FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Porque no es lo mismo ver que no ver, porque el mundo que me rodea cambia y yo también, porque se me despiertan las intuiciones, porque me da miedo, porque temo el golpe, porque me asusta el no volver a ver, porque a lo mejor así comprendo, porque las cosas no están donde yo las dejé....

Visitas: 4130

Respuestas a esta discusión

Creo que esta es una experiencia la cual tenemos todo el mundo de chicos cuando te vas a dormir y te desvelas de noche para beber agua o ir al servicio por ejemplo y tienes que ir hasta el interruptor en la total oscuridad y silencio. Cuando quieres hacer esta acción de levantarte y andar te da miedo , empiezas a pensar en que habrá ahí , si existen los  fantasmas , que me puede pasar y estas un rato bien acurrucado pensándolo .Después se pueden hacer 2 cosas:

Quedarte bien tapado hasta arriba porque tienes miedo y te ha parecido escuchar el mas mínimo ruido y crees que es alguien que viene a por ti cuando en realidad son imaginaciones incluso hasta esos sonidos que deciamos que escuchábamos fruto de la angustia o bien te armas de valor y vas rápido como una flecha sin tener cuidado a encender la luz y no te pase nada pudiendo meterte una torta con cualquier cosa.

¿Qué pasa cuando enciendes la luz? Te das cuenta que no pasa nada, te crees un valiente , te sientes seguro, gratificante y aliviado  porque todo era imaginación tuya pero sigues alerta y aun así tardas lo minimo en ir al servicio y la noche siguiente te pasara exactamente lo mismo  sin que hayas aprendido la lección hasta que madures un poco y se te meta en la cabeza de una vez que por las noches y por la oscuridad no pasa nada; que es simplemente la ausencia de luz para poder descansar y que todas las cosas por las que te preocupabas en las noches y a veces pasabas un calor espantoso por taparte bien han sido tonterías fruto de la imaginación , el desconocimiento y la cabezonería.

Esto también dependía del contexto , si habías visto una peli de miedo la noche interior , si dormias con tus hermanos o solo , todo esto te hacia sentir mas atemorizado o menos , pero ahora que lo pensamos es una tontería frecuente en los niños de no mucha edad.

Muchas veces atribuimos a lo malo , lo tenebroso , los fantasmas y todo esto a la oscuridad y no entiendo porque ; vale que es una cosa que viene asi por defecto en la sociedad igual que te enseñan a asociar lo rojo con la pasión y la sangre , el azul con el cielo , lo blanco como la ausencia y las nubes… pero ¿ por que lo negro tiene que ser malo? Yo sinceramente lo negro lo veo un color de serenidad y paz.

Imagínate los ciegos que difícil situación la de no poder percibir nada con la vista y ver todo negro, ¿por ello todo lo que hay enfrente suya tendría que ser malo? Yo los admiro mucho porque es como lo que comentamos siempre de creer sin ver ; ellos creen en todo aunque no lo ven , tienes otros sentidos mas desarrollados y tienen una tranquilidad la mayoría de ellos indescriptible. De todas formas los colores y lo que nosotros vemos son simples matices o significantes porque no sabemos ni siquiera si nuestro sentidos nos engañan y las cosas son de otro color o si incluso los colores en la realidad no existen y son nuestros sentidos los que hacen que veamos las cosas de esa manera. Por ejemplo y si lo negro realmente sería blanco , entonces  a la oscuridad todos los adjetivos que se le atribuyen no tendrían ni la más mínima lógica.

Sinceramente acabo de hacer esta experiencia en mi cuarto y ¿Qué ha pasado? Realmente no sentía nada de nervios ni estaba extrañado ; al revés , sentía una tranquilidad y una ausencia de sonidos muy agradable que me ha hecho reflexionar sobre este tema y que no sentía cuando estaba la luz encendida quizás por ser algo no muy usual de reflexionar de esa manera en mi persona ; pero me he sentido muy bien durante esos momentos aunque tenía que ir los brazos alzados y estirados para no chocarme con nada y percibir bien los objetos con el tacto

Hoy he pedido ayuda a mi madre para poder realizar esta experiencia, ella ha cambiado todos los muebles y cosas de sitio. Mientras ella lo preparaba todo yo estaba esperando en mi habitación, estaba nervioso, pues pensaba que iba a sufrir una de las cosas a las que más temo en esta vida, que es quedarme “ciego” de repente; cuando me ha dicho que todo estaba preparado (todo cambiado de sitio, luces apagadas, persianas bajadas y todos en una habitación aparte), me he vendado los ojos y he salido como he podido.

He comenzado a avanzar por el pasillo, despacio, me ha dado la sensación de que era muy estrecho, como si las paredes se fueran aproximando a mi paso, por fin he llegado al salón, al abrir la puerta, me he parado, me sentía extraño, desprotegido, como si no hubiese nadie en kilómetros,  he comenzado a andar por el contorno del salón siguiendo las paredes, palpando todo, intentando realizar en mi mente un plano de como se encontraba todo colocado. Una vez hecho esto sentía que sabía dónde estaba todo, asique como para mí la finalidad de esta experiencia era saber que se sentía en un sitio extraño sin ver, me he puesto a dar vueltas, hasta desorientarme una vez hecho esto he puesto las manos detrás de la espalda de forma que no pudiera tocar absolutamente nada; al avanzar por la habitación he comenzado a chocarme con cosas con solo rozarlas (con las piernas) daba un salto hacia atrás, no sabía en qué parte del salón estaba, pero intentaba situarme trataba de andar sin tocar las cosas quería saber donde estaba pero esta vez estaba siendo muy complicado, he comenzado a agobiarme me he parado y he sentido la necesidad de sentarme en el suelo, una vez en este, que estaba helado, me ha relajado este frío, me he puesto a andar a gatas  por la habitación, esta vez no me he chocado con nada y he decidido parar y quedarme tumbado en el suelo y relajarme una vez aquí he comenzado a reflexionar sobre la experiencia, a buscarle la parte filosófica a todo esto que al fin y al cabo es de lo que se trata. Al principio he querido saber donde estaba todo he buscado, indagado, buscaba la parte “exterior” de la situación, después cuando creía saber cómo era lo que había a mi alrededor, por voluntad propia he querido desorientarme para poder buscar a ciegas el “norte”, esto me provocaba una inestabilidad psíquica bastante grande ante los condicionantes exteriores, después he buscado una estabilidad (el suelo) que era de las pocas cosas que sabía que estaba ahí, pensando más detenidamente me he dado cuenta que he seguido los mismos pasos que doy cuando conozco a una persona, primero intento conocerla de manera superficial, una vez hecho esto intento olvidarme de la apariencia que me ha causado e intentar conocerla de forma mucho más profunda y por último establezco alguna relación, ya sea de amistad, de compañerismo, etc. Después de pensar esto solo me apetecía quedarme en el suelo y seguir pensando, pero de pronto sentía que había alguien en la habitación y no sé por qué, pero ahora me daba miedo quitarme la venda de los ojos y descubrir que alguien estaba cerca de mí, que ese alguien había visto todo lo que yo había hecho, ahora me sentía desprotegido (después de haber conseguido sentirme seguro) y en ese momento pensé “¿Y qué más me da a mí?” porque en mi vida he hecho cosas peores que esto sabiendo que la gente me veía y me ha dado igual, ¿qué es lo que diferencia una situación de otra? probablemente que en público los actos que deberían de avergonzarme o no los hago rodeado de más gente y me siento protegido de las críticas, mientras que si lo hago solo siento que todo el mundo me critica, se burla de mí, sienten que soy más débil, etc.

Caminar en la oscuridad es como sumergirte en un río o un lago con los ojos completamente cerrados sin ver nada en absoluto, es ser algo que se tiene que dejar llevar por lo que no va a ver y confiar en toparse con algo que sea bueno, es dejar a un lado los sentidos y captar las cosas con algo más que no es el tacto, puedo percibir las cosas, al menos algunas aunque no las esté viendo ni nada. Hay completo silencio, como si fuese esto una tumba gigante a la que le han puesto obstáculos algo difíciles de saltar porque no sabes dónde están ni nada. También la oscuridad hace que tu mente esté más despierta, hubo un momento en el que dejé de buscar nada a ciegas y me senté en el suelo y empecé a pensar sobre mi vida, mi vida, es correcto lo que estoy haciendo con ella, no creo, la verdad es que últimamente nada de lo que hago ni siento es correcto porque no es correspondido ni acertado y solamente estoy haciendo daño a gente a que me importa y quiero, las cosas desde luego no las estoy haciendo y es como si mi vida fuese un pozo en el que me sumerjo como estoy haciendo ahora mismo en una casa en la que aprovechando que todos se han ido he apagado el diferencial y me he puesto a oscuras, también me ha dado muchísima hambre y dolor de cabeza y he sentido como si al estar ahí se me fuese a fundir el cerebro de tanto exprimirlo. Llegó un momento en el que me aburrí y quise hacer algo porque la verdad, estar a oscuras aburre muchísimo así que jugué a tirar cosas y a intentar percibir dónde habían caído. Hubo luego otro momento en el que intenté incluso percibir todos los movimientos que había realizado el objeto que tiré y todos los lugares que había tocado y más o menos siempre lo acertaba, mi oído funciona bien por lo que parece. Pero entonces me di cuenta que si utilizo los sentidos y me dejo llevar por el oído, el tacto y la percepción mental y entonces decidí utilizar la percepción de la mente y dar vueltas sobre mí mismo como un idiota y luego intentar situarme utilizando un poco el tacto y luego jugando a imaginarme la situación de los objetos arrojados y saber su posición, en la que habían caído, se puede llegar a percibir con el oído, aunque es complicado se puede hacer. También con los objetos no arrojados, si no que intento situar donde esta la maldita tele, me imagino su forma y pongo a prueba mi memoria fotográfica, más o menos la sitúo y le doy forma. El aburrimiento de estar a oscuras puede agudizar incluso el ingenio, es curioso. Luego me puse a hacer la croqueta por la casa a ver cuanto tardaba en chocarme con algo, a veces tardaba más a veces menos y eso que siempre realizaba el mismo recorrido, no sé por qué. Luego subí las escaleras como un gato a oscuras intentando sentir como se sentía mi gato a las 3 de la mañana cuando estamos todos dormidos y parece divertido aunque casi me resbalo la mano y me como el suelo, eso si que hubiera sido divertido hacerlo. Voy al hospital y le digo al médico que me rompí los dientes haciendo filosofía y que quise imitar a mi gato cuando hace el gilipollas subiendo y bajando las escaleras de una forma tan interesante y divertida. El médico desde luego a lo mejor le daría una paga a mi madre. Y LO QUE ME AHORRE EN LUZ, 2 HORAS CON EL DIFERENCIAL APAGADO INTENTADO EXTRAER IDEAS PARA ESCRIBIR EN ESTA EXPERIENCIA Y MIRA. Luego no encontraba el diferencial y me daba miedo encenderlo por si no era el que era y me electrocutaba y tardé un rato en encontrarlo.

Cuando camino en la oscuridad de la noche primero mi cabeza empieza a imaginar que hay algo detrás mía y por ello debo de caminar rápido, para que ese algo no me alcance. Y la tontería es que a donde debo de llegar es a mi cuarto y meterme rápido en la cama para dormir de nuevo rápido, y digo que esto es una tontería porque si realmente hubiera algo persiguiéndonos el lugar menos seguro es nuestra cama, sin embargo nosotros pensamos que es como un búnker en el que una vez estés dentro nada malo podría pasarte, es ridículo si nos ponemos a pensarlo. El miedo está en nuestra imaginación, el miedo en realidad no existe porque es solamente nuestra mente la que nos juega malas pasadas imaginando de todo para hacernos sentir que de verdad eso está ocurriendo. Cuando estamos a oscuras no podemos ver y nos paramos a pensar en todo lo que puede haber, entonces nuestra mente imagina cosas que generalmente nos produce miedo. También me pongo a pensar en que si ahora está todo oscuro, cuando vuelva la luz nunca más voy a poder ver, si podría realmente llegar a ocurrir esto, qué como podría vivir. Y de esa pregunta me paso a cómo un ciego puede aguantar, superar y vivir día a día eso, vivir una vida sin ver nada, sin saber donde estás y vivir generalmente desorientado. Cuando naces ciego, bueno, no estás acostumbrado y nunca has visto la luz, entonces puedes llegar a vivir así y es más razonable pero cuando una persona no está acostumbrando a vivir así tiene que ser un agobio vivir sin ver, tiene que ser horrible y una de las peores sensaciones del mundo no poder ver a las personas, no poder saber donde estás, no poder ver ningún color más que el negro. Creo que sería muy horrible vivir sin ver y una de las peores cosas que puede haber. Cuando estamos a oscuras también a veces nos desorientamos, no entiendo cómo puede llegar a pasar esto, no sabes donde estás y te crees que estás en otra parte que no es así, es increíble las malas pasadas que puede pasar eso. Me ha pasado que me he levantado y no sabía donde estaba situada de mi habitación y tenía que recorrer toda la pared con la mano para saber dónde se encontraba la puerta, es una sensación también realmente agobiante y desesperada no saber situar tu ubicación. Cuando estoy a oscuras intento no pensar en nada y avanzar rápido hasta llegar a la cama, porque mi mente suele pensar en cosas de miedo y no puedo evitar asustarme así que creo que lo mejor que puedo hacer es dejar la mente en blanco y andar deprisa hasta llegar a mi cuarto y al meterme en la cama intenta pensar en otras cosas para no volver al tema de que ese "algo" podría haberme seguido y estar ahí en mi cuarto, porque es lo que la mayoría de personas nos imaginamos cuando alguien o algo nos persigue, que está en tu cuarto y luego te quedas dándole vueltas a las cosas muchísimo tiempo hasta que logras dormirte, incluso necesitas iluminar tu cuarto con la luz del móvil o alguna lámpara para echar un rápido vistazo y asegurarte que realmente no hay nada ahí queriéndote hacer, atacar, simplemente hablarte o un sin fin de cosas las cuales nos imaginamos sin querer, porque claramente nosotros no queremos imaginar eso pero a veces es irremediable no hacerlo y casi que lo hacemos sin querer, es increíble y maravilloso el poder de nuestra mente para hacernos creer algo que realmente nosotros nos hemos imaginado y llevarlo hasta la realidad, como si de verdad estuviera pasando y sufrir por ello.

Caminar en la oscuridad:

Caminar en la oscuridad puede ser más fácil o más difícil, según la situación y el lugar. Imaginemos que se va la luz en la casa en la que llevamos viviendo toda la vida y tienes que bajar al sótano para arreglar el problema, se nos hará fácil porque nos conocemos la casa y por donde tenemos que ir a la perfección. En cambio, si se va la luz en una casa que conocemos de un día, se nos hará más difícil llegar al sótano, ya que no sabemos todavía de memoria por donde ir exactamente ni hemos tomado las medidas de la casa.

Hay personas que son valientes por naturaleza y no les da miedo la oscuridad, pueden ir por un camino totalmente oscuro por la noche sin ningún problema, o tan solo con la insignificante luz de un móvil.  Después hay personas que le tienen miedo a la oscuridad, ya que la oscuridad puede tener peligros, y no puedes ver lo que hay delante de ti.

Yo soy del tipo de personas que le tienen miedo a la oscuridad, es decir, yo no puedo ir por un camino por la noche que esté totalmente oscuro porque no sé lo que me voy a encontrar, ya que no lo puedo ver. Estas situaciones, para las personas como yo nos provocan mucha inseguridad. Imaginando que tuviera que pasar por un camino muy largo y totalmente oscuro; primero miraría la posibilidad de ir por otro lado más iluminado y seguro, si tuviera que pasar sí o sí por este camino, lo haría corriendo y con la linterna del móvil para alumbrar aunque fuera un poco y poder ver lo que hay más o menos y no tropezarme.

Tampoco es lo mismo caminar por un lugar oscuro lleno de piedras y obstáculos que en una carretera lisa y segura. En el camino con piedras y obstáculos no se podría ir corriendo, ya que la gente se puede tropezar y caerse al suelo haciéndose daño. Pudiendo elegir, preferiría mil veces la carretera oscura porque no habría riesgo de tropezarse y lastimarse ni nada por el estilo. Además si ya pasaran coches estaría mejor porque con los faros de estos podrías ver más o menos lo que queda de carretera y su longitud.

Una vez tuve una experiencia relacionada con este tema, de pequeño siempre dormía con la puerta abierta y cuando se hacía de día y me despertaba ya estaba la habitación iluminada por la ventana del pasillo que da a la habitación. Entonces, un día me desperté antes de lo normal y estaba todo oscuro, por lo que sea se había cerrado la puerta. Me esperé media hora o más en la cama a ver si mis padres o mi hermano abrían la puerta pero no. Me decidí a levantarme finalmente a encender la luz pero no la encontraba y de tantas vueltas que di no sabía ni donde estaba ya. Empecé a tocar todo y a tirar todo lo que pillaba por medio y me puse muy nervioso. Finalmente empecé a llamar a mis padres, que vinieron preocupados a ayudarme y abrirme la puerta. Nunca se me olvidará esta experiencia porque, aunque ahora me pueda parecer una tontería, de pequeño lo pasé bastante mal y me puse muy nervioso.  Desde ese día tuve cuidado con que no se cerrara más la puerta de mi habitación por las noches para que no me volviera a pasar lo mismo.

En definitiva, pienso que la experiencia de cada uno de caminar en la oscuridad depende principalmente de la edad, si la persona es valiente o no, la situación y el lugar. Depende de los factores que acabo de nombrar, la experiencia de la persona de caminar en la oscuridad será más sencilla o más costosa y difícil.

Esto de caminar en la oscuridad sobre todo cuando eres chico se pasa realmente mal nunca sabes que hay en la oscuridad. Mi madre creo que tiene algún poder anda en la oscuridad perfectamente eso si solo en mi casa nunca se tropieza y cuando la llaman por teléfono apaga todas las luces y se pone a andar de un lugar a otro luego entro yo en la habitación despacio para no tropezar y encender la luz y me la encuentro allí de repente. He probado esta experiencia subiendo a la parte alta de mi casa la cual desde chico he tenido miles de pesadillas y le tengo pánico a andar por allí en la oscuridad lo he pasado realmente mal es una habitación que tiene un cráneo de un dinosaurio gigante falso claramente pero allí esta. Esto es una cuestión porque cuando la luz está encendida no pasa nada nuestra mente nuestro cuerpo está tranquilo no hay tensión no hay miedo ni pánico pero porque cuando se apaga la luz existe el miedo el pánico si sigues estando en el mismo lugar que antes solamente que no hay luz creo que se debe al no poder ver las cosas a no tener la visión a no tener el control sobre la situación sentirte perdido en medio de una habitación y no saber donde estas. Estoy escribiendo esto a oscuras para estar más conectado con el ambiente yo tengo la ventana justo delante de mi ahora y la luz del ordenador refleja en la ventana solo mi cara ahora mismo estoy mirando la cara y me imagino que va a parecer algo de repente por detrás una especie de cara diabólica o que alguien va a poner la mano sobre mi hombro. Esto muchas veces me pasa por las noches cuando estoy jugando al ordenador a oscuras con la música a tope y entra mi madre me pone el hombro y no me muero del susto de suerte. Esta sensación es la misma que siento cuando en el mar me voy para lo hondo hasta las boyas y miro hacia abajo y veo la cadena que baja y baja y no tiene fin y se ve oscuridad y luego miras para el lado contrario de la costa y ves todo oscuro yo tengo una sensación de pánico y empiezo a nadar para la orilla rápido tengo la sensación de que un pulpo gigante va a cogerme. O como cuando vamos por la noche a beber agua y subimos de nuevo a nuestra habitación corriendo nos metemos en la cama y nos echamos las mantas hasta arriba pensando que ya nada nos va a poder pasar y miramos de reojo y vemos la ropa colgada y pensamos que es la persona que nos seguía podemos llegar  a ser tan tontos sin darnos cuenta. Todo esto se magnifica cuando vemos alguna película de miedo no somos personas racionales creemos que vamos a morir que nos va a pasar algo esa noche y solo por ver una película. Recuerdo cuando era niño y soñaba con el cuarto de arriba de mi casa y me levantaba me quedaba mirando  a la puerta fijamente y necesitaba una hora para echarle valor salir al cuarto de mis padres que está justo en frente y salía corriendo y me tiraba en medio de mis padres y le decía hay alguien tocando la guitarra arriba y quiere matarme no quiero dormir solo. Todo este miedo empezó una vez que soñé que mis padres y mi hermana salían de fiesta a las 11 esa la noche y yo me quedaba jugando a la play y aparecía una mujer que venía de arriba y me quería matar a todo esto yo estaba en la oscuridad solo la luz de la tele y al final yo mataba a la mujer con el mando de la tele. Creo que es raro pero puede que hay viniera mi miedo del cuarto de arriba por suerte ya esta superado

La oscuridad. Puede que esta experiencia sea mucho más que dar tres pasos a través de una habitación sin luz. ¿Sobrevaloramos la oscuridad? ¿La infravaloramos? En esta experiencia podemos sentir lo que realmente sería caminar en la oscuridad. Tiendes a arrastrar los pies para evitar tropezones, estiras los brazos y haces aspavientos para evitar chocar con algo o, al contrario, encontrar algo. Intentas que tu respiración sea más suave para agudizar el oído y servirte de él para avanzar. Esta experiencia me ha servido, porque mientras caminas en la oscuridad, tu mente se dispara y comienzas a imaginar cosas, sin embargo, en el momento en el que te concentras en el silencio y en la nada, te das cuenta de que es mucho más fácil pensar en ella. Al chocar y tropezar tantas veces como lo hice, reconozco que me dio por pensar si era posible que hubiera alguien que velara por mi y que evitara hacerme caer. Siempre se ha dicho, después de todo, que uno nunca está solo.

Estamos tan acostumbrados a estar rodeados de gente, de bullicio, de luz, que cuando estamos en soledad, vacío y silencio (lo cual es básicamente, mi definición de oscuridad) tendemos a sentirnos asustados y desconfiados, inseguros por lo que podemos encontrarnos.

Hablo de la oscuridad y se me viene a la mente el universo, oscuro e infinito. A muchas personas les asusta la oscuridad, y yo me podría incluir hasta hace unos años. Me asustaba lo que representaba la oscuridad. Para mí representa el vacío, la soledad, puedes esconderte entre las sombras todo lo que quieras. Pero luego lo pensé y ¿realmente es eso malo?

Todos necesitamos un lugar donde reflexionar, donde perdernos, donde estar solos. Cuando tenemos problemas, o sufrimos, todos queremos tener un sitio para poder olvidarlo. La oscuridad, infinita para mí, no es más que eso. En un mundo en el que las personas parecen ir con prisa a todas partes, sin pararse a mirar por donde pasan, con quien chocan, o la gente con la que hablan, deberíamos necesitar un poco de oscuridad. En ella todo parece cambiar, desde tu percepción de las cosas hasta tus pensamientos. Tocas algo y por tu mente pasan miles de ideas de lo que podría ser ese “algo” a cada cual más disparatada. Te da la sensación de que tus pasos son más cortos de lo que en realidad son, parece que no avanzas. Tu mente trabaja a toda máquina sacando a la luz (una expresión muy irónica para la situación) ideas que sorprendentemente están ahí. Este es uno de los motivos que me hace pensar que caminar en la oscuridad es una experiencia favorable. Si vivimos rodeados de luz y en una rutina continua, nuestros pensamientos serán los mismos o estarán relacionados con los mismos, pero si nos buscamos una alternativa a la rutina, las cosas cambian. Esto es precisamente lo que me ha ocurrido.  ¿Qué mejor manera de desconectar del mundo que rebuscando en tus propios pensamientos?

Me ha gustado esta experiencia porque para mí ha significado más que el hecho de no ver nada, ha significado mirar a través de mí misma. Mientras recorría la habitación me iba sintiendo un poco más libre, con menos tensión por caerme o hacerme daño porque, después de un rato, me daba igual cuánto daño me hiciera. Me imaginé que no pisaba el suelo de mi casa,  sino que estaba en una montaña o en algún lugar alejado de la ciudad y me sentí más relajada que nunca porque me había conseguido alejar de una rutina y una realidad que me tenía encadenada.

Caminar en la oscuridad
En esta experiencia caminando en la oscuridad y me daba miedo y angustia, seria porque hay malos momentos a venir, problemas angustiosos que solventar, eso significa que tengo miedo y terror a la oscuridad, no me es posible andar en la oscuridad durante mucho tiempo pues tardo segundos en encender la luz o meterme en mi cama como si se tratase de un refugio imposible de superar, es más, siento como si alguien me siguiese y comienzo a andar más rápido por temor a que me atrape pero eso no pasa, es una experiencia muy extraña.
Me sentía tremendamente asustada en todo momento, porque todo estaba movido de sitio bajo mi punto de vista pues la oscuridad me hacía tener mis recuerdos de los sitios concretos de los objetos confundidos.
Lo volví a intentar pero esta vez andando por una carretera o camino oscuro cerca de mi cas tranquila, significa que llevo un periodo tranquilo, un momento ideal para hacerle confidencias a alguien. También puede representar, necesidad de hacer un poco de meditación para encontrarme a mí mismo o para replantearme algunas cosas de mi vida que aun no tenga lo suficientemente claras.
Lo realice por tercera vez pero esta vez caminaba muy decidida y segura hacia algo concreto mi madre para decirle que tenía miedo y que quería que me protegiese como siempre ha hecho, esa oscuridad silenciosa aunque con algún que otro ruido extraño de los que cualquiera puede asustarse por temor a que te ocurra algo. Pero iba decidida por lo que considero que eso significa que conseguiré los objetivos que tenga en manos. Tendré mis propios éxitos y me será fácil tener éxito.
En uno de mis intentos por andar en la oscuridad oía paso o caminar a alguien detrás de mí como si me siguieran , también sentí que alguien me vigilaba para ver hacia donde iba y posteriormente ir detrás de mí. Pensé que si cambia de sentido hacia el que caminar confundiría a esa supuesta persona que me estaba siguiendo aunque estoy segura que era todo producto del miedo y temor a esa profunda oscuridad que invadía mi recorrido, pero al menos me quedaría tranquila.
Pensé en caminar de rodillas en la oscuridad por mi pasillo para saber qué es lo que sienten aquellas personas valientes capaces de realizar esta acción que a mí me costó tanto pues iba muy lenta y me daba mucho miedo de tropezar o topar con algo tan duro que me hiciese daño, que cosa más absurda porque eso también me podía pasar andando normal. Esto significa que he estado tanto tiempo sometida a los ideales de otra persona, que cuando he querido tomar mis propias decisiones me está costando mucho pero sé que lo conseguiré con todo el esfuerzo y el empeño necesario.
Esta experiencia ha sido para mí una de las más difíciles pero he aprendido a perder ese gran temor a la oscuridad que poseía, y a conseguir mis objetivos y tomar mis decisiones por mí misma.

Basta con cerrar los ojos para notar que nuestro alrededor se ve extraño, que todo es oscuro y frío, que te falta la gente, tus objetos personales, tu familia, ves como es cada persona, alto/a flaco/a, gordo/a guapo/a, cariñoso/a, elegante...

Por eso yo voy a hacer esta experiencia, para demostrar que tomar decisiones sin ver es difícil y que te falta cada persona para guiarte y aconsejarte en todos los movimientos, fallos, aciertos...

Para comenzar me he metido en una habitación que no conozco con los ojos cerrados, todas las ventanas cerradas y la puerta también, y después he abierto los ojos.

Al principio me daba miedo, porque me sentía sola y no escuchaba otra cosa que no fuesen mis pensamientos y mi respiración, entonces, miré alrededor y como es lógico seguía sin ver nada, entonces decidí moverme de sitio pero acababa golpeándome con algo o estrellandome contra algo literalmente hablando.
Me sentía rara, sentía lo que era la soledad, lo que era alomejor estar en un agujero negro y no ver la salida en nada, sentía angustia y a la vez tranquilidad, porque podía pensar y no había nada ni nadie que me interrumpiese ni me estuviera comiendo la oreja para que pensara lo que ella quería que pensase. Estaba sola, yo, mi mente y mi ser, juntos en una habitación oscura.

Entonces empiezas a pensar en cómo despreciamos el sentido de la vista para admirar la belleza que nos rodea, para contemplar cada momento y grabarlo en nuestra memoria, en mirar por ultima vez a alguien, en fijarnos en las pequeñas y en las grandes cosas que nos rodean, en todo los que nos queda por ver y por borrar de nuestra vista y de nuestro recuerdo.
En ese mismo instante me acordé de las personas ciegas, de como ellos viven solo guiándose por lo que escucha, los que sienten y los otros dos sentidos más, pero ¿los ciegos notan la claridad en sus ojos?¿Ven una luz blanca si les apuntamos con una luz, o solo ven oscuridad? , entonces te das cuenta de que muchas personas de las que te rodean están ciegas metafóricamente ya que no quieren ver la realidad y se cierran en una realidad imaginada suya que les aporta la felicidad y la certeza de que es así.

En verdad, esta experiencia las puedes enfocar de tantos puntos de vistas distintos que no sabes por donde acabar, verdaderamente cuando una persona es una en algo, se puede decir que está a oscuras ya que no conoce lo que le rodea, ni los objetos, ni las personas ni nada, por así decirlo no es su entorno más familiar, entonces cada decisión puede cuestionar tanto su futuro como su mismo presente por lo que tiene que ser muy meticuloso en lo que elije y basarse en sus conocimientos, en sus creencias y en sus ideales para así poder conseguir el éxito y como he dicho antes, no ir dándote golpes con cada cosa con la que te tropiezas.

Por otra parte, se puede enfocar desde la persona que se conoce el terreno como la palma de su mano y es capas de ir totalmente ciego ya que jamás se equivocará en ninguno de los pasos que de, entonces esté en cualquier condición sabrá que decisión tomar y tendrá seguro de que es la correcta porque es el más experimentado en la materia y según él alomejor no necesita ni la ayuda ni la opinión de nadie para alcanzar el éxito.

En conclusión, da igual en que condiciones estés ya que tú también vas a cambiar al mismo tiempo que el mundo, porque te vas a adaptar a esos cambios y los vas asimilar tanto sus mejoras como su empeoramiento, es decir, el mundo no se amolda a ti, si no que tu has de acomodarte a él porque es el principal medio de conocer la realidad y lo que te rodea.

Otra experiencia  la cual más de una vez la mayoría la hemos hecho.

Cuando era más pequeña recuerdo que siempre después de haber visto una película o miedo o alguna escenas  que tuviesen  bastantes  repullos, a la hora de irme a dormir no me gustaba ir por el pasillo a oscuras, primero encendía   la luz del pasillo luego la de mi cuarto y cuando pasaba el trayecto del pasillo a mi cuarto  apagaba la del pasillo, entraba a mi cuarto abría la cama para meterme dentro, entonces corriendo apagaba la luz y me metía dentro tapándome hasta la cabeza. Todavía de más pequeña con seis siete años  me tenían que poner en el enchufe las lucecitas estas que se quedan encendidas cuando esta todo a oscuras porque me daba miedo quedarme completamente sir ver nada. En fin como yo digo miedos tontos que se nos metían en la cabeza cuando éramos  pequeños.

Ahora eso de andar a oscuras lo hago todas las mañanas cuando me levanto a las siete para prepararme para ir al instituto, también lo hago todas las noches cuando voy a irme a dormir, abro la cama sin necesidad de tener que darle a la luz, y me meto dentro, ando por el pasillo esquivando los marcos de las puertas, la verdad es que no tiene mucha dificultad cuando te sabes tú casa de memoria, sabes donde dejaste las cosas y puedes ir sin necesidad de darle a la luz. Aún así no digo que no me haya pegado alguna vez el buen golpe en la cabeza porque creía que la puerta estaba abierta y no era asi, después de eso se me escuchaba a mí en medio de la oscuridad rillendome sola, cuantas ves no habrás tropezado con las esquina de la cama y tu meñique lo habrá sufrido bastante, y cuantas otras muchas veces te has enganchado con las manivelas de las puertas.

Eso si hay algo que no se si le pasara a más  gente, yo por ejemplo tengo los ojos claros, todo el mundo sabe que los que los tienen azules, verdes…les molesta mas la luz, es mas muchos estudios  que he leído demuestran   que las personas con los ojos claros no es que puedan ver nítidamente en la oscuridad pero sí  que ven  las siluetas y la forma de las cosas en la completa oscuridad  mejor que  otras personas.

Es algo curioso que no siempre sea cierto, el caso es que a mí me ocurre. A mí me molesta mucho la luz del sol y después de un rato en pleno sol tengo que  irme a la sombra o a algún lugar donde ni si quiera halla luz natural porque me duelen los ojos. Entonces volviendo al tema cuando llevo un rato en la absoluta oscuridad puedo apreciar  la silueta de objetos, la forma de las cosas, si hay otra persona en la misma habitación puedo distinguirle la cara, no con mucha claridad pero si mejor que como otras personas que no ven absolutamente nada, que es como si cerrases los ojos .

En conclusión lo de andar a oscuras no es un reto para mí, lo hago millones de veces, estoy acostumbrada lo veo como algo normal, eso sí, para los que no pueden ver, es decir para los ciegos eso si que tiene que ser muy duro, experimentar  andar en la oscuridad por ejemplo yo que puedo ver algo  mejor pues no me quiero imaginar las pobres personas que son ciegas y prescinden  de ese sentido tan importante.

Si que considero real eso de que se agudizan los sentidos, escuchas  mejor algunas veces escuchas cosas que a lo mejor vienen de lejos es verdaderamente curioso por lo menos a mi me pasa¡  

Supongo que esta experiencia la hemos realizado todos más de una vez. Quizás a algunos les de miedo la oscuridad, quizás a otros ese miedo se les ha pasado con el tiempo.
A mí, sinceramente, creo que nunca me ha llegado a dar miedo la oscuridad, al menos no de la misma forma que a los demás.
Cuando me comentaron esta experiencia, pensé: “Bah, que tontería, que voy a decir de la oscuridad si no me da miedo ni nada” pero supongo que aunque esa es la sensación más típica que produce el caminar en ella, no significa que sea la única.
De pequeña creo no me daba miedo la oscuridad al menos al principio, pero creo que después hubo una temporada en la que comenzó a dármelo, ¿por qué de pequeña no y después algo más mayor si?
Aunque no me acuerdo, seguramente alguien me introduciría ese miedo, puede que fuese mi hermana, puede que un amigo o amiga, no lo sé. Los miedos muchas veces son infundados, hay otra experiencia que habla de ello, creo que no voy a hacer esa, pues no tengo planteado subirme a ningún autobús en los próximos días. El caso es que llegué a tener miedo, pero se me pasó al poco tiempo.
Ahora mismo y desde hace un tiempo, no es que goce precisamente de lo que es un sueño profundo y reparador, tardo en dormirme, tanto si me acuesto a las once de la noche como si lo hago a las dos de la mañana, y además tengo un sueño intermitente así que me despierto muchas veces durante la noche. Ello hace que ya esté acostumbrada a la oscuridad, pues hay veces en las que es mi única compañía cuando todos están dormidos. No me gusta encender la luz pues pienso que podría despertar a los demás, especialmente a mis padres, ya que mi madre se despierta con el mínimo ruido o luz, y es lo último que quiero pues necesita descansar después de todo lo que trabaja durante el día. Así que cuando estoy caminando a oscuras de noche, me pongo a pensar, en que voy a hacer por la mañana, si tengo algún examen, si le tengo que decir algo a alguien,...se me viene todo eso a la cabeza mientras camino a oscuras por un pasillo que ya conozco perfectamente, entonces intento apartar todo eso de mi mente ya que pienso que si comienzo a pensar, no podré volver a dormirme cuando vuelva a la cama porque se habrá activado demasiado el cerebro y me costará más volver a dormirme. No sé si esto es así en realidad o es una teoría que me he inventado yo, pero a mí me ocurre así.
Hace poco leí en un libro (El juego de pensar) algo parecido a que es una tontería tener miedo de estar a oscuras en un lugar conocido, es el mismo sitio pero sin luz y pienso que es razón. No he leído las respuestas de los demás, pero seguramente dirán que no tienen miedo de caminar por su casa a oscuras, que es donde habrán realizado la experiencia, pero claro todos conocemos nuestras casas (y quien tenga miedo de caminar por su casa a oscuras, no lo comprendo del todo) , pero ¿cómo sería ir por la calle a ciegas? Que es como ir a oscuras, yo lo he intentado, con alguien guiándome más o menos y ahí si que me invade la inseguridad. Tengo miedo de tropezar con algo o con alguma persona, seguramente ésta pensaría que soy un poquito tonta pero bah, eso no importa realmente. Pienso que no se donde están los cruces y que vayamos a que vaya por uno y me atropellen y eso me impide avanzar, ¿cómo pueden vivir así las personas ciegas? Yo sinceramente no podría hacerlo, sería muy difícil para mí, así que espero que ese sentimiento de inseguridad de no saber que hay a mi alrededor, ese sentimiento de sentirme desprotegida, más vulnerable para los demás, espero que esos sentimientos y emociones tan sólo sean el resultado de esta experiencia y no sentirlo de manera continuada, no al menos por esta razón.

Esta es una sensación que me ha ocurrido en muchas ocasiones y estoy segura de que me

ocrrurrirá en bastantes más situaciones de mi vida.

Siempre que he ido a un sitio donde había oscuridad me he parado un minuto antes a pensar todo lo que podría haber en ese lugar , y qué me podría pasar si entro caminando sin saber lo que hay a mi alrededor, ni qué cosas son con las que me podría tropezar.

Con el hecho de pensar nos da muchas cosas que imaginar. Entre muchas de ellas, ¿Quién no ha visto la película de Toy Story? Bueno, seguramente la mayoría de las personas, por lo menos yo. En muchas situaciones he llegado a plantearme en que los muñecos de mi dormitorio puediesen reacerse en juguetes con vida a través de la oscuridad. Es un poco ilógico y es verdad que eso no es lo que va a ocurrir, pero es una imaginación que nos mete en la cabeza de forma involuntaria, ya que nuestro cerebro recoge las imaginaciones de una manera exagerada, para asustarnos más. Cada uno tiene sus perspectivas de pensar.

Otra de las cosas de las que me he podido parar a pensar para acceder a un sitio oscuro, es a una persona detrás de la puerta o escondida debajo de la cama, por eso mismo muchas veces he entrado a mi dormitorio corriendo a coger mi pijama y he salido inmediatamente sin mirar atrás, colocarmelo en el salón protegida por mi familia. Ya que de pequeña me contaron una leyenda, en la que dos mujeres estudiantes de veinticuatro años aproximadamente estaban residiendo en una casa de alquiler. Un día, una de ellas se fue a dormir a la casa de su madre que estaba enferma y debía cuidarla, pero se le olvidó el pijama y volvió a su apartamento para cogerlo. Cuando llegó, en situación de encender la luz y entrar a por el pijama, hizo lo contrario, alzó la mano para cogerlo rapidamente con la prisa de tener el coche mal aparcado, y se marchó. Al día siguiente, cuando llegó, la policía estaba en su apartamento, y su amiga muerta en la cama. En el espejo ponía: Suerte tuvistes de no haber encendido la luz, porque sino tu también hubieses sido una más...

No sé si esta leyenda será cierta o no, pero podría ocurrir cualquier día. No solo como esta pequeña historia que acabo de contar, pero si que hay también muchas películas sobre este tipo de relatos que nos tienden a imaginar respectivas cosas en situaciones como estas.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2019   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio