo las pruebas que ellos han considerado oportunas. De esta manera yo estoy de acuerdo en que a la hora de que una oposición nos valore a todos por igual en cuanto a raza, sexo u otra preferencia, solo tener en cuenta los conocimientos y cualidades de todas las personas por igual.

Esta vida es muy injusta porque te juega malas pasadas como esta que acabamos de comentar. Esto es jugar con las personas, y por eso hay muchos momentos en esta vida que no actuamos correctamente y algunas veces somos hasta conscientes de esta situación y también de que no estamos actuando bien, hay muchas injusticias que nos hace hasta cambiar de hábitos y de no ser sinceros por pasar encima de lo que sea, por tal de valer más, de ser más, y de ir por encima de todos, que considero como una enfermedad, porque con este estilo de vida nunca tenemos bastante, nunca nos conformamos con nada; la humildad se termina y aparece el ser más que todos y tú eres el mejor. Es una pena esta situación, creo que no soy yo la que tengo que renunciar a mi esfuerzo y honradez, sino el que propone demostrar los valores de la vida y luego es capaz de hacer una injusticia.

Si todos pusiéramos un poco de nuestra parte para mejorar estas situaciones creo que ello conllevaría a una mejoría en la sociedad en general, pues son muchas injusticias las que se ven todos los días que hace que se pierda el interés y la confianza en todo y así no vamos por el buen camino, hay que buscar e intentar llegar al camino de la verdad.

Si por género o raza; es decir, por ser negro, judío, sudamericano, musulmán, indio, o por ser mujer y estar embarazada,… expulsan a mi rival en las oposiciones y resulta que me dan a mí la plaza y salgo yo como la mayor beneficiada, creo que lo más ético y moral tanto para la persona discriminada y como para mí sería no aceptar la plaza.

Sería una falta de respeto en toda regla por parte de los profesores o examinadores o los que estén allí, hacerle eso a una persona que seguramente es mucho más educada y buena personas y, que les da mil vueltas a todos en cuento a valores  y respeto. No sería nada justo por mi parte tener que aceptar la plaza sin que los profesores tengan en cuenta mi calificación, mi currículum vitae, mis títulos, todos los años de preparación y estudio,… por lo que diría que no la aceptaría bajo ningún concepto y sin pensármelo ni un segundo, porque mi conciencia me lo prohibiría totalmente y no estaría tranquila al ser cómplice de esta injusticia al tener que estar trabajando y acordarme de aquella persona que no aceptaron por su raza y discriminaron. Pienso que la persona que ha sufrido esto también me lo agradecería, e incluso podría a llegar a sentirse un poco mejor o más aliviada y tranquila.

Todo el mundo debería pensar que las personas sean chinos, polacos, africanos, sudamericanos, rusos, polacos, ingleses, franceses, suecos, filipinos, ecuatorianos, checos, españoles, o sean de cualquier parte del mundo, TODOS tendríamos que tener las mismas oportunidades, tanto laborales como de cualquier otro tipo, y tendría que ser una obligación por parte de todos y cada uno de las personas que vivimos en este planeta. Siempre que ponerse en el lugar de la otra persona y en el cómo se va a sentir al hacerle un daño tan grande de este tipo, para ver si realmente merece tanto la pena como para humillarlo y discriminarlo de esa manera. Nadie debería ser tratado así, y habría que preguntarles a esas que personas que lo hacen que si por ejemplo ellos tuvieran que ir al extranjero a buscar a trabajo, como Marruecos, y alguien le dice que no va a ser contratado simplemente por ser español. ¿Cómo se sentirían? ¿Cómo hubieran reaccionado? ¿Qué habría pensado de los marroquís? ¿Les gustaría pasar  por esta situación tan humillantes?

Confío en la compasión y bondad de la personas, y creo que estas personas se hubieran arrepentido de haberle hecho eso a la persona, hubieran rectificado y también hubieran pedido perdón, y con poco de suerte le podrían haber dado a él la plaza en vez de a mí, porque a lo mejor era más bueno que yo, y ni siquiera se hubieran dignado a corregirle su examen y ni lo sabían. O no, puede que sean tan sumamente crueles y sin sentimientos ni corazón que hubieran pensado que nunca me lo hagan a mí, pero que yo si lo pienso hacer, sin remordimientos ni pensando tampoco en los sentimientos de otra persona. Habría que darles una lección moral y ética de cómo hay que tratar a una persona, y habría que demostrarles que esto no puede ser así, porque o le dan la plaza a esa persona o no la tendría ninguno de los dos.

Pienso que el motivo de no conseguir una plaza en las oposiciones, es no estar bien preparado y suspender el examen, y no debería ser por el hecho de que tenga que ser discriminado o humillado por nadie por ser negro, musulmán, o por ser mujer.

Yo pienso que tratar a alguien de manera distinta por su raza, género, creencias, origen, etc., es muy injusto ya que a pesar de que sean de manera distinta que nosotros, son personas y todas las personas deberían tener los mismos derechos. Aun así, muchas personas hoy en día son discriminadas por esas razones, por ejemplo para conseguir un determinado puesto de trabajo o para una beca, entre muchas otras cosas en las que son tratados diferentes. Si sólo hubiera una plaza para algo a lo que otra persona y yo queremos acceder, obviamente me gustaría ser yo la elegida. Pero si yo me enterara de que a mi rival se le ha quitado la oportunidad de acceder a esa plaza por motivos de raza, género, creencias o algún otro motivo racista, me quejaría ya que eso no es justo y no se puede discriminar a alguien por algo así. Si fuera una plaza fácil de conseguir o una oportunidad que yo supiera que se me va a volver a presentar en la vida, seguramente le daría mi plaza a esa persona, porque seguramente para otras plazas u oportunidades le volverían a discriminar, y para prevenir eso, mejor darle mi plaza porque se que yo la podré conseguir en otro momento con facilidad. En el caso de que fuera una plaza muy difícil de conseguir o si fuera una oportunidad que yo supiera que no se me va a volver a presentar en la vida, no le daría mi plaza a esa persona. Hay oportunidades que se te presentan en la vida y que sólo se te presentan una vez; por eso hay que pensarse muy bien si aceptas o no una oportunidad, porque nunca se sabe si se te volverá a presentar en la vida. Es mejor arrepentirse de las cosas que sí hemos hecho que de las que no hemos hecho, porque cuando no tomas una decisión por el miedo a lo que puedan decir los demás o porque piensas que no tiene tanta importancia como parece, o porque quizás tienes miedo a fracasar o miedo a hacer el ridículo; luego te arrepientes toda la vida, porque puede que si hubieras tomado esa decisión o esa oportunidad, todo sería diferente de como lo es ahora. Por eso siempre que no sepamos si aprovechar o no una oportunidad, lo mejor es coger esa oportunidad porque si no, estaremos toda la vida arrepentidos y constantemente preguntándonos a nosotros mismos: ¿qué hubiera pasado si...? Así que en conclusión, daría mi plaza esa persona si fuera una oportunidad fácil de conseguir ya que en cualquier otro momento podría conseguirla, porque si fuera al revés, yo agradecería mucho que esa persona me cediera su plaza o puesto, y me parecería una persona con muy buen corazón y muy generosa. A las personas hay que tratarlas como a ti te gustaría que te tratasen, y ponerte en el lugar de los demás para entenderlos mejor. Si fuera algo difícil de conseguir como por ejemplo un puesto de trabajo, una plaza en una buena universidad, o alguna beca en el extranjero; me quedaría con mi plaza, por mucha pena que me diera pena que hayan expulsado a mi rival injustamente, pero como he dicho antes, mejor coger las oportunidades cuando las tengamos delante porque no sabemos si se nos volverán a presentar en la vida. Lo que si haría sin dudar sería quejarme a quien ha expulsado a mi rival en esa oposición, porque aunque la beneficiada haya sido yo, es muy injusto y muy maleducado discriminar a alguien y quitarle oportunidades por cuestión de raza, género o algo parecido. Y como existe la libertad de expresión, yo daría mi opinión diciéndoles que es injusto, porque todos tenemos los mismos derechos.

Me encanta esta pregunta, y ciertamente es para darle vueltas a la cabeza y pensar en los valores y la situación actual de mi y de mi país.

Pongámonos en la situación: Yo estoy luchando por una plaza de trabajo, me lo he currado, lo he estudiado como una loca, lo he repetido, lo he escrito, en sí, que lo he trabajo como nunca había trabajado otra cosa. Y después esta mi compañero, que pongamos la situación que se lo ha preparado de la misma manera, pero resulta que mi contrincante es : una mujer musulmana, o india, o china, japonesa, negra... etc o incluso un hombre de los mismos rasgos.
Los "jueces" al verlo sin pensárselo dos veces, me dan a mi la plaza porque "no aceptan" diferencias culturales, religiosas, sociales...
Lo primero, revisemos la situación de mi país (22,7% (abr. 2015)), vale, la cosa esta un poco complicada, y podemos pensar que si no acepto este trabajo alomejor no encontraré otros en meses años o vete a saber.
Mi decisión es NEGARME A RECIBIR LA PLAZA, básicamente, si a mi se me tiene que valorar que sean por mis CONOCIMIENTOS, MI FORMA DE TRABAJAR, MI FORMA DE EXPRESARME Y COMO DE PREPARADA ESTABA , no porque mi compañera sea de otro sitio o religión.
Vivimos en el siglo XXI en el 2015, la gente habla de libertad de expresión, libertad de culto y libertad de creencia, pero una parte de esta gente, se queja mucho pero poco hace, es decir mucho hablar pero poco ayudar.
La verdad es un caso que se te presenta en la vida y no puedes desaprovechar tal y como están las cosas pero ante estas situaciones prefiero optar por mi pensamiento y por mis ideales, que por coger un trabajo de forma injusta.

Quien sabe, alomejor esa persona , tienes mejores conocimientos y preparación que yo e incluso mejores valores, pero la sociedad de hoy en día "critica" por las apariencias, por lo que vemos, por lo que desde pequeños nos enseñan y no somos capaces de verle la cara a la otra moneda, o se la vimos y continuamos dejando las cosas iguales, no quejándonos de las injusticias, callando porque somos el pueblo o porque hay alguien más arriba de nosotros.

Esta vida es muy injusta porque te juega malas pasadas como esta que acabamos de comenta, pero si todos pusieramos un grano de arena si todos alguna vez dijéramos "basta" , si fuéramos de mentalidad más abierta.... El mundo, la vida, la sociedad, España, Europa , el PLANETA TIERRA cambiaría en todos sus aspectos, y de verdad... La gente no se da cuenta de lo importante y enriquecedor que es conocer otras culturas, sus costumbres, dar oportunidades y descubrir cosas nuevas de la gente.

Que si, que en la vida tienes que conseguir tus propósitos, porque es para lo que te has formado y es por lo que luchar, me parece estupendo todo eso, pero primero tienes que sentirte ORGULLOSO, de que lo has ganado por tu esfuerzo y constancia y de que has sido fuerte en cada momento y con mejor conocimiento que tu rival, si no, te estarás "ganando" algo que te han regalado y te lo han dado en bandeja porque TÚ eres como ellos, eres como ellos quieren que seas, y tu no muestras tu verdadera cara por "miedo" porque necesitas eso para vivir.

Que me podré arrepentir de no tener trabajo, pero nunca me sentiré mal por no haberme ganado mi esfuerzo, por haber defendido algo que es nuestro desde que nacemos, por haber ayudado a una persona discriminada totalmente, y sobretodo, ,me sentiré orgullosa por ser como soy y saber que nadie me puede arrebatar mis ideales y mis pensamientos de mi cabeza, porque son míos y la única que puede cambiarlos soy yo.

En definitiva, ya va siendo hora de que las cosas cambien y principalmente lo tenemos que hacer con nuestro prójimos, es decir, la persona mas cercana a nosotros y por lo tanto nos convertiremos en mejores personas.

Elijo esta pregunta  porque como en todas las preguntas he hecho siempre he elegido la más difícil de contestar o en la que más desafío moral presenta para mí, entonces esta me ha gustado, simplemente por el hecho de las razas ya que es un tema de actualidad , pero no hoy en día, sino siempre.

Volviendo a la pregunta, si un día me presento a un trabajo y resulta que hay una persona por delante de mí mucho más cualificada entonces veo normal que esté por delante de mi , pero lo que no vería normal es que la echen o la rechacen por ser negro, amarillo o azul, igualmente que si es mujer, lo vería demasiado injusto, por que eso no es ser un ser humano, tratar asi a las personas, lo fliparía en colores, porque no es normal, ¿ en que siglo vivimos?¿Hemos retrocedido en el tiempo o que pasa? Si esto pasa y yo creo que hoy en día pasa, es que el ser humano en vez de ir para adelante va para atrás.

Si yo fuera esa persona, claramente denunciaría a la empresa o a lo que hiciese falta para que ese hombre ‘’entrara en razón por la fuerza’’, y así se le quitarían las ganas de seguir tratando a las personas como si estuviéramos en la edad media, que eso es lo que parece, pero bueno, esta falta de humanidad se ve todos los días cuando hay hombres que haciendo lo mismo que mujeres cobran más que la mujer, cuando la mujer suele estar más cualificada que los hombres, suelen tener muchos mejores estudios que los hombres, y aún así cobran menos, esta desigualdad hay que pararla porque en pleno siglo XXI ya es denigrante que haya este tipo de sucesos.

Pero por otro lado, si yo soy el que ocupo el puesto que le correspondería a la otra persona, sinceramente no renunciaría a él, básicamente porque yo tengo que alimentarme y alimentar a mi futura familia, entonces puede ser una injusticia, y aunque lo sienta mucho, no renuncio a él ni loco, y más como está el trabajo, que ves a la gente hablando de los trabajos cual discípulo de Jesús hablando de sus milagros, como algo increíble, el trabajo está fatal y si me dan uno, yo, desde mi punto de vista no lo devuelvo.

Si supiera con certeza que hoy dejo el trabajo y mañana encuentro otro, claramente dejo el puesto en señal de respeto por la otra persona, pero como están los tiempos de difíciles , hay que agarrarse a un clavo ardiendo sin dudarlo.

Igualmente yo también lucharía por la igualdad de color y de raza, algo ilógico en el razonamiento pero común en los tiempos que corren, y quizás dos personas no se harían oír pero con el paso del tiempo y tampoco mucho, porque hoy en día con las redes sociales, todo fluye mucho más rápido, pues usaría ese mecanismo para incidir sobre las personas más razonables y de ideas claras para que ayudasen contra la injusta trata de personas de esta empresa que despide personas por su raza , color o sexo.

Y bueno, poco más que decir, es duro y es una situación bastante difícil ya que podría ser yo el elegido para ser echado entonces, ¿que haría ahora? Tampoco creo que la otra persona renunciase al trabajo por mí, porque yo no lo haría, porque yo no soy el único pobre que hay en el mundo, entonces lo único que podemos deducir es que esperemos que nunca nos toque vivir este momento y que con los años se vaya logrando la igualdad laboral tan básica como es, y bueno, esperemos que el trabajo haya mejorado de aquí a unos años, porque si no mejora estamos aviados… 

Esta pregunta aunque es aplicable a prácticamente todas las épocas, resulta de gran actualidad. Ello es debido al clima de tensión que se está viviendo sobre todo desde que se produjeron los atentados de París. Quizás incluso antes de que surgiese el Estado Islámico ya había recelo contra los musulmanes, pero desde que este grupo terrorista apareció, éste ha ido en aumento y a causa de los atentados de París, el recelo hacia la comunidad musulmana se ha intensificado e incluso puede haber aparecido en lugares y personas en los que antes no había ni rastro de él.
Ahora una parte de los europeos los mira con desconfianza, con cierto desprecio y quieren echarlos de Europa, incluso tratándose de musulmanes ya nacidos aquí, y ahora más creo que se están sintiendo ciudadanos europeos de segunda clase. Pero bueno, éste tan sólo es un ejemplo, uno de los tantos que hay. Lo mismo pasa en cierto modo con las personas latinoamericanas, algunos europeos y estadounidenses las consideran inferiores ¿ por qué ?¿ porque vienen de un país menos desarrollado económicamente con la esperanza de poder mejorar su vida? ¿es que acaso no son personas con los mismos derechos, capacidades y obligaciones que nosotros?
Claro que lo son, ¿pensáis que a alguien le hace gracia el hecho de tener que abandonar su país por gusto?

En fin, cuando me plantearon esta pregunta pensé inmediatamente que sí, que obviamente rechazaría esa plaza pues no me gusta ganar injustamente ya que considero una injusticia ser menospreciado o tener más dificultades para obtener un puesto de trabajo por ser de otra raza, religión... Me considero a mi misma una persona tolerante en ese aspecto y me da mucho coraje y me irrita bastante la gente racista.
Sin embargo, también podría depender de la situación en la que me encontrara. Ahora tengo las espaldas cubiertas, mi padre trabaja, entra un sueldo en mi casa, no es mucho pero es suficiente para vivir dignamente. Hay gente que no goza de esa satisfacción, pero si imaginamos que soy la que no tiene un duro por así decirlo, tengo una familia con dos niños pequeños y mi marido está en paro, y me eligen para ese trabajo, supongo que todos lo aceptaríamos.
Claro siempre que los dos hubiéramos tenido las mismas capacidades, conocimientos... que hacían falta para el trabajo, ya que si las del otro opositor hubieran sido mayores si que me parecería mal.
Y al revés también, ya que al igual que hay empresas que discriminan a los blancos favorablemente, también las hay que discriminan a los extranjeros favorablemente tan sólo por el hecho de serlo, y por el tema de integración, etc. Eso me parecería también muy mal, ya que yo soy igual que él y él igual que yo, ni más ni menos. Y me parecería mal quitarme un puesto de trabajo a mí y dárselo a alguien que no lo merece, tan sólo por pena.

No obstante, a pesar de haber dicho que si lo aceptaría si me situación fuese crítica, ciertamente lo dudo. Intentaría llegar a un punto medio (siempre que tuviésemos las mismas capacidades). Por ejemplo, intentaría que la empresa nos contratase a los dos a media jornada y así los dos contentos.

Este tema me recuerda a algo que leí una vez, era un caso en el que ciudadanos ,creo que magrebíes,
optaron por no poner su nombre en el currículum cuando lo presentaban para un puesto de trabajo.
Descubrieron que al hacer esto, recibieron muchas más llamadas por parte de las empresas que cuando ponían su nombre verdadero. Sinceramente me pareció una excelente idea.

Sinceramente, creo que no aceptaría la plaza en 99% de los casos, ya que prefiero no asegurar nada a descubrir dentro de algunos años que mentí al hacer ésto, espero que no.
Para mí, se debería ser elegido en un puesto de trabajo por características académicas o habilidades sociales y la elección no debería ser suceptible de aspectos como la religión, la raza, el género y un sinfín más de aspectos.

Creo que no, porque el que yo renuncie no le va a dar el puesto. No es culpa mía que lo echen de las oposiciones y si yo renuncio buscarían a otra persona para ocupar ese puesto , entonces ¿para que renunciar , cuando eso no va a solucionar la expulsión del otro oponente y me va a dejar a mi sin trabajo? Lo veo una tontería, porque a las empresas le da igual esas situaciones, si yo soy la única que se queja no va a cambiar nada, ya sería otra cosa que todo un gran grupo de personas lo hicieran, así a lo mejor conseguirían algo, pero una persona sola no. Para que se consiguiera algo que se tendría que movilizar gran parte de la empresa y que estén en contra del racismo y también gran parte de la población y organizar un movimiento contra estas injusticias que ocurren a diario en nuestro país “un país desarrollado”, en el que estas situaciones ya no se deberían de dar. Si todo esto fuese a pasar renunciaría al puesto y me uniría a la causa, pero como lo más probable es que no suceda nada y se quede en eso no quería perder un puesto de trabajo, porque yo tengo derecho de adquirir ese trabajo.

No creo que deba de renunciar pues a lo mejor yo hubiera ganado las oposiciones aun estando esa persona, tal y como está la situación ahora mismo no es para ir dejando ir oportunidades de trabajo. Me daría mucha pena que lo echaran de las oposiciones, ya que esa persona tiene los mismos derechos que yo y el de todos  de estar ahí. Pero la empresa es de alguien y esa persona puede hacer con su empresa lo que quiera, todo mientras se esté de acuerdo con las leyes, ya se que eso de no contratar a alguien por su género, raza, o religión no está bien tampoco a ,los ojos de la ley, pero esta no suele hacer nada contra estos signos de racismos, por eso estos signos de injusticia se dan mucho en la sociedad y es una pena. Donde se suele dar mucho racismo es en la hora de ir a contratar a una mujer, porque nos ven menos capacitadas y no es así, estamos igual de capacitadas que los hombres para desempeñas cualquier trabajo, a nosotras se nos pagan en algunos sitios menos dinero que a los hombres solo por ser mujer y eso no es justo.

 Deberíamos conseguir que en una civilización avanzada ya, que algunas mentes retrogradas se abran y se den cuenta que una mujer, un hombre negro, un musulmán, etc  son iguales que un hombre blanco, que están igualdad de condiciones y son de igual capacidad que ellos, pero que pena que aunque ya queden menos con esta mentalidad, todavía queden algunos cuantos que si piensan esto.

Me gustaría que mis futuros hijos puedan vivir en una sociedad en la que estas situaciones no se den , y si se dan que sean castigadas por ello, quiero que vivan en una sociedad mas libre y justa en la que si tengo hijas estas no sean discriminadas solo por ser mujer y que sigan pudiendo adquirir una educación como los niños. Que todo lo que hemos avanzado se siga manteniendo y que no retrocedamos, porque a costado mucho llegar hasta aquí y sería una pena retroceder y volver a lo de antes.

Que siga habiendo igualdad y que cada vez se vaya consiguiendo más en e ámbito contra el racismo.

Esta pregunta es muy difícil de responder, y es una de las que más tienes que pensar y darle muchas vueltas, ya que por una parte tú crees que tienes unos ideales bondadosos y que estás a favor de la igualdad y que eres muy justa y al fin y al cabo quieres dar buena imagen, pero por otra parte obviamente quieres tu beneficio en la situación aunque otra persona sea perjudicada.

En primer lugar yo creo que esta pregunta depende muchísimo de la situación en la que te encuentres es decir, si tú necesitas esa plaza con urgencia, ya que te es necesaria para vivir porque te falta el dinero y lo necesitas sí o sí, es obvio que cogería la plaza, ya que lo considero algo de primera necesidad, es decir, es eso o nada, te quedas básicamente sin nada con lo que vivir o seguir adelante. Aunque después te pesara en la conciencia esa obvia discriminación te hubiera pesado más el hecho de no cogerla porque creo que todos nos tenemos a nosotros como principal prioridad y nos importa más nuestro sufrimiento que el ajeno.

Por otra parte si estoy en las mismas condiciones que mi contrincante y los discriminan por razones de raza, sexo u orientación sexual, creo que rechazaría la plaza, ya que buscaría la igualdad para ambos.

Me gustaría vivir en una sociedad en la que te aceptaran sin más.

Te aceptaran por la razón de que tú eres humano y yo también, y por eso ya mereces ser igual que todos, si tú respetas, serás respetado. No me importa tu color de piel, tu religión, tu expediente académico, tu complexión o cualquier rasgo que te pueda caracterizar. Por el hecho de existir, debes estar a mi nivel respecto a igualdad y respeto. En este caso sí que la rechazaría, aunque me hace pensar que se convocaría otra vez plazas o algo así y volvería  pasar algo parecido con los siguientes contrincantes, y no serviría de nada mi “sacrificio”.

Por esto, además de rechazar la plaza yo creo que hablaría con mi contrincante expulsado y le animaría a tomar acciones legales porque no es normal que en pleno siglo XXI todavía haya discriminaciones tan absurdas como estas, aunque toda discriminación viene por un miedo. La mayoría de las veces es el miedo a que alguien “distinto” a ti, el que tú crees que es inferior, pueda llegar a ser mejor que tú y obtener más logros en su vida que tú en la tuya.

 

De todas formas aunque yo renuncie a mi plaza a ellos les va a dar igual porque tendrán a 800.000 personas detrás de ese puesto, pero en mi conciencia no va a ser igual pensar que estoy trabajando porque me lo he merecido que porque alguien que se lo merecía más que yo y lo han expulsado por una razón absurda. Es igual que cuando los hombres tienen preferencia ante un puesto de trabajo porque ellos no tienen que estar obligatoriamente de baja por paternidad.

 

En resumen, según mis circunstancias  la aceptaría o no, aunque siempre ayudaría a mi contrincante a tomar acciones legales, porque mientras él las toma yo estaría en ese trabajo y si es de primera necesidad ganaría el dinero mientras su denuncia se tramita.

 

Es todo cuestión de pesadez en la conciencia o de moralidad creo yo, como he dicho antes no es lo mismo trabajar pensado una cosa u otra, pero si lo denuncia con mi ayuda y al final no llega a nada yo por lo menos lo he ayudado y aun así quizás me quede con el puesto y no es igual pasar del problema que intentar solucionarlo aunque éste probablemente te afecte a ti de primera mano.

 

Considero esta pregunta un tanto complicada ¿Que haría yo en este caso? ¿Aceptaría poniéndome de parte de una injusticia social y un ejemplo de xenofobia descomunal o no aceptaría poniendo en contra de estas ideas? A continuación defenderé las dos opiniones y me quedare con la que según mi criterio sea la mas apropiada.

Por una parte no aceptaría el puesto, no estoy a favor de esta clase de injusticias, a toda persona hay que tratarla por igual y según los actos que cometa y no por criterios relacionados con el sexo, color de piel, raza, religión, etnia... Si yo aceptara este puesto de alguna u otra forma me estaría poniendo a favor de la decisión del juez y por tanto de sus ideas. No solo no aceptaría sino que denunciaría la situación para que esta persona entrara a su carrera y que no fuera prejuzgada por las cuestiones antes nombradas. Vivimos en una sociedad tremendamente racista y xenófoba y no hay que ponerse de parte de alguien con estas creencias, en su lugar lo que hay que hacer es denunciar la situación para intentar erradicar este problema. Al fin y al cabo se supone que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos y deberes, por lo tanto esta situación me parece poco verídica y cualquier jurado al que fuera presentado este caso condenaría a los responsables de esto.

Por otra parte pongámonos en la situación de alguien que realmente necesite esas oposiciones o que este de acuerdo con las ideas y pensamientos racistas que expone esta pregunta filosófica. Esa persona puede pensar que de todas formas al estar el segundo de una lista de opositores si tu rechazas entrar lo mas seguro es que el siguiente que haya en la lista acepte sin pensárselo dos veces y por tanto acepte entrar. Esta persona no tiene por que compartir las ideas racistas pero tal vez necesite entrar en esa carrera o ni siquiera le de importancia al problema. Si esta persona acepte aunque no comparta las ideas racistas aparenta ante las persona que conozcan el caso que si que las apoya, además aunque en el momento no te importe mucho que hayan expulsado a alguien por causas de religión, sexo.. conforme el tiempo pase te iras dando cuenta de que lo que hiciste en su momento fue una decisión errónea y posiblemente te arrepientas, pero ya no habrá vuelta atrás, en ese caso habrás sido un directo responsable de un caso de xenofobia. Por suerte la gran mayoría de la sociedad no esta de acuerdo con estas ideas o al menos es lo que yo espero del mundo en el que vivimos, todavía me queda un poco de fe en él, no aceptaría esta situación y la denunciaría, el problema es la otra parte, aquellos que interpretan la situación como algo positivo, un milagro, o la misma suerte y no se dan cuenta de lo que están consiguiendo apoyando a estas personas que tomaron la decisión de expulsar al opositor que según ellos no sea digno merecedor de lo que la carrera a la que se presenta le va a otorgar. Todos somos iguales, no debemos tratar a unos de manera diferente a otros ni tener una sensación de rechazo ante aquello a lo que no estamos acostumbrados, no debemos mantener las ideas de racismo y desigualdades sociales que existían hace cientos de años debemos seguir adelante, progresando, y una parte del progreso, de las más importantes es dejar de lado esta idea tan errónea como puede ser la superioridad del hombre ante la mujer, del hombre blanco contra el negro, el cristiano contra el musulmán o judío porque en el mundo tenemos que luchar por la paz y no para la guerra

Es una situación hipotética, pero creo que no renunciaría a mi plaza.

Las razones por las cuales no renunciaría a esa plaza serian  varias.

En primer lugar porque seguro que me he esforzado mucho hasta llegar a ese examen, por una parte preparando el temario, al cual seguro que le he tenido que dedicar un gran número de horas, días e incluso meses.

En segundo lugar también me habrá supuesto un desembolso económico, compra de temarios, academias…

En tercer lugar la dedicación a esta oposición, me habrá privado de tiempo que no he podido dedicar  a otras muchas cosas que me habrían gustado, como compartir tiempo de ocio con mis amigos, celebraciones familiares, renuncia a mis aficiones como ir al gimnasio, a natación, a pádel, a esquiar…

También habría que considerar si es la primera vez que me presento a estas oposiciones o si ya me he presentado más veces, con lo cual todo lo dicho anteriormente se multiplica.

Ser un opositor se cuál sea la oposición es muy duro, es duro para la persona en cuestión y también para las familias, que sufren al par todo el proceso.

Así que por todo ello, y aunque me parece  muy injusto que se discrimine a  alguien  por razón de raza o género,  yo personalmente no renunciaría a esa plaza.

Considero no obstante que es despreciable y a mi juicio totalmente condenable que se lleve a cabo esta discriminación ya sea por raza, sexo, religión…etc.

Como decía Orson Welles:

“El odio a las razas no forma parte de la naturaleza humana; más bien es el abandono de la naturaleza humana”

O Nelson Mandela:

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más natural  al corazón humano”

Los humanos solemos tener la creencia, dejándonos llevar por el miedo y el rechazo a  aquello que es diferente, que solo hay una manera correcta de vivir. Que solo hay una manera acertada de vivir la religión, la política, las relaciones sexuales…etc.  Son los integrantes de esta especie, los que  ponen todo su esfuerzo y empeño en asegurar que nada cambie y que se cumplan esto a rajatabla.

Tendríamos que tener más amplitud de miras, considerar que otras culturas, otras costumbres, otras razas, otras creencias no son un ataque a nuestra cultura y costumbres, sino algo que nos enriquece y nos hace más tolerantes y cultos.

Por último la  discriminación por género,  podríamos definirla como

Aquellas pautas, normas, decisiones y prácticas que no tratan con igualdad los intereses y derechos de varones y mujeres, y/o que dan lugar a resultados de desigualdad.

 En la mayoría de constituciones de países democráticos se prohíbe explícitamente la discriminación por razones de sexo, raza, religión o creencias. Se trata de una propuesta que, en caso de incumplimiento, puede ser sancionada por la ley.

En 1989 la socialista española Carmen Cerdeira presentó ante el Pleno del Senado la proposición de ley para la reforma del Código Civil en aplicación del principio de no discriminación por razón de sexo.

Aunque entre lo que hay legislado y lo que ocurre en el día a día, no tiene nada que ver y siguen existiendo casos de discriminación por género, más de las que nos imaginamos, seguramente por lo difícil de demostrar, que hace que queden impunes en la mayoría de los casos.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2019   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio