FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

(Presocráticos) ¿Hasta qué punto podemos fiarnos de los sentidos en nuestro esfuerzo por comprender la realidad?

¿Qué decis?

Visitas: 14488

Respuestas a esta discusión

Es cierto que nuestros sentidos nos engañan pues en muchos casos esta demostrado como cuando una imagen que creemos que se mueve no lo hace o ,por ejemplo, los animales ven diferente a nosotros y eso me hace darle mas vueltas a a cabeza pues no se si el mundo es como lo percibimos nosotros o como lo perciben elloso quizas nadie perciba el mundo tal y como es, ésto que me hace plantearme esta pregunta es algo que esta siempre ahí y no se cuanto me puedo fiar de lo que veo o percibo con los sentidos o si alguna vez se podrá conocer cual es la realidad.

Nuestros sentidos son indispensables para vivir, sin ellos seríamos un vegetal sin estímulo exterior. Pero no nos confundamos: que nos sean totalmente necesarios en nuestra vida cotidiana no significa que nos sirvan para conocer la realidad. La realidad no se puede conocer totalmente debido a nuestra condición tan limitada. Pero si queremos llegar a conocer una aproximación de la realidad la herramienta correcta es la razón y los sentimientos como complemento de esta. 

Los sentimientos nos engañan constantemente pero no nos percatamos porque involuntariamente hacemos uso de la razón constantemente, por ejemplo: veo a alguien a diez metros mía, pues entiendo que no mide 4 cm, si no que está lejos. Pero no caemos en que si nos fiásemos únicamente de los sentidos pensaríamos que esa persona es diminuta. Ejemplos como este hay cientos y confirma que la razón es la herramienta de la cual nos valemos constantemente aunque sea sin querer, y que los sentidos no son ni mucho menos una herramienta adecuada para conocer la realidad.

Esta pregunta me hace pensar en lo que hemos dado en Platón, el cuál decía que existen dos realidades del mundo, el mundo sensible y el mundo de las ideas y que este ultimo era el objetivo a alcanzar y en,  el cuál se encontraba la idea del bien, y que por otro lado el mundo sensible formado por los sentimientos era en el que estaba atrapada nuestra alma y no era el mundo real era solo el reflejo que nos proporcionaban nuestros sentidos, y también como ejemplo para este tema es el mito de la caberna. Esto no quiere decir que apoye su teoría pero si estoy de acuerdo con su idea del mundo sensible, que los sentidos no nos proporcionan la verdadera idea de la realidad, puesto que un olor o un sonido que para mi pueda ser desagradable para otra persona puede resultarle agradable o encantador, y no quiere decir que uno lleve más razón y el otro menos que va, si no que cada uno percibe una realidad diferente, por lo que muchas veces nuestro sentidos pueden jugarnos malas pasadas y mostrarnos una realidad aparente que sea falsa.

Es curioso porque al principio, cuando nacemos, son los sentidos los únicos que nos dan a conocer la "verdad" sobre lo que nos rodea y creemos que sin ellos no podríamos conocer la vida. En eses momento dependemos de los sentidos para crearnos un mundo y entender todo. Sin embargo, conforme vamos teniendo uso de razón nos planteamos eso y nos damos cuenta de que muchas veces los sentidos nos engañan, nos hacen ver una realidad que no es la verdadera. 

Desde mi punto de vista, no nos podemos fiar de los sentidos porque nada de lo que percibimos a través de ellos son verdad pues son todo invenciones de nuestro cerebro. Por ejemplo, todo lo que vemos lo vemos con ciertos colores, ¿pero quién me dice a mí que yo veo las cosas con el color real? A lo mejor yo veo un objeto azul y otra persona ve ese mismo objeto de color verde. Y aún así, ¿quién me puede asegurar que esos dos colores existen y que no los ha creado nuestro cerebros? Por este simple ejemplo, y muchos más como él, creo que los sentidos nos engañan completamente y que no nos podemos fiar de que lo que nos rodea es la verdad y la realidad.

Está claro que los sentidos nos engañan y que en teoría nonos podríamos fiar de ellos en totalidad, siempre tendríamos que juntar varios puntos de vista de otras personas para aclarar la realidad que queramos entender. Pero creo que casi nadie lo tiene en cuenta en su vida, ya que todo el mundo si ha visto algo con sus propios ojos y está seguro de haberlo visto, por mucho que otro le diga que ha visto lo contrario, éste se fía de sus sentidos sin tener en cuenta a la otra persona. No te paras a pensar si tus sentidos te están engañando.

Nuestros sentidos (gusto, tacto, oido,vista y olfato), nuestros 5 sentidos nos hacen percibir y sentir la realidad tal cual como es; ya sea un paisaje por sus colores, sus texturas, dimensiones, formas etc, el probar una comida, tocar un tejido o tocar una persona... ( Y sentir la temperatura, la tez de la persona  etc).

Los sentidos no nos engañan sino todo lo contrario nos enseñan la realidad tal cual como es y tal cual como se da.

Personas que carecen de alguno de los 5 sentidos, como los ciegos, los sordos... Podemos pensar que no perciben la realidad tal cual como es y bueno en cierto modo es así los ciegos no pueden saber como es el color rojo o que forma tiene un árbol, pero perciben la realidad de otra manera distinta a nosotros. Pero la realidad no solo se percibe con los sentidos, también podemos entenderla con la razón y el sentido.

Bueno, como ya hemos dado en filosofía, los sentidos de una forma u otra no son del todo fiables, ya que cuantas veces hemos malinterpretado algo que hemos oído, o cuantas veces hemos creído ver algo que realmente no era como nosotros pensábamos. Por eso creo que si buscamos la realidad, los sentidos no deberían ser nuestro recurso más usado.

En mi opinión nunca podemos llegar a fiarnos del todo de nuestros sentidos ya que cada persona puede tener una percepción distinta acerca del mismo objeto. Constantemente nuestros sentidos nos hacen creer cosas que en realidad no están pasando, como es el caso de los sueños. Además existe una enfermedad llamada sinestesia que consiste en que cuando alguien dice alguna palabra a la persona que parece esta enfermedad le sabe a un sabor determinado, o cuando alguien dice un número lo asocia a un determinado sabor. Sin lugar a dudas muchas veces percibimos cosas que afirmamos que son verdad al cien por cien pero simplemente es una equivocada interpretación de la realidad.

Yo creo que nunca nos podemos fiar de nuestros sentidos para comprender la realidad, porque en la mayoría de las ocasiones nuestros sentidos nos engañan y por lo tanto casi nunca podemos observar la realidad tal y como es. Hay que tener en cuenta que todos los sentidos son iguales para todo el mundo pero no todos comprenden lo que observan de la misma manera, por ejemplo, lo mismo que alguien puede pensar que una imagen es muy bonita y otra persona puede pensar que es horrorosa.

¿Hasta que punto podemos fiarnos de los sentidos? La verdad, no sabría responder con certeza esta pregunta. Si nos paramos a pensar, los sentidos pueden jugárnosla en cualquier momento, empezando por el más simple de los casos en el que un simple efecto óptico en una imagen consigue mostrarnos un falso movimiento que a través de nuestros ojos parece real o cuando en ocasiones nuestros oídos nos engañan al escuchar sonidos que realmente no se han emitido y son solo el producto de las sensaciones de nuestro cuerpo; hasta, si vamos más allá, llegar a cuestionarnos completamente la realidad en la que vivimos como nos plantea Platón en su exposición del mundo sensible, un mundo relativo alejado de la realidad por la "manipulación" de nuestros sentidos. Por ejemplo, en este mismo instante en el que estoy tecleando frente a la pantalla de mi ordenador ¿cómo sé que esto está pasando realmente? ¿cómo sé que mis sentidos no me están engañando? Definitivamente no podemos fiarnos de ellos para comprender la realidad pero en nuestro día a día solemos guiarnos "a ciegas" por nuestros sentidos e intuición sin plantearnos la veracidad de lo percibido.

Debido a que en muchas ocasiones nuestros sentidos nos engañan, como es en el caso de los llamados "espejismos", hay que tener mucho cuidado al establecer como realidad lo que percibimos a través de éstos, ya que en muchas ocasiones la información que nos aporta puede ser dudosa. También hay que destacar que aunque todas las personas poseamos unos sentidos, las cosas que percibimos a través de éstos pueden interpretarse de manera diferente. Por ello, en mi opinión, hay que plantearse estas dos cuestiones antes de comprender la realidad, razonando cada una de las acciones que deseemos comprender o determinar como "reales".

Solo nos podemos fiar de una manera muy superficial. Después de observar (a través de nuestros sentidos) con detenimiento algo que queremos conocer/comprender con certeza, debemos compararla con otras observaciones distintas y después hacer uso de la razón para, de este modo, llegar a una conclusión que se acerque a la realidad.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2021   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio