FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Alegría, dolor, tristeza.....

Visitas: 18266

Respuestas a esta discusión

Dando una explicación científica que leí hace algún tiempo, no todas las lágrimas son iguales. Existen tres tipos de lágrimas: las basales, que son las que producimos constantemente para mantener el ojo humedecido y lubricado; las lágrimas de “defensa”, que limpian los ojos de las irritaciones; y las lágrimas emocionales, que se producen por diferentes causas. El llorar con lágrimas emocionales es una de las cosas que nos distinguen de los demás seres vivos.
Ahora, desde mi punto de vista “filosófico” y dejando a un lado esta introducción científica, voy a exponer mi opinión acerca de este tema.

Personalmente, pienso que lloramos por muchas cosas distintas. Me resulta extraño y siempre me he preguntado por qué cuando un día por la noche vemos algo tan mal que nos hace llorar, al día siguiente por la mañana lo vemos mejor y no lloramos. Yo creo que eso también es un poco relativo, porque cuando estamos mal realmente, podemos llorar fácilmente a cualquier hora del día, o al menos yo.

Lloramos a causa de muchas cosas: con daños físicos, con daños psicológicos, al ver una película, cuando ocurre algo que nos hace muy felices, cuando reímos, cuando se quiere llamar la atención (los bebés, y los que no lo son)… Y es por ello que no todas las lágrimas son iguales. A parte de lo que he leído en algún comentario de las “lágrimas de cocodrilo”, que particularmente me parecen penosas, existen otras lágrimas (dentro de las emocionales) que hacen que se diferencien; considero que la diferencia está en las sensaciones que producen dentro del propio cuerpo.

Sinceramente, creo que no hay peores lágrimas que las que salen solas impulsadas por la impotencia ante una situación realmente triste. Esas lágrimas que salen de los ojos cansados y que se sienten sin fuerza para mantenerlas dentro, esas lágrimas que resbalan por la cara a la vez que arañan el alma, esas lágrimas con un sabor dulcemente salado que, sin embargo, bajan amargamente hasta llegar al pecho con tanto peso que resulta paradójico: cómo una cosa tan pequeña y desapercibida pueda provocar la sensación de machacar el mismo corazón, aplastarlo, empequeñecerlo, derrumbarlo… y de cambiar completamente la forma de pensar, de ver las cosas..., de cambiar la vida. Realmente, no existen peores lágrimas que esas. Lo más triste de esas lágrimas es que a veces no tienen consuelo, lo cual provoca más el llanto, la angustia… es muy duro. Lágrimas de desconsuelo, de soledad, de amargura… cuando son a causa de problemas recientes, están presentes casi todo el día; pero no siempre es así, en otras ocasiones aparecen sobre todo por la noche cuando ya no podemos más; estamos solos en el silencio oscuro y comenzamos a pensar, a ver nuestra vida verdaderamente… y no nos gusta.

Por otra parte están las lágrimas de alegría, éstas son las mejores. Hay momentos en la vida en los que ocurren acontecimientos que nos marcan para siempre, muchos de ellos alegres. Cuando dan una buena noticia, cuando alguien habla y dice justo lo que se necesitaba oír, etc.… nos da tanta alegría que lloramos. No sé con exactitud el porqué, pero mi teoría (basada en mis sentimientos) es que lloramos porque hemos logrado algo que nos ha supuesto mucho sufrimiento, hemos oído algo que necesitábamos oír para seguir adelante en circunstancias difíciles, o porque sentimos empatía con lo que sienten los demás (lo cual serviría para explicar el llorar con una película). Estas lágrimas de alegría me encantan, yo las denomino limpiadoras. Suena a tontería quizás, pero tiene sentido lógico porque, particularmente, cuando lloro de alegría siento que estoy liberando muchas cargas pesadas que estaban guardadas en mi pecho. Lo mejor de estas lágrimas es sentirlas con un abrazo, ya que se complementan muy bien y hacen sentirse una persona mucho más feliz.

Pero también hay otras lágrimas particulares, las que no se echan. Yo soy una persona que abusa de ellas, lo que muchas veces supone un problema personal. Todos en diferentes ocasiones de la vida tenemos que padecer estas lágrimas, y lo considero necesario por muchas cosas. Creo que no es correcto llorar siempre que se desee, aunque se necesite realmente; nadie que no sea uno mismo ha de verse llorar por dos cosas: porque es una persona que no se merece llevarse ese gusto, o porque las demás personas importan mucho y no tienen por qué aguantar ver a uno mismo mal por problemas que no tienen que ver con ellos, no lo veo justo. Sin embargo, como decía, a veces supone un problema porque sólo se llora cuando se está solo y cuando nadie puede consolar, lo cual hace sentirse peor. Pero hay veces que es inevitable llorar y tenemos reacciones complicadas, pienso que para no llegar a ello debemos desahogarnos en su debido momento con una persona en la cual confiemos para que nos entienda y para que nos ayude a ver las cosas de otra manera y podamos llevar mejor el dolor de los problemas.

Podría estar mucho tiempo hablando del tema, pero es hora es extraer la conclusión: hay muchos tipos de lágrimas, lloramos por distintas causas… así que lo mejor es llorar lo justo e intentar que las lágrimas no hieran mucho, debemos de hacernos fuertes.
Una pregunta bastante dificil de contestar. Realmente nunca me había parado a pensar cómo son mis lagrimas ni nada por el estilo....siempre he llorado porque si, sin mas, nunca me pare a pensar si mis lágrimas mostraban mi estado de animo o algo asi.
Comenzando por el principio, las primeras lagrimas que se me vienen a la cabeza solo con pensar en ellas son las de dolor, pero las de dolor "de corazon". Esas veces cuando discuto con alguien y se que no llevo razon y se me inflan tantisimo las narices que termino esplotando y llorando, y en estos casos odio llorar porque, aunque en todos los casi todos los casos odio llorar, esas lagrimas solo demuestran debilidad.
Bueno ultimamente tambien he llorado de amor...de amor a distancia, Nunca estuve enamorada, nunca senti esto por nadie, pero ahora que lo siento y se lo que es llorar por esto y creedme son las lagrimas mas amargas que he probado.
He llorado de amistad tambien, por mis amigos, los perdi en una ocasion...aunque realmente esos no eran amigos... no se, sinceramente, es difícil de explicar, y no viene al caso explicar la situación que vivi, pero bueno esas lagrimas, fueron de las peores derramadas y por quien menos lo merecia.
Esas son otro tipo de lagrimas, las derramadas por equivocacion, esas lagrimas son las que mas odio, por que sabes que no merece la pensa derramarlas por esa persona, esa situacion... Y realmente son las que, junto con las anteriores que he nombrado, mas hieren mi orgullo, que es a la vez mi mayor defecto y mi mayor virtud.
Otro tipo de lágrimas que he experimentado, y que quizás acompañen a las experiencias mas especiales de mi vida, son las lagrimas de felicidad, estas que salen solas, que parece que no te das ni cuenta de que estas llorando hasta que no sientes la humedad caer por tus mejillas. Esas mismas que en ocasiones van acompañadas de gritos inevitables que te salen de lo mas profundo de tu alma. Este tipo de lagrimas me encanta derramarlas. Cuando era mas pequeña, concretamente tenía 5 años, un dia estábamos mi hermano mediando y yo dibujando tranquilamente en el sofá del salón de mi casa mientras que mi hermano pequeño recién nacido dormía tranquilamente en su capazo. Entonces, el niño despertó, no hizo ningún ruido, por lo que, no se como mi hermano y yo sabíamos que había despertado y fuimos a verlo. El niño era muy peuqeño tan blandito que parecía que se iba a romper, tan tierno y tan rosita… es la cosa mas preciosa que he visto en mi vida, entonces empezamos a hacer reir al bebe. Al escuchar nuestros ruidos mi madre vino rápidamente al salón y nos vio con el niño, sin tocarlo, los tres juntos riendo, y se puso a llorar. A mi me trstorno, ella lloraba mientras sonreía. Yo intentaba escusarme y escusar a mi hermano. No parábamos de repetirle casi llorando nosotros, que no lo habíamos tocado, “mama no llores, no hemos tocado al bebe, no le pasa nada solo se estaba riendo…” y ahora, tras mas de diez años desde aquello entiendo de donde vienen esas lágrimas, lagrimas de felicidad, lagrimas de mama. Yo creo que esta es la mejor manera de explicar como son estas lagrimas.
Bueno y no se me pueden olvidar las lagrimas de dolor físico. Cuando sientes un dolor que parece que también se te coge a la garganta y al estomago y te pones a llorar como un bebe. Aunque realmente… creo que estas son las lagrimas que menos derramo. En ese sentido, y creo que en el único, soy una chica fuerte.
Siempre me pregunte porque las lagrimas sabían a sal, quizás es porque salen del mar, como decia en un cuento que lei la semana pasaba a mis primos mas pequeños, que decía que nuestras lagrmas son saladas porque en realidad somos sirenas, o descendemos de ellas, y es la única parte que nos queda de pez en nuestro cuerpo.
Hoy , día 2 de Febrero del 2010 , seguramente millones de personas están llorando desconsoladamente en este mismo instante por diferentes motivos . Durante nuestra vida , todos lloramos por lo menos 2 o 3 veces a la semana . Claro esta que puede ser debido a muchos motivos diferentes .
Para empezar , nos guste o no , en nuestra vida siempre habrá algo o alguien que nos hará sufrir .
Cuando somos bebes lloramos porque no podemos ser independientes , ni sabemos satisfacer nuestras propias necesidades , así pues , necesitamos llorar para expresar y dar a entender a nuestros padres y al resto de la gente que nos hace falta algo , como comer , cambiarnos …..
Cuando somos niños , siempre hay algo que nos hace llorar , como por ejemplo cuando nos caemos y alguien nos levanta , o como cuando queremos algo que no nos quieren comprar , o si alguien nos molesta . Pienso que en esa época de nuestra vida lloramos sin saber que lo hacemos .Me explico . Lloramos sin sentido , por cosas insignificantes y por todo . No somos conscientes de que estamos llorando .
Yo creo que todo empieza cuando estamos en nuestra etapa adolescente . Ahí te das cuenta del verdadero significado de la palabra llanto . Empiezas a ver el porque de cada lagrima que emana de tus ojos . Vemos que la vida no es tan fácil y que lloramos por todo aquello que nos sucede , sea bueno o malo .
Por ejemplo , cuando te enamoras por primera vez , piensas que todo es perfecto , pero luego empiezan los problemas y lloras con cada discusión , y cuando la pareja se rompe no puedes parar de llorar en muchísimos días .
O cuando pierdes a un ser querido . En ese momento lloras desconsoladamente porque sabes que nunca más volverás a ver a esa persona .
O cuando traes una vida nueva al mundo . En esta ocasión siempre se llora de felicidad , al ver como algo tan pequeño puede venir de otra persona .
Hay veces que también lloramos solos porque lo necesitamos . A ver , yo pienso que llorar nos sirve de mucho a todas las personas , por algo se hace . Creo que llorando conseguimos desahogarnos y descargar toda la rabia que contenemos a lo largo de mucho tiempo dentro de nosotros . Es que hay veces que se llora con tanta pena , que incluso el corazón se encoje .
En ocasiones incluso el abrazo de otra persona querida puede hacernos llorar y emocionarnos y sentir que estamos acompañados .
Hay días y momentos , que yo misma , me he encerrado en mi habitación y sola en mi cama he llorado sin poder parar , porque simplemente necesitaba descargar esa pena que me abrumaba .
Si todas las lágrimas son iguales ¿ Quien sabe la verdad . Yo opino que no todas son iguales que como ya he dicho depende del motivo . Puede haber lágrimas de felicidad y lagrimas de tristeza .
Nunca has llorado amargamente , y una lagrima a resbalado por tu cara hasta llegar a tu boca y has notado su sabor ¿ Siempre suele ocurrir esto . Todas las lagrimas saben igual verdad ¿ Como el agua del mar . Tienen un sabor salado . Pues bien aunque todas saben igual , no por eso todas son iguales . Siempre me he preguntado como una persona que llora de felicidad , puede llorar igual que una que llora por algo malo . Por eso he llegado a la conclusión de que aunque lo parezca ninguna lagrima es la misma .
En definitiva , llorar no es malo y pienso que a veces nos puede venir muy bien para expresar nuestros sentimientos , nuestros miedos , nuestra felicidad y todo aquello que nos atormenta . Si no lloráramos de vez en cuando , estallaríamos. Cuando lloras y expresas lo que sientes , te encuentras mucho mejor contigo mismo y con los demás .
Claramente las lagrimas no solo salen por que hemos sufrido. Somos seres sentimentales y estos los expresamos de distintas maneras y formas, una de ellas con el llanto. Yo creo que cuando nos consume un sentimiento o sensación que no podemos controlar lo expresamos físicamente con el llanto. Pero vamos a contestar la pregunta. Claro que sí, A veces lloramos por alegría, conmoción, tristeza, emoción,….Ninguno de los motivos son menos rechazables que otros, cada persona tiene un motivo razonable y justificable para llorar.

Puede que un recuerdo o una ilusión te hagan llorar, por conseguirlo o por haberlo perdido. A veces con sólo estar en el sofá con la persona que más amas, puede que te emociones de saber que estáis bien y que esto funcionara, y saber que lo quieres, con el sólo hecho de estar así, puede que ese sentimiento te recoja de tal manera que se te salte algunas lágrimas. Al igual que una madre se emociona al ver a su hija feliz con el hombre que la quiere. Hay muchas situaciones al igual que personas. En este momento sólo con el amor, gran motivación para muchos actos que nos mueve por dentro.

Siempre lloramos con afecto a algo o a alguien, que nos conmueve, y nos supera en fuerza, todo esta movido con el sentimiento, es lo que nos mueve por dentro, los que nos hace pensar y sufrir o alegrar, pero siempre, nos mueve. A veces es tan grande los que nos mueve que ya no pensamos en nosotros mismos.

Cuando vamos madurando, los sentimientos se van gravando en nuestro corazón y sabemos reconocerlos cuando salen de nosotros mismos. Gracias a esto podemos saber el motivo de nuestras lagrimas, aunque hay sentimientos que no reconocemos, por que sabemos los comunes, como la tristeza la alegría…, pero cada uno somos únicos, y cada uno es diferente en la manera de sentir y de amar, y puede que nunca reconozcamos todos los sentimientos que puede sentir un ser humano, hay muchos que son extraños e irreconocibles por muchas personas. Por eso no todas las lágrimas son iguales, cada uno siente según sus sentimientos adquiridos con la madurez y los motivos de ellos son dependientes en cada persona.

Mis razones son únicas, ya que cómo he mencionado antes, todos somos únicos y diferentes, al igual que las ideas: ilusiones, proyectos, ideologías, gustos…Creo los motivos comunes no existen, ya que las vivencias del amor ,cada uno los experimenta de distintas formas con distintas perspectivas y visiones , no todo en la vida es automático, no se rige por unas reglas fijas , no todo es por igual , no sigue una línea recta .es como una balanza , que siempre esta en movimiento constante y varia con regularidad. Tenemos altibajos que nos inestabiliza constantemente, y este estado nos envuelve de tal forma que nos consume por completo y podemos perder la cabeza por ello. Por eso, los sentimientos es los que nos mueve ha hacer todo aquello por lo que nos conduce la vida, y no tenemos mas miras, sólo nos dejamos llevar si no tenemos control de ello Tu no controlas tus emociones, no puedes si te consumen por completo, eres prisionero de tu propio ser.

Pero todo esto que estoy contando no tiene por que ser malo , por ejemplo, cuando te consume el amor por alguna persona , te sientes flotante dentro de tu mente, eres libre de pensamiento y sólo quieres querer a esa persona , te dejas llevar y te consume , para mi es lo más bonito que una persona puede experimentar en su vida, por que no sólo te lleva a conocer el amor, sino que con el amor , te da la oportunidad de darte a conocer más uno sentimientos y emociones desconocidas que son dulcemente agradables y otros por otra parte agriamente desagradables.

El motivo por el que llorar, hay muchos .Por ello, hay muchos tipos de lágrimas que conoceremos con el paso de los años, y nos ayudara a crecer y a madurar a lo largo de nuestra vida, y realmente, esto nunca muere, siempre estará dentro de ti, el descubrir nuevas emociones y sentimientos a lo largo de tu vida, yo creo, que hasta el día de tu muerte. Permanecieron en tu vida, y padecerán contigo eternamente.
¿Por qué lloro? Buena pregunta…
Todo este tipo de preguntas sobre el amor, la tristeza, las decepciones,,, para mí siempre acaban hablando e lo mismo y pensaréis que soy pesada pero es que esto para mí es una carga muy dura…
¿Por qué lloro? Por él. Antes lloraba por las decepciones que me causaba, por tristeza de que lo tenía tan cerca y a la vez tan lejos…lloraba porque a pesar de tanto esfuerzo yo sentía que no me quería aunque estuviese conmigo, y eso me dolía enormemente.
Ahora mis lágrimas no se deslizan por mi cara por eso…He intentado ser fuerte y eso intento todos los días para no llevar este pero que no se cuanto tiempo voy a poder aguantarlo.
Ahora lloro porque no lo tengo a mi lado, porque me duele quererlo como lo quiero y estar segura de que con él nunca llegaré a ser feliz. Lloro porque me aguanto cada noche las ganas de mandarle un mensaje para pedirle que regrese junto a mí porque se me hace muy difícil seguir sin él…
Lloro porqué sé que no volveré a estar junto a él porque eso es lo mejor para mí…pero es que hecho tanto de menos sus mensajes por la noche describiéndome lo que me quería, sus gestos dirigidos hacia mí, sus besos…Hecho de menos que me chinche y aunque disimulaba me gustaba tanto…
Hecho de menos sus:
-¿a dónde vamos hoy?, aiinnss mi feilla… ,¡Ponte que te haga una foto!, hoy te toca venir a ti =)…¿Cara o cruz?
Y sobre todo hecho de menos esas tardes enteras hablando sin parar y sus miradas… ¡Lo que yo daría porque me volviera a mirar así!
Lloro porque ayer lo vi y no me habló, fue…no sé,,, tan duro, que tantísimo tiempo juntos y ahora no me dirija la palabra…
Siempre tendré la duda de si fue o no mi culpa. Hay veces que me lo planteo por tantas vueltas que le doy a mi cabeza pensando y pensando en que quizás me equivoqué en algo, quizás…no lo sé…quizás el error fue enamorarme de ti.
Lloro por ti, soñando en que lo nuestro tiene algún remedio...
Lloro por ti porque no hay forma de olvidarme de tus besos y es que no paro de pensar cuanto te quiero…
Lloro al recordar que ha pasado un día más y por la mañana no tenía ningún mensaje tuyo de esos que me daban la fuerzas y alegría para empezar el día con la mayor de las ilusiones, pero mañana cuando me levante seguiré sin tener la mínima señal de él, sin tener uno de esos mensajes que me devolvían la vida y me recordaban lo que me encanta vivir,
Mañana por la mañana yo volveré a mirar como todas el móvil y no tendré ni un toque, como si nada hubiese sucedido, como si ya nada existiera…
Llegará el día e que deje de llorar. Ese día en el que no piense ni un instante más en ti. Ese día podré decir orgullosa” las heridas ya se han sanado, por fin te he olvidado!, por fin he puesto nuestros momentos juntos como “recuerdos”. Ese día en que tenga fuerzas para cambiar el nombre que e tengo puesto en el móvil de cuando éramos novios y ese día en el que pueda borrar todas nuestras fotos con una historia que las aguarda…
Ese día llegará y dejaré de llorar. Porque tú eres el causante de tantas lágrimas derramadas. Pero seré fuerte. Dicen que por cada lágrima derramada la vida te devuelve veinte sonrisas.
No todas las lágrimas son iguales.
Hay lágrimas provocadas por la alegría, por la felicidad. Otras son por el dolor que se siente al perder a alguien que queremos, lágrimas por la impotencia de no poder hacer nada para solucionarlo.
Ojalá que todas las lágrimas fueran de alegría o simplemente provocadas porque nos ha entrado polvo en los ojos.

Las lágrimas se secan, caen nuevas y en muchas ocasiones nos reímos de las que hemos derramado anteriormente.
La tristeza que causan no es el hecho de llorar, sino por qué lloramos o las heridas que dejan, las cicatrices que parece tan difícil de olvidar.
¿Qué por qué lloro? Yo lloro por muchas cosas, infinitas. Todos hemos llorado alguna vez ya seamos pequeños o grandes. Yo me considero una persona muy sensible, que con nada que me digas que me sienta mal, ya se me escapa una lágrima y se me ponen los ojos llorosos. A veces cuando no consigo algo que quiero, como por ejemplo aprobar un examen, del esfuerzo que he hecho y el no lograr aprobar, me pone mal… y aunque no solucione nada, así lloro sin más. Solemos llorar por tristeza o alegría, pero lo más común es por tristeza. A mi no me gusta llorar pero cuando lo hago no me queda otra, después me siento bien, es como una forma para deshogarte. Hay a veces que lloramos y no sabemos exactamente el por qué de haber llorado. A veces no sirve para nada el poder llorar, pero tú te sientes mucho mejor contigo mismo, o no sé, puede que sea una acción consciente. También considero que poder llorar nos hace también que sea una acción social, porque nosotros necesitamos llorar por nosotros mismos, pero también nosotros necesitamos algo o mejor dicho a alguien para que nos impulse a llevar a cavo esta acción en este caso la de llorar.
Normalmente todos solemos llorar por muchas cosas y yo pienso que las lágrimas son iguales en su composición, pero no es lo mismo llorar por una persona que por otra ¿no creéis?
Cuando lloras es la mejor forma de expresar tus sentimientos, ya se hacia una persona o hacia un conjunto de personas o no sé yo hacia un animal.
La gente también suele llorar por alegría, es a veces la mejor forma de expresar tus sentimientos de emoción hacia alguien o animal o cosa.
La gente en despedidas suele llorar, porque el no saber que no vas a estar con esa persona durante mucho tiempo, te pone muy triste, entonces lloras. Se suele decir que las chicas somos más sensibles que los chicos, pero ellos también lloran, lo que pasa es que se hacen los machos, pero ellos también tienen sentimientos (también los expresan llorando)
La gente suele llorar o se le suele caer una lágrima cuando por ejemplo ve películas (como por ejemplo si ven películas de tristeza), cuando le hacen daño, cuando sucede algo espantoso, cuando se nos muere nuestra mascota, cuando matan a tanta gente sin saber el por qué, cuando se nos muere alguien, es decir cuando se pasa mal normalmente se suele llorar. Pero también se suelen “mear de la risa” cuando les cuentan algo gracioso o ven una película graciosa.
Hay a veces que la risa es hasta contagiosa, a veces nos reímos sin saber porque y de reírnos tanto, hay a veces incluso que nos duele mucho la tripa, son sensaciones súper chulas y muy probables que te ocurran con mucha facilidad. A mi me gusta mucho cuando paso por estas sensaciones, te hace sentir muy bien.
Llorar es cuando sientes un nudo en la garganta tan tan grande, que no te queda otra nada más que llorar. Ya que llorar nos hace liberar adrenalina. Nos hace perder esa sensación antes de que llorásemos y nos produce una sensación de desahogo y de tranquilidad a la misma vez. Una vez que se llora te sientes como más alviado o aliviada, te sientes más cómodo y diferente contigo mismo o misma.
Normalmente cuando lloras expresas todos y cada uno de tus sentimientos, la gente ve como realmente eres y lo que te hace mal ven como te influye.
Cuando una persona experimenta un estrés y una excitación aplastante su ritmo cardíaco se incremente y el cuerpo comienza a sudar. Pero cuando una persona llora, su respiración se detiene, produciendo un efecto de calma y de tranquilidad. Cuando el cuerpo está queriendo calmar, el efecto por lo general perdura más que la reacción de estrés.

Saludos, Popper!
Soy una persona que, por suerte o por desgracia, llora bastante poco, aunque cuando lo hago suele ser por motivos muy razonables, no lloro por tonterías.
Por un lado, las causas de mis lágrimas pueden ser físicas. Puedo llorar porque se me meta una mota de polvo en los ojos o cuando corto cebollas, aunque esto último no lo hago nunca. Muchas veces me pasa que cuando me ducho soy bastante torpona y muchas veces me cae sin querer champú en los ojos. Si tengo la suerte de que el champú que esté usando en ese momento es para niños, en plan Johnson o alguna marca parecida, no me pasa nada, pero si es de los normales, sobretodo los de H&S anticaspa, me empiezan a picar los ojos muchísimo y se me saltan las lágrimas que rápidamente quedan escondidas bajo el chorro de agua que cae de la alcachofa de la ducha. También acabo con las lágrimas saltadas en los sitios muy cargados de humo o cuando me duele alguna parte del cuerpo muy intensamente.
Aparte de eso, también lloro por causas sentimentales aunque casi nunca es por una sóla, la mayoría de las veces suelen ser problemas acumulados, cuando no puedo aguantarme más. Siempre intento llorar cuando estoy sola, ya que soy una orgullosa asquerosa y no me gusta dar muestras de debilidad a nadie. Hay veces en las que lloro por cabreo, por ejemplo, cuando alguien hace algo que me saca de mis casillas puedo acabar llorando de rabia o cuando no me salen las cosas como quiero. Lloro también cuando tengo miedo o cuando me enfrento a alguna situación desconcertante. Lloro cuando tengo problemas y no sé cómo afrontarlos. Recuerdo una vez que se me presentó una situación que se me escapaba de las manos y me tiré varios días en los que me ponía a llorar por cualquier cosa, sobretodo si me paraba a pensar en lo que se me podía venir encima.
Pero la vez que más lloré que yo recuerde fue cuando me dejó mi ex novio. Fue muy complicado para mí porque nunca me había visto en una situación así, la verdad es que me sobrepasaba porque no sabía qué hacer ni como afrontarla. Recuerdo que estaba bien pero de repente me ponía a pensar en que ya nunca más íbamos a volver a estar juntos y se me caía el mundo encima, me ponía como un bebé, llorando muy desconsoladamente y no había manera de calmarme.
Pero no todas las lágrimas son amargas y él me hizo ver que también se podía llorar de felicidad. Siempre que estábamos juntos y me abrazaba se me saltaba una lagrimilla de alegría, era una sensación muy extraña, una mezcla entre euforia y miedo, como si te invadiera la felicidad por haberlo encontrado y a la vez el temor de que en cualquier momento podía perderlo. Por recordarlo también he llorado con películas y canciones. Las películas con las que he llorado han sido “A tres metros sobre el cielo” y “Un paseo para recordar”, sobretodo porque esta última fue la primera película que vimos los dos juntos, y entre eso y que es triste de por sí se juntaron el hambre con las ganas de comer. También lloré con canciones, como la de “Don’t Cry” de Guns n’ Roses.
Ufff, la verdad es que leyendo esto de nuevo parece que estoy llorando siempre por todo, pero lo cierto es que por todos los motivos que he nombrado habré llorado una o dos veces por cada uno, que en dieciséis años y medio es bastante poco, creo. O no, quizá es que a lo mejor sí que lloro bastante y que al fin y al cabo soy mas débil de lo que creía.

¿Por qué lloro? No lo sé, en cada momento se llora por motivos diferentes; lo que por supuesto significa que todas las lágrimas no son iguales, o al menos no lo son desde mi punto de vista. ¿Por qué lloro?

 Lloro de frustración. De frustración, cuando las cosas no son como esperaba, cuando me siento impotente ante una situación que me supera y no puedo controlar ni manejar; lloro de frustración cuando siento que no encontraré solución a un problema porque no la hay y por tanto,tendré que limitarme a asumir las consecuencias; cuando veo que gente a la que quise se aleja de mí sin que yo pueda hacer nada para impedirlo. Las lágrimas de frustración, rabia e impotencia son lágrimas duras y dolorosas; intento reprimirlas por todos los medios porque para mí significan derrota y abandono, y cuando finalmente brotan de mis ojos sin que pueda evitarlo, duelen;duelen en el alma. Forman un nudo en la garganta; te hacen apretar los puños y los dientes hasta hacerte daño.

Lloro de odio. De odio ante las personas que quieren minarme, hundirme; ante las personas que tratan mal a otras personas sin causa alguna; ante las personas celosas que sólo buscan hacer daño. Son lágrimas oscuras; se está mucho mejor sin ellas. Sin las lágrimas y sin el odio que las provoca.

Lloro de tristeza. De tristeza, cuando paro a pensar en que tarde o temprano me voy a morir y todo esto va acabar; de tristeza, cuando me paro a pensar que nunca sabré cuándo será la última vez que vea a quienes amo; de tristeza por este mundo enfermo e injusto que hiere a quienes menos lo merecen; de tristeza al saberme un ser insignificante en este planeta. Las lágrimas tristes son silenciosas, y ruedan por tus mejillas dejando húmedos surcos. Te hacen cerrar los ojos y respirar hondo para calmar la pena que sientes dentro, como si no pudieses respirar.

Lloro de confusión. De confusión, cuando no sé lo que siento, lo que busco, lo que quiero. Cuando no sé qué debo hacer, ni qué está bien, ni qué está mal. Cuando siento que he perdido el norte y necesito algo a lo que aferrarme. Cuando siento que no sé por qué me comporto como lo hago, o por qué soy como soy. Cuando lloras de confusión, ni siquiera sabes por qué estás llorando, y te sientes estúpida; te secas la cara casi con rabia diciéndote que no hay razones para llorar. Pero si las hay, lo que ocurre es que no lo sabes…

Lloro por mi pasado. Por todas las cosas que no debí hacer e hice; y por las que debí haber hecho en su momento. Lloro por los buenos momentos que nunca más van a volver; por las experiencias que viví y de las que ya solo me quedan vagos recuerdos. Lloro por lo que podía haber sido y no fue; por quienes se marcharon y no van a volver, y por quienes se están marchando y no volverán. Estas lágrimas, cargadas de nostalgia, te hacen más fuerte y optimista de cara al futuro.  O, al menos, es mi caso.

Lloro de vergüenza, de arrepentimiento, de soledad, de compasión y de autocompasión en ocasiones también.

Lloro de felicidad. Lloro cuando me siento plenamente viva, cuando voy por la calle y siento el calor del sol en mi rostro, cuando siento que soy feliz, que he encontrado un lugar al que pertenecer, cuando he encontrado gente a la que valoro y que el sentimiento es mutuo. Lloro de felicidad y de orgullo cuando me siento más completa y más yo misma que nunca. Lloro cuando siento que me quiero y me acepto tal y como soy. Y son lágrimas vivas, lágrimas que no puedes contener y que te hacen sonreír hasta que ya no puedes más; son lágrimas hermosas.

Lloro,soy humana,tengo sentimientos.

Lloro y me siento viva.

Cada lágrima es diferente.Cada lágrima tiene un nombre y un motivo… Puedes llorar de felicidad , de impotencia , de tristeza , de rabia, de desilosión.También existen esas lágrimas que no salen directamente del corazón … esas que a veces emite la gente simplemente para dar pena , pero que no tienen ningún signidficado. Las lagrimas sinceras son aquellas que salen directamente de tu corazón , como una bocana , solo que por lo ojos… Cuando no puedes más , cuando no sabes como expresarte , que no sabes que hacer… Cuando te invade el agobio y las ganas de no hacer nada… Esas lágrimas son sinceras… pero duelen , duelen mucho ,  sientes como un vacio interminable en tu pecho y no sabes que hacer… Las lágrimas de cuando pierdes a un ser querido , y la impotencia que te da de no poder volver a verlo… De no poder decirle todo lo que piensas…  Las lágrimas de cuando un amor se va , te deja , o te miente… Cuando te sientes mal contigo mismo y cuando no puedes más con la vida que te rodea . A veces las lágrimas nos sirven para desahogarnos , para desconectar del mundo  , para pensar y reflexionar y para darnos cuenta de que la vida duele… de que es una y de que las lágrimas forman tanta parte de ella como una sonrisa e igual que las sonrisas son lo mejor que tenemos aunque lo despreciemos… Una  sonrisa , nos sirve para sacar de dentro toda la alegría , para sacar de dentro lo que  hace latir más fuerte el corazón , sacar de dentro esa alegría por vivir…

Las lágrimas nos ayudan a  pasar mejor ese dolor , a pasar mejor esa tristeza… Nos hace sacar todo lo negativo , a través de gotas de agua… Aunque algunas lágrimas también pueden ser de felicidad. A veces , estás tan feliz que una sonrisa es demasiado poco y la felicidad sigue saliendo por donde puede . A veces sale en forma de grito , otras en forma de lágrima… También puede salir en forma de abrazo , de esos tan grandes que te dejan sin respiración por unos instantes…

Las lágrimas ayudan a limpiar la mirada… Esa mirada de rabia , de odio . Las personas que piensan que llorar es de débiles , están muy equivocados. Llorar es de ser humano. Llorar es algo que va con nosotros  , llorar es necesario. Todo el mundo se derrumba alguna vez en su vida , todo el mundo siente esa pena…esa rabia , impotencia… Yo es que , sinceramente , soy de lagrima fácil. Lloro con mucha facilidad. Pero no me avergüenzo , porque no puedo evitarlo , y siempre que me siento mal y me salen las lágrimas , me siento mejor.

Dicen que las lágrimas  sinceras tienen sabor a sal… y es verdad. También dicen que la sonrisa y el llanto son los desinfectantes del alma...Tampoco vallan a pensar que es bueno estar todo el día llorando , eh? Que no .Lo bueno es hacer en cada momento lo que sientes. Llorar demasiado , ya no es bueno , es depresión.Cuando estás deprimido es diferente… Esas lágrimas son sin vida , como que lo ves todo peor y eso no es bueno…En esos momentos necesitas a gente que te quiera y que te haga sacar la mayor de tus sonrisas.

Cada lágrima es diferente, y cada lágrima sale con diferente intensidad… A veces las lágrimas no se ven , pero lloramos por dentro . A veces el dolor es tan intenso que ni siquiera puede salir al exterior. Esa tristeza suele salir del fondo del alma y  ni siquiera las lágrimas pueden solucionarlo… Aunque parezca que no , todos lloramos… Ya sea por fuera o por dentro , y esas lágrimas , esas son invisibles.. No pueden verse , pero se sienten y aunque parezca que no , los de tu alrededor , lo notan…

Esta es una pregunta la cual he decidido contestar porque nosotros somos unos seres los cuales lloramos a veces sin saber el porqué. Desde que era pequeña mi madre me decía que si lloraba no conseguiría nada sino que empeoraría las cosas porque llorando me consideraba como una niña caprichosa que solo quería que le dieran juegos y que estuviesen atenta a ella. Conforme fui creciendo ya no lloraba por ser solo una niña consentida sino que lloraba porque me caía o simplemente porque alguien de mis amigas se enfadaba conmigo y yo no quería enfadarme con ellas pero por algunos motivos siempre nos enfadábamos y luego cuando nos reconciliábamos llorábamos de felicidad. Para mi ahora llorar es un modo de desahogarme porque quizás me siento un poco frustrada, angustiada, con ansia, porque me siento mal y no se de que manera desahogarme y con eso exploto y descargo toda mi ira, mi nerviosismo e incluso toda la frustración que sufro por la presión de los exámenes. Llorar sirve de mucho pero hay otras veces en las que no lloras porque te sientas feliz como me pasa muchas veces, cuando me entere de que una amiga mía iba a ser mamá, cuando mi tita por fin me  iba a dar un primito que es lo que yo mas ansiaba en todo momento porque era la única en mi familia que no había tenido un hijo o hija. Dependiendo de los sentimientos, de tu estado de ánimo lloras por ese tipo de motivos. Siempre será importante el motivo por el cual estés llorando aunque hay veces que se echan unas lagrimas de cocodrilo, las cuales solo sirven para intentar engañar a las demás personas. Yo casi siempre suelo llorar porque me siento mal, La primera vez que lo pase súper mal que me pase toda la noche llorando y que no pude dormir nada fue cuando me dejó mi novio, ese niño era la persona que yo mas quería en este mundo y que siempre me ha importado y que siempre me importara porque yo lo daría todo por esa persona. Lo pasé tan mal que me tiré tres días llorando pensando que ya no estaría a mi lado, que ya no podría volverlo a ver ni a tocar ni a rozar su cara como lo hacía. Otra vez que lloré fue cuando a una amiga mía la tuvieron que operar de 2º y 3º vez de cáncer, se le ha reproducido más de una vez y  mi grupo de amigos y yo , todos llorábamos cuando nos dijo que se le había vuelto a reproducir y que tendrían que volver a cortarle la pierna y que luego le tendrían que cortar hasta la ingle porque lo tenia de nuevo , todos rezamos para que no se le vuelva a reproducir porque como se le reproduzca dentro del cuerpo y ahí ya no tendrían donde cortar sino que sería su muerte y la última vez que he llorado ha sido cuando yo he tenido que dejar a mi novio , siempre ha sido muy bueno conmigo y siempre me ha dado todo lo que he querido pero llegó un momento en el cual ya no podía aguantar más y me canse de tener una relación con él, pero eso no quita el hecho de que me sintiera mal por el cuándo lo dejemos los dos. Cuando yo estuve con mi mejor amigo y me dio el cariño que necesitaba en esos momentos llore como nunca he llorado porque me sentía súper mal por él. También quiero añadir que aunque yo nunca lo recordaré sé que cuando nací yo lloré y eso significo que yo estaba viva que había nacido una nueva personita en el mundo y que podría vivir junto con toda su familia unas aventuras que jamás olvidará, porque el hecho de ir viviendo día a día es como ir consiguiendo y alcanzando el final de las aventuras que te espera en la vida.

 

Esta pregunta te hace pensar inmediatamente en las lágrimas que se sueltan cuando le ocurren a uno mismo un suceso triste o deprimente. Algo triste como la muerte de un familiar, la traición de un amigo, la pérdida de algo apreciado que se tenía, la carencia de algo necesario, etc. Pero podrían derramarse lágrimas también por dolor físico, pues cuando te pellizcan, te das un golpe, te caes, y todas esas cosas, en definitiva, cuando te haces mucho daño en el cuerpo, es casi imposible de evitar que se empañen de lagrimas tus ojos y se vayan derramando por tu cara. ¿Quién no se ha puesto a  derramar lágrimas de pequeño por esa torta que se pego contra la pared, contra el suelo? ¿Quién no pudo evitar caer en un tremendo llanto cuando tu madre se enfadaba seriamente por alguna pequeña (o grande) travesura que hayas hecho y que se haya decidido a levantarte la mano, dependiendo de la edad, en la cara o en el culo? ¿Y cuando nos han inyectado nuestra primera vacuna atravesando nuestra piel cuando a penas eramos unas infedensas criaturas? Sí, todos hemos llorado por dolor físico. Cuando nos sucede una tragedia, bien es cierto que algunas personas, por parecer mas maduritas o más machos algunos hombres, se aguantan las lágrimas. Pero es muy bueno soltarlas, para desahogarte, ya sea por el malestar de tus seres queridos, por la muerte de alguien, por alguna traición, desengaño, cosas por el estilo que hay gente capaz de hacer hacia a ti. Cuando derramamos las lágrimas parece que nos quitásemos un peso de encima, como si una parte de lo malo se hubiera ido en esas pequeñas gotas de agua con sal que recorren nuestras mejillas. Y cuando nos secamos la cara, nos quedamos aliviados, oa l menos yo, así que cuando estés en un momento a solas y te entre ganas de llorar, lo mejor es no aguantar y dejar que las emociones fluyan de forma libre. También hemos llorado por caprichos. Cuando uno es más pequeño, el capricho puede ser que su madre le de la leche de su pecho y cuando se tiene hambre y no se la da, lloramos. Conforme vamos creciendo, queremos una golosina que nuestras madres se niegan a comprarnos, y caemos en llanto cuando nos niegan comprárnosla. Después van siendo juguetes y otras pequeñas cosas. En la edad de la pubertad, cuando nos empezamos a enamorar, o lo que entendemos por amor a esa edad, si no nos es correspondido, lloramos, y si nos abandona, también. Pero es un completo error atribuir a todas las lágrimas a sucesos deprimentes y malos. Conozco algunos casos, aunque no sean muchos, que la gente ha llegado a llorar de felicidad. Cuando ves a tu hijo nacer, cuando te graduas, en fin de año, cuando te emocionas de verdad por algo buenisimo que te haya pasado. Y lo cierto es que yo he experimentado, aunque en pocas ocasiones, estas lágrimas. Y puedo deciros con total seguridad que cuando lloras por una razón así, ni la más sincera de las sonrisas ni de las risas alcanza a la grandeza de un llanto de pura y honesta felicidad. Es un gran placer, una sensación que te recorre todo el cuerpo y casi en definitiva te hace pensar: realmente es que no puedo estar mejor, qué perfecto. Y sí, ojalá todos los días me pasaran cosas tan maravillosas para hacerme derramar lágrimas de la emoción. Después de todo lo que he hablado, creo que ya he dejado claro por fin de una vez que no todas las lágrimas que la gente derrama son iguales, hay unas mejores, otras peores, pero creo que nadie, ni el que más ni el que menos, puede decir que no llora alguna vez. ¡Si es que, si no llorásemos nada más nacer no estaríamos aquí, pues hubiésemos muerto en seguida por falta de oxígeno al no empezar a utilizar nuestros pulmones! Llorar es bueno, ya sea para desahogarse o para resaltar le implícita emoción del momento.

          Esta pregunta me gusta mucho porque puedo sacar mucho provecho de ella, ya que yo me encuentro en ciertas circunstancias en las que pienso que nada me es favorable. Algunas veces me derrumbo simplemente, para liberar todo ese desconsuelo que muchas veces me inunda por completo, y llorando libero toda esa energía que tengo acumulada.

 

           Lloro por muchísimos motivos. Hubo una época en la que estaba demasiado ciega como para ver la realidad de lo que en verdad me estaba sucediendo, pero no lo quería ver. Se trata de un pequeño amor que tuve. Yo estaba muy enamorada de él, pero no sucedía al contrario. Supongo que lo sabía desde el primer momento en que crucé una tímida mirada con su sonrisa de don Juan característica. Pero estaba ciega, no quería ver lo evidente. Yo lo quería, tanto que incluso me fui apartando de mi propio grupo para verme a escondidas con él. Durante esa época, enfermé muchas veces y me cabreaba seriamente conmigo misma. Él nunca me hizo el caso que yo le reclamaba, y sabiendo que yo estaba mala, ni siquiera preguntaba por mi estado de salud que era lo menos que podría hacer por mí. Poco a poco, dentro de mi ceguera me fui dando cuenta de que yo para él era un mero juguete y llegó el verano. Nos distanciamos, pero yo seguía prendada de él, así que me rebajé demasiado y le pedí una oportunidad. Lo más normal es que hubiera sido al revés, pero la que estaba enamorada era yo, no él. Fue la semana más bonita que jamás he vivido, todo giraba en torno a él, todo lo hacía con algún motivo para hacerle ver que yo era su chica y de nadie más. Después de esa semana, me fui a la playa creyendo que no lo volvería a ver hasta septiembre, también con la idea de que nunca más volvería a estar con él, por lo que me pasé cada noche pensando en lo bien que estuvimos, en cuanto de verdad lo quería. Pero volví a caer enferma, pero esta vez más grave aún, cogí un virus y tuve que estar ingresada casi un día entero en el hospital, debido a la gravedad de mi estado. Para esto tuve que volver a mi ciudad y pasar unas cuantas semanas hasta estar completamente sana para poder volver a la playa. No se dignó a decirme nada, no le importaba en absoluto y yo le pagué, regalándole por su cumpleaños, el 10 de agosto, una cartera, pues siempre tuve la curiosidad de qué guardaba en ella. Pero fueron sucediéndose una serie de hechos que hicieron que me hiciera más fuerte y paulatinamente me fui desenamorando de él.

 

        El olvido de su amor, me costó muchas lágrimas, de tristeza por no haber sido lo que quise ser con él, de alegría cuando por fin me di cuenta de que ya no le amaba, de rabia al saber que estuve ciega, de decepción por los problemas que supuso mi relación con él con mi familia. Ahora que por fin me he dado cuenta de que nunca valió la pena, me doy cuenta de las cosas que me perdí, por haber estado con él, por haberme centrado en su amor no correspondido. Pero nunca me arrepentiré de nada de lo hice por él, y si él hubiera querido, lo hubiera hecho una y mil veces más.

 

      En cierto modo, en estas fechas, me acuerdo de todo lo que pasé, y sufro las consecuencias de todo ello. Mi vida ha cambiado en muchos aspectos, de los cuales muchos de ellos tengo que mejorar y darle un giro radical para ser mejor persona.

 

      Se llora por los errores cometidos, yo lloro por las consecuencias que los actos suponen, y desde aquello soy otra persona diferente que está intentando cambiar.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2019   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio