FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Porque no es lo mismo ver que no ver, porque el mundo que me rodea cambia y yo también, porque se me despiertan las intuiciones, porque me da miedo, porque temo el golpe, porque me asusta el no volver a ver, porque a lo mejor así comprendo, porque las cosas no están donde yo las dejé....

Visitas: 2909

Respuestas a esta discusión

CAMINAR EN LA OSCURIDAD

Yo he probado caminar en la oscuridad y la verdad es que te chocas con todo te haces daño si no sabes donde están las cosas si es en mi casa pues como ya me conozco la casa pues no pasa nada si camino en la oscuridad por que se donde esta cada cosa y es muy difícil chocarte pero a pesar de saber donde esta cada cosa me he chocado y me he hecho daño un día me levante a beber agua y me choque con el sillón y la puerta de lo dormía que iba y realmente dices pero si sabia que estaba aquí el sillón y la puerta como que me he chocado y es por que cuando esta oscuro y estas medio dormida sueles chocarte. Otra experiencia es cuando esta todo oscuro y antes de acostarte dejas algo en el suelo y sabes que esta ahí y te levantas a media noche y te chochas incluso te puedes caer es por que se te ha olvidado de que estaba ahí por que esta todo oscuro y no ves nada de la casa. Pero esta chulo caminar en la oscuridad aunque a veces me pienso dos veces levantarme o no por que esta oscuro por si me encuentro algo o a alguien y eso me da miedo, yo en la oscuridad donde no me da miedo o no me da tanto miedo es en mi casa en los demás sitios si me da miedo por que lo dicho me puedo encontrar algo o alguien y me acojono. Me acuerdo que cuando era mas pequeña si veía películas de miedo luego a la hora de levantarme si esta oscuro no me levantaba a no sea que viniera  alguien conmigo y tenia que encender la luz del salón después la de mi cuarto y si era de pequeña con 5 años hasta 10 años mas o menos encender la lamparita hasta que me durmiera y si apagaban me agarraba a las sabanas y no me despegaba del miedo me temblaba el cuerpo por si había alguien y si tenia que ir al baño o algún lado prefería estar haciéndome pipi antes de levantarme por si había alguien en la puerta o al lado de mi cama, y cuando estaba oscuro me daba miedo pisar el suelo por si había algo como una serpiente que me dan miedo pánico no me gustan nada les tengo miedo.

Pero a mi caminar en la oscuridad no es un reto ni nada por casi todos los días lo hago por que para levantarme lo hago a oscuras para vestirme ha veces también y para ir a la cocina tienes que ir a oscuras en que ya no me da miedo andar a oscuras. Tenemos el ejemplo de los ciego todo lo ven a oscuras no ven la luz tiene que ser muy duro no ver la vida como muchos la vemos todos los días con los colores y todo y ellos verlo todo en negro yo me pongo en su lugar y no se que seria de mi pero es muy duro y me costaría acostumbrarme a ello a tener que ir por todos sitios a oscuras y no sabes lo que puede pasar o esta pasando yo les tengo mucho merito y le veo con una fuerza a los ciego por que es duro de llevar y mas si te quedas ciego después de llevar viendo unos años el mundo si es desde que naces bueno pero también es duro a todo te acostumbras tarde o temprano poco a poco a mi no me gustaría llegar nunca a eso por que es uno de los sentidos mas importantes la vista.

Esta experiencia da mucho que pensar por que no es los mismo ver que no ver, ya que viendo puedes ver lo que te rodea las cosas que te acechan por delante y si no ves estas en un vacío ya que no puedes ver lo que te rodea cambia todo hay entra en juego tu mente la cual empieza imaginar cosas para llenar ese vacío que causa la oscuridad y comienzas a intuir las cosas que te pueden ocurrir hay es cuando empieza el miedo a cosas que seguramente no existan o si quien sabe el caso es que nos las imaginamos en la oscuridad por que hay un vacío y la mente introduce recuerdos de cosas malas o buenas depende por eso hay gente que tiene miedo alas oscuridad y otra gente que no tiene miedo en mi caso aveces me da miedo las oscuridad siento que hay alguien detrás o que me persigue alguien aunque luego sea mentira mi mente crea un mundo ficticio en el que la oscuridad se convierte en terror. también me puede asustar el no volver ver en la vida yo creo que lo peor seria no ver yo no me imagino un mundo sin la vista sin poder saber la forma de los objetos que te rodean no tendría sentido la vida.

En definitiva para mí es una situación rara, porque para mí está fuera de la normalidad ir andando en completa oscuridad porque siempre hay algo que nos ilumina, a no ser que provoques tú una auténtica oscuridad.

Esta es una experiencia que la mayoría de nosotros hemos hecho más de una vez en nuestra vida, ya que muchas veces vamos de un lugar a otro en nuestra casa sin encender las luces y en completa oscuridad, y nunca nos paramos a pensar lo que sentimos. Por ello he decidido hacerla, quería ver lo que siento pero habiéndolo preparado yo todo para que este en completa oscuridad. En primer lugar, al hacer esta experiencia hay que tener en cuenta que su resultado va a depender de muchos factores. Por ejemplo, el principal es el lugar donde la hagas ya que no es lo mismo andar en la oscuridad de tu casa, que la conoces y sabes cómo moverte, que en otro lugar, otra casa, algún sitio que no conozcas. Por ello los resultados quizás no serían los mismos. En mi caso, no he tenido la oportunidad de hacerlo en un lugar que no sea mi casa. Y aunque por un lado tenga el inconveniente de hacer esta experiencia en mi casa, un lugar que conozco por otro lado me va a ayudar a darme cuenta si de verdad la conozco tan bien como creo. La experiencia decidí hacerla una tarde sobre las 8 que me quedé sola en mi casa. A la hora que era, el día ya estaba casi totalmente anochecido por lo que en la casa sin tener ninguna luz encendida, se veía muy poco. Pero para conseguir aun más oscuridad, lo primero que hice fue cerrar todas las persianas de la zona de la casa donde están los dormitorios porque es más fácil de hacer que este se quede totalmente oscuro. Una vez hice eso, me fui a mi dormitorio con la luz encendida y cuando llegué la apagué. Ya no veía nada y era un poco incómodo. Al poco rato, mis ojos ya se habían acostumbrado a la oscuridad y empecé a andar, cada paso que daba sabía perfectamente hacia donde lo estaba dando ya que conozco mi casa y los muebles, pero aun así mientras caminaba iba con las manos extendidas para no chocarme, era un sentimiento de seguridad porque sabía dónde estaba pero a la vez un poco de miedo por si me chocaba con algo. Mientras iba andando llegó un momento en el que estaba bastante tranquila porque conocía por donde iba por lo que baje los brazos que anteriormente me habían ayudado a no chocarme con nada. En ese momento tuve la sensación de que ya había llegado al final del pasillo y debía girar a la derecha o a la izquierda por lo que decidí izquierda, di el pasó a la izquierda y al contrario de lo que yo pensaba (que entraría en una habitación) me choqué con el marco de la puerta. En ese momento volví a levantar los brazos y los dejé levantados por si me volvía a pasar lo mismo. Ese golpe me había transmitido un nuevo sentimiento de inseguridad porque no había ocurrido lo que yo tenía pensado. Tras ese golpe decidí volver a mi habitación y terminar la experiencia. Volví con un poco de miedo y mucha inseguridad por si me volvía a pasar lo mismo o se me olvidaba algún mueble que estaba en un lugar que no me acordaba, pero no fue así. Llegué y tras un rato mi reflexión fue que hay mucha gente que siente lo que yo he sentido durante toda su vida y no solamente para una actividad del colegio y nunca nos paramos a pensar las pocas facilidades que tienen para lo complicada que debe de ser su vida. 

Esta experiencia filosófica me dispuse a hacerla hace dos días a las 7 de la tarde del sábado, para poder hacer esta experiencia empecé por esperar a que la casa se quedara vacía y que sabía que mis padres iban a tardar en llegar. Después comencé pensando en no temer a la oscuridad a tener la conciencia tranquila y no asustarme de cualquier ruido que escuchara por que si no la experiencia filosófica habría acabado ya que no querría repetirla del susto que me pegaría, personalmente vivir situaciones como en las películas de miedo no me gustaría pero luego veo las películas y me encantan sentir ese nerviosismo y miedo. Igualmente empecé a pensar en que en la casa solo estaba yo y nadie más y cualquier ruido sería el vecino, entonces me dispuse a bajar todas las persianas puesto que era de día y había querido hacerlo de día porque así tendría menos miedo y estaría más segura y una vez bajadas todas las persianas de la casa bajé con cuidado las escaleras al salón quise empezar por abajo. Una vez que me encontraba abajo no se escuchaba nada era todo completamente en silencio como si fueran las 4 de la madrugada yo misma me sorprendí, así que me puse en marcha y anduve por todo el salón y la cocina y no tenía nada más que andar así que decidí subir las escaleras, en ese momento de subir,en el silencio solo se escuchaban los ruidos del crujir de las maderas de las escaleras que me hacia tener más miedo lo que hizo que subiera más rápido, como llevaba ya más de diez minutos haciendo esta experiencia mi vista se había acostumbrado a esa falta de luz por lo que podía diferenciar algunas siluetas u objetos con mejor facilidad aún así aunque me conociera mi casa me di algún que otro porrazo, en la planta de arriba fui primero al cuarto de mi hermano crucé el pasillo y entré en su cuarto podía ver que una luz parpadeaba y era el ordenador que se habría dejado encendido y cerré su puerta y me dirigí al cuarto de mis padres anduve recto y me choqué con la pared al girarme hacia atrás vi una sombra moverse, miré mejor y era mi reflejo en el espejo que tienen al lado del armario y me recordó a esas películas en las que aparecería alguien detrás mía y me quité corriendo del susto que me pegué así que decidí acabar la experiencia y subir todas las persianas de la casa.

Esta experiencia me resultó fácil cuando la leí porque yo misma más de una vez me he levantado por la noche porque tenía sed o calor e iba en la oscuridad al cuarto de baño y haciendo el menor ruido posible para no despertar a mis padres. Pero después cuando la he realizado ha sido más difícil porque al estar en la oscuridad se despiertan todas mis intuiciones y tenía ese miedo a la oscuridad o de escuchar algún ruido o imaginarme algo, pero aparte quitando esos miedos que a veces me ocupan en la mente ha sido fácil realizarla porque me conozco mi casa y se que como son las habitaciones. Pero por otra lado esta experiencia aparte de entretenerme me a hecho reflexionar ya que he podido ponerme en el lugar de las personas que no tienen el sentido de la vista, porque yo misma me he chocado con alguna puerta o estantería conociéndome la casa y pienso como tiene que ser difícil no poder percibir las cosa tal y como son y guiarte por la vista y no poder ver nada.

Para poder realizar esta experiencia seguí una serie de pasos que voy a explicar a continuación:

Entré en mi cuarto, cerré la puerta, bajé la persiana, me aseguré de que todo seguía en el lugar en el que debería estar o por lo menos en el que yo recordaba que estaba y sin pensármelo dos veces fui con decisión hacia el interruptor y apagué la luz privándome totalmente del sentido de la vista ya que durante por lo menos tres minutos no veía absolutamente nada, además la situación era muy extraña porque en ese momento no había ningún ruido y tenia la sensación de que alguien me había robado dos sentidos muy importantes, el de la vista y el oído, por lo viví la experiencia con dos sentidos menos lo que me hacia estar totalmente desorientado, también intenté no utilizar las manos para saber donde se encontraban los objetos en la habitación y así dejar de utilizar también el tacto pero la verdad es que no salio muy bien ya que no tarde nada en darme un buen golpe en la cintura con la mesa, Conforme el tiempo pasaba mis sentidos comenzaron a agudizarse y comencé a oír pequeños ruidos que provenían del piso de arriba de mi casa, cuando esto paso sentí una sensación de alivio indescriptible, ya que por un momento creí que verdaderamente era sordo y ciego, lo que me hizo pensar que jamas iba a recuperar la posibilidad de ver o oír algo. Antes de la experiencia pensaba que era una tontería y que no serviría para nada, pero cuando la realicé me di cuenta que si servía, me hizo ponerme en el lugar de un ciego y me hizo plantearme como seria mi vida sin este sentido, cuando apague la luz me sentí bastante inseguro, desprotegido, e indefenso, pensé que en ese estado cualquier persona podría hacer lo que quisiera conmigo, esa sensación fue la que casi me hace encender la luz, pero por suerte decidí que no, sabiendo que esta experiencia me iba a ayudar e iba a progresar como persona tras hacerla, cuando te sumerges en esta experiencia no puedes salir de ella. Hay varios momentos clave en la experiencia: el primero es cuando te plantes si hacerla o no, que te aportara, que conseguirás si la realizas, si realmente puedes y te llama tanto la atención como para ponerla en práctica. El segundo es cuando apagas la luz, y te das cuenta de que ya no hay vuelta atrás, te sientes perdido, desorientado, débil, indefenso... el tercero es cuando poco a poco tus sentidos se van agudizando, oyes algo y ves algo, y esto te alivia, y el ultimo es cuando tras cinco o diez minutos vuelves a encender la luz, la experiencia ha concluido, vuelves a ver la luz, abres la puerta de tu cuarto y vuelves a oír ruidos, en ese momento le das gracias a Dios de que todo eso solo haya sido un experimento y que vuelves a gozar plenamente de tus sentidos. Recomiendo esta experiencia totalmente ya que nuevos sentimientos e ideas brotaran en ti y te darás cuenta de la forma de vida y limitaciones que tiene la gente que por desgracia nació sin este sentido o que por desgracia lo ha perdido, este segundo caso creo que provoca mayor sufrimiento que el primero ya que en el primero aunque sea muy dura la situación ya que nunca has podido ver nada de lo que te rodea, en el segundo que ya has podido apreciar la belleza de la vida y todo lo que rodea que de repente te lo arrebaten es exactamente lo que se siente en esta experiencia .

Pues decidí hacer esta experiencia porque queda poco tiempo para entregar todo y me parecía fácil hacerla.

Como estaba haciendo las cartas me dispuse a recoger todo un poco porque sino me podía dar con alguna cosa mientras que caminaba a oscuras y no me quería meter un tortazo apagué el ordenador, baje las persianas, apagué el flexo y cerré la puerta de mi habitación. Comencé a andar un poco y nada más que empezar me di contra el armario, mira que sabia que me iba a dar con algo, me lo comí de lleno, seguí andando un poco más esta vez con un poco más de cautela por ahora todo iba bien, no me daba con nada, pero siempre mi cuerpo estaba a alerta por si me daba con algo, me sentía un poco insegura por no ver nada y no saber lo que había por delate de mi, sinceramente les doy un aplauso a todos los ciegos por poder hacer una vida normal sin poder ver nada yo no podría hacerlo. Proseguí andando y todavía desde lo del armario no me había pasado nada, me parecía como si el tiempo pasara muy lento, con el rato me empecé a aburrir un poco asique decidí andar a oscuras por toda mi casa , pare y fui de habitación en habitación cerrando persianas, debo de decir que caminar por mi casa a oscuras y sin nadie me dio verdadero miedo sentía como si hubiera alguien siempre detrás mía vigilándome, me daba miedo el rumbo que estaban tomando mis pensamientos, pensaba en cosas macabras como si alguien saliera de la nada y aprovechando que no veía nada me mataba, mi imaginación en ese momento desato todo su talento para hacérmelo pasar peor. Recorrí mi casa de una punta a otra esta vez apoyando la espalda en las paredes para sentirme más protegida no hacía mucho pero me sentía mejor así, cuando por fin llegue al salón y pude encender las luces fue como un alivio, ya me sentía mucho más segura , los pensamientos que tomo mi mente cuando estaba haciendo esta experiencia me seguían rodando aunque ya estuviera con los ojos abiertos y las luces encendidas, me tuvieron nerviosa unas horas más y fue , de verdad, todo un alivio cuando mis padres llegaron a mi casa.

No es una experiencia que quiera volver a experimentar, no me gusta eso de no ver nada, no saber a donde vas, tener el cuerpo en tensión por no saber lo que te puede pasar , yo no me podría quedar ciega , después de haber vivido ya con el sentido de la vista, la gente que pierde la vista no se como lo hacen, debe de ser muy difícil para ellos perder la capacidad de poder ver y apreciar tanto las cosas bonitas de la mida como las feas, a estas personas les doy todo mi respeto.

Retomando la experiencia no me ha gustado nada hacerla ya que lo he pasado muy mal y no quiero repetirla, lo gracioso de esto es que de pequeña me gustaba ir por la calle con los ojos cerrados y le decía a mi madre que me mirar y cuando hubiera un escalón, un árbol o algo que me avisara, tampoco mi madre hacia eso muy bien porque una vez de me comí un árbol, lo primero por hacer el tonto por la calle y lo segundo porque mi madre no me avisó, para una cosa que tenía que hacer y no me aviso, me hice un chichón enorme en la frente , yo creo que es también por eso por lo que no me gusta andar a oscura.

La verdad es que puedo decir que esta experiencia yo ya la he hecho salvo que esta vez me voy a parar analizarla para hacerla espere que se hiciese de noche y no hubiese nadie en casa de manera que así fuese mas interesante, primero me idee como un corrido que debía hacer por mi casa mientras iba ideando ese recorrido me decía a mi misma que no iba a tener ningún problema ya que es mi casa y siempre que voy al servicio por la noches me la recorro a oscuras, pero luego me daría cuenta que no iba a ser así, una vez que trace ya el recorrido pase a bajar todas las persianas y en desenchufar cualquier lámpara de manera que no tuviese la tentación de encender la luz y para que sintiese mas oscuridad todavía  me puse un antifaz. La verdad la sensación que iba sintiendo no era nada buena sentía angustia, agobio por no poder ver nada y no saber para donde tirar, me sentía también perdida como si en vez de estar en mi casa me hubiese transportado aun mundo desconocido y vacío donde todo era nueva para mi y tenia que ir descubriendo cosas.

Durante el recorrido me di cuenta de que soy una gallina total, donde escuchabas sonidos y sentía presencias donde no las había, donde mi mente me jugaba una mala broma y sacaba todos esos miedos y terrores que tenia, puedo decir que encendí la luz un montón de veces ya no solo por el miedo o porque cada paso que daba me comía un mueble que yo no recordaba que estuviese allí parecía que las cosas se habían movido de lugar, si no por el hecho de no ver no ver nada y quitarte el antifaz y seguir sin ver nada y creer que has perdido la vista y no acordarte en realidad que es que estas haciendo una actividad y has dejado toda tu casa completamente a oscuras, debo decir que hubo un momento que hasta llame a mis padres creyendo que habían llegado por que me ha había parecido escuchar el sonido de la puerta o también gritaba porque algunos de los vecinos hacia ruido y yo creía que había sido en mi casa y me asustaba porque recordaba que estaba yo sola o como echaba maldiciones porque a lo mejor me comía una silla o me hincaba alguna esquina.

En conclusión se puede decir que conocía mi casa pero no es así porque tenia la sensación de que me la habían cambiado completamente, luego la sensación que tuve durante toda las experiencia fue agobiante ose el intentar querer ver y no poder puedo conmigo. También como algunos sonidos que producían mi mente era porque yo quería escucharlos por ejemplo el de mis padres entrando a la casa yo solo contaba los minutos para que mis padres entrasen y preguntasen que porque estaba la casa a oscuras. Me ha servido para enfrentar a mis miedos es verdad que yo soy una persona con mucho imaginación y me creo muchas cosas en mi mente y siempre pienso lo peor y además en cuanto al tema de los fantasmas y espíritus no es que no crea o no pero en ese momento tenia tanto miedo que pensaba que en cualquier caso se me iba a parecer uno, yo solo espero que nunca tenga que repetir esta experiencia porque definitivamente el tener que andar a oscuras e ir analizando todo me hizo ver que somos inconscientes de muchas cosas que no rodean y no nos damos cuenta.

La verdad es que puedo decir que esta experiencia yo ya la he hecho salvo que esta vez me voy a parar analizarla para hacerla espere que se hiciese de noche y no hubiese nadie en casa de manera que así fuese mas interesante, primero me idee como un corrido que debía hacer por mi casa mientras iba ideando ese recorrido me decía a mi misma que no iba a tener ningún problema ya que es mi casa y siempre que voy al servicio por la noches me la recorro a oscuras, pero luego me daría cuenta que no iba a ser así, una vez que trace ya el recorrido pase a bajar todas las persianas y en desenchufar cualquier lámpara de manera que no tuviese la tentación de encender la luz y para que sintiese mas oscuridad todavía  me puse un antifaz. La verdad la sensación que iba sintiendo no era nada buena sentía angustia, agobio por no poder ver nada y no saber para donde tirar, me sentía también perdida como si en vez de estar en mi casa me hubiese transportado aun mundo desconocido y vacío donde todo era nueva para mi y tenia que ir descubriendo cosas.

Durante el recorrido me di cuenta de que soy una gallina total, donde escuchabas sonidos y sentía presencias donde no las había, donde mi mente me jugaba una mala broma y sacaba todos esos miedos y terrores que tenia, puedo decir que encendí la luz un montón de veces ya no solo por el miedo o porque cada paso que daba me comía un mueble que yo no recordaba que estuviese allí parecía que las cosas se habían movido de lugar, si no por el hecho de no ver no ver nada y quitarte el antifaz y seguir sin ver nada y creer que has perdido la vista y no acordarte en realidad que es que estas haciendo una actividad y has dejado toda tu casa completamente a oscuras, debo decir que hubo un momento que hasta llame a mis padres creyendo que habían llegado por que me ha había parecido escuchar el sonido de la puerta o también gritaba porque algunos de los vecinos hacia ruido y yo creía que había sido en mi casa y me asustaba porque recordaba que estaba yo sola o como echaba maldiciones porque a lo mejor me comía una silla o me hincaba alguna esquina.

En conclusión se puede decir que conocía mi casa pero no es así porque tenia la sensación de que me la habían cambiado completamente, luego la sensación que tuve durante toda las experiencia fue agobiante ose el intentar querer ver y no poder puedo conmigo. También como algunos sonidos que producían mi mente era porque yo quería escucharlos por ejemplo el de mis padres entrando a la casa yo solo contaba los minutos para que mis padres entrasen y preguntasen que porque estaba la casa a oscuras. Me ha servido para enfrentar a mis miedos es verdad que yo soy una persona con mucho imaginación y me creo muchas cosas en mi mente y siempre pienso lo peor y además en cuanto al tema de los fantasmas y espíritus no es que no crea o no pero en ese momento tenia tanto miedo que pensaba que en cualquier caso se me iba a parecer uno, yo solo espero que nunca tenga que repetir esta experiencia porque definitivamente el tener que andar a oscuras e ir analizando todo me hizo ver que somos inconscientes de muchas cosas que no rodean y no nos damos cuenta.

Esta experiencia más que porque sea difícil o suponga algo moral, es que me resulta divertida, ya que quién no ha intentado caminar en la oscuridad alguna vez, asique ahora que tengo la oportunidad de plasmarlo pues lo hago sin dudarlo dos veces, ¡ allá vamos ¡

Cierro todo en mi casa, ventanas, persianas, todo para que no vea nada y así es, entonces abro la puerta y bajo las escaleras para empezar ahí mi travesía por el valle de las sombras, obviamente son las 20:00 horas, que ya es de noche, asique ayuda también al experimento.

Obviamente he subido tantas veces las escaleras que me las sé de memoria perfectamente, pero eso no evita que al subir los primeros escalones de un traspié y casi caiga de boca contra el próximo escalón, me río y sigo subiendo, los próximos escalones hasta llegar al segundo que es donde vivo, todo bien, con tiento y sin abrir los ojos para incrementar la gracia en el experimento llego a la puerta. Cojo la llave y después de 2 minutos de reloj, consigo meterla en la cerradura y abrir la puerta.

Da bastante miedo, cuando abro la puerta y no veo nada, absolutamente nada, entro y cierro la puerta, y entonces más que andar porque sí, decido empezar desde una punta de mi casa hasta llegar a la otra a ver qué pasa.

Claramente me sé mi casa perfectamente, pero como ya he dicho, eso no te asegura nada. Giro hacia la izquierda para pasar por el pasillo y dirigirme al primer cuarto, y todo bien, no voy deprisa, tampoco quiero desfigurarme la cara, tuerzo a la izquierda, entro en el cuarto ando un poco y todo bien, primer nivel superado.

Salgo con tiento hacia el cuarto de mi madre, abro la puerta y lo primero que hago en comerme la esquina de la cama con las espinillas, me duele un poquito pero sigo, entro en su baño y al salir, me doy en el dedo meñique del pie izquierdo de nuevo con la cama, y hasta me tengo que parar porque ahora con el frio, duele todo el doble.

Cuando me repongo, salgo de su cuarto bien, giro a la izquierda y entro en la cocina, sin incidentes, porque desafortunadamente entra lo justo de luz para que no me choque con nada, asique sigo para adelante y entro en el salón, y le doy una patada a mi gato, pobre, pero el si ve en la oscuridad, yo no. Sigo y hasta me siento en el sofá, ahí vacilo un poco porque me puedo hasta sentar en la oscuridad. Abro la puerta del salón, paso otro mini-pasillo que me dirige a mi cuarto y entro perfectamente, porque mi cuarto sí que me lo sé a la perfección, me doy media vuelta, salgo y sigo para adelante, giro a la izquierda  entro al baño y me doy en la cadera con el lavamanos, fallo técnico, salgo y vuelvo a girar a la izquierda para ir al cuarto del ordenador, como nosotros le decimos, abro la puerta, entro y nada extraño, asique paso con tranquilidad todos los niveles menos el cuarto de mi madre, que hasta con luz me estrello  contra su dichosa cama.

Al hacer esta experiencia he conocido mi casa de otra forma diferente, ya que siempre estamos acostumbrados a vivir con la luz pero en el momento que nos la quitan, todo cambia y es verdad, pero al ser la casa de uno mismo, también ayuda a que no tengas tantos choques, porque quieras o no, ahí pasas muchas horas y te la terminas aprendiendo, gran experiencia y muy divertida.

Pues a mi hablar sobre esta experiencia filosófica me resulta algo raro ya que caminar en la oscuridad en tu casa y descalzo es un suicidio, no sé cómo pero siempre que lo he hecho me he dado con un mueble, con una silla, o cualquier cosa en algún dedo del pie, o incluso he pisado algo y me he hecho pedazos y me he tirado al suelo, eso es mi experiencia en mi casa, que me transmite más que miedo diría yo que inseguridad, eso si ahora voy a hablar sobre caminar en la oscuridad pero no en casa, si no por la calle o por cualquier lugar, me transmite lo mismo que en mi casa, no miedo, si no inseguridad por no saber donde pisar o por donde ando, porque no se sabe si puedes caer a un precipicio, a un agujero, tropezarte con una piedra, que haya algún animal peligroso, no se sabe, cruzarte con otra persona que también esté comprobando esta experiencia, muchas cosas…

Las ideas que me ha transmitido es el crear un refuerzo para los dedos del pie sobre todo para cuando estás en casa, y para cuando estás fuera, una luz incorporada a ti para que puedas ver siempre lo que hay a tu alrededor.

Esta experiencia no la he hecho, ya que me ha pasado más de una vez y la he hecho, y no me ha transmitido tranquilidad, nada, si es un sitio algo conocido o conocido muy bien no me transmite inseguridad porque se lo que hay y lo conozco, pero si es un sitio que no conozco puede que también me puede llegar a producir un poco de miedo, pero no mucho ya que no me da miedo la oscuridad, aunque si me dieran un susto o un repullo, no se como reaccionaria creo que intentaría pegarle por donde me dieran el susto, a ver si consigo darle

En el caso de antes de realizarla, pensaba que no llegaría a transmitirme tanta inseguridad como yo creía, te sientes expuesto a cualquier cosa, y a veces hasta vigilado por alguien que si conoce el terreno perfectamente, no creo que vuelva a caminar en la oscuridad por cualquier lugar que no conozca y menos por un campo o casas abandonadas, eso si que transmite aparte de inseguridad, miedo, porque como ya he dicho no sabes si puede haber alguien dispuesto a hacerte algo mas que un susto, como matarte o robarte, nunca sabes como puedes reaccionar ante una situación asi.

Después me di cuenta que no todos somos tan valientes como creemos y que no todos estamos tan seguros de nosotros mismos como creemos, aun así de saber practicar artes marciales me sentía vulnerable a cualquier acción y no me gustan esas sensaciones, porque no tienes un objetivo o una cosa por donde defenderte, pero al fin terminé y no pasó nada, todo en normalidad, a partir de ahora siempre que es de noche enciendo la luz para hacer cualquier cosa, si no me siento inseguro.

Creo que lo que te hace estar mas inseguro es la mente, que es capaz de hacer sentir cosas aunque no quieras e imaginar cosas que no son imaginables y tampoco que pudieran ocurrir, el miedo y la inseguridad mas grande la hace la mente, así tal como visiones.

Es una buena forma de enfrentarte a tus miedos y a tu inseguridad, cuantas mas veces lo hagas, más acostumbrado estás a estas situaciones hasta el punto que lo veas como algo cotidiano, lo mas importante es que caminar en la oscuridad es como caminar en la vida, tienes que confiar en ti mismo y estar seguro para poder hacer todo y llegar al final donde esta la luz del camino donde todo es mejor, y enseña a que todo es pasajero y nada dura para siempre.

Pues más o menos sabía por donde tenía que caminar, pero que aún así me he llevado más de un golpecillo. Pero lo he hecho con las zapatillas de andar por casa para no darme en el pie contra un mueble ni nada. Ha sido andar desde un extremo de el salón hacia otro, y la verdad es que podría haber recogido un poco la habitación antes de haber empezado. Pero en fín, la cuestión es que no he visto nada de nada y me he cansado de esta experiencia en nada, en cuestión de minutos. Me he sentido sin ganas de seguir avanzando porque es que no veía absolutamente nada. 

Para esas personas que no ven nada , porque son ciegas, cómo harán para que el día a día no les sea una tortura constante y no tengan ganas de quitarse del medio, de suicidarse. Yo no sé si sería capaz de no ver y seguir con normalidad el resto de mi vida. Porque si no puedo oler, pues no huelo aromas, si no tengo gusto, todo lo que me ponga mi madre sobre la mesa no podré decir que no me guste, si no oyera, me compro la maquinilla esa que se engancha en el oído y así puedo oír. Ahora con el tacto ya sería otra cosa porque cuando quieras darle un abrazo a alguien no será lo mismo. Pero lo que intento decir es que no ver, es una tortura.  

Cuando miro la oscuridad, es curioso, pero veo como puntitos o trazos, no sé explicarlo bien del todo, pero es simplemente que cierres los ojos y lo compruebe tú mismo. No es una oscuridad de un completo negro. 

Me he visto sometido a tener que ir palpándolo todo para poder abrirme camino en cada rincón del salón. Ha sido una experiencia muy incómoda. Más que nada porque en más de una ocasión he pensado que entraría alguien y tendría que haberme puesto a dar explicaciones de por qué hago el tonto. He tenido ganas de encender la luz pero cuando aún era demasiado pronto para hacerlo y esperé un poco más. La verdad, es que es algo muy incómodo no ver por culpa de la oscuridad. Recordé cuando estaba haciendo las prácticas de circulación para sacarme el carnet de conducir que me tocó en una de ellas hacerlo a unas horas que ya estaba oscureciendo y me resultó muy difícil circular por la autovía y por la ciudad, ya que no veía nada, no estaba habituado a conducir y tenía que estar atento a todo lo que me rodeaba como las señales de tráfico, los peatones, los pasos de cebra, los carriles,… 

No ver, es un rollo, si no ves no eres capaz de hacer casi nada. En esta experiencia solo tenía que andar por una habitación a oscuras, pero si tuviera que haber hecho algo más como, por ejemplo, hacerme un bocata, lavarme los dientes, hacer los deberes, escribir una carta, o estudiar... Si no hubiera luz cómo estudiaríamos si no somos capaces de leer lo que pone en el libro o en los apuntes. 

La luz es muy importante para todos porque sin ella no se podría hacer vida en este mundo, literalmente hablando, gracias al Sol podemos seguir evolucionando cada vez más, en cambio en planetas donde no hay a penas luz no se puede hacer nada.  

La cuestión es que esta experiencia  ha sido un rollo y lo único que he conseguido es que por poco casi me caigo al suelo con la silla de la mesa del comedor, que donde hay luz todo se anda con buen pie.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio