FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

Había un señor muy aprensivo respecto de sus propias enfermedades y sobre todo, muy temeroso del día en que le llegara la muerte.

Un día, entre tantas ideas locas, se le ocurrió que quizás él ya estaba muerto. Entonces le preguntó a su mujer:

-Dime mujer ¿no estaré muerto yo?

La mujer rió y le dijo que se tocara las manos y los pies.

- ¿Ves? ¡están tibios! Bien, eso quiere decir que estás vivo. Si estuvieras muerto, tus manos y tus pies estarían helados.

Al hombre le sonó muy razonable la respuesta y se tranquilizó.

Pocas semanas después, el hombre salió bajo la nieve a hachar algunos árboles. Cuando llegó al bosque se sacó los guantes y comenzó a hachar. Sin pensarlo, se pasó, la mano por la frente y notó que sus manos estaban frías. Acordándose de lo que le había dicho su esposa, se quitó los zapatos y las medias, y confirmó con horror que sus pies también estaban helados.

En ese momento ya no le quedó ninguna duda, se "dió cuenta" que estaba muerto.

- No es bueno que un muerto ande por ahí hachando árboles- se dijo. Así que dejó el hacha al lado de su mula y se tendió quieto en el piso helado, las manos en cruz sobre el pecho y los ojos cerrados.

A poco de estar tirado en el piso, una jauría comenzó a acercarse a las alforjas donde estaban las provisiones. Al ver que nada los paraba, destrozaron las alforjas y devoraron todo lo que había de comestible.

El hombre pensó:

- Suerte que tienen que estoy muerto que si no, yo mismo los echaba a patadas.

La jauría siguió husmeando y descubrió al burro atado a un árbol. Fácil presa era de los filosos dientes de los perros. El burro chilló y coceó, pero el hombre sólo pensó qué lindo sería defenderlo, si no fuera porque él estaba muerto.

En algunos minutos dieron cuenta del burro, sólo unos pocos perros seguían royendo algún hueso. La jauría, insaciable, siguió rondando el lugar.

No pasó mucho tiempo hasta que uno de los perros olió el olor del hombre. Miró a su alrededor y vio al hachero tirado inmóvil en el piso. Se acercó lentamente (muy lentamente, porque el hombre era muy peligroso y engañador). En pocos instantes, todos los perros babeando sus fauces rodearon al hombre.

-Ahora me van a comer- pensó-. Si no estuviera muerto, otra sería la historia.

Los perros se acercaron ...y viendo su inacción se lo comieron.

Visitas: 3646

Respuestas a esta discusión

Este cuento trata de un hombre que creía que estaba muerto hasta que su mujer le dijo que no estaba muerto porque no tenía ni las manos ni los pies fríos. Pero un día, estaba talando árboles en la nieve y se dio cuenta de que sus manos estaban frías asi que se tumbó y se dejó morir.

Este hombre deja que su obsesión por creer que esté muerto se haga realidad. A veces solo nos centramos en las cosas negativas y no nos paramos a pensar que a lo mejor, estas tienen un lado positivo o que simplemente, no tiene ningún sentido pensar en ello. El hombre de este cuento solo piensa que el estar muerto solo depende de tener los pies y las manos calientes y cuando deja de tenerlos, cree que ha muerto y cuando los perros se acercan a él está tan seguro de eso que ni siquiera intenta evitar que lo maten de verdad.

Hay veces en las que estamos tan ciegos pensando en algo que puede pasar, que no nos damos cuenta de lo que realmente está pasando a nuestro alrededor. Y bajo mi punto de vista es una actitud egoísta, pero que al fin y al cabo, nos ha pasado a todos alguna vez, lo único que debemos hacer es procurar que cuando nos demos cuenta, no sea demasiado tarde.

Idea principal: Lo que quiere transmitir el cuento es que cuando aún no tenemos el problema encima, nos preocupamos tanto de el que cuando por fin llega, el problema es tan gordo y se ha hecho una bola tan grande, no podemos arreglarlo.

Muchas veces, nos creemos sin más lo que alguna persona nos dice y no somos nada críticos con la opinión de esta, y puede que se esté equivocando, pero no decimos nada y obedecemos sin más. Esto nos puede llevar a serios problemas, porque el punto de vista de los demás, no es para nada comprable con el tuyo, es decir lo que piensen los demás y la forma que tengan ellos de actuar, no tiene que asemejarse con la tuya, por lo cual esto te traería problemas, ya que al ser un ingenuo y al aceptar algo sin criticar, te puede hacer daño en la vida real, como aquí hemos podido ver en el cuento, es una forma exagerada de plantearlo pero lo refleja muy bien. Es cierto que todo el mundo tiene miedo a morir. Cómo será su muerte, cómo morirá…Muchas cosas que se nos pasan por la cabeza al pensar en ese momento.

Lo que más me hace pensar es la actitud del hombre al ver que ya no estaba vivo, nos pasamos la vida entera diciendo que haríamos y que no si estuviéramos vivo o muerto, y cuando estamos en el punto de vista de un difunto ahí entonces es cuando vemos todas las posibilidades que tenemos en nuestras manos de realizar o no algo que nos pueda hacer feliz, debemos valorar antes las posibilidades de defender nuestra felicidad, y llegar al conocimiento sino conocemos algo interesarnos por si es cierto o no y no desaprovechar cada segundo de vida y cuando nos vayamos a otro lugar tener la conciencia de que hicimos todo lo que debimos hacer, conocimos todo lo que debíamos de conocer.

A la hora de llevarlo a cabo en la sociedad sería un caos porque si nos creemos todo lo que nos dicen, como por ejemplo eso de que el mundo se iba a acabar en 2012, la sociedad estaría alterada e incluso llegarían al suicidio sin que nada fuese a ocurrir y ya no puedes echar marcha atrás porque de la cárcel se sale,pero del cementerio no.

Este es el claro ejemplo que nunca deberíamos hacer. Por mucho que pensemos que está pasando algo, y que la gente nos diga que hay pruebas para ver si es posible o no, nunca debemos dejarnos llevar por lo que nos digan, ya que como bien le ha pasado a este hombre, podríamos acabar muy mal.

Este hombre no luchó por lo que tenía, por lo que era suyo, ya que creyó, por sus intuiciones, que estaba muerto, cuando realmente solo era un engaño de sus sentidos, que estaba frío porque estaba en contacto con la nieve, pero estaba vivo.

Cuando creemos que algo ya no vale la pena o que algo ya está más que perdido, actuamos como este hombre, nos hacemos creer que no podemos sacar ese problema a delante, nos hacemos los ``muertos`` para así dejar pasar tus problemas, y tu no hacer nada por solucionarlos. Cuando lo que habría que hacer es coger y, en el caso de este hombre, seguir con el hacha, ahuyentar a los perros para cuidar lo que estaba haciendo y para cuidar a su burro, y sobre todo a su propia vida. En la vida hay que saber seguir a delante, por muchos obstáculos que haya.

El cuento narra la historia de un hombre que temía enfermarse o morirse. Un día le pregunto a su mujer que como podía comprobar que estaba vivo y esta le dijo que si sus pies y manos estaban templadas era porque estaba vivo. El hombre vio coherente la respuesta de su mujer y se tranquilizo al comprobar que estaba vivo.

Un día salió a cortar un árbol, se quito los guantes y se toco la frente, sus manos estaban heladas, se acordó entonces de lo que su mujer le había dicho, corriendo se quito los zapatos y viendo que también estaban congelados se tumbo dándose por muerto.

Una jauría de lobos se acercaron y se comieron su comida, a su burro y a continuación se lo comieron a él ya que estaba en el suelo inmóvil y no quiso defenderse.

Para mi en este cuento, resalta la excesiva inocencia del hombre, como las personas pueden tomárselo todo tan enserio, como sin argumentos ningunos se pueden creer cosas absurdas.

Aunque ésto es solo un cuento, no está tan alejado a la realidad, bien es cierto que es un poco extremista y exagerado, pero es verdad que hay muchas personas así, que se creen todo lo que les dices, y  es por ello que debemos saber de todo en la vida, que no tenemos de fiarnos ciegamente de lo que nos digan solo porque es alguien de confianza o alguien entendido en el tema.

Este es un caso aparentemente surrealista, pero lo podemos llevar a otros ámbitos de la vida cotidiana como son la política, la religión,  o incluso más cercana a los jóvenes, cuando alguien se inventa algo sobre otra persona y al final no sabes a quien creer o crees a la persona incorrecta.

Como conclusión, no debemos fiarnos de todo lo que nos dicen, debemos investigar nosotros mismos y sacar nuestras propias conclusiones

RSS

Fotos

Cargando…
  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2017   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio