FILOSOFIESTA

HACIA LA FILOSOFÍA DESDE LA DIVERSIÓN Y HACIA LA DIVERSIÓN DESDE LA FILOSOFÍA

(Presocráticos) ¿Es necesario el uso de la razón en nuestra vida cotidiana? ¿En qué medida eso nos beneficia o nos perjudica?

Tu turno.

Visitas: 35366

Respuestas a esta discusión

Está claro que el uso de la razón en nuestra vida cotidiana es necesaria y yo diría esencial para llevar un mejor ritmo de vida, una vida más feliz... Hay cosas a la que ya estamos acostumbrados como comer, relacionarnos, dormir... y en ellas no la necesitamos o por lo menos no nos damos cuenta de su uso, pero a la hora de resolver problemas por ejemplo, la razón nos dota del ingenio para poder salir de esas situaciones difíciles para solucionar problemas y hacer nuestra vida más fácil. Yo creo que el uso de la razón, menos en el tema del amor, en el cual tiene que ir a medias con los sentimientos , siempre nos beneficia.

Sin duda alguna. La razon es la principal "fuerza" que debe regir nuestra mente, de forma que si queremos hacer las cosas y vivir actuando de la mejor forma posible, debemos escuchar en todo momento a la razon. Si que es cierto que, en ocasiones, podemos no saber identificar que nos dice la razon, o quizas, aun entendiendolo, esto no nos parece correcto, pero en mi opinion debemos obedecerla siempre, aun cuando otros sentidos nos abstraigan o nos cieguen. Por ejemplo, si la razon te dicta que tienes que estudiar, pero la pereza te dicta que debes quedarte tumbado en el sofa, siempre deberas obedecer a la razon.

Claro que si. El eso de la rozon en nuestra vida cotidiana es lo que nos permite avanzar y desarrollarnos mejor.

No solo necesaria, sino lo más coherente. Cada acto conlleva unas consecuencias que no solo afectan al que lo hace, sino que también influye en todos los de su entorno: amigos, familiares, compañeros, e incluso en gente que ni si quiera conoce. Actuar con sentido común, aplicando la razón en nuestros juicios y hechos crea y fomenta una buena convivencia con los comunes.

Claro, que entendemos por "usar la razón" actuar siempre en beneficio nuestro y de los demás, pues lo razonable es crear bien. Si a nuestro juicio de valores, lo razonable es destruir el bienestar de los demás, convirtiéndose así en un intolerante, es otra discusión aparte. Pero, por regla general, la sociedad ha comprendido que lo más sensato es ser racional. En nuestra vida cotidiana esto implica cruzar cuando está en verde, dar el dinero en la panadería, y esperar la cola del supermercado sin armar un escándalo.

Sin embargo, la razón está llena de preguntas que van más allá de lo cabal. La razón tiene un gran enemigo: la justicia. ¿en qué medida nos beneficia ser razonable, o mejor dicho, cuanto debemos serlo? ¿o debemos serlo siempre? ¿tiene la razón unos grados? Si nuestra familia tiene hambre y no podemos darles de comer lo razonable sería robar para subsistir. ¿Pero es justo? Muchas personas sufrirían tu pobreza, pues se verían implicadas en tu robo, de una manera u otra. De nuevo nuestros actos tienen consecuencias que perjudican al resto. Pero, era lo razonable, no? Como este hay muchos más ejemplos de cómo la propia razón puede ponerse en nuestra contra. Es por ello que, la razón no debe dirigir nuestras vidas, sino que nosotros debemos sopesar en nuestra balanza la coherencia, la justicia, la moral, el orgullo y hasta nuestras propias creencias para poder llevar una vida saludable y moderada, que no afecte negativamente a los demás.  

¿Sería posible una vida sin el uso de razón? ¿Sería posible ser y vivir rodeados de ignorantes? Nuestra vida cotidiana se basa en nuestra manera de vivir, en nuestra personalidad. Necesitamos el uso de la razón para formarnos como personas, para crearnos una personalidad. Necesitamos crear nuestras opiniones, a las cuales solo podemos llegar si razonamos.
Razonar es beneficiar. Las personas de una manera u otra, buscamos hacer lo correcto, ¿cómo hacer lo correcto si no somos capaces de pensar en nuestras acciones, en sus consecuencias? Si imaginamos una vida en la que las personas no emplearan la razón, no seríamos más que esclavos de aquellos que si la emplearan, no tendríamos libertad, no tendríamos conocimiento. Y al final, no tendríamos nada.

Obviamente es necesario el uso de la razón, ya que no podemos vivir haciendo las cosas a través de impulsos o emociones sin planteárnoslas antes, es cierto que en ocasiones actuamos así (de manera esporádica y en situaciones concretas) pero no podemos hacerlo habitualmente. La razón nos beneficia, ya que nos ayuda a ser más cautos y madurar. Nos perjudica en que hay aspectos de la vida en la que no disfrutamos tanto ya que actuamos según la razón y eso puede influir para, de alguna manera, cohibirnos.

La vida es una continua toma de decisiones para bien, para mal, para lo notable, y lo que quedará en el olvido. El deber, el descanso, el disfrute, el agobio... son elecciones que a nuestro parecer,a nuestro razonamiento le son correctas. O bien necesarias, y es ahí donde reside el conflicto que convierte la razón en un beneficio o un conflicto.

Actuamos conforme a la necesidad, que si razonablemente nos beneficia actuando según lo correcto, también nos perjudicará razonablemente con lo que para nuestro entender es incorrecto necesario.

Siempre es necesario el uso de la razón. Hay que tenerlo siempre presente. Pero  también hay que desplazar un poco la razón porque solo existe una vida, y también hay que hacer caso omiso a la razón, pero por lo demás hay que hacer caso a nuestra inteligencia.

Supongo que en todos los sentidos nos beneficia, pero a veces no le hacemos caso. Supongo que el ejemplo más claro es en el amor, ya que el amor nos ciega y no hacemos caso a la razón. Muchas veces nos equivocaremos, pero ¿ y si ganamos?

Claro que es necesario el uso de la razón en nuestro día a día. No podemos hacer lo que nos venga en gana, tenemos que pensar siempre antes de hacer algo, y más si con nuestra acción podemos perjudicar a alguien de nuestro entorno… ¿Cuántas veces se nos han ocurrido cosas imposibles por hacer? Miles. Y de esas la mayoría, cuando se nos han ocurrido hemos pensado ¿lo hago o no lo hago? Pero ahí debe de estar nuestra razón, que nos haga recapacitar…
El uso de la razón, en la mayoría de los casos, implica un beneficio, ya que antes de hacerlo está pensado en los posibles beneficios, y además, al haberlo pensado y ser conscientes de que puede haber algo perjudicial, asumimos la responsabilidad. Pienso que pensar las cosas antes de hacerlas, no conlleva a perjudicarnos.

En mi opinión, la razón es necesaria e imprescindible en nuestra vida y esta presente cada día desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. A lo largo de la vida tenemos que tomar una serie de decisiones que por supuesto, tendrán consecuencias, y es nuestra razón la que nos dirá que decisión debemos tomar. Porque si hiciéramos siempre lo primero que se nos viniera a la cabeza sería muy perjudicial tanto para nosotros como para las personas a las que afecta. La razón siempre beneficia, es por eso que debemos usarla.

Viéndolo desde una perspectiva lógica considero que si es necesario el uso de la razón pues si todo lo llevásemos a cabo sin antes usar la razón dudo que algo nos saliera tan bien . Por otro lado opino que en algún aspecto si que nos perjudica pues en realidad algunos hechos salen espontáneos sin necesidad de la razón.

La razón es necesaria en toda vida cotidiana. Ya que es una de las herramientas que nos ayuda a avanzar,tomando unas decisiones que creemos adecuadas, también es una de las características que nos diferencia del resto de animales, la capacidad de actuar con racionalidad. El uso de la razón es imprescindible. Bajo mi punto de vista no creo que la razón nos perjudique, pero hay que saber guiarse también por otras sensaciones y que no todo dependa de la razón, porque entonces estoy segura de que, muchas de las cosas que hemos hecho dejándonos llevar y que nos han hecho felices, no la hubiéramos hecho.

RSS

Fotos

  • Añadir fotos
  • Ver todos

FILOSOFIESTA MÓVIL

Miembros

© 2022   Creado por Fernando López Acosta.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio