FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

(Platón) ¿Sómos prisioneros? ¿De qué? ¿De quién? ¿Nos damos cuenta de ello? ¿Cómo podemos liberarnos de nuestras cadenas?

¿Vivimos esclavizados y engañados?

Visitas: 12811

Respuestas a esta discusión

Somos prisioneros de esta sociedad, de todas las cosas que hoy en día nos hacen ser igual a todos, como es el caso de la moda, nada más que te fijes una tarde y ves a 10 personas con el mismo chaquetón, todos se dejan llevar por la moda para no ser distintos a los demás. 

Yo creo que podríamos liberarnos de nuestras cadenas usando la cabeza que Dios nos ha dado un poquito y así darnos cuenta de todo lo que nos rodea.

Yo pienso que si somos prisiones, principalmente de cosas materialistas y los deseos que nos crean la publicidad, principalmente engañosa, que nos crea una falsa necesidad, para comprar un producto el cuál no necesitamos.

Pero aparte de la situación mas evidente, también somos prisioneros de todo lo que nos rodea, las situaciones, los hechos, las personas... no somos libres, todas las decisiones que elegimos no las elegimos con total libertad, siempre hay algo a lo que estamos atados que nos conlleva a realizar esa determinada cosa.

Creo que somos prisioneros prácticamente de todo. Somos prisioneros de los bienes materiales, de las ideas propias y ajenas,de la sociedad, de la vida... Es cierto que podemos elegir en nuestro día a día, pero el grado de libertad es mínimo porque las posibilidades entre las que elegimos muchas veces solo son una pequeña parte de todas las que podría haber. Por ejemplo, creemos que somos libres a la hora de elegir la ropa que nos vamos a comprar, sin embargo la ropa entre la que podemos elegir es la que la sociedad ha decidido que se tiene que llevar, y no podemos elegir otro tipo de ropa. Con la comida pasa lo mismo, y también con las actividades de ocio. Pero no solo somos prisioneros de lo que nos viene de fuera, sino que también lo somos de nuestras propias ideas. Muchas veces nosotros mismos reducimos las opciones que tenemos para elegir dependiendo de nuestras ideas sobre un cierto tema, ya que pensamos que por tener unos ciertos ideales no nos podemos salir de la línea que estos nos marcan, aunque fuera haya más posibilidades que incluso podrían ser más beneficiosas.

Somos prisioneros de nuestro propio cuerpo, de nuestras limitaciones físicas. Si nosotros somos algo más que cuerpo. 

También somos prisioneros de la sociedad que nosotros mismos formamos. Hasta que no paramos y levantamos la cabeza para mirar más allá de lo establecido no nos damos cuenta de ello. Estamos encadenados y de espaldas a la luz, como diría Platón. 

En estos momentos nos librarnos de nuestras cadenas. Pero la necesidad de seguir el camino marcado o el miedo a lo diferente hacen que volvamos a encadenarnos a nosotros mismos al volver a nuestro día a día.

Si, somos prisioneros, pero también somos nuestros carceleros, ya que somos prisioneros de nuestra propia ignorancia, ya que al no ser nuestra alma virtuosa, al no ser capaces de liberarnos de nuestras cadenas sin ayuda no podremos seguir adelante y salir de la carcel, no podremos liberarnos de nuestras cadenas, y si no lo conseguimos no podremos llegar a ningún lugar y siempre estaremos encadenados a las mismas cuatros paredes siempre. Para liberarnos de ellas solo necesitamos un punto de apoyo con el cual moveremos el mundo, ese punto de apoyo es el conocimiento, que nos llevara al bien.

Somos conscientes de nuestra falta de libertad cuando es evidente, es decir, estamos presos contra nuestra voluntad, físicamente hablando. Por lo tanto, en el resto de ocasiones solemos ser prisioneros pero no nos damos cuenta de ello. En nuestra sociedad se evita eso, somos libres tanto en pensamiento como en la realidad física, siempre y cuando no hayamos violado la libertad de otra persona. También podríamos pensar que somos prisioneros como en el mito de la caverna. Somos prisioneros de la verdad, y no podemos conocerla, creemos que somos libres porque vemos ésta realidad, pero, ¿y si la verdadera realidad es otra? ¿y si estamos atados a éste mundo irreal, pero cuando morimos nos sueltan las cadenas?

Pues creo que de alguna forma vivimos encadenados metafóricamente puesto que la forma de liberarnos de esas cadenas somos nosotros mismos en determinadas situaciones y en determinados momentos

somos prisioneros metaforicamente hablando de nosotros mismos, nosotros nos ponemos nuestros limites al pensar que no podemos hacer algo o que somos inutiles, es nuestra conciencia la que nos dice que como y cuando hacer algo. Estas cadenas no pueden romperse con un simple y vano intento de pensar lo contrario sino con esfuerzo diario y constancia

Somos totalmente prisioneros del consumismo y de esta sociedad de competencia pura. Nos damos cuenta de ellos pero aun así seguimos porque no es una esclavitud que nos moleste en exceso. Para librarnos de esto tendrímos que salir de nuestra sociedad o separarnos de todo lo material, como es el caso de muchos de los monjes budistas

Somos prisioneros de nuestros propios pensamientos , aquellos que llegan aceleradamente a nuestra mente en forma constante durante las horas de vigilia. Según el biólogo argentino Estanislao Barchdach , cita que son 65.000 las ideas que circulan diariamente por el cerebro humano, las cuales debemos inspeccionar, examinar, y dar cabida a las que luego llevaremos a la práctica ya  que nuestra mente comenzará a germinar y con el tiempo será la que marcará nuestro derrotero de allí en más.
 Nos ayudará a vivir mejor, a ser personas útiles a la convivencia pacífica y bienhechora con la cual nos tocará compartir. Pero si la idea que hemos visto es contraproducente al bien, entonces el resultado nos será totalmente adverso y tarde o temprano pagaremos cara nuestra prisión, pues el robo, la maldad, la mentira, el engaño serán las celdas que aprisionarán nuestro padecimiento y nuestro dolor.
Si usted cometió delito o transgredió el derecho ajeno, deberá pagar la falta o el desliz. ¿Qué prefiere, la prisión honrada y honesta o el calvario de un penal correccional? Puede elegir los pensamientos que quiera, tiene 65.000 opciones por día. Y esto cuenta para todos, desde el Presidente de la Nación hasta el más humilde de los servidores, nadie queda exento de estas prisiones; todos estamos involucrados y tarde o temprano pagamos nuestras deudas en base a nuestras buenas o malas acciones.
Prisioneros somos, pero podemos elegir entre las espinosas sendas de las perversidades y el mal vivir o los agradables caminos de la conciencia limpia y el deber cumplido. 

También somos  esclavos de las situaciones, de los actos, de nuestras circunstancias, incluso delos actos de  otras perosnas, todos somos prisioneros de la sociedad en la que vivimos, es decir, no somos plenamente libres ya que debemos de ajustarnos a una serie de normas que en muchas ocasionan nos limitan. 

 

Claramente si somos prisioneros en esta vida de todo lo que nos rodea y cada día que pasa se va sumando más cosas de las cuales nos convertimos en sus prisioneros

Un ejemplo de lo que la mayoría de las personas, por no decir todas, somos prisioneros son las adicciones, como por ejemplo el alcohol, el tabaco, o incluso el chocolate. Pero el ejemplo de lo que somos prisioneros más claro en la actualidad es el móvil, las redes sociales, algo que para nosotros es muy importante. Incluso somo prisioneros de nuestra propia sociedad.

No nos damos cuenta de ello, vivimos tan afiliado a ésto que no pensamos que seamos prisioneros de ello y por tanto no nos damos cuenta.

Podemos liberarnos de nuestras cadenas dándonos cuenta de que somos prisioneros de ellas, solo cuando esto suceda seremos capaces de liberarnos.

-si, si somos prisioneros de no poder  ser libres aunque creamos ser libres no lo somos solo elegimos entre varias opciones que ya han elegido otras personas por nosotros que creen que es lo correcto para nosotros  por lo que no somo libres e incluso somo prisioneros de esta sociedad ya que aunque queramos ser libre no es posible por que iríamos en contra de la sociedad y de lo que esta bien por ley. Yo no me di cuenta hasta que  no hablamos de ello en clase y  me di cuenta de que me creía libre aunque verdaderamente no lo soy estoy siendo los pasos que alguien ha decidido que los haga.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2021   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio