FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

¿La ignorancia nos hace más felices? ¿es la búsqueda del conocimiento una búsqueda dolorosa por lo difícil, lo inalcanzable, loútópica y lo insuficiente?. ¿quién más sabe sufre más?

Visitas: 14122

Respuestas a esta discusión

cuando buscas una cosa te comes la cabeza, una persona que no la busca vive feliz sin rayarse mientras que el que busca algo no es feliz hasta alcanzarlo, vivan los ignorantes, estoy feliz de ser uno.
PD: en una pregunta anterior a esta contesté que estudiaba para saber cosas, kiero aclarar que las cosas que estudio son cosas que ya existen y están demostradas así que puedo garantizar que las sabré (ciencia), no como los filósofos que se hacen cuestiones que no pueden responderse y lo único que obtienen son más y más preguntas, ellos sí que viven mal. =)
Sí, creo que el ignorante puede llegar a ser mucho más feliz que el sabio, pero, por otra parte, creo que jamás ninguno de los dos alcanzará una felicidad plena.
Para empezar, matizaría un poco las expresiones de “sabio” e “ignorante”. No creo que ninguna persona pueda llegar a considerarse sabia, es decir, no pienso que exista una verdad y un conocimiento absoluto y universal y, por tanto, nadie puede llegar a ser sabio. No se puede llegar a conocer algo en su totalidad. Precisamente creo que es ese matiz el que impide al que se cree sabio ser plenamente feliz. La frustración de no poder encontrar la sabiduría que buscan es lo que les hace no disfrutar plenamente la vida; la vida es mucho más que la búsqueda del saber, la vida es corta y hay que disfrutarla, y alguien que la emplea en su totalidad en seguir un sueño inalcanzable jamás se sentirá realizado y satisfecho consigo mismo.
En los diccionarios se describe sabio como “persona que posee la sabiduría”, y se describe sabiduría como “grado más alto del conocimiento”. No creo que se pueda alcanzar el grado más alto del conocimiento en ninguna materia, y de eso somos conscientes todos; todos sabemos la infinidad de teorías que, en la época de su enunciación, fueron consideradas como “grado más alto del conocimiento” y que, sin embargo, fueron refutadas en cuestión de años. No existiendo pues la sabiduría, no hay manera de que puedan existir las personas sabias.
Siguiendo este razonamiento, una persona que pretende ser sabia nunca llegará a serlo, por mucho empeño que ponga en ello y por mucho que lo desee, lo que le causará probablemente frustración, desesperación y, en definitiva, infelicidad. Con esto no quiero decir, ni mucho menos, que sea malo anhelar un conocimiento profundo del mundo en el que vivimos. Aunque considero que éste es inalcanzable en su totalidad, buscar una pequeña parte de ese conocimiento es una tarea encomiable y realizable.
Cambiando de tema del sabio al ignorante: opino que existen varios tipos de ignorantes; aquéllos que no son conscientes de que son ignorantes, aquéllos que son conscientes pero no hacen ni quieren hacer nada por cambiar, aquéllos que buscan el saber para salir de su ignorancia… Pienso que, en general, suelen ser más felices que el supuesto “sabio”, pero que el más feliz de todos ellos es, sin duda alguna, el ignorante que desconoce que es ignorante. Un ignorante que desconoce que es ignorante no se preocupa por dejar de serlo, y no busca el conocimiento, así que tiene algo menos de lo que preocuparse.
Muchos pueden pensar que el desconocer la mayor parte del saber sobre todo lo universal puede ser triste y desesperante, el no saber por qué las cosas son como son y cómo fueron, o por qué suceden. Un ignorante que no sabe que es ignorante simplemente acepta las cosas tal y como son, sin peguntarse nada. Un sabio, o mejor dicho, alguien que persigue la sabiduría, removerá cielo y tierra para responder todas y cada una de sus preguntas. El problema es que muchas de ellas carecen de solución, y no parece posible que ésta ni exista siquiera. Con esto no quiero decir que un “ignorante” sea más feliz que un “sabio”, quiero decir que las preocupaciones e infelicidades del ignorante son más “tangibles”, por llamarlo de alguna manera, y no volátiles como la sabiduría.
Claro que hay gente que persigue la sabiduría de manera racional, siendo consciente de los límites de su inteligencia y de sus recursos; sin obsesionarse con ello, sabiendo que lo que buscan resulta casi siempre ser, en definitiva, castillos en el aire. Y son ellos los que realmente poseen la sabiduría en el arte de vivir. Las personas verdaderamente felices, según mi opinión, no son ni los sabios ni los ignorantes, sino las personas que, sabiendo que nunca alcanzarán la sabiduría, intentan dejar de ser ignorantes en todos los ámbitos posibles.
Esta pregunta es difícil de plantear en algunos de sus ámbitos. Las personas que ignoran, pues ignoran y las personas que conocen o tiene un cierto nivel de cultura, “conocen” pero nunca podrán conocer todo.
Sinceramente pienso que para vivir la vida uno de estos dos factores es importante, tanto uno como otro son importante, porque aunque no se tengan los dos, con uno podemos vivir de una manera y con otro podemos vivir de otra manera.
Si somos personas cultas y con conocimientos que nos permiten obtener, cómo fueron las cosas, sus causas y sus consecuencias pues verdaderamente pienso que conoce bastante la historia de lo que pasó y ocurrió con sus antepasados y de algunas manera pues sabe algo más de cómo llevar un tipo de vida. De otra manera, pienso que el ignorante puede ser muchísimo más feliz que el sabio, pero literalmente porque tiene sus consecuencias, puede ser una persona ignorante que sepa cómo lleva su vida pero en realidad desconoce de la realidad y de todas esas preguntas que se hacen otro tipo de personas. Pero, siempre tendrá sus consecuencias y efectos, porque esa persona lleva su vida de una manera, puede ser feliz sin conocer nada y luego pues tienen sus efectos sus acciones o consecuencias malas o desagradables que son más difíciles para afrontar, en la mayoría de los casos claro.
Por eso no se debe confundir que una persona “sabia” puede que sea prudente y sabe las consecuencias, pero no por eso es perfecta y conoce absolutamente todo, los efectos, las consecuencias y no por eso ha tenido o tiene más experiencia en la vida, porque una persona sabia puede ser de sabio de conocimientos, que sabe bastante o persona que tiene experiencia en la vida y por lo tanto si se tienen los dos mejor, pero normalmente pienso que no es así. Por otra parte, tampoco debemos confundir que una persona “ignorante” no es lista y no conoce nada, sino que conoce algunas de las cosas que va aprendiendo conforme pasan acontecimientos malos o buenos en su vida, por lo tanto puede que sea una persona poco prudente ya que desconoce la mayoría de las consecuencias, pero no por eso deja de ser lista.
De otra manera, también considero que ni el sabio, ni el ignorante alcanzan completamente la verdadera alegría, porque una persona no por saber mucho y estudiar mucho es la más feliz, porque si supuestamente el término hace referencia a la experiencia, entonces, el sabio ha pasado por momentos difíciles en la vida que le han impedido ser feliz, a veces, y a su vez, conoce la mayoría de las consecuencias de algunas acciones que saben que van a ser desagradables o denunciadas y por lo tanto sabe que no todo es bueno.
De la misma manera, considero que el ignorante no es completamente capaz de alcanzar la verdadera felicidad, porque por mucho que la vida la vea sin menos agobio, sin saber nada, ese “no saber” como he dicho antes se convertirá en un gran problema porque no sabrá como reaccionar ante las “pruebas que le pone la vida” y en determinados momentos esa persona pasará por distintos “baches” que le impedirán ser feliz.
Pero lo que está claro es que si una persona no es sabia, pero tenía recursos para hacerlo, es porque no ha sabido aprovechar bien la oportunidad de serla, no porque no ha tenido recursos que son realmente las personas que son ignorantes. Ese ejemplo es claro en la antigua sociedad, cuando seguro que muchos de vuestros familiares eran hijos de campesinos o ganaderos, es decir, personas con pocos recursos y por el contrario los ricos si podían obtener este concepto.
Sin más finalizo mi idea sobre la pregunta, que me ha gustado bastante plantearla y que me ha costado plantearla….pero la verdad es que vale la pena. Sólo os digo una cosa más parovehcar todo lo que podáis porque podréis elegir ser sabio o ignorante, que no está tan mal, pero mucho mejor es ser de los dos, aunque con estos tiempos de crisis, podríamos volver a lo mismo que antiguamente…
Según desde que punto de vista. A veces es más feliz el ignorante , puesto que desconoce lo que ocurre a su alrededor . No puede entristecerle algo que desconoce. Hay gente sabia que ignora ciertas cosas , y por ello es más feliz , pero cuando descubren la verdad o por lo que han estado engañados durante mucho tiempo , esas personas se sienten las más desgraciadas del mundo. Esa expresión de ojos que no ven , corazón que no siente , tiene mucha razón , ya que si no sabes de la existencia de un problema , no te preocupa en absoluto , ya que para ti , aparentemente no sucede nada.
El problema viene cuando te das cuenta de lo ignorante que has sido y te sientes frustrado y decepcionado contigo mismo. A veces hay gente que se teme saber más de lo que sabe , y que ignora su conocimiento para así no sufrir , y poder ser feliz , o evitar sentirse mal. Hay personas que ellas mismas se convencen de no saber la realidad para así no tener que afrontar sus problemas y no plantearse la solución.
Pero a veces, muchos de esos ignorantes hubiesen preferido tener más conocimiento sobre algo para después no sufrir las consecuencias.
Es mejor darse cuenta de las cosas desde el principio, es mejor ser sabio y estar informado del mundo , de lo que ocurre a tu alrededor y de lo que no ocurre. Evitar el sufrimiento es algo imposible. Todo el mundo sufre , antes o después y es mejor tener conocimiento y así , mediante la experiencia , saber que hacer si vuelven a surgir esos problemas.
Quizás los ignorantes, como los niños , no se preocupen por los problemas que ahora mismo preocupan al mundo como son el paro , las guerras , el gobierno , etc y si , esas personas tienen menos preocupaciones pero de mayores las tendrán igualmente.
Algunas personas sabias que tienen muchos conocimientos , tienen muchos agobios y pensamientos en la cabeza , que les hacen darle muchas vueltas a las cosas. Esas personas no viven con la mente despejada y sin preocupaciones , y por tanto no son tan felices… pero eso según en qué se base la felicidad de las personas , puesto que hay personas que son felices adquiriendo conocimientos y divisando lo que pasa a su alrededor .
Saber nunca es malo. Hay personas en el tercer mundo muriendo de hambre y muriendo ignorantes. Esa gente es mucho más infeliz que nosotros y les gustaría tener mayores conocimientos y poder ser sabios.
La felicidad es algo muy particular. La felicidad es diferente para cada persona y cada persona tiene diferentes formas de ver la vida de ser feliz.
Quizás la felicidad no depende del conocimiento si no , que simplemente es una combinación de diversos factores que hacen que te sientas bien y agusto contigo mismo.
Muchas personas creen que la felicidad se encuentra en lo rico que seas , en las casas que tengas o en ser el más listo del mundo. A veces , la felicidad se encuentra demasiado cerca pero no podemos verla. En un pequeño gesto , en sentirnos queridos , en disfrutar de las pequeñas cosas y afrontar los problemas con una gran sonrisa.
Hay veces que nos gustaría evadirnos del mundo para así ser un poquito más feliz , aunque lo único que hacemos a veces es aplazar esa tristeza.
Yo preferiría ser sabia y afrontar los problemas y no ignorante y no darme cuenta de lo que pasa a mi alrededor. Pero siempre es más fácil ocultarse y evadirse así de los problemas. La solución que menos trabajo nos cuesta es esa , no hacer caso de lo que la vida nos enseñe y ser ignorantes.
Si quereis ser felices lo mejor es , queridos amigos , tomarse las cosas bien , y mirar los problemas desde otra perspectiva.
¿Crees que el ignorante es más feliz que el sabio?
Bueno la verdad es que en principio no estaba muy dispuesto a contestar a esta pregunta, pero ya es la tercera vez que me la hacen, que si en el futbol, que si en C.M.C. y ahora también en filosofía, pues como que ya te obliga un poco a respondértela supongo.
La verdad, es que no puedo entender como el ignorante, puede ser mas feliz que el sabio, o el poseedor del conocimiento, es decir, como alguien que desconoce lo que es la felicidad, total es un ignorante, puede llegar a ella, la verdad es que es una pregunta un tanto extraña, pero vamos a comenzar, por ahí.
Desde luego, estamos de acuerdo, en que cada uno tenemos nuestro propio concepto de felicidad, un rico es feliz, si es rico, un pobre es feliz si recibe amor, un amigo, es feliz si tiene amigos, entonces que es felicidad, lo definiríamos, como el sentimiento, o el estado, que nos hace sentirnos bien con nosotros mismos, y con los que nos rodean, yo ahora mismo no soy feliz, porque tengo un puñado de exámenes, pero eso no quita que en un momento dado pueda llegar a serlo.
Si nos ponemos en el caso de un sabio, o de una persona, con tal nivel de conocimiento que le permite saber, que si tomo cualquier alimento, puede contraer cáncer, u otro tipo de enfermedad, solo con respirar, pues la verdad, no es muy agradable, estar todo el tiempo pensando en que si respiro puedo coger un resfriado, que este evolucione, y que me muera, la verdad, vas a acabar igualmente muerto, porque si no respiras te vas a asfixiar, en cuanto a esos casos, pues si nos hacemos un poco los ignorantes, porque estar pensando que por hacer cualquier acción corro un riesgo, que puede llegar a causas peores, pues la verdad no debe de ser muy agradable, en ese sentido, pues si es un poco mejor ser ignorante.
Pero claro, si somos unos ignorantes, que va a ser de nuestra vida, siendo unos ignorantes totales, corremos el riesgo de no encontrar un puesto de trabajo, esto acarrearía las consecuencias, de pasar hambre, no tener un hogar, no poder formar una familia, en definitiva, no ser feliz, o tal vez sí, porque claro si pensamos, que es la sociedad, la que nos ha impuesto, que formando una familia, teniendo un sueldo, y un hogar, pagando tus impuestos, vas a ser feliz, pues como sabes tu que esa es la felicidad que buscas, y no es otra. Como sabes que tu felicidad, no va a estar por ejemplo viviendo mal en África como muchos misioneros, pero ayudando a otras personas, es igual que el caso anterior, no tienes lo que la sociedad te a impuesto para que seas feliz, pero sin embargo lo eres, por lo que el concepto de felicidad, es relativo.
Pues entonces si el modelo de felicidad, es el que nos marca la sociedad, que somos todos unos borregos, no tenemos criterio propio, o tal vez, si es cierto, que con esas pautas podemos llegar a ser felices, que pasa los misioneros de África no lo son, porque vuelvo a decir, ellos no tienen, ni familia, ni hogar, ni dinero, solo ayudan a otras personas, vaya yo no suelo hacer una cosa si no me va a dar un estado de bienestar con migo mismo, por lo que se lo debe dar.
Entonces para ser feliz, es mejor no ser un ignorante, pues sabrás tal vez, que tu estas aquí gracias a que tus antepasados, destruyeron y aniquilaron a otras naciones, eso te hace feliz, la muerte de otros, te llena plenamente, entonces de esa manera si eres feliz, la verdad es que la felicidad, es muy relativa, cada uno alcanza su felicidad, de la manera en la que puede y en la que se la ofrecen, por lo que creo que el sabio es feliz siendo sabio, y el ignorante es feliz siendo ignorante, ellos lo han elegido así, y así es su felicidad.
Tiresias.
Yo si creo que una persona ignorante es más feliz que una sabia pero a veces pienso que esto no es cierto del todo.
Es verdad que siempre tenemos preparada la respuesta tú no sabes nada, que bien vives pero en realidad no es así a esa persona si le gustaría saber al menos la mitad de lo que tú sabes y muchas veces empleamos esa frase porque en realidad nos gustaría aunque fuera por un segundo olvidarnos de los problemas y del estrés que están presentes a nuestro alrededor y que nos provocan agobio y sufrimiento.
En muchas ocasiones pensamos que la persona que menos sabe y que no se da cuenta de lo que tiene a su alrededor es más feliz que una persona muy culta, que sabe muchas cosas eso es lo que entendemos por sabio pero esa persona también lo pasará mal porque no podrá defenderse por algo que ni siquiera conoce.
A veces saber mucho sobre nos hace infelices, me refiero a los problemas que hay a nuestro alrededor como las guerras, la política, la pobreza, el hambre, la miseria, el odio, las noticias sobre las muertes y los asesinatos por violencia de género, la crisis mundial por la que estamos pasando,… Y viendo todo esto día a día me pregunto si no seríamos más felices siendo ignorantes ante toda esta perspectiva. A lo mejor si las personas no vieran las noticias o no se enteraran de lo que pasa no tendrían de ejemplo esas acciones porque aunque sepamos que todo esto nos afecta las personas pueden por un momento olvidarlo y volverse locos y cometer esos fallos.
El cambio climático que puede acabar con nuestro mundo, nos afecta según desde el ángulo de visión desde los que se miren y habrá personas que se preocupen más y otras menos porque la gente que es ignorante no se preocupa por este problema tan grave e incluso no es que no sean conscientes sino que se creen que es una mentira puede ser porque les parece absurdo o por miedo a que sea verdad.
Otro ejemplo parecido al anterior es un médico, un nutricionista para ser más preciso. Este médico tiene que estudiar todos los alimentos y ellos dicen que todo lo que comemos produce cáncer y afirman también que no vamos a dejar de comer porque la comida contenga ese gen. Pero las personas ignorantes que no conocen este dato vivirán felices comiendo todo lo que desean pero una persona que lo conoce vivirá el resto de su vida en tensión y nervioso pensando que si lo come puede padecer esa enfermedad y morir. La búsqueda del conocimiento no tiene por qué ser dolorosa, depende también de como sea el conocimiento, si es fácil de alcanzar o no y si al llegar a él, nos ha servido de algo o nos hemos quedado igual que al principio, es decir, aunque nuestro deseo de alcanzarlo era absolutamente grande y admirable luego al llegar al él es insatisfecho.
La felicidad no depende de que si una persona es sabia o ignorante porque la felicidad depende de los sentimientos que sienten las personas en su interior por todo lo que sucede a su alrededor, a lo largo de su vida en todo momento, dependiendo de la importancia que se le de a las cosas cada persona actúa de diferente manera unos les dan mucha importancia a lo malo que le sucede y lo único que hacen es pensar en esas situaciones sin cesar creyendo que son problemas y no saben como resolverlos y lo único que hacen es originar un círculo cerrado y ellos mismo se originan un estado anímico del que no pueden salir incluso originándose ellos mismo enfermedades como el estrés, ansiedad, depresiones etc. y otras personas piensan que todo problema tiene solución y sino no es problema y que la vida es muy valiosa, preciosa y que hay que disfrutarla y ser feliz.
Difícil pregunta, porque cada persona es una mundo. Pero lo que sí es cierto, es que muchas veces la ignorancia da la felicidad.
Saber nunca está de más, eso lo hemos escuchado mil veces a lo largo de nuestra vida. Aunque también somos conscientes de que a veces no nos gustaría saber ciertas cosas. Siendo un poco egoísta diré que sí, que el ignorante “a veces” puede ser más feliz.
Hay veces en la vida que el no saber ciertas cosas nos evita problemas, nos evita sufrimiento, nos evita tener esa sensación de impotencia al ver que no podemos hacer nada con respecto a lo que sabemos.
No por ello debemos dejar de saber, pero si es cierto, que en ciertas circunstancias, saber lo justo quizás no nos haga más felices, pero sí nos ayuda a no ser más infelices.
El sabio tiene más responsabilidades, siempre el que sabe quiere saber más y muchas veces por tanto querer saber se acaba llevando chascos. La persona sabia se puede considerar más infeliz porque sabe de todo lo de su alrededor, de su entorno, sabe de cosas buenas y de cosas malas, sabe de amor, de desengaño, sabe de risas y de lágrimas, sabe de confianza y traiciones… es quizás por esto por lo que la gente enmarca de infelices a las personas que saben, porque pueden experimentar miles de sensaciones y conocen todo tipo de sentimiento y emociones del mundo que les rodea.
Sin embargo, el ignorante, vive feliz en su mundo, sin preocuparse, como ignora no sufre, como ignora no ríe, como ignora no se siente mal o se siente bien.
Para mi parecer esta sería un poco la idea de que uno pudiera ser más feliz que otro, pero como he dicho al principio, cada persona es un mundo. No podemos generalizar que todos los sabios son infelices ni que todos los ignorantes son felices, no tenemos ese derecho, aunque si podemos hacer lo que estamos haciendo, dar nuestra opinión.
También creo que no podemos medir exactamente quién es ignorante y quién es sabio.
Quizás yo sea sabia en algunos aspectos e ignorante en muchos otros. Entonces esto puede significar, que todas las personas sean sabias e ignorantes a la vez, por lo tanto, si medimos la felicidad con la sabiduría, en algunas ocasiones las personas son felices y en otras infelices, dependiendo de lo que sepan y de lo que ignoren.
No creo que debamos medir la felicidad en función de la sabiduría, porque ¿Quién establece que la felicidad del sabio no sea la misma que la del ignorante? ¿Quien más sabe es más infeliz y quien menos sabe es más feliz? ¿No es más feliz el que menos necesita? Entonces, si somos sabios se supone que sabemos tanto que necesitamos saber menos y por ello seremos más felices. Si sigo así podría sacar infinidad de preguntas y conclusiones como éstas.
El caso es, que desde mi punto de vista, no tiene nada que ver la felicidad con la sabiduría o la ignorancia, pero que si es cierto que a veces el saber o el no saber ayuda a sentirnos más o menos felices.
Yo puedo decir en primera persona, que en ocasiones he sido más feliz cuando desconocía ciertas cosas, aunque puede que no fuera más feliz, simplemente no me han molestado o no me han causado desengaños ciertas cosas, aunque también he de decir, que muchas veces he sido feliz siendo sabia y sabiendo muchas cosas, por lo que vuelvo a lo de antes, cada persona a lo largo de su vida puede ser sabia e ignorante a la vez, y ser feliz o ser infeliz de ambas formas.
Lo que está claro es que cada persona es feliz a su manera, sabiendo o ignorando o sabiendo e ignorando.
Lo que sí sé es que a mí a veces me gustaría saber de lo que ignoro, pero otras, me encantaría ignorar mucho de lo que sé.
Respondiendo a la pregunta de si creo que el ignorante es más feliz que el sabio, creo que primero tengo que definir sabio e ignorante. Para mi el hombre sabio es aquel que va encontrando las respuestas a los grandes interrogantes de la vida, como por ejemplo la gran pregunta de si Dios existe, o cual es nuestro cometido en este mundo, o simplemente porque nacemos. El hombre ignorante para mi es aquel que por el contrario, ni piensa en plantearse porque existe ni se hace ninguna otra cuestión importante para la vida de un ser humano.
A mi parecer, el ser feliz depende del estado anímico de cada persona y de la forma en que cada uno quiere vivir su vida y no tiene nada que ver con el saber o el no saber. En este caso nos estamos refiriendo a que la persona que es sabia y ha encontrado respuesta a grandes interrogantes por así decirlo, puede ser menos feliz porque la respuesta que ha encontrado no es la que esperaba. Por ejemplo si la persona sabia cree en Dios, y ha estado investigando para hallar la respuesta, y la ha encontrado, y resulta de que en realidad Dios no existe pero esta persona estaba convencida de que si, quedaría muy desilusionada y triste por saber que en lo que ha estado creyendo durante años queda en una absoluta mentira. Este caso no le podía pasar al ignorante, ya que si simplemente le han enseñado a creer en Dios, el va a seguir creyendo aunque fuese mentira, porque ni se molestaría en investigarlo y jamás se cuestionaría a sí mismo si es o no posible que Dios exista o no.
Normalmente, lo que la sociedad piensa es que las personas sabias son más infelices por que entienden mejor el mundo en el que viven, porque son más cultas y por ello sufren por los acontecimientos que les rodean. Por otra parte, piensan que la persona ignorante es más feliz, porque vive en el mundo de la ignorancia, del no saber, de la incultura y por lo tanto no sufren tanto por los acontecimientos que suceden.
El ignorante no por ser ignorante no va a captar lo que le rodea, lo que pasa que no le han “activado” su capacidad crítica cuando era pequeño y no se plantea lo que le rodea.
Pero no siempre el ignorante es muy feliz por no saber y no entender lo que le rodea. Yo creo que en algunas ocasiones, un ignorante puede haberse planteado algunas de las grandes cuestiones de la vida, como el ejemplo anterior de la existencia de Dios, o incluso pequeños interrogantes como por ejemplo, el saber sumar o restar, realizar pequeñas operaciones matemáticas, o incluso tener un buen dominio del lenguaje. Con estas pequeñas cosas, el ignorante puede sentirse triste o, incluso, sentirse demasiado inculto, ya que todas las personas, en mi opinión, quieren saber un poco o mucho del mundo que les rodea y tener una buena cultura para poder sentirse a gusto con uno mismo.
Sinceramente, yo preferiría ser una persona culta que entiende su entorno y vive entendiendo en mayor o menor grado lo que pasa a su alrededor, no me gustaría ser inculto porque no entendería bien el mundo en el que vivo y que me rodea, y además de culta, me gustaría ser una persona que le gusta el simple hecho de aprender algo más cada día y no conformarse con lo que sabe, ya que en mi opinión, es importante saber un poco de todo en la vida. Y lo más importante, que no es el ser culto o inculto en esta vida, es el estar feliz siempre contigo mismo y con el resto de el mundo pase lo que pase. Afrontar los problemas con madurez y no preocuparse de lo que puedan pensar los demás. Conclusión: por muy sabia que sea una persona siempre le quedará algo por aprender.
Yo pienso que si que el ignorante puede llegar a ser mas feliz que una persona sabia ya que el ignorante no sabe muchas cosas de la vida mientras que el sabio lo sabe todo y el por que de todos lo enigmas habidos y por haber. Mientras que el ingnorante no sabe nada de la vida vive el día a día como una persona mas de la tierra sin preocuparse del por que de las cosas ni nada de eso, y ademas practicamente le da igual todo lo que el pueda desconocer ya que no le influye en su vida del día a día. Y ademas el sabio tiene que preocuparse por encontrar el por que de todas las cosas que ocurran a su alrededor y siempre tiene que saber el que lo puede provocar y el por que le ha tocado vivir eso , o simplemente le encanta saber el por que de todo lo que ocurra en su mundo, mientras que a la persona poco interesada en lo que pasa en el mundo o lo que le puede ocurrir, y el por que de esos acontecimientos pues la verdad es que le daria igual, y pensaria que todo lo que le ocurriese es motivo de la ley de que todo llega en algun tipo de momento a la vida. Y por eso motivo yo pienso que la persona ignorante es mas feliz que la persona que sabe todo sobre la vida, ya que como he dicho anteriormente lo sabe todo, y si no lo sabe con certeza al menos tiene una cierta idea del por que todo ocurre como ocurre y siempre sabe las consecuencias que puede tener y todos los factores que influye en lo ocurrido. Y la verdad es que si tuviese la posibilidad de elegir entre ser una persona sabia o ser una persona ignorante en el buen sentido, de tener siempre dudas de por que las cosas son asi y no preocuparse por eso, pues la verdad es que me gustaria ser una persona no tan ignorante, pero nunca me gustaria ser el tipico sabio que lo sabe ya que perderia el interes de saber muchas cosas de la vida que ya conociera, y la verdad es que no me gustaria ser asi ya que me pasaria toda mi vida aburrido sin poder experimentar cosas nuevas y buscarle el entretenimiento a muchas otras. Mientras siendo un poco ignorante poco a poco, día a día vas aprendiendo un poco mas de la vida y sabiendo el por que de las cosas y te tienes que comer la cabeza pensando en lo que tendrias que hacer para poder quedar solo te preocupas de vivir el momento y disfrutar de todo lo que puedes, bueno tambien ser ignorante no quiere decir hacer todo lo que tu quieras ni nada de eso , significa que de muchas cosas de la vida no tienes ni idea, y te gustaria saber el por que de esas cosas. Y en conclusion para responder de manera oportuna a esta pregunta a mi me gustaria ser una persona a poder elegir un poco ignorante y poder asombrarme con las cosas del día y no saber el por que de nada, bueno de algunas cosas si me gustaria saber el por que pudiesen suceder, como decirlo me gustaria ser un ignoranten en cierta medida, y sabio en lo que realmente me interese y no en todo lo que rodee al mundo en el que vivimos, y la verdad es que siendo un poco ignorante pienso yo que se vive mucho mejor que siendo el mas de los mas sabios del planeta, y vivir tranquilamente sin tener esa sensación de haberme perdido algo importante que tendria que saber, saber que lo que no sepa poco a poco lo podre llegar a saber y no preocuparme por lo que no es necesario y simplemente preocuparme lo que realmente me importa.

Yo pienso que es más feliz el sabio, ya que está felicidad que el ignorante pose, podría llegar a crear un vacío en la persona, de manera que así le podría provocar tristeza, una sensación que haga que se pregunte, ¿Y tan solo ésto?

Desde la prehistoria el ser humano tiene la intención de conocer más para que la vida le sea más fácil, ya que si tu  alcanzas el saber podrás solucionar tus problemas, o al menos encontrar alguna posible solución a éstos, o simplemente gracias a esta sabiduría conocernos más profundamente.

Quizás el ignorante adquiera una felicidad básica, más fácil de hallar, pero con el saber eres más feliz, es decir, sientes más satisfacción, y tienes más oportunidades, de conocerte y así hallar tu verdadera felicidad.

El sabio es mas infeliz que el ignorante, principalmente porque el sabio siempre quiere mas y mas, saber mas, y eso le causa una angustia o ansia de saber más, y más sabiendo que el conocimiento absoluto no es alcanzable, que nunca podrá llegar a saber todo lo que quiere. 

Por otra parte, el ignorante se encarga de vivir la vida sin preocuparse de saber mas o menos, simplemente de vivir, lo que hace que no sienta esa sensación de vacío que siente el sabio, y por lo tanto, al no preocuparse por todo esto, es mas feliz.

 Depende. Desde siempre, al gobernante le ha interesado un pueblo inculto para poder gobernar a sus anchas. Si el pueblo no sabe de las injusticias que ocurren, será feliz y no protestará ante los problemas de su comunidad; el individuo vivirá tranquilo, como siempre ha estado y sin rechisar ante lo que le manden. Sin embargo, el sabio o el que se interese por conocer la verdad en un mundo corrupto, vivirá una vida amargada sabiendo todo lo que está ocurriendo a su alrededor. O, por otro lado, ignorará todo lo que pasa para imitar al que no sabe nada y es feliz. En un país donde ocurren cosas injustas, la gente que no le afecte puede vivir tranquila y feliz ignorando la situación e incluso los afectados, si no saben que están siendo perjudicados, pueden vivir tranquilos aunque estén desfavorecidos. Si una familia pobre cree que el problema es que no hay dinero para nadie, no protestará ante su falta de fondos. Por otro lado, una familia rica, teniendo a sus miembros en buena posición, no se interesará en la gente pobre sino sabe que existe o no tiene la sensibilidad suficiente. Es ahí, cuando los ricos se enteran de la situación de los pobres o viceversa cuando nacen las protestas y las caras largas ante estas situaciones.

Dicen que la ignorancia y la felicidad van de la mano, lo podemos ver en los niños pequeños que viven en su casa felices, sin preocupaciones, jugando, corriendo, riendo...Todo sin saber cuanto dinero tienen, cómo tratan a sus padres en el trabajo, si la casa tiene faltas,... Ni lo saben ni esperan saberlo, ellos sólo tienen la preocupación de jugar y pasárselo bien. Sin embargo, estos niños crecen y escuchan cosas. No son conscientes de que, por ejemplo, sus padres discuten y están dejando de quererse y, un día, los oyen discutir. Esto les preocupa y, al ya saber que hay algún tipo de problema en casa, empiezan a experimentar síntomas de infelicidad, se preocupan de que sus padres no se quieran y de que se vayan a separar y se agustian. Además, van creciendo y viendo las noticias, en clase les enseñan cosas, ven en la calle el estado de la sociedad y comprueban que el mundo no es aquel de color de rosa que creían que era cuando eran pequeños, sino que está lleno de injusticias; guerras, pobreza, muertes varias, opresiones... Además, si se interesan por un tema, pueden comprobar lo mal que está yendo el mundo y, cada vez ir perdiendo esa felicidad de ignorantes.

Por otro lado, hay quienes dan la vuelta a el conocer esta información y trabajan por cambiar las cosas. El camino fácil es ser feliz e ignorante, pero también ser sabio e infeliz. Debemos buscar la forma de usar nuestro saber como un arma para ser felices y cambiar las cosas. Tal vez si un grupo de sabios se juntan, pueden anular parte de las injusticias que invanden el mundo y hacer felices a miles de personas y, como consecuencia, hacersse más felices a ellos mismos. Pero todo esto es posible tras mucho trabajo del sabio, no quedándose con el lado malo de las cosas, sino aprovechando que, si algo hay llegado a caer muy muy bajo, sólo se puede subir y mejorar. Además, el ignorante, si se siente rodeado de sabios felices que saben lo que se cuece en el mundo, puede sentirse infeliz por no saber qué pasa y no saber de qué hablar con nadie pues es el único no enterado de lo que ocurre en el mundo y que no puede hacer nada por cambiarlo. Si este ignorante ve que un grupo de personas está luchando por sus ideales, puede experimentar un vacío en su interior que le haga sentir más infeliz que a los sabios y, además, los sabios pueden sentir un nivel de felicidad causada porque están actuando ante la injusticia mayor que el que tiene el ignorante.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2020   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio