FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿Qué crees que sentirían los que te rodean si murieras?.Pregúntales y escribe su respuesta

Tal vez nos llevemos algunas sorpresas con esas respuestas, tal vez confirmemos lo que ya sabíamos

Visitas: 4346

Respuestas a esta discusión

No  puedo comenzar  a escribir esta respuesta sin hacerte saber cuán agrdecida me siento porque hayan pensado en mí para esta pregunta, y no porque el tema me sea agraciado, sino porque lo considero como una oportunidad para hacerte ver cuánto te quiero y cuánto lo lamentaría si te perdiera de mi  lado. Todavía me acuerdo de aquellos primeros meses en los que acaparabas todas las atenciones de los mayores , quitándome el papel que hasta entonces había tenido de protagonista en la vida de nuestros padres. Sentía celos , envidia de ti, si de ti , aunque fueras demasiado pequeña para entender todo aquello. Y sin embargo ahora , daría mi vida por ti , por todo lo que he compartido contigo en estos años.

Porque cuando me preguntan quien fue mi primera amiga , siempre va a sonar tu nombre, porque cuando me preguntan a quien le cuento todos mis secretos , siempre  vas a ser tú, mi hermana, la que ha estado conmigo todo este tiempo  y me ha dado apoyo y consejo cuando lo he necesitado. Quizás te veas demasiado pequeña para ser tan importante en mi vida, pero desde aquí , donde yo estoy , las cosas se ven de otra manera y si te soy sincera , eres una persona muy madura y muy necesaria en mi vida. Por eso , cuando me planteas esta pregunta, la única respuesta que se me viene a mi mente es que se iría una mitad de mí, una mitad de la vida que yo he vivido y compartido contigo.

Tu pérdida me afectaría  muchísimo en todos los aspectos y no puedo hablarte con más objetividad porque para ello habría  que sufrirlo realmente, pero te puedo asegurar que la hermana  que tú conoces ahora no sería la misma hermana de antes. Me quedaría otro hermano , sí, pero no sería lo mismo. No sería lo mismo porque con él no he compartido noches hablando hasta las tantas de nuestras cosas y de nuestros secretos , con él no he tenido las peleas sobre el orden  de las cosas en  nuestro cuarto , con él no he pasado horas y horas inventando  vidas de ensueño para nuestras barbies  , con él  no me he prestado ropa o le he cogido esto o aquello...Él es él y tú eres tú , y como tal cada uno ocupa un hueco especial tanto en mi vida como en mi corazón , pero ahora mismo la situación que me ocupa tratar es que pasaría  si tú te fueras para siempre  y como ya te he dicho , mi vida daría un giro de 360º .  Y a pesar de que solo puedes escoger a una persona para esta pregunta , te puedo asegurar que yo no sería la única que sufriría tu muerte .

Tienes a mucha gente que te quiere y todos lloraría tu pérdida porque siempre has sido una niña muy alegre en nuestra casa , un poco desordenada y cabezota , sí, pero siempre has sabido sacarnos una sonrisa con tus tontería y eso nunca lo olvidaríamos. Ten presente  que eres una gran persona y una gran amiga de tus amigas y por lo tanto , muchísimas personas irían a despedirse de ti , en eso estoy segura al 100%. Pero sin embargo ,como tú y yo sabemos , todo esto son suposiciones y como tales, aún no van a hacerse realidad. Aún queda mucho tiempo hasta que tengamos que dar nuestro último adiós y hasta entonces , no quiero desperdiciar ni un minuto de tu compañía .

Sé que a veces puedo ser muy pesada repitiéndote  las cosas una y otra vez, pero también sé que ahora estás en una edad difícil , que yo también pasé por ella y que con el tiempo cambiarás. No obstante , quiero que sepas que yo te quiero tal y como eres , que me encanta tu personalidad que tienes y que sin duda, a esta hermana la vas a tener a tu lado por el resto de tu vida . Porque desde el primer segundo que te vi por primera vez , mi vida quedó vinculada a la tuya. No lo olvides nunca .

Te quiero.

Es una pregunta, muy difícil y quizás inimaginable, el plantear la muerte de un joven, si ello sucede, lo vemos como antinatural, sobre todo porque nuestra sociedad occidental, solo nos ha preparado para vivir el nacimiento como el acontecimiento feliz, sin educarnos a contemplar su opuesto, LA MUERTE.

La pregunta tal cual, que sentirían los demás ante la muerte, seria dolor absoluto, incomprensión, injusticia, nunca estaria bienvenida.

La muerte es perdida, vacio, ausencia, apego de esa persona, que nos da y aporta, con la que compartirnos, y nunca soñamos no poder vivir sin ella.

De Marina, faltaría, la vida, la alegría, la amistad, la sensibilidad, la fuerza, la escucha de la amiga que nunca falla, su elegancia sutil, que va màs allá de la forma, sino que brota del corazón.

Ante la muerte solo, cabe sentir, ausencia, ausencia, vacio, vacio y mucho dolor. Pero todo ello desde nuestra mente racional, programada, ante creencias de una sociedad, que no nos prepara para la partida.

No se puede sentir màs que dolor, cualquiera sentiría eso, unos desde la amistad, desde la familia, y los màs cercanos hermanos, y padres.

Hoy, sin embargo no puedo hablar de la muerte, sin dos opuestos, el Dolor y el Amor o la transcendencia.

Y quiero sentirla desde ese lugar, un espacio que quiero aprender a evolucionar, la muerte física, como un viaje o un sueño vivido desde un cuerpo, que al final como le pasa a la crisálida, se transforma y convirtiendose en mariposa, encontrando su libertad.

La muerte como camino, me ayudaría,  no como creencia calmante para superar el dolor, sino desde un lugar que nace en mi, sentir, que la muerte es una fase màs de la vida, por ello, es fundamental aprender a, vivir con la muerte, algo innegable y que tiene que llegar, y solo desde la búsqueda del amor màs profundo en vida, se podrá integrar la muerte.

Siento la transformación del dolor, en la eternidad, y tu falta, será la vuelta de una estrella al universo, y seguir dando luz, en el espacio infinito, energía que se transforma, pero que nunca se destruye, me quedaría con mil recuerdos, en un corazón que vive el presente, sintiendo que el sueño, tiene su principio y luego el encuentro, de lo eterno, fuera de religiones y creencias, sino màs allá, sino de la certeza, que somos algo mucho màs que un cuerpo, y una mente, sino, un Ser que siempre ha estado, esta, y estará.

Por ello, en mi vida, intento aprender a vivir el presente, como experiencia clave para vivir, y entender la vida.

Siento la falta de que te vas, y eso es muy doloroso, pero es mi mente, mi condicionamiento terrenal, y como humano que soy, debo de Sentir y pasar el duelo.

Pero no me acomodo a llenar, mi corazón de rabia, odio, …quiero evolucionar mi ser y sentir que quizás has vuelto a casa, todos volvemos a casa, me uno al lugar del que llegue, por eso la vida, me da luz, en cómo vivir este sueño temporal, con coherencia, honestidad y amor.

Solo desde el amor, todo se puede transmutar, solo desde el Amor, puede existir el perdón, y solo desde el amor no puede haber culpables.

Amar, la vida, es amar el regalo de experimentar, de aprender a mejorar, a ser buena persona, dejar los egoísmos, sintiendo la colectividad y formar parte de un todo, de la tierra, del cielo, de la naturaleza, la ecología, y si soy mejor persona, en mi día a día, con quien tengo màs cercano, formare hilos conductores de vida, convirtiendo mi inteligencia cardiaca, y su sabiduría, en vida asi podrè , llorar y despedir a los los muertos, sintiendo que nada se acaba, porque la Verdad forma parte de la vida y también de la muerte, solo puedo contar la perdida de de un ser querido así y ayudar a todo el que sufre a que comprenda, que esa persona vivirá en  este sueño de la Vida, por siempre.  

En mi caso le pregunté a mi mejor amigo, a mi abuela y una amiga del conservatorio, estas han sido las respuestas:

Mi mejor amigo:

¿Si Gata Negra muere? Sentiría la necesidad de ir con ella, no sé qué sería de mi vida sin ella, sin volver a escuchar ninguno de sus chistes malos, sin poder volver a pedirle consejo… sinceramente no sé lo que haría, ella es una de las personas más importantes en mi vida y no quiero perderla así tan de repente, quedarían demasiados planes por hacer, demasiados sueños por cumplir… no me imagino mi vida sin levantarme y darle los buenos días y que ella me responda “cuando se madruga no son buenos días xD” ¿Qué haría si tuviese que estar en esta situación? Bueno lo más seguro es que me fuese a la montaña, a ese sitio al que vamos siempre, y allí recordaría cada momento que hemos pasado, todos los recuerdos que he tenido con ella… la echaría muchísimo de menos, y nunca la olvidaría. He tenido la suerte de conocerla mejor que casi nadie, y aunque tiene sus fallos se que es una persona que realmente merece la pena.

Mi abuela:

Sin duda alguna, si ella muriese yo me suicidaría, la cuido desde que tenía ocho días, y si me la quitasen sería quitarme la vida. Es como una hija, porque la he cuidado muchísimo tiempo, cuando su madre se iba a trabajar ella se quedaba aquí, y me contaba lo que había hecho en el cole, lo que le pasaba con sus amigas, y nunca olvidaré cuando, con 5 años me dijo que era como su segunda mamá. Sin duda siempre he sabido que esta chica tiene futuro, y mucho talento, pero talento natural, no de ese que se aprende, y si no pudiera llegar a cumplir su sueño, si se quedase en el camino, sin duda alguna se me partiría el alma, el corazón y le cuerpo, el mundo notaría muchísimo su falta, y si muriese, la tristeza sería la que me llevaría a la muerte.

Mi amiga:

Si muriese, sin duda el mundo perdería una de las mejores músicos del mundo, porque ella es diferente, se nota que este mundo le gusta y se entrega en cuerpo y alma por él, por eso sin duda alguna se nota que es una de las mejores en todas las asignaturas, su potencial se ve a distancia, y si muriera… la tierra enviaría una estrella al cielo, y sería una de las más brillantes. Si ella muriese estoy segurísima que todo en el mundo de la música se pararía, por lo menos aquí en Granada, porque siempre que dudábamos algo, o siempre que queríamos darle un toque artístico a algo, ella era la primera que ofrecía ideas, la que recomendaba opciones para que sonase mejor, y lo bueno era que lo hacía de forma completamente involuntaria, le salía del alma. Posiblemente sea una de las pocas personas capaz de representar lo que siente, lo que piensa, lo que le preocupa, sobre un papel, ya sea con letras o con notas, es capaz de hacerte llegar sus sentimientos más profundos, es capaz de hacerte sentir un huracán de emociones, sin duda alguna siempre le admiraré, y si muriese, sin duda me esforzaría al máximo para escribir la mejor partitura, convencer a la profesora de banda y hacer un concierto en su honor, porque ella se merece eso y más.

Esta pregunta dejé que la respondieran mis padres , cuyas respuestas fueron muy emotivas y preciosas , me di cuenta del amor que dan a sus hijos y del dolor que sentirían si algo nos pasase a mi o a mi hermano .

En  el momento en que mi madre se enterase de lo que me había pasado  en un primer momento no se lo creería, pero cuando esto se confirmase perdería por completo la razón y negaría repetidamente que no eso no podía ser cierto. Ella caería en  una profunda y dolorosa depresión, un pozo del que se negaría  a salir para enfrentarse a la realidad. No podría soportar el dolor que le impediría respirar, comer, beber, razonar, vivir. Se pasaría el día llorando sin saber que hacer pensando que eso que hacía ya lo había hecho conmigo lo que le provocaría que el dolor que ya sentía se hiciese aún más insoportable. Se negaría a aceptar la realidad y esperaría a que todo hubiese sido un error pues no concibe seguir con su vida si no es haciendo que su familia este junto a ella. Junto al insoportable dolor que ella siente se une el de ver sufrir al resto de sus seres queridos, su marido se moriría por dentro, su hijo no soportaría sufrir esta ausencia y además hacerlo desde la distancia, y ella debería sacar fuerzas para intentar que ese dolor no los destrozase más de lo que ya estaban. Notaria mi ausencia en un sonido, un olor, una comida, un gesto, una mirada, todo le recordaría a mí y eso se le haría muy duro. A su mente le vendría recuerdos que no sabía que  tenía, recordaría el día que nací cuando me posaron sobre su pecho con una lagrima en mi pequeño ojo izquierdo, lagrimas que mi padre no podía reprimir al verme nacer, lagrimas que ahora compartían los dos porque ya no me volverían a ver. Recordaría mis cumpleaños, mis caras de sorpresa cuando llegaban los Reyes Magos y ni a mi hermano ni a mí nos habían dejado regalo alguno (lo cierto es que si lo habían hecho pero  no donde nosotros buscábamos). No se olvidaría de mis bailes, de mis actuaciones estelares junto a mi inseparable prima Paula, mi Primera Comunión, nuestro viaje a Paris, nuestras vacaciones de verano en las que me pasaba los días en los “mini-clubs”, de nuestras peleas esas en las que yo siempre tenía la última palabra, cuanto le gustaría poder volver a discutir conmigo. En ese momento se cambiaría por mí, daría su vida a cambio de la mía. No creo que pudiera llegar a superarlo.

Mi  Padre estaría muerto en vida, no soportaría esa realidad, todos los recuerdos se pasarían por su mente como si de una película se tratara, toda su  vida junto a mí, siempre a mi lado. Recordaría cada momento en el que ha estado junto a mí, desde que nací, pasando por toda mi infancia, ya que de  él era la primera voz que escuchaba todas las mañanas, a quien le iba a decir “buenos días mi princesa”,  el primer beso de la mañana,  a  quien iba a llevar al colegio todos los días. Todo se haría muy cuesta arriba, no podría superar, aunque siempre me tendría viva en su corazón.  El día a día les haría ir superando el drama, aunque nunca me olvidarían, la vida tiene que seguir  yo estaría en su pensamiento siempre, en cada rincón de mi casa, tendrían que aprender a vivir sin mí. Que es la vida sino un conjunto de buenas y malas experiencias, de vivencias y recuerdos, que nos ayudan a seguir adelante, siempre se ha dicho que para la muerte de un hijo la vida no nos ha preparado y como tal el dolor que se puede sentir es como si te arrancaran un miembro de tu propio cuerpo. 

Al escribir este título, lo primero que se me ha venido a la cabeza es tristeza, mucha tristeza. Creo que nunca estaré preparado para superar esto, sería un golpe muy duro para mí ya que x lo es todo. Poniéndome en situación, me veo descolocado, desubicado, sin saber qué hacer sin ella, con miedo al gran cambio que sufriría mi vida a partir de ese momento.

Son tantísimos momentos que hemos vivido juntos, día tras día, que para mí el saber que ya no la tendré a mi lado me haría sentir solo, ya que ella es una gran parte de mí. La conozco de hace unos 7 años, he crecido junto a ella, he madurado junto a ella. Me ha ayudado a crecer como persona, a valorarme, a quererme. Aunque ella no lo sepa, todos sus consejos me han ayudado mucho y eso siempre se lo agradeceré.

Por otra parte me sentiría mal por su familia, no me quiero ni imaginar el sufrimiento que habría solamente en su casa. El imaginarme a su abuela destrozada por la pérdida me deja muy asustado y preocupado. x lo es todo para ella. Al igual que con su madre y sus tíos, su pérdida sería un gran cambio para todos. Aunque tengo claro que estaré ahí, animando en todo momento. Su familia también es muy importante para mí. También una persona que lo pasaría fatal es y, su hermana. No me imagino el primer día que quedemos sin x. Sería todo tan diferente, las tardes de “c” no serían lo mismo. Como ya he dicho antes, me da miedo solamente imaginarme todo esto.

Lo bueno y bonito de todo esto, son la cantidad de recuerdos que tengo y que nunca olvidaré. Tantas fotos y vídeos, tantos regalos que me dio, son tantos pequeños detalles que eso hacen que x aún siga junto a mí. Seguro que esté donde esté ella seguirá cuidándome tanto como lo hacía antes, queriéndome tanto como antes, mandándome ánimos como antes.

Siempre teníamos planeado crecer juntos, vernos envejecer poco a poco. Eso ya no ocurrirá, pero lo que sí ocurrirá es que tendré siempre su recuerdo en mi cabeza. Con eso me quiero referir a que su muerte no es solamente tristeza, además, yo sé que a ella no le gustaría verme siempre triste. Me la imagino diciendo su típica frase de “mira al tonto este, ¡¡qué estoy bien, anímate!!”. Seguro que ella aún seguirá teniendo su toque de humor ahí arriba.

Ella siempre ha sido un ejemplo a seguir para mí. Una chica fuerte, valiente y siempre con una sonrisa en la cara, y encima con una risa muy contagiosa. Ella podrá estar mal, pero eso para ella no le evita a querer ayudar a alguien que lo necesite. Todo eso dice mucho de ella, de lo buena persona que es y seguirá siendo. Siempre tan pendiente de la gente de su alrededor. Además estoy seguro que esté donde esté, ella estará a gusto, viendo series y películas, y encima sin estudiar. Se lo ha montado muy bien si lo piensas…

Quitando el cachondeo, como ya he dicho antes, sería un gran vacío para mí pero su llama perdurará dentro de mí para siempre y seguro que ese será mi gran recuerdo. La tendré siempre dentro de mí. Seguirá siendo una parte de mi familia, una más en mi casa.

 Aunque siendo realmente sincero, el sacar fuerza y afrontar su pérdida sería muy difícil, me costaría mucho acostumbrarme. Siempre me encantaba ir con ella a todos lados, ir al cine, comprar ropa, comer en el Burger King… Eran muchas cosas que me encantaban hacer junto a ella. Además me gustaba mucho jugar con ella a la Wii U y chincharla.

Pero bueno, el recuerdo siempre seguirá ahí, con todos nosotros y estoy más que seguro que nunca se nos olvidará ese recuerdo. Ella siempre estará presente y seguro que para ella nosotros también.


Bueno yo soy la madre, antes de empezar a contestar esta pregunta voy a comenzar diciendo que es un poco difícil planteármela ya que ella es parte de mí, de su padre, de su hermano, de su hermana y en definitiva de toda la familia. Supongo que si no hubiera nacido, la vida de su familia, amigos y resto del mundo seria de lo más normal, seguiría su curso natural, cada uno un camino diferente. Pues al no estar ella, al no haberla conocido nunca, al no haberla tratado nadie la conocería, entonces nadie sabría de ella. Por lo tanto todo el mundo estaría como si nada. Quién sabe si hubiera nacido otra niña, no sería la misma vida que tenemos ahora todos los de su alrededor. A lo mejor podría ser mejor o peor la vida distinta la que ahora mismo vivimos con tu presencia, pero nunca sería  igual. Al no estar ella entre nosotros, cada uno a lo mejor ni si quiera se hubiera conocido. A lo mejor yo no hubiera conocido a los amigos que ella tiene ahora, o a quien sabe si los hubiera conocido, pero a lo mejor no de la misma forma.
Si mi hija no hubiera nacido estaríamos de lo más normal. No tendríamos la vida que ahora tenemos junto a ella, tendríamos otra completamente diferente, pero, por más que duela, no la echaríamos en falta. Ahora tendríamos otra vida, no la tendríamos a ella pero a lo mejor, tendríamos otra niña que de igual manera podría habernos llenado la vida de la misma luz que la llenó ella.

Al plantearme esta pregunta parece que soy un poco dura pero no es así ya que simplemente cuento la realidad de cómo podría haber surgido nuestra vida sin la presencia de ella, no cambiaría nada, ya que previamente no la habíamos conocido, y lo mismo ni siquiera nos habríamos planteado tener un hijo, como ocurre en muchas familias o que por alguna casualidad no pudiera quedarme embaraza por eso tampoco puedo decir mucho acerca de que sentiría sin su presencia.

 

Aunque desde mi punto de vista, viéndola crecer a mi lado no podría decir lo mismo, ya que no habría vivido tantas emociones y sensaciones que me han hecho crecer como persona ,viéndola crecer, madurar…..

Podría decir que la vida no sería igual. 

¿Qué crees que sentirían los que te rodean si murieras?.Pregúntales y escribe su respuesta

Hola soy el  amigo de ........ ( mi mejor amigo)
 Esta pregunta no la he pensado nunca, un amigo que he compartido con el prácticamente toda mi vida de repente estar sin el se me haría demasiado raro las horas se me alargarían y cuando estuviera con nuestro grupo de amigos pensaría  joder aquí falta el con sus bromas y sus tonterías y cuando estuviera viendo una película o escuchando una canción siempre me plantearía que diría él
y cuando me llamasen al teléfono y me dijeran que el había muerto no me lo creería tendría que ir al lugar donde estuviera y verlo hecho pedazos para poder creérmelo y aun así me costaría  creer que mi mejor amigo ya no está conmigo porque es algo que es muy duro para mi 

(Mi mejor amiga) : Llevamos como nueve años juntos, durante los cuales, cuando entramos a la ESO, he de reconocer que ha sido cuando he empezado a verte como mi mejor amigo, ha sido cuando he empezado a confiar en ti, ( que digo yo que ya sabrás lo que me cuesta a mi confiar), que nos hemos peleado millones de veces, y tu te has picado otras tantas, porque eres un cabezón y un orgulloso, y tienes la mala suerte de tener una mejor amiga incluso aún peor, pero el caso es que me ha dado cuenta de todo el bien que me haces, porque hablar contigo es una de las mejores sensaciones que he llegado a tener, el simple hecho de que me hayas demostrado tanto, el dejar tu orgullo de lado… Eres increíble. Ojalá algún día llegue a ser tan buena amiga como tu eres, y ya sabes lo que dicen, bicho malo nunca muere y por suerte me queda mucho por aguantarte.

De mi madre: Bueno, la verdad es que a una madre nunca se le pasan por la cabeza ideas de este tipo, así que déjame un momento, solo de pensarlo ya se me entristece el alma, el sobrevivir a un hijo debe ser una de las peores experiencias a las cuales una madre podrá enfrentarse jamás, solo el hecho de pensar en tener que enterrar a mi hijo ya me dan ganas de llorar, uff se me saltan las lágrimas (tenía los ojos vidriosos), para mí sería un golpe muy duro puesto que nunca piensas que a tu hijo, al que has traído al mundo, probablemente el ser humano al que mas hayas querido, quieras y querrás, en todo tu paso por esta vida, me levantaría con uno o varios motivos menos para sonreír, los días se me harían mas largos y grises y las noches mas oscuras, esperando el día en el que me reuniese de nuevo con el, aparte perdería a mi único hijo, el que me hecho aprender muchas cosas y al cual le he intentado transmitir todos mis valores y sabiduría, ya con solo pensar, cada vez que se va de viaje o de excursión, que le puede pasar cualquier cosa en el autobús o sufrir algún accidente, solo de pensarlo ya lloro, es algo insoportable, es que me cuesta hasta pensarlo sin llorar, quizás personas menos allegadas a ti, podrían expresarte mejor lo que sentirían, pero hacerle esa pregunta a una madre, no puedes contar con te lo explique a la perfección puesto que le sería imposible sin hincharse a llorar primero, la verdad es que no me apetece hablar mas de este tema, si no he llegado a hacer el número de palabras lo siento, pero ya se meestan empezando a saltas las lágrimas.

Si mi hija desapareciera de vida en un instante… no quiero hacer este ejercicio de imaginación, me provoca un profundo malestar de solo pensarlo.

Recibiría la noticia con incredulidad, como creo que hacen todos los padres que, desgraciadamente, han sufrido y sufren esta desgracia. Me anclaría en la esperanza: “No, no puede ser mi hija, a mí no me pasan estas cosas”. Lamentablemente la realidad me golpearía en lo más profundo de mi alma y de mi cabeza y a partir de entonces, me convertiría en otra persona.

Los cambios que se producirían en mi vida, en mí, serían tan profundos que nada sería lo mismo en mi vida. Me invadiría una profunda tristeza, ese pozo de oscuridad del que me sería muy difícil salir y, aunque lo consiguiera llevaría un estigma el resto de mi vida.

Pero para mí la vida deberá continuar, por mis hijos, por mi mujer y por el resto de mi familia, debería hacer un gran esfuerzo, pues no solo yo perdería a una hija ellos perderían a una hermana, una hija, una nieta, una sobrina, una amiga …

Jamás podría olvidar a mi hija, mis recuerdos de ella estarían presentes en todos los momentos, en los más importantes, en los que hubiera podido compartir con ella. Todas las cosas que ella habría conseguido, que habría podido aportar al mundo, todas las cosas que habrían pasado estando ella nunca las sabría. No podría dejar de pensar que hubiera sido de su vida, si habría cumplido sus ilusiones, sus objetivos. Si habría sido feliz. También pensaría que el mundo habría perdido una gran persona. Alguien que hubiera tenido mucho que ofrecer, alguien que se comprometería con los necesitados, los que sufren, con la injusticia. Cosa que hace mucha falta ahora mismo en la sociedad y de la que muchísima gente habría estado agradecida.

Por otra parte la vida es así, todos moriremos algún día. Todos lo sabemos, por ello seguiría con mi vida, con la esperanza de que algún día, en otra vida vuelva a estar con ella, en una vida mejor, la que ella se merece.

Mi hija, la persona más maravillosa del mundo para mí, la mejor, la más guapa, la más lista, la mejor no se puede ir. Para mí nunca se iría, me acompañaría en cada momento de mi vida, bueno o malo, siempre la tendría presente, y pensaría en ella como si todavía estuviese aquí conmigo.

Dolería muchísimo, mi hija, a la que yo tenía que proteger, por la que yo tenía que dar mi vida y hacer todo lo posible por su vida y no habría podido, habría fracasado como padre. No podría vivir con esa culpa en mí, sería muy difícil y nada sería igual para mí, siempre la llevaría conmigo.

No sé, es mi hija y la quiero y pensar en su pérdida, como dije, no me gusta.

Que ella se muriera sería lo peor que me podría pasar, ella es mi vida y lo mejor que me ha pasado y no me imagino un día en el que no esté presente.Es lo que más necesito cada día y me gusta saber que está bien, que es feliz, no sabría que decir ni que pensar en el momento la verdad, pero sé que se me caería el mundo encima, porque es que es tan necesaria, la amo tanto, la necesito tanto cada día que me moriría saber que nunca más la vería. Sería horrible pensar en que nunca más la vería delante mía, que nunca más la podría abrazar,todos los momentos tan bonitos y tan buenos que me da no volverían a suceder. Me quedaría sin su risa, una risa que me alegra cualquier momento, da igual que esté mal, el sonido de su risa ya me alegra el día, me quedaría sin sus besos, sus abrazos que hacen que me olvide del mundo, que me hacen ver que es lo mejor que tengo, que no hay nadie que me haga sentir así. No podría estar sin ella, es el centro de mi vida y de mis días, me cuesta hasta imaginar el que no esté, que solo me queden nuestras fotos y nuestros vídeos, que se acabó, nunca volverá. Sinceramente me duele hasta pensarlo, no concibo una vidas in ella, se me parte el corazón pensar esto, es horrible imaginar que la persona a la que amas se ha ido para siempre, que nunca volveré a escuchar su voz, que nuestras conversaciones hasta las tantas de la madrugada no se volverán a repetir. Simplemente no puedo imaginar mis días sin ella, me costaría muchísimo superarlo porque es alguien que desde que ha entrado en mi vida me ha aportado tanto y me ha enseñado tantísimas cosas que saber que de repente se ha ido para no volver jamás sería lo peor que me podría pasar.
Seguramente cada día desearía ir a dormir con la esperanza de que al despertar va a estar ahí, que todo ha sido un sueño, pero sería así día tras día, una agonía cada momento de mi vida, porque si ya pienso en ella todo el tiempo si muere no dejaría de recordar todos nuestros momentos, nuestras tonterías... se acabarían todas las cosas que me dan un motivo para sonreír cada día, se acabaría mi felicidad, mis ganas de que llegue el futuro y así tenerla a mi lado cada momento.
Que muriese además me daría mucha rabia porque todas sus ilusiones, todos sus planes, sus deseos y sus objetivos se apagarían, todo lo que ella sueña ya sería imposible, todo el empeño que le pone a las cosas para conseguir el mayor resultado posible habría sido en vano. Me da rabia porque ella sabe que la quiero ayudar en todo lo que sea, ayudarla a conseguir todo lo que se proponga, con todo lo que trabaja puede conseguir lo que sea, pero me gusta aportar mi granito de arena y que muriera sería haber pasado día tras día de trabajo para finalmente quedarse por el camino.
No podría olvidarla nunca, aunque hubiesen pasado décadas de su muerte, es alguien tan importante para mi que ha dejado huella y la seguiría amando el resto de mi vida, porque es diferente y me da tantas cosas cada día como para dejar de amarla en algún momento.
Pequeña, espero no tener que sentir todo esto que he escrito aquí, que todo se quede en un ejercicio para filosofía, no quiero pasar por todo ese dolor nunca. Jamás he perdido a ningun ser querido por suerte y no quiero que tu seas la excepción mi niña, quiero estar contigo para siempre y no quiero que te vayas antes de tiempo y antes de poder disfrutar de todo lo que nos queda juntos. Eres mi vida y te necesito muchisimo cada día, te amo.

Según mi madre:

Este es el pensamiento más desagradable que he tenido nunca.

En algunas ocasiones me he formulado esta pregunta pero es tan extraño que no soy capaz de sentir nada, más que nada porque es como si fuese una situación imposible, o bien porque no debe ser lo habitual, que uno tenga que sobrevivir a sus hijos, o bien por instinto de supervivencia, de no sufrir.

Presencié en alguna ocasión esta situación trágica en mi familia y en la de algún amigo, y debo decir que es casi insoportable el dolor que imaginas que tienen que estar pasando, si uno solo de imaginar la situación se derrumba y no es tu hijo, no creo que sea posible imaginar el dolor que causaría este hecho.

Soy capaz de pensar que sentiría el día que falten mis padres, y sí soy capaz de imaginar el dolor de su perdida pero lo que sentiría si perdiera a alguno de mis hijos es algo que no me quiero ni imaginar ni tener que esforzar en sufrir, no creo que ninguna persona esté preparada para responder a esta pregunta.

Creo que me moriría en vida, no tener su presencia a diario, saber que no está, que no nos enfadaremos nunca, que no volveremos a hacer las paces, que no podré ayudarle donde se encuentre………

Cómo he dicho al principio, no quiero tener que imaginarme esta situación y por tanto no voy a entrar en más detalles, ya que me hace recordar una experiencia horrible.

 

Para esta pregunta le he preguntado a mi novia.

Me gustaría no estar escribiendo esta carta, no estar despidiendo a alguien que ha sido, es y será alguien tan importante como lo eres tu pero supongo que la vida es así, a todos nos llega el momento aunque sea injusto que a ti te llegue tan pronto, cuando te quedaba toda la vida por delante, la cual me hubiera encantado haber tenido un hueco en ella. Lo primero de todo es darte las gracias desde lo primero hasta lo último que has hecho por mí, por haberme ayudado, apoyado y no haberte ido a pesar de todas las cosas que hayan podido pasar. Gracias por cada momento, cada palabra, cada momento que me has hecho la persona más feliz. Me gustaría pedirte perdón por cada cosa que he hecho mal, cada error e incluso cada te quiero o cada palabra que me he guardado por miedo, cosa que tú siempre me has enseñado que el miedo es para los cobardes, que jamás hay que guardarse lo que realmente sientes. Estoy afortunada de haberte tenido en mi vida y te tendré aunque no estés a mi lado, sé que no has llegado a lograr todas las metas y todos los sueños que tenías pensado, pero me siento y me sentiré siempre orgullosa de ti, orgullosa de lo luchador que has sido siempre, que jamás te has rendido, al contrario siempre has seguido firme y al frente con todo lo que te has propuesto y aunque no lo creas has llegado lejos y no vas a ser una persona difícil de olvidar porque con cada cosa que has hecho ya haya sido grande o pequeña te has llevado el cariño de todos, mi cariño y estará por siempre. No me olvidare jamás de ti como espero que tú tampoco de mí, no me olvidaré de cada clase juntos, cada celebración, cada abrazo, cada quedada, no me olvidare de ti en general y espero que tú de mí tampoco estés donde estés, espero que me cuides como me prometiste cuidarme mientras estabas aquí conmigo. Que te demuestro hoy por si ya mañana no nos vemos o eso suelen decir pero tú me has demostrado día tras día lo mucho que me has querido, hemos afrontado casi todo juntos y afrontar esto sin ti no va a ser lo mismo, me queda mucha vida por delante sin ti... Viviré todo lo que prometimos que viviríamos juntos y lo hare por ti. Tú me enseñaste a ser fuerte a que no me rindiera a la primera de cambio y ahora es cuando más fuerte debo de ser, sin ti. Nunca te dije la falta que me hacías, nunca te dije que te echaba de menos cuando te ibas, ni los te quiero suficientes, nunca llegue a decirte que nadie me hacía sentir tanto al igual que me hacías sentir tu cuando me mirabas y que ahora a pesar de todo lo sigo sintiendo e incluso mucho más que antes. Todo lo que prometí y no cumplí. Todo lo que dije demostrar y no demostré, todo lo que hice llorar y no pude calmar o arreglar, todas las contestaciones que no pude controlar. Me quedo con todas nuestras fotos, con todos nuestros detalles y sobre todo con nuestros recuerdos. Los te quiero que aun ni siquiera has escuchado, los te extraño que aún no he pronunciado, los mi vida no vayas, los quédate a mi lado te los digo ahora, te los escribo ahora en una carta que no se si leerás completa o te quedaras a medias, en esta carta te escribo todo lo que no fui capaz de decirte, aunque sea tarde. La fastidie contigo en su tiempo, no luche ni la mitad que luchaste por mí y aun así decidiste quedarte y quererme con mis más y con mis menos aun sabiendo que tu sentías el doble y me querías el doble que yo a ti, a día de hoy creo que puede ser hasta al contrario, dicen que cuando te sientes vacía cuando algo o alguien se va es porque realmente lo quieres y lo querías en tu vida. Hoy más que nunca apuesto por ti, por nosotros, apostaba por lo que iba a venir, por un futuro mejor que el presente y que el pasado. Te digo adiós pero no me arrepiento de nada. Te digo adiós pero te doy las gracias. Te digo adiós aunque sigas formando parte de mí.

Pensé formas de responder a tu pregunta, y se me ocurrió contestarte a forma de carta. Esta carta es la carta que te escribiría el día en que tu dejases de estar a mi lado, el día en el que dejase de ver tu sonrisa, de quedarme hablando contigo hasta las tantas, de disfrutar de tu mirada de complicidad o de tus abrazos y besos que me recomponen hasta el alma; un día triste, quizá uno de los más tristes de mi vida, un día en el que cambiaría mi vida, pero no sólo la mía, sino la de todas esas personas que te quieren, porque estoy segur@ de que hay muchísimas personas que sufrirían al perderte, y ya no sólo tus padres, tu familia en general o tus amigos, sino otras muchas personas de tu entorno por las que hayas hecho algo, personas que eran tus amigos pero ya no lo son por algún motivo. Tú eres una niña súper buena, y dejas huella en cada una de las personas por las que pasas, eres especial. Bueno mi vida, te dejo con la carta, que espero no tener que escribírtela nunca. No te prometo que este perfecta, porque como no me imagino una vida sin ti, no sé qué te diría, pero sí sé que quiero que tengas algo claro, y ese algo es, que te quiero muchísimo, mi niña, mi enana, mi pequeña...

 

Lamentablemente ese día ha llegado, no hay pena más desgarradora que tener que desprenderme para siempre de ti. Más que mi amiga has sido y serás siempre mi hermana, mi apoyo, mi niña. Para mi eres un trozo de mi vida que me han arrancando. Ahora miro atrás y me duele no haberte dado todos los besos y abrazos que me hubiera encantado darte.

No hay forma de expresar lo que en estos instantes está pasando por mi corazón, siento una pena tan inmensa que no creo que existan palabras ni persona que pueda darme algún consuelo. Con solo imaginar que ya no te veré nunca más siento que preferiría haber abandonado este mundo junto contigo.

Te has ido y yo me he quedado aquí con una sonrisa fingida, porque desde que te fuiste no he vuelto a sonreír como antes. Aún hay días en los que espero que vuelvas, porque tengo la esperanza de poder volver a verte, volverte a abrazar y contarte como me ha ido el día y escucharte cuando me cuentas como ha ido el tuyo.

Ya ha pasado mucho tiempo desde que te vi,y aún sigo soñando ,imaginando como sería mi vida si tú aún estuvieras aquí, y no puedo evitar que tu ausencia me siga doliendo como el primer día. A veces también me rompo por dentro y espero que el tiempo lo cure.

Se que me cuidas desde el cielo, pero aquí me haces demasiada falta. Quiero que sepas que aquí todo el mundo te echa de menos, ninguno te olvidamos.

A medida que escribo  no puedo dejar de pensar en ti,  en todo lo que hemos vivido juntas, esos días de verano de playa y risas, esas miradas de niñas traviesas y cómplices, esos buenos y malos momentos a tu lado… es increíble el dolor que siento, mi corazón no quiere asimilar tu pérdida.

Se me vienen a la memoria miles de fotos y anécdotas, siempre felices, siempre juntas… hoy me doy cuenta de cuanto significabas en mi vida,  incluso más de lo que yo pensaba. Pero hoy ya es tarde, tu tren ya se fue, pero esta vez no volverás.  No sabes cuanto me cuesta decirte adiós, aunque me parta el alma en dos no puedo hacerlo, no puedo decir adiós a todos esos momentos, no puedo decirte adiós a ti. Siempre estarás presente en mi día a día, nunca te iras de mis recuerdos, de mis pensamientos, de mi corazón.

 

Por eso no puedo decirte adiós mi niña, prefiero decirte hasta luego y soñar con el día en que te vuelva a ver y te vuelva abrazar. 

 

Te quiero pequeña mía, mi corazón está contigo donde quiera que estés. 

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2019   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio