FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Hs naufragado con el TItanic pero por suerte para ti has logrado subir a un bote salvavidas. El bote está lleno. Sois diez, incluido el capitán. Si sube una sola persona más el bote se hundirá y todos moriréis ahogados. Cuando os creéis ya a salvo una mano se agarra al bote y alguien intenta subir. El bote se resiente. Os dáis cuenta de qué es un niño de unos 8 años. Si el sube todos os ahogaréis. ¿Qué harías e este caso? ¿Lanzar al capitán? Solo el sabe manejar el bote. ¿Lanzar al más viejo? ¿y si es tu padre? ¿Ahogar al niño? ¿con tus propias manos? ¿mirar hacia otro lado? ¿tirarte tu? ¿y dejar a tu familia sin un padre o madre? ¡Dios, qué dilema!

Visitas: 685

Respuestas a esta discusión

Estoy un poco confusa con este dilema ya que se me ocurriría hacer tantas cosas, mi cabeza ahora mismo es un caos.
Yo opino que un niño pequeño no pesa tanto como para hundir la barca pero me pregunto que quién se arriesgaría a subir a bordo al pequeño para que todos se ahogaran.
También en ese instante de tanto agobio y sufrimiento creo que me quedaría parada no conseguiría hacer nada entraría en un trauma.
Lo primero que pienso es que deberíamos descartar al capitán a la hora de arrojarlo al agua ya que sin él no podríamos abandonar la zona, no sabríamos orientarnos, pero no sólo él sabe utilizar el bote si le sonsacamos información podríamos aprender a navegar y lo tiraríamos al agua pero yo no sería capaz de tirar a un pobre hombre sin saber si tiene familia a la que mantener y aunque no tenga obligaciones no podría, eso es matar a una persona y yo no tengo fuerzas para hacer eso.
Tampoco podría arrojar a un hombre que fuese mayor independientemente que fuese mi padre o no aunque no niego que lo primero que he pensado es en que alguien lo empujara pero porque si lo hiciera yo a parte de que como he dicho antes, alguna fuerza interior me lo impide viviría con la culpa durante el resto de mi vida o del trayecto porque se puede hundir o caerle un rayo o chocarse contra un islote de hielo.
En una situación así creo que porque sea el hombre tu padre no debes descartarlo ya que es un poco injusto para el resto que ha perdido a su familia en el Titanic y si el hombre ya está mayor pues que se le va hacer, sí te dolería mucho perder a un familiar muchísimo más porque es tu padre incluso has podido perder el resto en el barco y verte vagando solo o sola por el mundo sin tener un lugar a donde ir.
Para ser sinceros jamás me tiraría yo de la barca al agua es que no se me pasaría por la mente esa idea ya que yo soy muy joven y todavía puedo rehacer mi vida y formar una nueva familia sé que antes he dicho que no se debe descartar a nadie pero yo no conozco a una persona que sea tan entregada y menos que tenga que morir por otros.
Yo creo que en ese momento todos estaríamos mirándonos incluso empujándonos y más de una persona con tan poco corazón por cierto, estaría quitando las manos del niño del bote.
También a lo mejor ese niño sería más feliz si muriera ya que ha perdido ha toda su familia en el barco y no tiene a nadie en el mundo y nadie podría hacerse cargo de él sólo que iría directamente a un orfanato o también podría ser adoptado por una familia que lo cuidase o que lo maltratara.
Como conclusión creo que me tiraría yo, ya que no tengo una idea clara en la cabeza.
Aun que me duela decir esto, creo que me salvaria yo ante todo...
El bote estara lleno, pero seguramente que habra alguna persona que este un poco rellenita y que este ocupando el peso de otra que quizas se merece ese lugar(ese pobre niño). Por ello hecharia al que mas gordo estuviera si es la verdad aun que parezca cruel, y si el mas gordo fuera el capitan al otro gordo o gorda...
Yo por supuesto me quedaria en el barco, y si conmigo va algun familiar o persona querida o conocida lo dejaria tambien, sin embargo si es alguien que odio lo hecharia por el niño de 8 añitos.
Tambien seria una buena alternativa hechar al mas viejo, si lo pensamos es al que menos vida le queda y un niño de 8 años tiene mucha vida por delante por lo que si o si hay que salvar a ese crio.
Mirar hacia otro lado seria como un delito, estaria matando a una persona que esta viva y encima a un niño por lo que tiene aun mas delito asi que no se si me daria tiempo a hechar a alguien o decirle al capitan que hechara a alguien no pensariamos ni decidiriamos a tiempo quien merece vivir y quien morir... porque quizas por mi culpa muriera una buena persona, un artista, alguien que hara un mundo nuevo y mejor... por otro que es un terrorista, asesino, violador, pederasta.. pero la vida es asi hay que tomar decisiones dificiles, y unas tendran buenas consecuencias y otras malas, porque nos equivocamos al elejir.
Yo no creo que fuera capaz de tirarme por una duda como esta, quizas si estuviera en la situacion lo veria de otro modo pero suicidarme por dar la vida por un niño no lo veo muy razonable porque el tiene derecho a vivir pero yo tambien, al decir esto me estoy contradiciendo con lo que he dicho al principio de tirar al mas viejo o al que mas pese pero no puedo ir contra mis ideales y si es lo que pienso tengo que decirlo, yo tengo claro que no seria capaz de tirarme y ver como se va el bote en el que me podria haber salvado, mi ultima opcion...
quizas mi vida para mi es mas valiosa que la de ningun otro ser que no sea mi madre...y no la desperdiciaria ni la dejaria escapar.
Por ello no se como comentar este dilema, no se que haria si estuviera en este lugar, no sabria que hacer, y no seria capaz de dar mi vida como ya he nombrado pero tampoco de arrojar a nadie que muriera por mi culpa esto seria una forma de quitar la vida de asesinar y esto va en contra de la ley social e incluso cristiana...
desearia poder cambiar esa situacion y que ese niño o alguien del bote no sufriera por mi culpa, pero la vida es injusta y justos pagan por pecadores.
Me encuentro en un crucero, con un barco con capacidad para 1000 personas. He venido con mis mejores amigos a descansar. Al igual que yo hay cientos de personas que vienen con sus amigos, familiares, parejas… quizás en unas de sus mejores vacaciones, puesto que este singular barco cuenta con todas las facilidades que cualquier ser humano pueda exigir: unos 100 restaurantes y bares, discotecas con la mejor música actual, piscinas, spa, balneario, servicio de habitaciones 24 horas…. Pero, me encuentro metido en un gran lío. ¡Ha comenzado a entrar agua en el barco! Los bajos están inundados, un temporal nos azota, con olas de hasta 5 metros de altitud. Me tranquilizo a segundos pensando que pronto vendrán a recatarnos. ¡Las autoridades vienen de camino! Pero, el barco auxiliar no tiene capacidad para todas las personas que nos encontramos aquí. Colaboro con la tripulación. Mi tarea es la más complicada. ¡Tengo que elegir quien ocupará ese barco! Ante todo, quiero que mis amigos estén a salvo…pero pienso que el resto de la gente merece lo mismo. ¿Qué pasará con los hijos de esas familias que aún tienen toda la vida por delante, con miles de cosas por hacer? ¿Debo de separar a las personas según la edad? ¿Deben morir ahogados las personas que no puedan pasar al bote auxiliar? ¿Debe salvarse la tripulación o por el contrario son los que tienen que morir? ¿Qué pasará con el resto de la gente? ¿Qué pasará con el maravilloso barco donde hemos disfrutado tanto todos? ¿Qué pasará conmigo?
Tengo mil y una incógnitas por resolver, no se por donde empezar. ¿Qué debería de hacer primero? Pienso que sería buena idea que todas las personas que se encuentran el barco sean informadas en todo momento de lo que ocurre. Pero, quizás si les digo que no hay capacidad en el bote salvavidas para todas las personas el pánico se haga con todo el mundo y no pueda desarrollar en condiciones mis tareas. Pienso que si estuviese en el caso de los cientos de personas aquí encontrados me gustaría saber que es lo que pasa en cada momento, por lo tanto voy a echarle todo el coraje que pueda y voy a hablarles, a pesar de que me tiemble la voz, me suden las manos, y muestre una actitud poco tranquilizadora.
Llegó el momento de enfrentarme a la verdad delante de mis queridos acompañantes de viaje. Tomaré aire, les saludaré con unas calurosas palabras y les diré:
Buenos días queridos acompañantes. Ante todo queremos que estén informados sobre los acontecimientos que están sucediendo en el lugar que nos encontramos. Como consecuencia de una avería, el barco está quedando totalmente inundado en la parte más baja. Nuestra marcha hacia algún puerto es imposible, ya que el barco comenzaría a inundarse a una velocidad mucho más rápida de la que lo hace ahora mismo. Las autoridades están informadas de lo que está sucediendo en alta mar, y por lo tanto en breve esperamos su llegada. Les pido paciencia y colaboración para que todo se desarrolle de una forma lo más rápido posible. Tan solo les comento un inconveniente. Las autoridades nos han comunicado que el barco que se acerca para nuestro rescate no tiene capacidad para las mil personas que aquí nos encontramos. Por protocolo, he pensado que lo mejor sería intentar que lleguen al barco todas aquellas personas de menor edad, madres y jóvenes, y a medida que va pasando el tiempo si hay capacidad para más gente vayan subiendo al barco el resto de la gente excepto la tripulación. Quiero hacerles llegar que esta decisión me ha costado mucho tomarla, he meditado bastante y he seguido el ejemplo de otros accidentes de un estilo similar. Espero que me hayan comprendido y espero que respeten esta decisión. Gracias.
Llegado ya el bote salvavidas, los niños pequeños y madres de éstos comienzan a pasar hacia un lugar a salvo deseando encontrarse si llega a tiempo otro bote salvavidas con las personas que más quieren.
Para mi esto sería una decisión muy difícil pero se que tendría que tomar alguna decisión puesto que nadie quiere morir. Yo jamás he estado en alguna situación como esta y espero que jamás lo esté puesto que en ese momento no sabría lo que hacer es una decisión que nos incumbe a todos no solo a mí, yo no tengo porqué decidir frente a las decisiones de los demás, a lo mejor hay personas que quieren hacer una cosa y otras personas que quieren hacer otra pero se tiene que decidir alguna por el simple hecho de que estamos todos incluidos en tomar la decisión. Esta situación requiere muchísima responsabilidad y los cargos de conciencia que me daría si yo tomara una decisión yo sola, sabiendo que está en mi mano decidir lo que tengo que hacer o no tengo que hacer, yo no podría, la culpabilidad sería tan grande que quizás se me salvara tuviera que asistir a algún sitio para intentar borrar esos restos de culpabilidad, los remordimientos serían grandísimos, una vida se tiene que perder o se pierde una o se pierden 10 vidas, es preferible perder una vida a 10 pero eso nadie lo sabe pues la decisión se tiene que tomar tarde o temprano. En un primer lugar se tendría que ver las personas que supuestamente nos encontramos en el barquito que nos ha salvado la vida a algunos cuantos, si los que vamos somos todos jóvenes, si somos viejos, si hay de todo, si echamos al capitán, también tenemos que ver como es el capitán si es viejo si es joven, si es intermedio y ahí ya nosotros iríamos tomando una serie de decisiones. Ya sé que tarde o temprano tengo que tomar una decisión pero esa decisión tiene que ser muy meditada en este caso no seriamos libre puesto que tenemos unas serie de condiciones que nos obligan a hacer determinadas cosas en contra de nuestra voluntad puesto que no lo haríamos voluntariamente. Primero esto se echaría a votación puesto que la decisión no tiene que ser mía solo, como estamos muchos más en el bote y los demás también tendrían que tomar la decisión puesto que yo sola no tengo toda la responsabilidad de decisión. Aunque todos votaríamos, yo votaría por echar al capitán puesto que aunque sepa remar alguien podría ayudarnos, y puesto que ha vivido lo suficiente, yo tiraría al capitán para salvar la vida de un niño de 8 años que tiene más vida por delante que el capitán que aunque sepa remar, nosotros ya conseguiremos llegar a la orilla con unos métodos u otros pero que ya llegaremos a la orilla para poder poner los pies en la tierra. Pero así el niño podrá salvarse, aunque se tenga que sacrificar una vida, pero otra vida se podrá salvar así más de 10 personas no se sacrificarán. Aunque todo esto se votaria por el simple hecho de que yo no soy la única en el vote así que eso se tendría que echar po votación porque a lo mejor hay personas que no quieren que el capitán sea el sacrificado, pero eske en un cierto sentido yo no podría tirar a nadie puesto que sus vidas no están en mi mano y tenemos que ponernos también en la situación de la persona que es la que va a sacrificar, hay que ponernos en su situación, como se debe sentir esa persona que es la que se va a sacrificar sin decisión propia, solo porque los demás no sean lo bastantes valientes para sacrificarse, o no sean lo bastantes inteligentes como para idear algún plan para que nadie se tenga que sacrificar, lo que yo no estoy dispuesta a sacrificarme puesto que yo tengo toda la vida por delante, yo simplemente le llevaría 9 años a ese niño y para sacrificarme yo, que se sacrifique otro o simplemente que el niño se quede en el agua si nosotros no nos ponemos de acuerdo de quién es el que se va a sacrificar.
Le he dado muchas vueltas a este dilema, y aunque parezca una estúpida reflexión y quizás algunos penséis que no es cierta... Yo diría, hoy por hoy, que realmente arrojaría al mar a todas las personas del bote, incluída yo, salvo al capitán.
¿Y por qué al capitan no? Pues porque es el único que puede llevar el bote a un lugar a salvo.
Nada más de pensar, que un niño pequeño asomara su cabecita por el borde del bote y me mirara con ojos de niño, con ojos de inocencia, con ojos de angustia,... De verdad lo digo, yo sería capaz de arrojar a la mayoría del bote, incluyéndome a mí por poder salvar la vida, la corta vida de aquel pequeño.
Quizás me esté equivocando en mi teoría, pero es mmi reflexión y es, lo que seguramente, haría.


Un saludo.
Bueno este dilema es muy curioso la verdad, porque para nada nunca antes me lo hubiera planteado, porque
es algo un poco irreal para mi epoca formar parte del famoso barco TITANIC, pero bueno, como no hay
otra cosa, pues a responder este dilema como con los demás de esta evaluación.
Para empezar, yo nunca me hubiera subido en un bote, sabiendo que miles de personas morirían, o todos
tenemos los mismos derechos o nada, pero bueno, suponiendo que yo me subo en el bote y que voy con unas personas más,
¿qué haría? Pues bien, realmente para nada lo tengo claro, es algo, muy dificil de decidir, al igual que la cuestión
que nos planteaste ya Fernando en clase del asunto de el fin del mundo en 2012. Pero a pesar de ello, sabías
de ante mano cuales serían las respuestas que entre todos escogeríamos. Bueno, el caso es que, claro, por supuesto
nadie querría morir ahogado, porque como ya he dicho anteriormente en uno de los dilemas es la muerte más
desagradable que existe, que ansiedad, que horrible, angustiante y desesperante debe ser morir ahogado.
Por ello...empezemos a descartar, de el capitán jamás podríamos descartarnos, bueno en un caso sí, si hubiese
otra persona que si sabe navegar y dirigir el bote. La verdad, es que sí, yo me deshacería de la persona más vieja
si no fuera mi padre o madre, claro, que sí, es una actitud muy egoísta pero sé que todo el mundo tira siempre
para su lado y su entorno, y ¿por qué no yo? pues bueno. Es algo más lógico salvar la vida de un niño o niña
de 8 años que tiene toda la vida por delante que puede ser alguien importante con el tiempo, que salvar a una persona
que tiene los días contados y que si no es en ese momento morirá un poco más tarde. Y bueno, dudo que sea
la única que piensa de esta manera porque un niño pequeño o niña se merece vivir, enamorarse, bailar, reir, etc...
cosa que una persona ya anciana pues ha experimentado, y que dudo que le falten cosas por vivir, como a diferencia
le pasaría al chaval o chavala de 8 años. A pesar de ello, me parecería una muerte injusta y poco digna para la
persona anciana, pero vamos igual que para un niño más pequeño. Morir ahogado es una muerte, pues dolorosa
en la que se sufre mucho, en la que se pasa verdaderamente mal, y que no podemos hacer otra cosa, si no
que concienciarnos a que vamos a morir.
Sinceramente el reparto que se realizó en los botes tras el hundimiento del TITANIC no me parece pero para nada
el correcto, es cruel saber que por tener más dinero tienes una vida asegurada y más digna que una persona
con unas condiciones de vida que roza los límites, a ver, ¿por qué ellos tienen derecho a salvarse y los demás no?
Es que no hay respuesta que dar la verdad, es una sociedad materialista, totalmente y muy muy cruel.
Es injusto valorar a una persona por su poder adquisitivo, porque la verdad es que las mejores personas son
las pobres, no por nada, si no porque los ricos, se lo tienen muy creido, y mucho menos, y lo que faltaba
es que encima se salvaran ellos por su dinero, ¿qué broma es esta? Esto era lo único que faltaba, volver a
sistemas de la edad media, que aquí los que más privilegios tuvieran fuesen los ricos por su economía, totalmente
en deseacuerdo. En deifinitiva yo escogería salvar al niño pequeño ante todas las cosas, hubiera que tirar a quien
hubiese que tirar. Necesitamos a la gente joven a toda costa.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio