FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA


Un joven concurrio a un sabio en busca de ayuda.

— Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada. Me dicen que no valgo absolutamente nada. Me gritan que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que los demás me valoren más?


El maestro, sin mirarlo le dijo: "cuánto lo siento muchacho. No puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mi propio problema. Quizás después..." Y haciendo una pausa agregó: "Si quieres ayudarme tú a mí, podría resolver el este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar".
— E… encantado, maestro, titubeó el joven, sintiendo que de nuevo era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
— Bien, continuó el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo meñique de la mano izquierda y, dándoselo al muchacho, añadió: "toma el caballo que está ahí fuera y ve al mercado. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, y no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas".




El joven tomó el anillo y se fue. Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecerlo a los mercaderes, que lo miraban con algo de interés hasta que el joven decía lo que pedía por él. Cuando el muchacho mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le giraban la cara y tan sólo un anciano fue lo bastante amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era demasiado valiosa para entregarla a cambio de un anillo. Alguien le ofreció una moneda de plata y un recipiente de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta. Después de ofrecer la joya a todas las personas que se cruzaron con él, que fueron más de cien, y abatido por su fracaso, montó en su caballo y regresó. Cuánto hubiera deseado tener una moneda de oro para entregársela al maestro y liberarlo de su preocupación y recibir al fin su consejo y ayuda.


El joven entró en la habitación del maestro.
— Maestro, dijo- "lo siento. No es posible conseguir lo que me pides. Quizás hubiera podido conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que pueda engañar a nadie respecto al verdadero valor del anillo.
— Eso que has dicho es muy importante, joven -contestó sonriendo el maestro-. Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo. Ve a ver al joyero. ¿Quién mejor que él puede saberlo? Dile que desearías venderlo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca: no lo vendas. Vuelve aquí con el anillo.



El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego dijo al chico:
— Dile al maestro, joven, que si lo quiere vender ya mismo, no puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro.
— ¿Cincuenta y ocho monedas de oro? -exclamó el muchacho.
— Sí, replicó el joyero.- Yo sé que con tiempo podríamos obtener cerca de setenta monedas, pero si la venta urge...



El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
— Siéntate- dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como ese anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte un verdadero experto. ¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?


Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda.

Visitas: 15058

Respuestas a esta discusión

Vale que no pretendo que cualquiera descubra mi verdadero valor, esta claro.
Pero... ¿alguien podría decirme dónde esta el verdadero experto? Es que no lo encuentro.
Si, llevas razón. Pocas personas son las que saben valorarnos realmente. Me siento un poco identificado con el joven de este cuento. Personalmente he de decir que quien mejor sabe valorarme son mis padres, concretamente mi madre. A veces sabe más que yo sobre mi mismo, y me hace darme cuenta de facetas mías, de las que yo ni siquiera me había llegado a dar cuenta. A veces me pregunto como lo hace. ¡Y es que es mi madre!
Los sicólogos y algunos especialistas en la materia se encargan de esto, pero verdaderamente creo que no se acercan del todo a lo que sería un concepto global de uno mismo. Quizá en cuestiones de inteligencia, que aún lo dudo, y aun más si hablamos de sensaciones y sentimientos de la persona, de lo que nos hace ser como somos.
¡A veces no nos valoramos ni a nosotros mismos, pues espera a que sepan valorarte los demás! Por eso pienso que es prácticamente imposible una valoración exacta de una persona.
De todas maneras creo que puedo sacar algo positivo de este cuento; tener la fe y la esperanza de encontrarme algún día con un verdadero experto. Alguien que después de haberme conocido durante tiempo, sepa valorarme de forma casi perfecta.
lo que transmite el texto con el verdadero valor del anillo es que no sabemos cual es el verdadero valor de las cosas y que no sabemos valorar lo que tenemos. Hay veces que ami me pasa eso, por ejemplo, cuando me peleo con mi padre, con mi madre o con mi hermano, no me doy cuenta del valor que tienen para mi. Esto tambien pasa en cosas materiales, como por ejemplo, cuando yo no le doi valor a mis cosas y no pienso en esos niños pobres que no tienen de nada. O tambien puede pasar cuando no valoramos la comida que nos ponen en el plato cuando hay niños pasando hambre en paises subdesarrollados. En total, creo que deberiamos de valorar a todo lo que nos rodea, ya sea material o de otro tipo, incluyendonos a nosotros mismos
Muchas veces las personas no ven su verdadero valor, muchas veces el valor no está en las habilidades ni en la belleza física si no en el corazón y como ese anillo solo vemos el exterior pero no nos molestamos en ver más alla !!!El valor se lo tiene que dar uno mismo, con respeto sinceridad, honestidad para con todas las personas de su entorno, admás respetar a todos por igual, al que tiene o al que necesita, nadie puede ser tan onmipotente por creerse lo mejor del mundo, todos los seres humanos tenemos cosas buenas y malas, lo que sucede que cada uno debe tener la inteligencia o integridad para saber quien es quien, sin mentiras, porque cuando uno se levanta y se mira al espejo su cara es el reflejo del alma, eso me lo dece mi madre,no le hagas a nadie lo que no te gustaria que te hicieran a ti , ese es el valor que uno debe darse , es ciero si nosotros mismo no nos valoramos, no podemos pretender que las demas personas lo hagan a nosotros .
Me encanta este cuento!El cuento tiene mucha razón , tiene toda la razón, nos pasamos media vida tratando de agradar a otras personas ,haciendo cosas para que el resto del mundo nos valore mas y casi siempre olvidamos lo que realmente somos y lo que de verdad valemos ,creemos que por que fulanito diga de nosotros que no somos gran cosa ,entonces es por que no somos gran cosa,y olvidamos que la única persona que sabe al 100% lo que valemos somos nosotros mismos, no se por que razón creemos que por que una persona nos diga que somos buenos o malos es lo que de verdad somos ,quizás sea por que vivimos en un mundo en el que no importa quien eres de verdad sino como te ven los demás ,te tienes que ajustar a unas ciertas normas que quizás no se ajusten contigo pero en lugar enfrentarte a esas normal y al resto del mundo por ser quien de verdad eres, sencillamente lo aceptamos ,cuando en verdad hasta el que supuestamente no sirve de nada es de un gran valor para muchísima genteNo se nos valora y dentro de cada persona hay 1 tesoro por descubrir peo solo nos atrae el envoltorio, pero cuando lo abrimos a veces solo nos llevamos 1 gran decepcion. No hay q fiarse tanto d las apariencias, lo exterior es fácil d ver pero lo que verdaderamente logrará que seas feliz es lo más difícil d ver, es lo q se encuentra dentro d uno mismo. A veces ni uno mismo se conoce realmente, sabríais decirme que haríais en cada situación ?Cuando lo descubras será cuando realmente te conozcas .Esta es una de mis historias favoritas. porque no es importante que los demas se den cuenta de tu gran valor. lo mas importante es que reconoscas tu lo reconoscas y no te sientas mal por que los demas no tienes el valor de reconocer que todos valemos muucho. Creo que hay que dejar de pensar en el valor que tenemos y disfrutar de todo lo que se nos da lo merezcamos o no .Los que nos quiere decir creo , el cuento es quee
todos somos como esta joya, valiosos y únicos y andamos por la vida pretendiendo que la gente nos valore,andamos buscando la aprobación de los demás sin darnos cuenta de nuestro verdadero valor, eso me ha pasado muchas veces, siempre busqué esa aprobación, pero como dice este cuento de sabiduría es uno mismo él que se debe dar cuenta de sus propias cualidades .
Nuestro valor es incalculable, somos únicos y perfectos, no necesitamos de otros para ser aprobados y una vez que lo aceptamos viviremos felices con nosotros mismos y después podremos dar esa felicidad y amor a otros ,venimos a este mundo a aprender y tanbien a perfeccionar justamente esos defectos, que hasta diría en algunos casos son virtudes, todo depende del prisma con que los veas. lo importante es ser conciente de lo grande que somos y tambien de lo importante q es aceptarlo y vivirlo como tal.
Yo creo que la idea principal de este cuènto lo que quiere decir el autor es que si algùn dìa tenemos un problema en nuestra vida no podemos ir diciendoselo a todo el mundo que nos rodea o que nos encontremos en nuestro camino ni mucho menos de que nos ayuden pues en esta sociedad en que vivimos podemos encontrarnos gente demasiado hipòcrita que nos pueden hacer daño, pues si queremos solucionar el problema que tengamos pues deberemos encontrar gente profesional para que nos ayuden son personas que estàn preparadas para ello y que nos informen del camino que tenemos que seguir en nuestra vida.Pues la demàs gente nos puede equivocar o ignorar bien sea por envidias o por odio a que no avancemos.Las mejores personas que pueden valorarnos en nuestras vidas son nuestros seres queridos y como he dicho anteriormente pues la gente profesional los psicòlogos etc... que son personas que tienen preparaciòn para ello.La valoracion que hago es que cada persona tiene que identificarse como es sin que nadie la manipule. Y si algo no nos gusta de nuestra forma de ser tendremos que ir cambiandolo nosotros para sentirnos màs agusto con nosotros mismo y a la vez sentirnos agusto con los demàs.El verdadero valor de las personas està en su interior y por eso solo con ver a una persona no debemos de juzgarla hay que conocer a fondo esa persona para poder hablar bien o mal de esa persona.Las consecuencias que puede tener en nosotros es que esto nos hace ver que no nos debemos de dejar de engañar por las aparicencias pues estas apariencias pueden ser un disfraz de la persona.Y cuando pienso en darle mucha importancia a las cosas superficiales y habiendo a mi alrededor gente con necesidades y no me doy cuènta.Todas las personas tenemos virtudes y defectos y por eso no se puede valorar a una persona ni positivamente ni negativamente por una actuaciòn en su vida.El cuènto es un reflejo de la vida y tenemos que valorarnos màs cada uno y nos nos dejemos llevar por el que diràn los demàs.SI no por nuestros valores y estos valores aplicarlos de forma constructiva con todo el que nos rodea. Cada persona somos un mundo y cada persona tenemos nuestros valores y todos son respetables.A sì que cada persona tiene que darse cuènta de las cualidades que tiene y si alguna cualidad de las que tiene no le gusta pues intentar corregirla para poder valorarse mejor y sentirse mejor.Muy pocas personas son las que saben valorarnos tal como somos y esas personas son aquellas que nos quieren y quieren lo mejor para nosotros.
Considero este cuento como una enseñanza bastante valiosa y que deberíamos aplicar mas en nuestra vida. La idea principal que se destaca es el no estar siempre preocupados por lo que opinan los demás, o como este cuento ejemplifica, por como te valoran los demás, ya que cada persona es como es, y si no saben valorarte es porque en verdad no te conocen, o porque no son las personas adecuadas para hacerlo. El problema es que nosotros nos encabezonamos a menudo con que debemos gustarle a todo el mundo y eso no es así. Les gustaremos a aquellas personas que realmente nos sepan valorar por como somos y no por lo que aparentamos. Esas verdaderas personas no son fáciles de encontrar, tal y como cuenta el cuento, pues en el, pasan muchas personas que no saben valorar el anillo hasta que por fin llega a manos de la que realmente sabe lo que ese anillo vale. Esta situación pasa a menudo en la realidad: son muchas las personas que conocemos a lo largo de nuestra vida, pero pocas de ellas o incluso ninguna es la que en verdad sabe cuanto valemos. Por ello, no es fácil encontrar a esa persona, así que hace falta mucha paciencia y sobre todo aguantar lo que las demás dicen de ti con el propósito de que tú te lo creas. Porque a menudo esas personas lo dicen por que quizás te envidian, e intentan hacerte creer que no eres nada para así ellas sentirse mejor consigo mismas. Es muy importante que si alguna de ellas prueba a hacerlo contigo, no le des la espalda. Al principio supongo que seríamos incapaces de actuar de esta manera, pero considero que hace falta hacerlo para conseguir que esas personas aprendan que hay que valorar a todas las personas positivamente, porque al igual que todos tenemos defectos, también tenemos cosas buenas que deben ser valoradas, por lo que cada uno es diferente y cada uno tiene una valoración propia.
Aunque yo creo que lo más importante es lo que tu piensas de ti mismo, porque la autovaloración es el primer paso para tener una autoestima alta y no dejarte influir por lo que dicen los demás.
Parece que esto no ocurre a menudo, pero la mayoría de los días nos dejamos influir por lo que dicen nuestros amigos: un ejemplo muy claro es cuando tu quieres hacer algo y el resto no quiere. Siempre tendemos a hacer lo que los demás dicen porque nos da miedo el que pueden pensar de nosotros si no lo hacemos ¿Que somos unos cobardes? Pues según ellos, lo seremos, pero como ellos no son los que nos valoran realmente porque no saben aceptar opiniones de los demás, no hay que hacerles caso. Por eso, siempre que haya algo que no queramos hacer pero que los demás si quieren, hay que aprender a saber decir lo que verdaderamente pensamos y sobre todo ser nosotros mismos. Si no nos gusta lo que quieren hacer, se dice que no y muestras tu opinión. Y aquí viene el quid de la cuestión: si saben valorarte, respetarán lo que tú opinas porque todos tenemos libertad de opinión y todos tenemos opiniones verdaderamente buenas. Sin embargo, si no nos hacen caso es porque no les interesamos lo mas mínimo. Esas personas son las que no saben valorar a la gente de su alrededor, y son esas a las que hay que intentar cambiar, para que algún día aprendan el verdadero significado de la honradez, del saber que en esta mundo hay personas muy buenas y que seguro que aunque ellas no las vean, están muy cerca.
Es un cuento muy interesante y muy bien explicado.En nuestro dia a dia nos relacionamos con muchas personas que piensan de diferente forma que otras cada una tiene su propio pensamiento sobre cada cosa.
Hay muchas veces que nos juntamos con personas que no deberiamos y no nos valoran lo suficiente.
Pienso que las personas que nos valoran de verdad... son nuestras familias y la gente que nunca nos ha fallado.Otra cosa que en mi opinion quiere decir el autor con este cuento es que no valoramos lo suficiente las cosas que tenemos en nuestro alrededor tenemos todo lo que necesitamos y no lo valoramos cuando hay otras personas que son iguales que nosotros que viven apenas sin comer ni beber.
En definitiva creo que deberiamos valorar mas lo que tenemos.
Es un cuento muy acertado y realmente bonito .
Sinceramente el maestro tiene bastante razón ,nos pasamos media vida tratando de agradar a otras personas ,haciendo cosas para que el resto del mundo nos valore mas y casi siempre olvidamos lo que realmente somos y lo que de verdad valemos . Creemos que por que una persona diga de nosotros que no somos gran cosa esta lleva razon ,y olvidamos que la única persona que sabe al 100% lo que valemos somos nosotros mismos,porque somos los unicos que conocemos nuestras capacidades para realizar las cosas .No se por que razón creemos que por que una persona nos diga que somos buenos o malos es lo que de verdad somos ,quizás sea por que vivimos en un mundo en el que no importa quien eres de verdad sino como te ven los demás ,te tienes que ajustar a unas ciertas normas que quizás no se ajusten contigo pero en lugar de enfrentarte a esas normas y al resto del mundo por ser quien de verdad eres,sencillamente lo aceptamos , e intentamos complacer a los demas sin que nos importe si nosotros nos sentimos agusto o no , cuando en verdad hasta el que supuestamente no sirve de nada es de un gran valor para muchísima gente .
Me quedo con una frase que me ha impactado mucho del texto y creo que es una pregunta que deberiamos hacernos cada uno de nosotros : ¿ Por que vamos por la vida pretendiendo que cualquiera descubra nuestro verdadero valor ?
Solo debemos permitir que nos valoren aquellas personas que de verdad nos conocen y para ls que de verdad somos importantes

En fin solo me queda decir una cosa, mas bien una recomendación, dejar de pensar en el valor que tenéis y disfrutemos de todo lo que se nos da lo merezcamos o no , porque por lo menos yo considero que tengo un grandisimo valor y cada uno se considera muy valioso y no deberia impotarnos lo que piensen los demas .
este cuento es muy util y yo creo que mucha gente se sentira identificado con el por que muy poca gente nos valora verdadra mente como somos o como no lo merecemos.
Pero para ese debemos y deben conocernos por dentro nuestro sentimientos, emociones,.... por que la gente suele juzgar sola mente por lo que ve.
Me gustaria que hubiera mas gente que se parara a conocerte para poder hablar de como eres , de lo que vales , ... pero gente como esa hay poca , sola mente la gente mas cercana como tu madre , padre y pocos mas
Este cuento es un claro ejemplo de que las apariencias engañan! Hay que conocer a las personas y buscar en ellas todos sus valores buenos porque todos mas o menos tenemos. No somos nadie para criticar a otra persona porque todos tenemos defectos e incluso pueden ser mayores de los que criticamos.
-El texto expone ideas sobre el “ valor de una persona” , el chico no estaba seguro de si realmente valía o no, si servía para algo , no sabía como resolverlo, necesitaba una ayuda del maestro que le ayudará a sentirse útil en la vida aunque hubiese personas que se rieran de él, de ignorarlo como una persona mas. Aunque como siempre, todo tiene su lado negativo y positivo, el chicho consigue descubrir el verdadero valor del ANILLO Y DE SU VIDA, que es lo que realmente le hace ver la vida de otra manera gracias al ver el precio del anillo.

- Nunca podremos poner en duda sobre si una persona vale para algo o no, porque eso es incuestionable y si es así, nos estamos equivocando. Todas las personas somos valiosas y siempre seremos “ORIGINALES, ÚNICOS E IRREPETIBLES, POR ESO MARAVILLOSOS” , todos tenemos un fin, un destino determinado y tenemos que luchar por conseguir nuestras metas, si no luchamos por ellas somos muy conformistas ya que no conseguiremos lo que nos proponemos.
Aunque todos tengamos nuestros defectos, realmente nuestra vida tiene valor y sentido y este sentido lo tenemos que encontrar nosotros mismo con o sin ayuda de los demás.

Y como es la vida, siempre tendremos y vamos a tener muchísimas buenas rachas y malas rachas pero…. “Pasarán muchísimas tormentas pero después de estas tormentas, todo volverá a fluir de una buena manera” con esta frase explico que siempre tendremos malas rachas pero también buenas como he hablado antes, pero no por tenerlas malas debemos de desanimarnos, deprimirnos, estar tristes si no todo lo contrario porque en realidad has aprendido algo más que la vida te ha permitido aprender y es una lección más, para que no se “vuelva a repetir” y viceversa tampoco tenemos que hacer ilusiones, chulearnos y presumir de nuestras “suertes” porque se considera ser prepotente ante los demás y es una acción verdaderamente en lo esperado de una persona.

-SI está situación se me diera en la vida , que se me ha dado más de una vez, la de estar desanimado por no conseguir lo que me propongo con esfuerzo. Pues la verdad es que si me pasará volveré a caer en la cuenta, volveré a deprimirme y eso, pero nunca llegaré a a pensar sobre si valgo, sobre si mi vida tiene un sentido común o por el contrario, no debería de existir, no debería de estar presente en esta vida.

Gracias a Dios, y por eso respetando mis creencias, “él me ha dado la vida a través de mis padres y no la debo de desaprovechar”. Estoy seguro de que los “baches” se pueden superar de una manera, pero individualmente es prácticamente imposible, por eso él también me ha dado la oportunidad de tener mis amigos, mi familia , compañeros… pero no hablo de simples amigos o compañeros si no los VERDADEROS, porque son los que cuando te sientes de la manera que se siente el chico en este cuento, son los que realmente te apoyan en tus decisiones y no sólo eso “SON LOS QUE REALMENTE TE AYUDAN A SALIR DEL PASO” y por esto valoro muchísimo la amistad con mi familia, amigos y compañeros que son realmente los que te van a ayudar en todo lo posible (claro, como siempre los verdaderos)….
Por esta razón me da mucha pena la gente del Tercer Mundo, las personas con enfermedades, los abortos, los maltratos, los robos, la pobreza. En esta situación las personas si tienen derecho a sentir esto… son personas que necesitan atención , compresión, colaboración y solidaridad y en el mundo que vivimos pasamos de este tema realmente, pero en realidad no debería de ser así tenemos que apoyar y colaborar en lo posible con estar personas, ya que estas personas si que tienen razón para ver el mundo de una pésima visión sin tener posibilidades de nada.
La vida es muy fácil para los que vivimos bien, pero ¿ Y para los que viven sin posibilidades de ser fácil?
-La idea principal del texto es que no todo el mundo valora a una persona, ni todos la valoran por igual.
-Esto implica que no debemos desanimarnos si una persona no descubre nuestro valor, es decir, nos infravalora y desprecia; puesto que eso sólo significa que no es capaz de captar nuestro verdadero valor. No podemos pretender que todo el mundo nos quiera, que a todo el mundo le importemos por igual, hay gente que nos valora más, y gente que nos valora menos, simplemente eso. Por supuesto, yo valoro más a unas personas que a otras y veo cualidades en unas que no veo en otras, pero eso no significa que no las tengan; no significa que sean unas personas peores, sino simplemente yo no soy capaz de ver en ellos cualidades que les hagan ser valiosos. Tampoco yo pretendo ser un “anillo” de valor incalculable; si lo pretendiese estaría muy frustrada porque es imposible que todo el mundo te valore igual y de manera positiva. Basta con conformarnos con encontrar a un experto en encontrar nuestro valor, una persona que realmente nos valore y quiera por lo que somos: para esa persona, simplemente no tenemos precio.
-Si todos comprendiésemos y aceptásemos esto, viviríamos más felices puesto que no nos sentiríamos tan mal frente al rechazo y desprecio e infravaloración por parte de los demás; simplemente aceptaríamos que “tú no eres el experto en anillos como yo”, y esperaríamos a encontrar a nuestro verdadero experto.

RSS

Fotos

Cargando…
  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio